"An té nach bhfuil láidir ní foláir dhó bheith glic"


Céad míle fáilte!


martes, 8 de noviembre de 2016

Una propuesta culinaria de la mano de Alba Chover Burguet

Se suele decir que la comida irlandesa no es lo mejor de la isla, pues bien, desde El Iberico nos dan una visión particular de lo que se puede degustar en el Norte de Irlanda; tanto lo referido a la comida, como a la bebida:

Alba Chover Burguet - Si te gusta viajar y disfrutar de los platos típicos -y no tan típicos- de los lugares a los que vas, y quieres descubrir la isla esmeralda, Irlanda del Norte tiene que ser tu próximo destino. Cuando pensamos en un viaje gastronómico, quizás nos viene a la cabeza Italia o Francia, pero ¿qué mejor que disfrutar en los impresionantes parajes naturales irlandeses de la cocina tradicional del país o de una gran variedad de productos emergentes?

Aquí os dejamos algunas de las razones por las que los amantes de la comida deberían pasarse por Irlanda del Norte:

1. El pescado de Irlanda del Norte

Irlanda del Norte tiene una gran cantidad de pescado de calidad y si te interesa la pesca, es tu lugar ideal. En ciudades costeras como Portrush puedes ir acompañado de expertos a conseguir tu propio pescado. Salmón, truchas, doradas o caballa, que luego cocinan y sirven para el desayuno para ti en un bar local. Con esta experiencia puedes disfrutar tanto de la comida como del impresionante amanecer en la costa de Irlanda.

Pero si prefieres omitir la parte de la pesca y centrarte en la comida, hay muchos restaurantes por la misma zona que ofrecen el pescado local. Al oeste de Portrush, en Portstewart, un pueblo precioso con una enorme playa de arena ideal para los surfistas, puedes disfrutar del marisco local en Harry Shack, un pequeño lugar donde también sirven tradicionales cervezas irlandesas.


2. Los restaurantes de Irlanda del Norte

La variedad de restaurantes y cafés del país es enorme, con opciones para todos los bolsillos. Uno de los restaurantes al que vale la pena hacer una visita es el Michelin Buey en Belfast, que cuenta con una increíble degustación de marisco y vinos. El menú es siempre una sorpresa, ya que es el chef quien lo decide.

En el restaurante Catalina, en un lugar pintoresco con vistas al castillo Hume Lough, se puede disfrutar de productos locales cocinados por la celebridad local Noel Mcmeel, encargado del banquete de la boda de Paul McCartney.

3. La ginebra de Irlanda del Norte

A pesar de que Irlanda del Norte es mucho más conocida por el whisky, han surgido un gran número de destilerías de ginebra en los últimos años. En el condado de Down está la destilería Rademon, la primera artesanal de la zona y productora de Ginebra Shortcross.

4. Las Ostras de Irlanda del Norte

En Killough Bay en el condado de Down se encuentra el experto francés en ostras Patrice Bonnargent. Esta pequeña ciudad, que fue el lugar del rodaje de la película ganadora de un Oscar, ‘The Shore’, está al lado del río Quoile, y la mezcla entre el agua salada del mar y el agua dulce del río dan un sabor único a las ostras. Se puede visitar la granja e ir hasta al agua a buscar ostras y mejillones.

5. La sidra de Irlanda del Norte

El condado de Armagh es conocido como ‘la Huerta de Irlanda‘, con campos como el de Long Meadow, uno de los huertos donde se llevan produciendo manzanas para la sidra desde hace 50 años. Vale la pena hacer una visita a la zona si quieres ver todo el proceso de elaboración de una de las mejores sidras de Europa.

6. Tours centrados en la comida en Irlanda del Norte

Una gran manera de recorrer el país es hacer un tour centrado en los diferentes productos locales. En el condado de Fermanagh puedes coger un tour guiado donde exploras las islas mientras acompañas el viaje con un picnic lleno de productos de la zona. El recorrido se detiene en algunos lugares históricos como monasterios o castillos.

7. La carne de Irlanda del Norte

No te puedes ir de Irlanda del Norte sin probar la carne de vaca de Glenarm Shorthorn, quien cría de forma orgánica a los animales, y posteriormente la carne es reposada en una cámara de sal en el Himalaya. Ha ganado muchos premios y tiene un gran reconocimiento entre los críticos gastronómicos. Puedes probar su carne en The Merchant Hotel en Belfast o en The Parson Nose en el condado de Down, entre otros. Mientras que en el condado de Fermanagh, Pat O’Doherty produce tocino negro, que se cuelga a madurar durante al menos tres meses (en comparación con la mayoría del tocino, que solo se cuelga durante unos pocos días).

8. La cerveza de Irlanda del Norte

Si la ginebra o la sidra no son lo tuyo, no te preocupes, Irlanda del Norte también tiene una gran cantidad de fábricas de cerveza. En Lisburn está la fábrica de cerveza independiente más antigua de Irlanda del Norte y ofrece visitas guiadas y degustaciones. The Walled City Brewey es también un bar y restaurante a la orilla del río Foyle que ofrece unas vistas increíbles de la antigua ciudad amurallada de Derry mientras disfrutas de una gran variedad de cervezas artesanas.

9. El pan de Irlanda del Norte

El pan ha sido durante mucho tiempo un elemento básico en la dieta de los irlandeses y muchos productores locales están volviendo a sus raíces. En Ballycastle Tony’s Griddled Goods crean diferentes tipos de pan de soda con albahaca, tomate y jarabe de melaza que se venden en los mercados de todo el país. También puedes aprender a hacer pan de patata de la mano de expertos panaderos.

10. Festivales de comida en Irlanda del Norte

Irlanda del Norte tiene festivales de comida casi cada fin de semana del año. Algunos de los más conocidos son el festival de Armagh o la Fiesta del chocolate de Hans Sloane en Killyleagh, cuyo creador fue uno de los pioneros en la elaboración de chocolate.