MATERIAL SOBRE EL ALZAMIENTO DE PASCUA DE 1916


"An té nach bhfuil láidir ní foláir dhó bheith glic"


Céad míle fáilte!


miércoles, 2 de noviembre de 2016

Raymond Gilmour un 'Supergrass' abandonado a su suerte aparece muerto en su piso

Raymond Gilmour, informante sobre el INLA y el IRA - empezó a ser un chivato policial a los 17 años -, ha sido encontrado muerto en su apartamento de Kent, donde había estado abandonado y solo, durante una semana. Su cuerpo estaba tan descompuesto, que tuvo que ser identificado a partir de fotografías.

Se está llevando a cabo una autopsia, pero los amigos creen que Gilmour, que era un alcohólico con serios problemas psicológicos, murió por causas naturales.

No se sabe si será enterrado bajo su nombre real, o el seudónimo bajo el cual ha vivido en Gran Bretaña desde que huyó de su Derry natal hace más de 30 años.

Su amigo y agente, Martin McGartland, dijo: "Es una vergüenza que Ray muriera en estas circunstancias, pasó años suplicando al MI5 ayuda financiera y psicológica, pero le dieron la espalda, Un naufragio de un ser humano, y lo dejaron morir en la cuneta".

"En lo que a mí respecta, los servicios de seguridad tienen la sangre de Ray en sus manos, tuvieron muchas oportunidades de salvarlo pero le dieron la espalda. Él les dio todo para ayudar a derrotar al IRA, pero cuando no tenían ningún uso para él, lo desecharon, fue tratado como un ciudadano de tercera clase".

Gilmour (chivato a sueldo de la special branch de la RUC) dio supuestas pruebas contra 31 hombres y mujeres en uno de los juicios con supergrass más conocido del Norte. Después de que el caso se derrumbó en 1984, fue reasentado en Inglaterra por el MI5 y se le dio una nueva identidad.

Raymond Gilmour se unió por primera vez a los republicanos en el INLA en 1976, trabajaba para la Royal Ulster Constabulary (RUC). Luego se trasladó al IRA en 1980.

Decidió testificar contra una serie de presuntos republicanos en 1984, pero el caso se derrumbó cuando el entonces Lord Lowry, desde la administración de Justicia, desestimó su testimonio, calificándolo de "indigno de creer".

En una entrevista a la BBC de 2014, Raymond Gilmour habló constantemente de lo que era "vivir bajo amenaza" y de cómo las fuerzas de seguridad lo habían "básicamente abandonado".

Durante su tiempo como agente de los servicios de seguridad, Gilmour dijo que le pagaban 600£ por semana por información. En los últimos años él había estado viviendo con una paga de incapacidad de 80£.

Su familia en Derry, en gran mayoría lo repudió. No tuvo contacto con su esposa Lorraine ni sus dos hijos. Sufrió de alcoholismo y graves problemas psicológicos. Se casó dos veces en Inglaterra, pero ambas relaciones se rompieron.

A veces, terminó en una celda de la policía, después de involucrarse en peleas con hombres locales en Inglaterra. Otras veces, vivía como un ermitaño, pasaba semanas bebiendo en su piso, negándose a salir o hablar con nadie.

Su cuerpo fue encontrado por su hijo de 18 años de su segundo matrimonio.

McGartland dijo que temía que Gilmour recibiera el funeral de un mendigo.

"Ray estaba viviendo de cacahuetes cuando lo conocí. Algunas veces tuve que poner dinero en su cuenta bancaria. Dado las vidas que salvó para el Estado británico, debe ser enterrado como un soldado. Voy a pagar por un funeral decente para él yo mismo si es necesario ", dijo el ex agente.

Gilmour nunca se arrepintió de convertirse en informante, afirmó su amigo. "Estaba inmensamente orgulloso de lo que hizo y creyó que era lo correcto", dijo.

"Pero advierto a los hombres y mujeres jóvenes de Irlanda del Norte que piensan en convertirse en agentes de los servicios de seguridad, deberían ver cómo terminó Ray Gilmour antes de tomar una decisión".

Y es que una vez más la Historia nos recuerda como tratan los británicos a los chivatos que en un día sirvieron para sus intereses y ya no les son útiles ...

No hay comentarios: