"An té nach bhfuil láidir ní foláir dhó bheith glic"


Céad míle fáilte!




domingo, 12 de abril de 2009

Personajes históricos

1.James Connolly (Edimburgo, 1868- Dublín, 1916) fue un líder obrero irlandés y socialista. Nació en Edimburgo, hijo de padres emigrantes irlandeses y murió ejecutado el 12 de mayo de 1916 en la prision de Kilmainham.
Sin duda una figura de relevancia en el republicanismo irlandés,y por extensión una figura de importancia para el pensamiento socialista europeo.Dejó la escuela para trabajar a los once años, y posteriormente se convirtió en uno de los líderes políticos de la izquierda de su momento.
Es posible que entrara en el Ejército británico a los catorce años, siendo destinado a Dublín, donde supuestamente conoció a la que sería su esposa.
En 1892 era una figura importante de la Federación Socialista Escocesa, convirtiéndose en secretario general de la misma tres años más tarde. En 1896 dejó el Ejército y formó el Partido Republicano Socialista Irlandés. Mientras se encontraba en suelo británico, fue uno de los fundadores del Partido Laborista Socialista, que se separó de la Federación Socialdemócrata en 1903. Era la mano derecha de James Larkin en el Sindicato de Trabajadores Transportistas. En 1913 en respuesta al lockout de ese año, se formó el Ejército Ciudadano Irlandés (realmente en origen por Jack White y James Larkin, pero tras la caida del primero, fue Connolly el que dió impulso y cuerpo al ICA), un grupo de trabajadores entrenados y armados que luchaban por defender a los trabajadores y organizaban huelgas. Tan sólo estuvo formado por unas 250 personas. Su objetivo último era el establecimiento de una nación irlandesa socialista e independiente, libre de la ocupación británica.Connolly consideraba a la organización de Voluntarios Irlandeses demasiado burguesa, y poco preocupados por la independencia económica de Irlanda. En 1915, buscando adoptar una acción decisiva contra las fuerzas británicas, estaba dispuesto a adoptar acciones inmediatas. Tal acción alarmó a los miembros de la Hermandad Republicana Irlandesa, que había realizado una labor de infiltración dentro de los Voluntarios, y planeaba una insurrección en varios años. Los líderes de la Hermandad, incluyendo a Tom Clarke y Patrick Pearse, se reunieron con Connolly con vistas a alcanzar un acuerdo. Aunque se ha afirmado que fue secuestrado por ello, dicha idea ha sido rechazada con posterioridad. En cualquier caso, desapareció durante tres días sin explicación alguna.
En 1916 Connolly ya era comandante de la Brigada de Dublín, y participó en el Alzamiento de Pascua contra las fuerzas británicas. Fue gravemente herido en la batalla, y posteriormente ejecutado en la prisión de Kilmainham a la edad de 47 años. .
Su legado en Irlanda es de gran relevancia por su contribución a la causa nacionalista. Asimismo, su marxismo ha sido analizado y reivindicado por distintos pensadores y organizaciones políticas, tanto dentro como fuera de Irlanda. Su obra escrita está f
undamentalmente basada en artículos, y muestra un pensamiento en el que se pretende unir el nacionalismo irlandés, el marxismo y el catolicismo.

Connolly fue uno de los pocos izquierdistas que se opusieron a la Primera Guerra Mundial, lo cual provocó el odio de varios líderes socialistas de Europa.
Al parecer Lenin fue un gran admirador de Connolly, aunque nunca se conocieron en persona. Lenin se enfrentó en alguna de sus obras a los que consideraban a la rebelión en Irlanda burguesa, señalando que no existía una revolución pura, y los comunistas debían buscar la unidad con otras fuerzas sociales.En Escocia, su pensamiento ha influido a socialistas como John Maclean, también interesado en combinar ideas nacionalistas y marxistas, para lo cual creó el Partido Republicano Obrero Escocés.Un texto de Connolly:Socialismo y nacionalismo
James Connolly, 1897
Actualmente en Irlanda trabajan una serie de organismos que buscan mantener el sentimiento nacional en el corazón del pueblo irlandés. Estos organismos, como el movimiento por la Lengua Irlandesa, las Sociedades Literarias o los Comités de Conmemoración, sin lugar a duda están haciendo un trabajo de provecho atemporal para este país ayudand
o a salvar de la extinción la preciada historia humana y nacional, la lengua y las características de nuestro pueblo.
Sin embargo, existe el peligro de que a través de una excesiva afinidad a sus métodos de propaganda, y por consiguiente a una negligencia sobre los aspectos más importantes de nuestra sociedad, sólo triunfen unos estudios históricos estereotipados y una adoración del pasado, o un nacionalismo producto de una tradición —gloriosa y heroica— pero únicamente una tradición.

Hoy las tradiciones pueden, y frecuentemente lo hacen, aportar la base para un martirio glorioso, pero nunca podrán ser lo suficientemente fuertes como para soportar la tormenta de una revolución como para que ésta llegue a buen puerto.
Si el movimiento nacional de nuestros días no se limita a rememorar antiguas tragedias de nuestra historia, debe demostrarse capaz de estar a las alturas de las exigencias del momento. Debe demostrar al pueblo irlandés que nuestro nacionalismo no es en exclusiva una morbosa idealización de nuestro pasado, sino que es capaz de formular una clara y definitiva respuesta a los problemas actuales y un modelo político y económico capaz de ajustarse a las necesidades del futuro.
Este ideal político y social, estoy convencido, puede alcanzarse a través de la franca aceptación de los afligidos y serios nacionalistas de la República como su objetivo.
No una República, como en Francia, donde una monarquía capitalista con un líder electo parodia los abortos constitucionales de Inglaterra y que en abierta alianza con el despotismo moscovita hace alardes de su apostasía a las tradiciones de la Revolución. No una república como en los Estados Unidos, donde el poder del dinero ha establecido una nueva tiranía bajo formas de libertad; donde, cien años después que los pies del último casaca roja contaminara las calles de Boston, los señores y financieros británicos imponen sobre los ciudadanos americanos una servidumbre que comparada con los impuestos prerrevolucionarios los convierten en meras pequeñeces.
¡No! La republica que quisiera presentar ante nuestros compatriotas será de tal carácter que el mero hecho de mencionar su nombre servirá por siempre como faro para los oprimidos de cualquier lugar, siempre manteniendo por delante la promesa de libertad y abundancia como recompensa a los esfuerzos realizados.

Al campesino en régimen de arrendatario, base del terratenientismo por un lado y la competitividad americana por la otra, como si estuviera entre las piedras de moler de un molino; a los asalariados en las ciudades, sufridores de la carga del capitalista que convierte en esclavo al trabajador del campo, que se matan trabajando por un sueldo que apenas es suficiente para mantener juntos cuerpo y alma; de hecho, para todos aquellos millones de explotados sobre cuya miseria se sustenta el aparentemente espléndido tejido de nuestra moderna civilización, la República Irlandesa pronunciaría la palabra que evocaría un punto de encuentro para el descontento, un asilo para el oprimido, un punto de partida para el socialista, entusiasta en la causa de la libertad humana.
Esta unión entre nuestras aspiraciones nacionales con las esperanzas de los hombres y mujeres que han elevado el estandarte de la rebelión en aquel sistema de capitalismo y señoritismo, del que el Imperio Británico es el más resuelto y agresivo defensor, no debería, bajo ninguna circunstancia, ocasionar elementos de discordia entre las filas de los nacionalistas consecuentes, y serviría para hacernos con frescas reservas de fuerza moral y f
ísica suficientes para levantar la causa de Irlanda hasta una posición de más autoridad que haya ocupado desde el día de Benburb.
Se puede replicar que el ideal de una República Socialista, implica, como así es, una completa revolución política y económica que de manera segura enajenaría a todos nuestros partidarios de clase media y aristocracia, quienes temerían la pérdida de sus pr
opiedades y privilegios.
¿Qué quiere decir esta réplica? ¡Que tenemos que aplacar a las clases privilegiadas en Irlanda!
Pero la única manera de desarmar su hostilidad es asegurándoles que en una Irlanda libre sus "privilegios" no se verán afectados. Esto es, garantizar que cuando Irlanda sea libre de la dominación extranjera, los soldados irlandeses protegerán los fraudulentos beneficios del señorito capitalista de las "delgadas manos de los pobres" sin remordimientos y la misma eficacia que los emisarios de Inglaterra hoy día. Bajo otra condición no se unirán las clases a nosotros. ¿Cree alguien que las masas lucharán por esos ideales?
Cuando se habla de liberar Irlanda, ¿hablamos en exclusiva de los elementos químicos que componen la tierra de Irlanda? ¿O hablamos del pueblo irlandés? Si es éste el caso, ¿de qué se supone que se les va a liberar? ¿Del dominio de Inglaterra?
Pero todos los sistemas de administración política o la maquinaria gubernamental son sólo el reflejo de las formas económicas sobre las que se sustentan. La ley inglesa en Irlanda no es muestra del hecho de que los conquistadores ingleses forjaron
en el pasado un sistema de la propiedad fundado en el expolio, el fraude y el asesinato; lo que hace que el ejercicio actual de los "derechos sobre la propiedad" creado en esa época implique una continua práctica de expolio y fraude legalizado. La ley inglesa se presenta como la forma de gobierno más válida a través de la cual el expolio es protegido, y el ejército inglés la herramienta más flexible con la que ejecutar el asesinato legal cuando los miedos de las clases pudientes lo reclaman.

El socialista, que destruiría completamente la totalidad del sistema de una civilización absolutamente materialista, que como la lengua inglesa hemos adoptado como propio, es, reitero, con creces, mayor enemigo a las leyes y tutela inglesas que el pensador superficial que imagina que es posible conciliar la libertad irlandesa con esas insidiosas y desastrosas formas de sometimiento económico basado en la tiranía terrateniente, el fraude capitalista y la corrupta usura; frutas podridas de la conquista normanda, la impía trinidad de los que Strongbow y Diarmuid MacMurchadha —ladrón normando y traidor irlandés— fueron apropiados precursores y apóstoles.
Si mañana echáis al ejército inglés e izáis la bandera verde sobre el Castillo de Dublín, a menos que emprendáis la organización de una república socialista todos vuestros esfuerzos habrán sido en vano. Inglaterra todavía os dominará. Lo hará a través de sus capitalistas, de sus terratenientes, a través de todo el conjunto de instituciones comerciales e individuales que ha implantado en este país y que están regadas con las lágrimas de nuestras madres y la sangre de nuestros mártires. Inglaterra os dominará hasta llevaros a la ruina, incluso mientras vuestros labios ofrezcan un homenaje hipócrita al santuario de esa Libertad cuya causa traicionasteis.Nacionalismo sin socialismo —sin una reorganización de la sociedad bajo una base de una forma más amplia y desarrollada de esa propiedad común que fue la base de la estructura social de la Antigua Erin— no es más que cobardía nacional.
Sería el equivalente a una declaración pública hacia nuestros opresores, que hasta ahora habían logrado inocular en nosotros sus pervertidos conceptos de justicia y moralidad, de que nosotros los hemos decidido finalmente aceptar a nuestra manera. No necesitamos un ejército ajeno para forzar esas ideas sobre nosotros nunca más.
Como socialista, estoy preparado a hacer todo lo que un hombre es capaz de hacer para que nuestra patria alcance su legítimo derecho: la independencia; pero si se me pregunta si modificaría una coma en la reclamación de justicia social para así apaciguar a las clases privilegiadas, entonces debo rechazar este derecho. Tal acción no sería ni digna ni realizable. Recordemos que el que camina de lado del Diablo nunca alcanza el cielo. Proclamemos abiertamente nuestro credo, la lógica de los acontecimientos está de nuestra parte.


Rescato este artículo que desde una visión de un libertario habla de Connolly:
Artículo extraído de "Red & Black Revolution: A Magazine of Libertarian Communism", No.8, 2004.
James Connolly es probablemente la figura más importante en la historia de la izquierda irlandesa. Fue un dirigente de la IWW en los EEUU, pero en Irlanda es más conocido
por su rol en la construcción del movimiento sindical irlandés, en su fase sindicalista, y por involucrar al cuerpo de defensa armada del sindicalismo, el Ejército de los Ciudadanos Irlandeses, en la insurrección nacionalista de 1916. Esto dejó tras de sí un legado que, a veces, puede ser reclamado no solamente por todos los partidos de izquierda de Irlanda, sino que además por los partidos nacionalistas Fianna Fáil y Sinn Féin.
Connolly es una de esas figuras históricas que parecen haber sido al mismo tiempo de todo y nada. Diversa gente lo reclama para una cierta gama de ideologías políticas, muchas de las cuales están, entre sí, en irreconciliable oposición. En ocasiones, puede parecer que no era más que un revolucionario confundido que no sabía con certeza a qué se oponía y qué favorecía. Connolly sostuvo diversas opiniones, muchas de las cuales, desafortuadamente, no podré abordar por cuestiones de espacio. Pero al mismo tiempo, sus análisis son únicos en su notable profundidad y claridad. Debido a esto, las citas de su obra pueden permitir que cualquiera reclame que era un defensaor de prácticamente cualquier causa política. En este artículo, pretendo adentrarme en los largamente ignorados aspectos anarquistas del pensamiento de Connolly y hacerme la pregunta de si Connolly era, efectivamente, un libertario.
Connolly, por supuesto, no era un anarquista. Él defendía la acción paralmentarista, a veces defendía formas socialistas de Estado y se consideraba un nacionalista. Posiciones las cuales son contradictorias con el pensamiento anarquista.

El Sindicalista

Antes que nada, Connolly era un socialista. Y cuando se le pedía que elaborara su teoría socialista, siempre defendía al sindicalismo revolucionario. Los lectores de James Connolly podrán reaccionar diciendo que casi en ninguna parte de la obra de Connolly se encuentra mencionada la palabra sindicalismo. Esto es verdad, pues Connolly prefería utilizar el término “Sindicalismo Industrial” (Industrial Unionism) en lugar de Sindicalismo.

Los leninistas son proclives a decir que Connolly solamente fue un sindicalista en su inocente juventud, pero que para la época de la Insurrección de Pascuas (rol en el cual se aseguró un sitial en la historia) ya había abandonado el sindicalismo. C. D esmond Greaves, autor de la acabada biografía de James Connolly, La vida y la época de James Connolly, escribió que para comienzos de 1916, “no le quedaba más que un débil eco de su sindicalismo”. Esto resulta bastante extraño tomando en cuenta que en la obra más importante de Connolly, “La Reconquista de Irlanda”, la cual fue publicada el 14 de diciembre de 1915, Connolly defiende fervorosamente el sindicalismo, o como él lo llama, el “sindicalismo industrial”. Connolly escribe:

El principio de la completa unidad en el plano industrial debe ser incesamente perseguido; el sindicato industrial que una a todos los trabajadores en una industria debe reemplazar a esta multiplicidad de sindicatos que estorban y restringen nuestras operaciones, multiplizan nuestros gastos y dividen nuestras fuerzas frente al enemigo común. Con el sindicalismo industrial como nuestro principio de acción, se pueden formar ramas que den expresión a la necesidad de supervisar efectivamente los asuntos de los talleres, astilleros, puertos o de las líneas férreas; cada rama, consistiría de hombres y mujeres asociados por su trabajo sobre las mismas bases técnicas que los sindicatos gremiale s que existen hoy.Añadamos a esto el concepto de Una Gran Unión que abarque a todos, y no solamente tendremos la base de la forma más efectiva de combinar la guerra industrial actual, sino que también la forma de Administración Social Coo perativa de la Riqueza del futuro.
Un sistema social en que los talleres, fábricas, puertos, ferrocariles, astilleros, etc., sean propiedad de la nación, pero que sean administrados por los sindicatos industriales de sus respectivas industrias, organizadas según hemos dicho, pareciera ser el mejor cálculo para garantizar las más altas formas de eficiencia industrial, combinadas con la mayor cantidad de libertad individual respecto al despotismo estatal. Tal sistema, creemos dará a Irlanda las esperanzas más radiantes que todos sus héroes y mártires tuvieron.
Esto es sindicalismo, lisa y llanamente, y ninguna clase de acrobacias históricas pueden cambiar el hecho de que Connolly fue toda su vida un socialista y un sindicalista.

El Nacionalista
Como decía anteriormente, Connolly se denominaba un nacionalista. Esto ha permitido que generaciones enteras de nacionalistas irlandeses, de todo el espectro político, reclamen el legado de Connolly.
Ya que el nacionalismo ha sido una ideología dominante del capitalismo y ha afectado profundamente a todos quienes vivimos bajo el capitalismo, el pensar con objetividad sobre esto es todo un desafío.
El nacionalismo es la justificación ideológica del Estado-Nación. Se imagina que los capitalistas y la clase obrera tienen un interés político común; se imagina que los oprimidos y sus opresores, los explotados y sus explotadores, comparten un interés político común solamente por compartir la misma nacionalidad. Defiende la creación o el fortalecimiento del Estado-Nación para proteger tal interés común. Pareciera extraño que Connolly, siendo un socialista, se identificáse con esta ideología.
Pienso que el error de Connolly fue no haber hecho la distinción entre liberación nacional y nacionalismo. Los socialistas libertarios están, en toda circunstancia, en contra de la opresión. Los socialistas libertarios, por tanto, defienden a todos los movimientos de liberación, sea cual sea su forma. Como tales, los socialistas libertarios debieran (aunque frecuentemente no lo hagan) defender a los movimientos de liberación nacional. Donde sea que haya gente oprimida debido a su nacionalidad, todos los socialistas y todas las personas progresistas del mundo debieran defender su derecho a luchar en contra de esta opresión. Pero esto no quiere decir que creamos que esta es la solución. Pese a que los movimientos de liberación racial rara vez sean racistas y que los movimientos de liberación sexual rara vez sean sexistas, desafortunadamente, la mayoría de los movimientos de liberación nacional son nacionalistas, y mientras luchan en contra de un tipo de opresión defienden otro tipo de opresión, aquella ejercida por la Nación-Estado. Los socialistas libertarios deben estar en todo momento concientes de esta complejidad. Desafortunadamente, Connolly no lo estuvo.
Connolly era una suerte de nacionalista, pero jamás creyó que la revolución nacional actuaría como substituto de la revolución social. Duramente, ridiculizó a quienes así lo hicieron en su folleto El Socalismo Básico, al escribir:“Luego de que Irlanda sea libre, dice el patriota que no se considera socialista, protegeremos a todas las clases, y de no pagar la renta, serás desalojado igual que ahora. Pero quien te desalojará, bajo el mando del comisario, usará uniforme verde y llevará por emblema una harpa sin la corona, y la orden que te dejará en la calle, será estampada con el emblema de la República de Irlanda.
Ahora bien, ¿vale la pena luchar por esto?
Y cuando no puedas encontrar trabajo, al abandonar desesperado la lucha por la vida, ingreses al hospicio, la banda del regimiento más cercano del Ejército irlandés te servirá de escolta a la puerta del hospicio, con las melodías del día de San Patricio.Ah, qué grata será la vida cuando ese día llegue...
Ahora bien, amigo, yo también soy irlandés, pero poseo un poco más de lógica que esto. Los capitalistas, afirmo, son parásitos de la industria...
La clase obrera es víctima de estos parásitos –de estas sanguijuelas humanas, y es el deber y el interés de la clase obrera el utilizar todos los medios en su poder para derrocar a esta clase parásita de la posición en que se le permite depredar así las fuerzas vitales de los trabajadores.
Consecuentemente, afirmo, organizémonos como clase para enfrentar a nuestros amos y destruír su dominio; organizémonos para expulsarlos de su control sobre la vida pública mediante su poder político; organizémonos para arrebatar de sus garras ladronas la tierra y los talleres sobre los cuales y en los cuales nos esclavizan; organizémonos para limpiar la vida social de la mácula del canibalismo social, de la rapacidad del hombre sobre sus semejantes
”.Claramente, Connolly no ignoraba las divisiones de clases en nombre del nacionalismo, ni pensaba que era necesario hacerlo, debido a su teoría única de nación. Él escribía tan sólo dieciséis días antes de la Insurrección de Pascua:

Queremos a Irlanda para los irlandeses. Pero, ¿quiénes son los irlandeses? No los usureros del negocio inmobiliario que poseen las villas miseria; no el capitalista que saca sus ganancias del sudor ajeno; no los siúticos y grasientos abogados; no los proxenetas –mentirosos a sueldo del enemigo. No son estos los irlandeses de quienes depende el futuro. No son estos, sino que la clase obrera de Irlanda, la única base segura sobre la que criar una nación libre.
La causa de los trabajadores es la causa de Irlanda, y la causa de Irlanda es la causa de los trabajadores. No pueden ser separadas. Irlanda busca la libertad. Los trabajadores buscan que una Irlanda libre sea la única compañera de su propio destino, poseedora suprema de todo cuanto hay de material sobre y bajo su suelo. Los trabajadores buscan hacer a la nación libre irlandesa la guardiana de los intereses del pueblo de Irlanda, y para asegurar tal objetivo harán que en la nación libre irlandesa todo derecho de propiedad sea contrario a los derechos del individuo, con la finalidad, en nuestra mente, de que los individuos han de ser enriquecidos por la nación, y no por la usura a sus semejantes

Como puede verse, Connolly creía que la auténtica nación irlandesa es el pueblo de Irlanda; él dijo una vez “Irlanda sin su pueblo no significa nada para mí”. Él creía que la nación irlandesa no incluía a los capitalistas. Resulta claro que para Connolly la nación irlandesa y la clase trabajadora irlandesa (en el amplio sentido del término) eran sinónimos. Sin embargo, según esta lógica, George W. Bush no sería estadounidense, ni la Reina Isabel sería inglesa. Pero no es esta la única inconsistencia en el nacionalismo de Connolly.
Antes que todo, cuando Connolly dice “Irlanda para los irlandeses”, ¿qué es lo que quiere decir?
¿Quiere decir Irlanda para quienes viven en Irlanda? Ciertamente no, ya que muchos de quienes viven en Irlanda no son irlandeses. Hay muchos quienes viven en Irlanda que se identificarían como estadounidenses, o como británicos, o como canadienses, o como chilenos, o como chinos, etc. Entonces, a menos que Connolly pensara que toda esta gente es irlandesa sin saberlo, tal no podría ser la interpretación correcta de esta consigna.
¿Quiere decir entonces Irlanda para quienes se identifican como irlandeses? Estoy seguro que no. Estoy convencido que Connolly hubiera encontrado detestable la sola idea de que ciertos trabajadores no tuviesen los mismos derechos solamente por su identidad nacional. Me parece que Connolly no estaba realmente pensando en esto que dijo.
Algunos dirán que esta es una crítica injusta. Argumentarán que es solamente en épocas recientes que un número considerable de personas que viven en Irlanda no son irlandeses, un fenómeno del cual Connolly no tuvo ninguna experiencia. Y podrían tener razón, pero no sería un argumento demasiado fuerte.
Connolly era un inmigrante. Creció como un irlandés viviendo en Escocia y pasó 8 años en los EEUU, habiendo vivido en Irlanda por sólo 12 años. Connolly debería haber sabido que el Estado-Nación no era la forma de emanciparse de la clase obrera.
Sin embargo, cuando una nación es políticamente oprimida esa nación se politiza y un movimiento de liberacion nacional surge. Irlanda, a comienzos del siglo XX era una nación absorvida por un movimiento de liberación nacional.
Connolly creía que en la Irlanda que le tocó vivir estaba, por una parte, el imperialismo y el capitalismo británico, y por otra parte, a los irlandeses luchando en contra del imperialismo y por una nueva forma de vida. Connolly creía que esa nueva forma de vida habría de ser socialista, y creía que todas las fuerzas que luchaban contra el capitalismo y el imperialismo en Irlanda debían unirse y luchar juntas.En Las Clases Trabajadoras en la Historia de Irlanda, su obra más importante, él escribe que la clase trabajadora es “heredera de los ideales irlandeses del pasado –y los depositarios de las esperanzas del futuro”. El socialismo sería la esperanza del futuro.


La Unidad


Connolly fue un gran defensor de la unidad de la izquierda. Él creía que para crear el socialismo todo el pueblo que luchaba por un nuevo sistema social debía de trabajar conjuntamente y debían otorgarse apoyo y solidaridad mutuamente. Aún cuando tal unidad pudiera diluír el mensaje político de los sindicalistas revolucionarios como él mismo lo era, él creía que,
el desarrollo del espíritu de lucha es de mayor importancia que la creación de la organización teóricamente perfecta; de hecho, la organización teóricamente de mayor perfección puede, debido a su perfección y dimensión, ser del mayor peligro posible para el movimiento revolucionario si tendiera, o si fuera usada, para reprimir y contener el espíritu de lucha y de camaradería en las bases”.
Connolly creía en la lucha por el socialismo, por una riqueza social cooperativa, por una República Obrera, por la reconquista de Irlanda; pues el nuevo sistema social, debía ser operado en todos los frentes. Él veía potencial revolucionario en todas las organizaciones autónomas de la clase obrera. Él dió su pleno apoyo al movimiento cooperativista y argumentó que formaba parte de la misma lucha que el sindicalismo. Llegó tan lejos como a apoyar el movimiento por la lengua irlandesa. Pese a que observara un tanto cínicamente que “no se puede enseñar gaélico a un hombre hambriento”, Connolly apreciaba el hecho de que el movimiento por la lengua irlandesa fuera un movimiento de “desafiante auto-afirmación y confianza en el poder del mismo pueblo para emanciparse”.
Por supuesto, que la preocupación principal de Connolly era el segmento en más rápido crecimiento en la población irlandesa, la clase obrera industrial. Él decía que la clase obrera industrial (asalariados) debieran unirse en sindicatos industriales. Decía que:
El reclutamiento de los trabajadores en sindicatos que se estructuren de manera semejante a las estructuras de la industria moderna, y siguiendo los lineamientos orgánicos del desarrollo industrial, es la manera por excelencia más rápida, segura y pacífica de trabajo constructivo en que los socialistas pueden involucrarse. Prepara, en el marco de la sociedad capitalista las formas de trabajo de la República Socialista, y por tanto, a la vez que incrementar el poder de resistencia de los trabajadores en contra de la presente embestida de la clase capitalista, les familiariza con la idea de que el sindicato que están ayudando a construir está destinado a suplantar a la clase que controla la industria en la cual están empleados. El poder de esta idea para transformar la seca y detallada labor de los sindicatos en la labor constructiva del socialismo revolucionario... reviste a los sórdidos detalles de los incidentes cotidianos de la lucha de clases de un nuevo y hermoso significado”.

Él criticaba duramente en contra del sindicalismo gremial, es decir, a la división de los trabajadores por gremio u oficio, pese a que trabajen en la misma industria y a que luchen en contra de la misma patronal. Señala que si tan sólo una sección de los trabajadores en un lugar de trabajo se van a huelga, la huelga será inefectiva, y argumenta que todos los trabajadores en un lugar de trabajo requieren estar en el mismo sindicato. Además, señala que el sindicalismo gremial crea y estimula el esnobismo gremial. Algunos ejemplos de esnobismo gremial serían cuando los empleados de oficina miran hacia abajo a los trabajadores de la limpieza, o cuando administradores de bajo perfil hacen lo mismo con sus subordinados, o cuando los obreros manuales desprecian las quejas de los trabajadores de cuello blanco. Connolly argumenta que todos los oficios deben unirse, y que los trabajadores deben estar organizados según su industria en Una Gran Unión.

A la vez que creyendo en la unidad de las luchas sociales, Connolly creía en la necesidad de unificar a las fuerzas socialistas en esa lucha. Casi siempre se refería al movimiento socialista como un todo homogéneo, algo que claramente no es. Después de un siglo de “socialistas” como Stalin, Mao, Pol Pot, Trotsky y Lenin, por una parte, o Blair y Schroeder, por otra parte, sabemos lo que significa fingir unidad cuando no la hay.

El Parlamento

Connolly no alcanzó a vivir para ver la pobreza de la “social-democracia” ni para ver la brutalidad del leninismo. Nunca logró constatar cuán rápido la gente abandona sus principios una vez instalados en una posición de poder. En parte por esto, pese a que fue un sindicalista, nunca fue un anarco-sindicalista.

En 1908 hubo una división en la IWW (Los “Trabajadores Industriales del Mundo”, una organización particularmente fuerte en EEUU a la cual Connolly dedicó mucho tiempo y energía). La división ocurrió, fundamentalmente, entre el marxista Daniel De Leon y sus seguidores y los anarco-sindicalistas. Es necesario resaltar el hecho de que Connolly se alineó con los anarco-sindicalistas en oposición al marxista Daniel De Leon.
De Leon fue una gran influencia en Connolly, al punto de considerarse De Leonista por muchos años. Sin embargo, una vez en los EEUU, Connolly sintió repugnancia del sectarismo y el dogmatismo de De Leon. De Leon pensaba que, para alcanzar el socialismo, la clase obrera debía elegir para el parlamento a un partido socialista con apoyo de un sindicato industrial fuerte, a fin de crear un gobierno socialista. Él creía que, al hacer esto, la clase obrera controlaría al Estado y apresuraría el socialismo. Creía que la clase obrera debía elegir a su “Partido Socialista Obrero”, un partido que según él era la única organización auténticamente socialista en los EEUU. Él creíá que el socialismo podía ser logrado mediante las urnas, siempre y cuando el voto fuera apoyado por un sindicato industrial fuerte. Él escribió: “El poder del voto revolucionario consiste en la organización industrial cabal de los productores organizados de tal manera que cuando éstos voten, la clase capitalista sepa que detrás de este voto está la fuerza para secundarlo”.
Para Connolly esto parecía extraño. ¿Para qué crear sindicatos industriales capaces de impulsar una revolución y capaces de ser los espacios organizativos de la sociedad socialista y luego no usarlos? ¿Para qué crear un movimiento revolucionario capaz de impulsar la revolución y luego hacerlo esperar el “voto revolucionario”? Connolly pensó que tal idea era ridícula. Él creía que:
La lucha por la conquista del Estado político no es la lucha, sino tan sólo el eco de la lucha. La verdadera lucha es aquella que se libra todos los días por el poder para controlar la industria, y la medida del progreso de esa lucha no se encuentra en el número de votos que se marquen bajo el símbolo de tal partido político, sino que en el número de trabajadores que se unan a una organización industrial con el propósito definido de enseñeorarse del equipo industrial de la sociedad en general.
Esa lucha tendrá su eco político, esa organización industrial tendrá su expresión política. Si aceptamos la definición de la acción política de la clase obrera como aquella que enfrenta a los trabajadores como clase en directo conflicto con la clase propietaria COMO CLASE, y los mantiene así, entonces debemos llegar a la conclusión de que NADA PUEDE HACER SEMEJANTE COSA MEJOR QUE LA URNA. Tal acción elimina toda clase de seccionalismos como puede, y de hecho debe, darse cuando una huelga o un lock-out, y enfatiza el carácter de clase del movimiento obrero. ES, EN CONSECUENCIA, ABSOLUTAMENTE INDISPENSABLE PARA EL ENTRENAMIENTO DE LA CLASE OBRERA SEGÚN UNA LINEA CORRECTA, QUE LA ACCIÓN EN LAS URNAS VAYA DE LA MANO CON LA ACCIÓN EN LA FÁBRICA.

Como puede verse, Connolly no era un anarquista, sino que defendía cierta forma de De Leonismo a la inversa. De Leon argumentaba que el partido debía impulsar hacia el socialismo, y que el rol de los sindicatos industriales era el de apoyar al partido. Connolly, en cambio, argumentaba que eran los sindicatos industriales los que debían impulsar el socialismo y que el rol del partido era el de apoyar al sindicato. Esta es una distinción importante.
De Leon proponía una revolución que tomara el control del Estado, una revolución conducida por políticos. Connolly proponía una revolución que diera poder inmediato a una nueva forma de organización social, una revolución conducida por los mismos trabajadores. De Leon proponía una revolución política que podría llegar a convertirse en una revolución social. Connolly proponía una revolución social de lleno.
Connolly rechazaba la idea de que elo socialismo podía ser impulsado mediante el control del Estado. Él no creía que las instituciones políticas del presente podrían ser utilizadas para llegar al socialismo. Escribió que:
Las instituciones políticas del presente son sencillamente las fuerzas coercitivas de la sociedad capitalista que han crecido y se han basado en las divisiones territoriales del poder en manos de las clases dominantes del pasado, y fueron legadas a la sociedad capitalista para acomodar las necesidades de la clase capitalista cuando esa clase derrocó el dominio de sus predecesores.
La delegación de las funciones del gobierno en manos de representantes electos en ciertos distritos, Estados o territorios, no representan una división natural real acorde a los requerimientos de la sociedad moderna, sino que es sobreviviente de la época en que la influencia territorial en el mundo era más potente que la influencia industrial, y por esa razón es totalmente inepta para las necesidades de un nuevo orden social, que debiera basarse en la industria...
La social democracia, como su nombre implica, es la aplicación en la industria, y en la vida social de la nación, de los principios fundamentales de la demcoracia. Tal aplicación necesariamente tendrá que comenzar en el taller, para luego proceder lógica y consecuentemente para abarcar todos los niveles de la organización industrial hasta alcanzar el punto cúlmine de la dirección y del poder ejecutivo nacional. En otras palabras, la socialdemocracia debe proceder desde la base, en lugar de hacer como hace la sociedad política capitalista que se organiza desde la cúpula...
Bajo el socialismo, los Estados, territorios o provincias sólo existirán como expresiones geográficas, pero no tendrán existencia como fuentes del poder gubernamental, pese a que puedan servir de asiento para organismos administrativos...
Como hemos demostrado, el Estado político del capitalismo no tiene cabida en el socialismo; por tanto, las medidas que apunten a poner la industria en las manos, o bajo el control de tal Estado político no han avanzado de ninguna manera hacia ese ideal; no son sino medidas útiles para controlar para restrignir la ambición de los capitalistas y para familiarizar a los trabajadores con la concepción de la propiedad colectiva
”.

Como se puede apreciar, Connolly no es ningún “Social Demócrata”, sino un sociliasta ávido, dedicado a la consecusión del socialismo. Ni tampoco era un socialista estatalista, como puede apreciarse de la cita mencionada. Sin embargo, todo esto, debe ser dicho con ciertas reservas.
Connolly dijo:
Los socialistas están ligados entre sí en cuanto socialistas, solamente por la aceptación de un gran principio –la propiedad y el control del poder productor de riqueza por el Estado
Este es claramente un pensamiento socialista de Estado. Está, sin embargo, en directa contradicción con otras cosas que escribió:
La propiedad y el control estatal no son necesariamente el socialismo –de serlo, entonces el Ejército, la Marina, la Policía, los Jueces, los Carceleros, los Soplones y los Verdugos, todos serían funcionarios socialistas, por ser éstos oficiales del Estado- pero la propiedad del Estado sobre toda la tierra y medios de producción, combinado con el control cooperativo de los trabajadores de tal tierra y materiales, eso sería el socialismo”.
Explorar plenamente la concepción de Connolly del Estado, extendería demasiado este artículo, pues requeriría de la profunda consideración de las diferencias entre las concepciones marxistas y anarquistas sobre el Estado. Bastaría decir que tanto anarquistas como marxistas concuerdan con el pensamiento de Connolly de que el Estado es “simplemente las fuerzas coercitivas de la sociedad capitalista...”
Sería, por cierto, ridículo proclamar a Connolly como un anti-estatalista, cuando resulta claro que no lo era. Solamente quiero señalar que la idea de Connolly de la República Obrera no es lo mismo que la “República Socialista” que existió en ninguno de los países leninistas en el mundo. Ni tampoco era lo mismo que la “República de Irlanda” actual.
Connolly defendía una “riqueza social colectiva”. Una sociedad en la cual toda la propiedad productiva sea poseída colectivamente y administrada en cooperativas democráticas, que a su vez, estarían organizadas según un modelo cooperativista, industria por industria, región por región. Connolly demandaba una “Democracia Social” real, en oposición al fraude de la “Democracia Política” que tenemos hoy en día. Él quería al conjunto de la sociedad manejada y organizada democráticamente para beneficio del conjunto de la sociedad.

Su legado

Los lectores rápidamente notarán que los errores en el pensamiento de Connolly son los mismos que han plagado a toda la izquierda irlandesa desde su muerte, y están en lo correcto. Sus posiciones incoherentes respecto a la cuestión nacional han sido repetidas incesantemente hasta los ‘70s, cuando comenzaron a ser cuestionadas por algunos grupos socialistas. Y su aceptación de la coja teoría marxista del Estado está sólo recién comenzando a ser cuestionada. Estos errores han resultado en políticas desastrosas frecuentemente defendidas por la izquierda revolucionaria; políticas que han variado desde la defensa del estalinismo (Partido Comunista) hasta la defensa y la participación en el terrorismo (IRSP). Sus errores también han otorgado refugio a las impotentes políticas de la izquierda reformista de Irlanda, de que “los trabajadores deben esperar”.
Frecuentemente, uno se pregunta ¿por qué Connolly luchó en 1916 cuando sabía que “concurrían a ser masacrados” y pese a que sabía que una revolución nacional no sería fácilmente encausada hacia una revolución social?. Hay una famosa anécdota, que él dijo a los socialistas que luchaban en 1916 que conservaran sus armas porque después de la insurrección tal vez tendrían que luchar en contra de quienes recién habían luchado a su lado. La respuesta más sencilla es que pensaba que una revolución nacional debía ser una revolución social para triunfar. Irlanda no sería libre hasta que la clase obrera de Irlanda no fuera libre. Y por ello, pensaba que una revolución nacional podría conllevar a la revolución social. Claramente, la revolución social no ocurrió, pero estuvo muy cerca de ocurrir.
Vale la pena recordar que tanto la influencia que tuvieron Connolly así como la clase obrera en la Revolución Nacional de Irlanda aseguraron que el Programa Democrático de la República Irlandesa, acordado en la primera sesión del primer Dáil (Parlamento Irlandés), el 21 de Enero de 1919, diga:
Declaramos, en palabras de la Proclamación Republicana Irlandesa, el derecho del pueblo de Irlanda a la posesión de Irlanda... declaramos que la soberanía nacional se extiende... a todos sus recursos, a toda la riqueza, a todos los procesos que producen riqueza en la Nación,... declaramos que es deber de la Nación que todos los ciudadanos tengan oportunidad de utilizar sus fuerzas y facultades en servicio del pueblo. A cambio de este servicio voluntario, nosotros, en nombre de la República, declaramos el derecho de todo ciudadano a una adecuada proporción del trabajo de la Nación...
También debiera llevar al Gobierno Nacional a la búsqueda... de un nivel de Legislación Social e Industrial con vista al mejoramiento general y duradero en las condiciones bajo las cuales la clase trabajadora vive y trabaja...
Declaramos y deseamos que nuestro país sea gobernado de acuerdo a los principios de Libertad, Igualdad y Justicia para todos...

Si esto pareciera radical, la propuesta original del programa democrático lo era aún más. Incluía el párrafo:
Será propósito del Gobierno el estimular la organización del pueblo y los ciudadanos en Sindicatos y Sociedades Cooperativas, con vista al control y la administración de la industria por los trabajadores ocupados en cada industria”.
Estos párrafos extraídos de uno de los documentos fundacionales de la República Irlandesa indican las intenciones revolucionarias de muchos militantes republicanos durante la Revolución Nacional en Irlanda, una revolución que contó con la masiva militancia de la clase obrera, que declaró Soviets en Cork y Limerick, y con obreros que frecuentemente ocupaban sus lugares de trabajo. ¡Todo esto ocurría en Irlanda, donde tan sólo 5 años antes las semillas de un movimiento socialista apenas si existían!
Esto demuestra lo cerca que estuvo Irlanda de la Revolución Social que Connolly soñó y por la que dio su vida. Esta Revolución no puede ser alcanzada por medio de negociaciones, del parlamento o de un Golpe de Estado. Esta revolución solamente seráalcanzada cuando la gente común y corriente en el mundo, nosotros, la clase trabajadora, no estemos más de rodillas y recuperemos lo que por derecho nos pertenece; es decir, todo.
Related Link: http://www.wsm.ie


Recientemente en el marco de la conmemoración del día de San Patricio (2010) se ha erigido un monumento a Connolly en la ciudad norteamericana de Chicago:
El pasado domingo el Viceprimer Ministro norirlandés Martin McGuinness, del Sinn Féin, inauguró el monumento a James Connolly erigido en el Union Park de Chicago, según informó el Chicago Sun-Times.
La estatua de bronce de tamaño natural, obra de Tom White [su web], es el homenaje del Consejo Laboral Irlandés-Americano de Chicago (Irish-American Labor Council) al sindicalista irlandés James Connolly (1868-1916), padre del republicanismo socialista irlandés y uno de los líderes del Levantamiento de Pascua de 1916 tras cuyo fracaso fue fusilado por las fuerzas británicas de ocupación. (Sacado de INNISFREE)


Texto sobre socialismo y religión(en Inglés)
:
http://irelandsown.net/connolly13.html

Referencias usadas:
http://www.marxists.org/archive/connolly/index.htm
Anarkismo.net.
INNISFREE
http://irelandsown.net/connolly13.html

-------------------------------------------------------------------------------------------------


2.Josephine Bernadette Devlin McAliskey :Política irlandesa nacida en Cookstown, condado de Tyrone en 1947.
Destacó en las revueltas de Derry (1969) -la batalla del Bogside-mientras era estudiante de psicología y a raíz de las cuales fue detenida.
Partidaria de un nacionalismo progresista, en 1969 fue elegida diputada a la Cámara de los Comunes representando al Ulster.
Detenida por su participación en las citadas revueltas, perdió su acta de diputada en las elecciones de 1974.
Fundó el Partido Socialista Republicano Irlandés (Irish Republican Socialist Party).
Bernadette Devlin aparecía en los periódicos del estado español de la época como una heroína católica y distaba bastante de ser considerada terrorista.
Bernadette Devlin tiene el mérito de haber sido elegida para sentarse en el parlamento británico, con tan sólo 21 años, convirtiéndose en un símbolo de la beligerancia de los católicos irlandeses en el Norte. Esto fue suficiente para que atrajese la atención mundial en el año 1969.
En el año 1970 fue noticia de nuevo por ser declarada culpable de ayudar en los disturbios de Derry , ocurridos en el año 1969, y finalmente cumple condena de 4 meses.
En el año 1974 pierde su escaño, abandona la política y se casa con Mickey McAliskey, de manera que será conocida a partir de ese momento como Bernadette McAliskey.
En enero de 1981 sufre un atentado por parte de los paramilitares lealistas.Un año después será juzgado Andrew Watson, como autor del mismo -Andrew Watson, electricista norirlandés, de veinticinco años, se confesó culpable del intento de asesinato de la activista católica y de su marido, Michael McAliskey.Devlin recibió en aquella ocasión ocho balazos en su cuerpo y pasó cinco semanas en un hospital.
El electricista, protestante, del que se desconoce la filiación política concreta, pero cercano a los grupos paramilitares lealistas, estaba asimismo acusado de otros diecisiete crímenes. Admitió poseer armas, haber causado explosiones e intentado matar en noviembre de 1980 a un guarda de garaje, William John McConnville, en el condado de Down.
Bernadette DevIin y su marido estuvieron a punto de perder la vida en este atentado el 16 de junio de 1981, cuando fueron atacados con armas de fuego en su casa de campo, en el condado de Tyrone.
La ex diputada norirlandesa en el Parlamento de Londres se dice que fue milagrosamente salvada por una patrulla de paracaidistas británicos que se encontraban en las inmediaciones.
En el año 1983 le prohiben la entrada a EEUU, y de nuevo en el año 2003 volvió a ser noticia por lo mismo. La que fuera heroína en Irlanda, convertida en terrrorista para EEUU. The Price of My Soul by Bernadette Devlin
En 1996 su hija Roísín McAliskey, que parece seguir su estela, es encarcelada estando embarazada. Esto llevará a Bernadette a hacer un periplo internacional exigiendo su puesta en libertad por razones humanitarias, llamamiento que desatiende el gobierno inglés. El parto tuvo lugar en un hospital psiquiátrico de Londres y posteriormente fue de nuevo privada de libertad en una “cárcel de hombres”.
Bernadette ha escrito un libro, El precio de mi alma (que publicó Plaza&Janés en una colección de bolsillo) .
En el habla muy poco de ella misma, y mucho de las luchas que representaba, Bernadette tenía clara algunas cosas: primero que los ingleses tenían que irse a su casa lo mismo que los norteamericanos tenían que dejar Vietnam…Segundo, que para obligarlos, había que unir a toda la clase trabajadora fuese de procedencia católica o protestante.
Había un tercer punto: esta lucha,según Bernadette la tenían que liderar formaciones socialistas militantes que acabaran con el peso de la religión y de sus clérigos, tan responsables como los británicos de la opresión del pueblo en general, y de las mujeres en particular.

PLAZA & JANES EDITORES .IMPRESO EN BARCELONA - 1971

Y se hizo una película documental sobre ella y este año saldrá otra:

The Roaring Girl (para este año 2010):
Director:Aisling Walsh
Reparto:Sally Hawkins (Como Bernadette).

Todo el equipo del film destacó el coraje y la entereza de Devlin, siendo Hawkins la que entusiasmada comentó que es "un honor interpretar a una mujer que se convirtió en fuente de inspiración en la lucha por los derechos humanos". Ha sido la segunda ocasión en la que la actriz trabajó con Walsh tras la televisiva "Fingersmith".
Para la productora Sophie Balhetchet, ésta fue la primera vez que se describa el turbulento panorama político de Irlanda desde los ojos de una mujer.


Bernadette(Documental):

Director
:Duncan Campbell

Es un documental de 37 minutos,realizado en el 2008.

Podríamos decir que
Bernadette ofrece un retrato documental partiendo de imágenes de archivo de la activista irlandesa Bernadette Devlin (la primera mujer en entrar a la cámara de los comunes, con tan sólo 21 años). Bernadette, es un repaso biográfico abortado, organizado en dos bloques. Las imágenes comienzan de forma abrupta, sin antecedentes y del mismo modo se interrumpen, sin conclusiones. No sabemos de dónde llegó la joven Bernadette Devlin ni qué fue de ella. En la segunda parte, un texto en primera persona nos ofrece unas cuantas claves de la que se supone es la biografía de la activista. Pero el retrato permanecerá necesariamente incompleto, lo que aprendamos de Bernadette lo aprenderemos a través de sus expresiones, de su modo de hablar de sus miradas y gestos.


Algunas de sus frases:

“No hay nada mas peligroso que un pueblo oprimido que adquiere las primeras armas de educación y organización”.
"Mi credo político: una Irlanda unida y socialista".

Una entrevista en la que se escucha la voz de Bernadette y Anna Forrest:
Radio Clip Listen... Escucha ...

Referencias usadas:
http://abelgalois.wordpress.com
http://www.biografiasyvidas.com/biografia/d/devlin.htm
http://www.marxismo.org/?q=node/2230
http://www.elpais.com/articulo/internacional/DEVLIN/_BERNARDETTE/REINO_UNIDO/IRLANDA_DEL_NORTE/Juicio/atentado/Bernadette/Devlin/elpepiint/19820121elpepiint_4/Tes/
http://www.miradas.net/2009/11/actualidad/47ficxixon-epilogo.html

-------------------------------------------------------------------------------------------------

3.Daithi Ó Conaill

Nacido en Cork, en 1938 se unió al movimiento republicano a los 17 años de edad. El 1 de enero de 1957 fue el segundo en el mando de la Columna de Patrick Pearse, que llevó a cabo el ataque al Cuartel Brookeborough en el que murieron Sean South y Fergal O'Hanlon.
Fue detenido por las fuerzas del Estado Libre y encarcelado en la prisión de Mountjoy y posteriormente internado en el campo de Curragh.
En septiembre de 1958 se fugó junto con Ruairí Ó Brádaigh.
Durante un enfrentamiento con las fuerzas de la Corona británica recibió un disparo y resultó gravemente herido y luego capturado,en la recuperación, recibió una condena de ocho años y permaneció en la cárcel de Belfast, hasta que fue liberado incondicionalmente, en septiembre de 1963.
Cuando el pueblo nacionalista en los seis condados estaban bajo ataque en 1969 fue uno de los que organizaron el movimiento republicano hasta que estaba en condiciones de combatir el poder del ejército británico.
En 1970 viajó a Nueva York y fue fundamental en el establecimiento de la ayuda al norte de irlanda.
Fue el arquitecto de la política de ÉIRE NUA y trabajó estrechamente con el P. James McDyer en Glencolumcille, Condado de Donegal, mientras que enseñaba allí.
Fue uno de los líderes republicanos que se reunieron con representantes del gobierno británico en Londres en 1972 para intentar poner fin a la ocupación británica.
Jugó un papel destacado en las negociaciones de tregua en la que el liderazgo republicano obligó a los británicos en dos ocasiones entre 1972 y 1975.
Mientras que en su carrera fue destacado en la organización de las conversaciones de Feakle con pastores protestantes.
Fue encarcelado de nuevo en 1975 y durante su período de prisión llevó a cabo una huelga de hambre de 47 días.
Después de su liberación fue activo en el Comité nacional H-Block/Armagh.
Su conciencia política extraordinaria para determinar el camino a seguir fue visto por su propuesta de que Bobby Sands concursara en las elecciones a Westminster por Fermanagh / South Tyrone en 1981 durante la huelga de hambre.
En 1986 se opuso a la medida por algunos en el Sinn Féin para ocupar sus escaños en Leinster House y aceptar el Estado Libre,él y otros republicanos se reorganizaron en torno al Sinn Féin republicano.
Profundamente preocupado por la continua pérdida de la vida en su país y el sufrimiento de las personas en la cárcel escribió su documento final hacia una Irlanda mediante fines pacíficos, poco antes de su muerte.

Discurso del nuevo presidente del RSF,Des Dalton, sobre Dáithí Ó Conaill en la conmemoración anual en el cementerio de Glasnevin , en Dublin el 1 de enero del 2010:

Las fuerzas de la historia que funcionan por sí solas tienden a ensalzar a la gente capaz de aprovechar el momento. Estas personas no se limitan en la historia a ser testigos de que se desarrolla,más bien están decididos a tomar su lugar en el escenario de la historia y desempeñan su papel al máximo.
Daithi Ó Conaill era ese tipo de hombre,Ó Conaill en 1969/70 fue un miembro clave de un liderazgo,con su gran amigo y compañero Ruairí Ó Brádaigh se aseguró de que el movimiento republicano estaba dispuesto a tomar la marea de la revolución en plena crecida.
Por sus acciones garantizó que el movimiento histórico republicano no fuera desviado de la senda del republicanismo irlandés revolucionario,porque a pesar de su juventud, sabía por su profundo conocimiento de la historia de Irlanda que cualquier desviación de este camino sólo ha provocado la división y la absorción final en el aparato del gobierno británico en Irlanda.
Daithi Ó Conaill provenía de una familia fuertemente republicana de Cork,su tío Michael O´Sullivan junto con cinco de sus compañeros fue muerto con bayoneta por las fuerzas británicas de la Corona en marzo de 1921.
La primera participación activa de Daithi en el movimiento republicano se produjo durante las elecciones locales en los 26 condados en 1955, cuando a la edad de 17 años ingresó en el Sinn Féin.
A finales del año siguiente estaba en servicio activo como voluntario en el Ejército Republicano Irlandés y actuaba en el Cuartel General del Condado de Fermanagh.
El 1 de enero de 1957, fue el segundo en mando de la columna Pearse durante el ataque a los cuarteles Brookeborough del RUC ,que resultó con la muerte de dos de sus compañeros Fearghal Ó hAnluáin, del condado de Monaghan y Seán Sabhat del condado de Limerick.
Otras cuatro personas resultaron heridas, incluyendo el comandante de la columna,entonces este joven de 18 años, tomó el mando y condujo una retirada exitosa al otro lado de la frontera logrando evadirse de 400 miembros del RUC, B-Specials, dos helicópteros y el ejército británico. Pero, como el historiador Bowyer Bell señaló,no antes de que las armas habían sido objeto de ocultación de manera segura.
Desde allí, se encontró en Mountjoy y el campamento de concentración de Curragh de donde se fugó con su amigo y compañero Ruairí Ó Brádaigh en septiembre de 1958.
Él regresó al servicio activo y durante un período ocupó el cargo de Director de Operaciones.
Fue gravemente herido en una emboscada del RUC y los B-Specials en Arboe, condado de Tyrone, a orillas del lago Neagh en noviembre de 1959.
Logró escapar, pero tuvo que pedir ayuda debido a la pérdida de sangre y su estado debilitado. Capturado, fue condenado a ocho años en la cárcel de Belfast,en Crumlin Road.
Tras su liberación en 1963 volvió al servicio activo,En 1969-70 volvió a poner su talento a disposición del movimiento republicano.
Ruairí Ó Brádaigh dijo de él que poseía una de las mentes más capaces en el Movimiento Republicano y más teniendo tan solo 20 años.
La amplitud de su capacidad y el intelecto se pone de manifiesto por su servicio a la República de Irlanda, tanto militar como políticamente.
Un monumento a su contribución a la lucha por la libertad es ÉIRE NUA.
Tuvo un papel central en la elaboración de este documento histórico y siguió siendo un incansable defensor de Éire Nua hasta su muerte en 1991.
Nunca Daithi Ó Conaill fué ambiguo en lo que fue la causa de la guerra en Irlanda o en lo que estaba obligado a entregar por una paz justa y duradera para todo el pueblo irlandés.
Hablando en Belfast en Semana Santa en 1973, dijo:
"Hoy, la cuestión central en la guerra es uno de los conflictos entre el derecho a la libertad de Irlanda y la determinación de Inglaterra para mantenernos sometidos. Todas las demás cuestiones están subordinados a este punto básico. No puede haber ningún compromiso sobre la cuestión fundamental de quién debe gobernar Irlanda: el Parlamento británico o el pueblo irlandés. Hemos tenido 800 años de la ineptitud gobernante británica en Irlanda, que nunca han conocido un gobierno los irlandeses, de los irlandeses, para los irlandeses. Hasta que lo hagamos, no gozarán de la paz y la estabilidad en nuestra tierra. "

Referencias usadas:
http://www.rsf.ie/daithi.htm
http://www.irlandinformation.se/
Acotaciones personales.
-------------------------------------------------------------------------------------------------

4.Thomas James (Tom) Clarke (Irlandés: Tomás Ó Cléirigh; 11 marzo 1857 - 3 mayo 1916).

Fue un líder revolucionario irlandés y posiblemente la persona más responsable del alzamiento de Pascua de 1916.
Nació en la Isla de Wight, y su padre, James Clarke, era un sargento en el ejército británico, su familia pronto se trasladó a Dungannon, Condado de Tyrone, en Irlanda.
A la edad de 18 años se unió a la Hermandad Republicana Irlandesa (IRB) y en 1883 fue enviado a Londres para volar el Puente de Londres como parte de la campaña de explosivos alentada por Jeremiah O'Donovan Rossa, uno de los líderes exiliados de la IRB en los Estados Unidos.
Clarke fue arrestado pronto, bajo el alias de "Henry Wilson", junto con otras tres personas, fue juzgado y condenado a trabajos forzados a perpetuidad el 28 de mayo 1883 en el London's Old Bailey.
Posteriormente, pasó 15 años en Pentonville y otras cárceles británicas. En 1896, fue uno de los cinco presos Fenianos en las cárceles británicas y una serie de reuniones públicas en Irlanda pidieron su liberación. En una de esas reuniones, John Redmond, líder de la Parnellite Irish National League,, dijo de él:
"Wilson es un hombre para el que no hay suficientes palabras de elogio , he aprendido en mis numerosas visitas a Portland durante cinco años a amar honrar y respetar a Henry Wilson. He visto día tras día cómo su espíritu valiente lo mantenía con vida ... Yo he visto año tras año el desvanecimiento de su fuerza física ". Henry Wilson, como el historiador Dermot Meleady señala, era el alias de Tom Clarke.
Tras su liberación en 1898 se trasladó a Brooklyn en los Estados Unidos donde se casó con Kathleen Daly, 21 años menor que él, cuyo tío, John Daly, había conocido en la cárcel.
Clarke trabajó para el Clan na Gael bajo Juan Devoy.
En 1906 la pareja se mudó a una granja de 30 acres en Manorville, Nueva York y compró otras 30 hectáreas en 1907 poco antes de regresar a Irlanda aquél mismo año .
En Irlanda abrió una tienda de tabaco en Dublín y se sumergió en la IRB, que estaba experimentando un rejuvenecimiento importante bajo la guía de los hombres más jóvenes, como Bulmer Hobson y Denis McCullough.
Clarke tuvo una amistad muy cercana con Hobson, quien junto con Sean MacDermott, le convirtieron en su protegido.
Cuando los Voluntarios Irlandeses se formaron en 1913, Clarke tuvo un gran interés, pero no tomó parte en la organización, sabiendo que como un "criminal y nacionalista irlandes" daría descrédito a los voluntarios. Sin embargo, con MacDermott, Hobson y otros miembros de la IRB como Eamonn Ceannt tuvo un papel importante en los voluntarios, estaba claro que la IRB tenía importantemente, si no totalmente, el control, (sobre todo después de la captación de Patrick Pearse, que ya era uno de los principales miembros de los Voluntarios, en la IRB a finales de 1913).
Esto resultó en gran parte ser el caso, hasta que John Redmond, líder del Partido Parlamentario Irlandés, pidió un control equitativo de los voluntarios. Aunque la mayor parte de la línea dura se opusieron a esto, el decreto de Redmond fue aceptado, en parte por el apoyo dado por Hobson. Clarke nunca le perdonó lo que consideró un acto de traición.
Tras el enfado con Hobson, MacDermott y Clarke llegaron a ser casi inseparables. Los dos, como secretario y tesorero de facto, de la IRB, a pesar de que todavía estaba bajo la cabeza nominal de otros hombres, James Deakin, y más tarde McCullough.
En 1915 Clarke y MacDermott establecieron el Comité Militar de la IRB para planificar lo que más tarde se convirtió en el Alzamiento de Pascua.
Los miembros fueron Pearse, Ceannt y Joseph Plunkett, y poco después Clarke y MacDermott. Cuando el viejo Feniano, Jeremías O'Donovan Rossa, murió en 1915, Clarke utilizó su funeral (y la oración junto a la tumba de Pearse) para movilizar a los voluntarios y aumentar la expectativa de una acción inminente.
Cuando llegaron a un acuerdo con James Connolly y el Irish Citizen Army en enero de 1916, Connolly se incluyó también en el comité, con Thomas MacDonagh añadido en el último minuto en abril. Estos siete hombres fueron los firmantes de la Proclamación de la República, con Clarke como el primer firmante. Se ha dicho que Clarke en efecto, habría sido declarado presidente y comandante en jefe, pero él se negó a cualquier rango militar y honores, los cuales fueron entregados a Pearse, que era más conocido y respetado a nivel nacional.
En el alzamiento Clarke estuvo destinado en el cuartel general de la Oficina General de Correos de Dublín durante los acontecimientos de la Semana Santa, donde las fuerzas rebeldes estaban compuestas en gran parte del Irish Citizen Army bajo el mando de Connolly.
A pesar de que se mantuvo sin rango militar formal, Clarke fue reconocido por la guarnición como uno de los comandantes, y estuvo activo durante toda la semana en la dirección de la lucha, y compartiendo la suerte de sus compañeros.
Tras la entrega del 29 de abril, Clarke fue recluido en la cárcel de Kilmainham hasta su ejecución por un pelotón de fusilamiento el 03 de mayo a la edad de 59 años. Fue la segunda persona en ser ejecutada, a continuación de Patrick Pearse.
Su viuda Kathleen fue elegida Dála(miembro de la asamblea en la cámara baja) en la Primera y Segunda Dáil Éireann (Asamblea nacional,la camara baja del Parlamento), en particular fué destacada oradora en contra del Tratado Anglo-Irlandés.

Referencias usadas:
http://en.wikipedia.org/wiki/Tom_Clarke_%28Irish_republican%29
www.tomclarkecumann.webs.com
-------------------------------------------------------------------------------------------------

5.Terence Joseph MacSwiney (pronúnciese məkˈswi:ni), en irlandés, Tordhealbhach Mac Suibhne (20 de marzo de 1879-25 de octubre de 1920) nació en la ciudad de Cork, en los 26 Condados.
Elegido Alcalde de Cork por el Sinn Féin en 1920, en plena Guerra de independencia irlandesa fue arrestado por las fuerzas británicas acusado de sedición y encarcelado en la prisión de Brixton, en Inglaterra. Su muerte en octubre, tras 74 días de huelga situó el conflicto irlandés en primera plana de la actualidad internacional de la época.
MacSwiney era miembro de una familia de ocho hermanos. Su padre, John MacSwiney, natural de Cork había luchado contra Garibaldi en 1868 como guardia papal. A su regresó, trabajó como profesor en Londres y fundó una fábrica de tabaco en Cork, que finalmente fracasaría. Tras el cierre de la fábrica, emigró a Australia en 1885, dejando a sus hijos al cuidado de su esposa y de su hija mayor.
La madre de Terence, Mary Wilkinson era una católica inglesa de arraigadas ideas nacionalistas. Terence MacSwiney asistió a la escuela que los Hermanos Cristianos tenían en North Monastery en Cork, pero abandonó sus estudios a los quince años para ayudar a su familia. Consiguió trabajo de contable, pero después decidió proseguir su educación, combinando trabajo y estudio y se graduó en Ciencia Mental y Moral en la Royal University de Cork en 1907 .

En 1901 participó en la creación de la Celtic Literary Society (Sociedad Literaria Céltica) y en 1908 fundó la Sociedad Dramática de Cork junto a Daniel Corkery, para la que escribió varias obras de teatro.
Los escritos publicados por MacSwiney en el Irish Freedom llamaron la atención de la Hermandad Republicana Irlandesa. Fue uno de los fundadores de la Brigada de Cork de los Voluntarios Irlandeses en 1913 y se convirtió en el presidente del SF en Cork. Fundó un periódico en 1914, pero dejo de publicarse después de sólo once publicaciones. En abril de 1916, estaba previsto que MacSwiney fuera el segundo al mando en el Levantamiento de Pascua en Cork y kerry, pero retuvo a sus fuerzas siguiendo órdenes de Eoin MacNeill. Tras el alzamiento fue internado en los Campos de Concentración de Reading y Wakefield Gaols hasta diciembre del 1916. En febrero del 17 fue deportado e internado en Shrewsbury y Bromyard hasta ser definitivamente liberado en junio. Fue durante su exilio en Bromyard cuando se casó con Muriel Murphy, que pertenecía a la familia propietaria de las famosas destilerías de Cork. En noviembre de ese mismo año, fue arrestado en Cork por vestir el uniforme del Ejército Republicano Irlandés e, inspirado por el ejemplo de Thomas Ashte inició una huelga de hambre que duraría tres días antes de ser liberado.
En las elecciones generales de 1918, MacSwiney fue elegido sin oposición como representante por el Sinn Féin en el Dáil Éireann, sucediendo en el cargo a Sheehan, miembro del Partido Parlamentario Irlandés. Tras el asesinato de su amigo Tomás Mac Curtain, alcalde del Cork, fue elegido para la alcaldía el 20 de marzo. El 12 de agosto de 1920, MacSwiney fue arrestado en Dublín por posesión de artículos y documentos de carácter sedicioso, así como de una clave de cifrado. Fue juzgado sumarialmente por una Corte marcial el 16 de agosto y condenado a dos años de prisión en la Cárcel de Brixton.
Tras la muerte de Thomas Ashe en huelga de hambre en 1917 y una huelga de hambre masiva de dos semanas en la prisión de Mountjoy en abril de 1920, las autoridades británicas reconocieron a los presos republicanos ese estatus político, pero en agosto se lo retiraron otra vez. Se respondió entonces con otra huelga de hambre masiva, esta vez en la prisión de Cork, a cargo de 60 miembros del IRA, en su mayoría presos sin acusación ni juicio. En esta ocasión Londres endureció su posición y prefirió arriesgarse a que murieran los prisioneros antes que realizar concesiones.
Inmediatamente despues de su ingreso en prisión, MacSwiney inició la huelga de hambre en protesta por su internamiento y por el hecho de haber sido juzgado por un tribunal militar. El 26 de agosto, el gabinete declaró que "la liberación del Alcalde tendría efectos desastrosos en Irlanda y provocaría probablemente una rebelión del ejército y la policía del Sur de Irlanda". La huelga de hambre de MacSwiney atrajo la atención mundial. Estados Unidos amenazó con boicotear los productos británicos, mientras que varios países sudamericanos solicitaron la mediación del Papa. Hubo protestas igualmente por parte de Francia y Alemania.
En este contexto, Juan Antonio de Blas, en su novela “Día de Ira, describe la atención que la prensa de española dedicó al caso MacSwiney. Día a día se informaba de su salud, unos con mayor cautela o neutralidad (como La Vanguardia o El Sol) y otros tomando partido claramente contra “la abominable represión británica” (como el ABC o La Veu de Catalunya).
En los últimos días de huelga se intentó forzar a comer a MacSwiney, pero sin éxito.El 20 de octubre de 1920 entró en coma, falleciendo cinco días después, tras 74 en huelga de hambre.
Otros dos presos republicanos acompañaron a MacSwiney en su último viaje. Una semana antes, el lunes 17, tras 67 días en huelga de hambre, había muerto Michael Fitzgerald y, unas horas después, el día 25, iba a morir Joseph Murphy tras 76 días de huelga de hambre.
La capilla ardiente se instaló en la Catedral Southwark de Londres, ante la que desfilaron 30.000 personas. Ante el temor a grandes demostraciones en Dublín, la autoridades enviaron el ataud directamente a Cork, donde tuvo lugar un multitudinario funeral el 31 de octubre. Terence MacSwiney está enterrado en el Cementerio de Saint Finbarr de Cork. El político Arthur Griffith asistió a su entierro y pronunció unas palabras durante la ceremonia.
Una colección de sus obras, titulada Principles of Freedom y basada en sus contribuciones al Irish Freedom, fue publicada de manera póstuma en 1921. Entre sus lectores y admiradores se encuentran políticos como Jawaharlal Nehru o Bhagat Singh, independentista indio que también realizó varias huelgas de hambre como protesta ante el trato dispensado por las autoridades británicas en la India.
Su hermana Mary ocupó el asiento dejado por Terence en el Dáil, e intervino en enero de 1922 para oponerse al Tratado Anglo-irlandés. Su hermano Seán fue elegido diputado en las elecciones de 1921, adhiriéndose igualmente a la facción Anti-Tratado.
Alguna de sus citas más famosas:
  • "No son aquellos que más daño pueden causar, sino aquellos que más daño pueden sufrir, los que prevalecerán."
  • "Estoy seguro de que mi muerte causará más daño al Imperio Británico que mi liberación." (Durante su huelga de hambre)
  • "Quiero que deis testimonio de que muero como un Soldado de la República Irlandesa." Sus últimas palabras a un sacerdote que le visitaba.
Los papeles privados de Terence MacSwiney se guardan en los archivos de la Universidad de Dublin(IE UCDA P48b, P48c). Igualmente, en la Biblioteca Nacional de Irlanda podemos encontrar manuscritos y copias de sus escritos publicados (MSS 35029–35035).
Referencias usadas:

http://innisfree1916.wordpress.com/2007/05/11/terence-macswiney-y-la-huelga-de-hambre-de-1920/
http://es.wikipedia.org/wiki/Terence_MacSwiney.
-------------------------------------------------------------------------------------------------

6.Charles Stewart Parnell.Rescato parte de un gran artículo publicado en Kaos en la red que habla sobre Charles Stewart Parnell,y que creo que es sumamente interesante para todos los lectores de este blog:


Parnell ,es la historia de un muchacho que creció en un ámbito familiar protestante pero claramente hostil al colonialismo británico, desde su nacimiento en Avondale (condado de Kuklow) en 1846. Su padre pertenecía a una acomodada familia inglesa establecida en Irlanda desde la época de Carlos II, el monarca despótico que acabó con la cabeza cortada por una revolución que no se quiso detener a medio camino. Carlos II había aceptado el Acta de Uniformidad, que determinaba la incapacidad civil de los protestantes inconformistas, motivando que muchos emigraran, y un gran número de ellos cruzaron el Atlántico, con lo que se alentó la expansión colonialista. La de madre, Charles descendía del célebre marino norteamericano Carlos Stewart, y el matrimonio no quiso alejarse demasiado de Inglaterra y se instalaron como terratenientes en Irlanda. Este es otro detalle importante, Parnell provenía de una clase privilegiada.
Charles fue alumno de Cambridge y al terminar sus estudios se dedicó a la administración de las propiedades y pertenencias familiares. Desde muy joven tuvo contactos con la política, y admiraba a Isaac Butt por su defensa de los nacionalistas irlandeses. Por aquellos años en Inglaterra los liberales, representados por Gladstone, se preocupaban ante todo de la libertad económica y se mantenían ideológicamente fieles a las libertades individuales frente a los conservadores imperialistas, acaudillados por Disraeli, que sólo aspiraba a engrandecer y a enriquecer al país, sometiendo la mayor parte posible del mundo a los dominios de su Majestad británica. La verdad es que lo consiguió, pero Irlanda siempre se resistió.
No obstante, en aquel entonces, existía un tercer sector de opinión en el Reino Unido, y sucedió que la irreconciliable Irlanda se había convertido en un verdadero problema, por lo que surgió un ala neocolonialista inspirada por Gladstone. El partido de éste, los liberales, habían llegado a mostrarse dispuestos a satisfacer sus aspiraciones nacionales. Esto creó una brecha en el parlamento –visible por ejemplo en los debates descritos en la película Jartum, sobre Gordon y el Mahdi de Sudán-, y de un lado se situó la derecha imperialista que quería mantener a los irlandeses a raya, y del otro los liberales, resueltamente pacifistas, con una línea muy similar a la que inspiraría a los laboristas después de la II Guerra Mundial. Dicho de otro modo: para los liberales se preocupaban de los intereses ingleses, y para ello estaban dispuesto a reconocer la independencia de otras naciones.
Cuando Isaac Butt fue elegido diputado en 1871 por los liberales, Parneli se pasó a la política activa ofreciendo su colaboración en la lucha que se llevaba a término a favor de los fenianos, que eran los componentes de una organización revolucionaria nacionalista irlandesa fundada a mediados del siglo XIX para conseguir la independencia de Irlanda. Se trataba de un grupo dispuesto a recurrir al levantamiento armado, si las circunstancias lo requerían, y que tuvo en el periódico Irish People su portavoz y principal aliado. Al no llegar el apoyo por parte de los estadounidenses simpatizantes, la organización de los fenianos fracasó en varios intentos de insurrección y, posteriormente, se disolvió; de sus filas salieron muchos de los autonomistas a quienes Isaac Butt dirigió en los Comunes para iniciar la defensa del Home Rule, la ley que debía garantizar la autonomía de Irlanda,
En 1874 Parnell se presentó para diputado por primera vez, pero no llegó a ser elegido, su ánimo no decayó y al año siguiente lo intentó de nuevo y salió elegido por el condado de Meath. En el año 1875 triunfaron los imperialistas llevando a Disraeli al poder y la reina Victoria fue proclamada emperatriz de la India. Los “tories”, con tal de llevar mejor su actuación política exterior, aceptaron ciertas reformas sociales, como por ejemplo la reducción del trabajo para mujeres y niños a 56,5 horas semanales. Charles Stewart Parnell, en el Parlamento, se reveló inmediatamente como un extraordinario orador, además de sutil y apasionante polemista, adquiriendo un prestigio político que le valió ser nombrado jefe del partido irlandés en lugar de Butt. Imprime a sus acciones una táctica de combate cuya principal arma fue la obstrucción sistemática; tanto es así, que se recuerda como anécdota el haber hecho durar veintiséis horas una sesión. Su conducta mereció duras críticas de su propio partido, provocando la separación de algunos de sus afiliados adictos a Isaac Butt, quien calificó a Parnell de revolucionario temerario. La verdad era que Parnell estaba dispuesto a conseguir la independencia, y no dudada en emplear medios enérgicos para ello.
Cada vez más popular en Irlanda, Parnell se alió con una fracción de los fenianos, que se agruparon en la asociación denominada Cianna GalI, cuyo centro se hallaba en América y su objetivo era agruparlas organizaciones revolucionarias y parlamentarias, separadas por la desconfianza mutua; se pudo obtener la adhesión de uno de los grupos más importantes: el Irish Republican Brotherhood o Hermandad Republicana Irlandesa, que era el embrión de una fuerza nacionalista agresiva y con un futuro extremadamente revolucionario. Cuando en 1879 la escasez de las cosechas hizo temer la carestía y el hambre en Irlanda, Parnell se puso al frente de la Landlearque, que pretendía alcanzar una reforma radical de las relaciones de la propiedad de la tierra agraria, se hizo portavoz de las huelgas campesinas y abogó por una fórmula de socialismo municipal apoyándose en las tradiciones comunitarias irlandesas. No hay que decir que la película no hace ninguna referencia a estos episodios.
A principios del año siguiente partió para América, en donde hizo propaganda entre los irlandeses, los cuales le facilitaron toda clase de medios en apoyo de la causa que defendía. Fue recibido solemnemente en el Congreso de Washington, y en la prensa fue calificado como el rey sin corona de la isla verde. Mientras la opinión inglesa, llevada en principio del entusiasmo imperialista, reaccionó ante los sacrificios que éste exigía, Gladstone seguía señalando los atentados contra la libertad que se cometían, provocando una reacción en favor del liberalismo; el grupo más extremista del partido liberal, que presidía Chamber1am, reclamaba más reformas sociales y abogaba por un socialismo municipal, atrayendo así a los obreros, desengañados de los conservadores. Estas reacciones llevaron otra a los liberales y Gladstone se encargó de nuevo de los destinos de Inglaterra (1880-86).
De regreso en su país, Parneil dirigió activamente la campaña electoral en aquellas elecciones, eligiendo personalmente a casi todos los candidatos y obteniendo sesenta y ocho diputados incondicionales. Cerradas las sesiones parlamentarias y después de rechazar el bili firmado por el Gobierno inglés para la protección de los arrendatarios irlandeses, desplegó una lucha incansable contra todo aquello que pudiera significar un freno en los avances hacia la autonomía. Se le acusó de traicionar al país, pero el Gobierno no pudo obtener del Jurado una sentencia condenatoria; pero al año siguiente fue detenido y encarcelado en la prisión de Kilmainham, nombre de un barrio de Dublín. En esta cárcel Parnell firmó (1882), con los representantes del Gobierno británico, el acuerdo conocido como el “tratado de Kilmainham”, por el cual fue puesto en libertad, a condición de que usara de su influencia para detener el terrorismo; aceptando además el Land act de Gladstone, que establecía tribunales especiales para fijar la tasa de arrendamientos.
Las tradicionales denuncias inculpando a Parnell de fomentar el terrorismo (un viejo método, se trata de sacar la resistencia de la línea democrática para llevarla a un terreno de violencia sin salida), no pudieron ser probadas. Parnell resistió, y no sólo obstaculizó sistemáticamente todo propósito legislativo, también logró del Gobierno inglés objetivos esenciales como la regulación del régimen agrario en Irlanda, evitando los despidos de los arrendatarios (fixity of tenure), la prohibición de la venta por éstos de sus derechos sobre el predio (free sale) y la arbitrariedad en el precio de los arriendos (fair rent); lo que vino a denominarse la “Ley de las Tres F”. En el interior, cediendo a las movilizaciones que se estaban dando, Gladstone dejó que Chamberlajn introdujese nuevas reformas sociales, instituyendo la responsabilidad patronal en los accidentes del trabajo, imponiendo medidas de higiene en las industrias y limitando la jornada laboral para los jóvenes. Al mismo tiempo, el ala radical del partido, por el camino ya del socialismo municipal, hizo dictar leyes que autorizaban a los ayuntamientos a recuperar las redes eléctricas, los lavaderos y las compañías de seguros locales.
En estas mismas fechas fue asesinado lord Cavendish, hermano de Spencer Compton, octavo duque de Devonshjre Desde 1865 representó en la Cámara de los Comunes un distrito del condado de York, y figuró en el partido liberal, siguiendo la tradición familiar. Al ser nombrado secretario de Estado para Irlanda, fue asesinado a puñaladas con Mr. Burke, funcionario subalterno muy impopular, en el Phoenix Park de Dublín, el mismo día de haber tomado Posesión de su cargo. Lord Federico Cavendish de la casa ducal de Devonshire tenía el aprecio de la mayoría de los irlandeses y el reconocimiento de Parnell éste des- aprobó públicamente aquel crimen, y ante las Solapadas insinuaciones de haber estado involucrado en los sucesos, presentó su dimisión. Con las declaraciones de algunos testigos fueron ahorcados cinco afiliados a la sociedad secreta “Irlandeses invencibles” convictos de su participación en el asesinato. Tres de sus cómplices fueron condenados a trabajos forzados a perpetuidad y nueve más a una condena temporal. Ante las nuevas medidas de represión y el ruego de sus colegas a continuar, siguió en su puesto y adoptó otra vez una actitud hostil hacia el Gobierno; sus partidarios, que no quisieron
que les abandonara, en reconocimiento de los servicios prestados a la causa nacional, le asignaron 40.000 libras esterlinas.
Víctima de sus contradicciones, el liberalismo (que trataba de integrar a la ascendente corriente laborista) hizo aprobar en 1884 una reforma electoral que inició en Inglaterra era del sufragio universal Los representantes de los antiguos sistemas restrictivos en los que se basaba el régimen representativo, fueron sustituidos por diputados elegidos a razón de uno por cada 50.000 habitantes, confiriéndose el voto a todos los ciudadanos, excepto a los que vivieran bajo la dependencia de otro, las mujeres, los criados, los mendigos y los hijos mayores. La agitación callejera estaba al orden del día en las islas Británicas (y también en los Estados Unidos), y se estaba forjan un amplio movimiento por reformas políticas y laborales. La crisis económica de este mismo año añadió más leña al fuego, y el movimiento obrero se fue haciendo más potente. No obstante, en las elecciones del año siguiente el partido liberal mejoró su posición obteniendo 333 puestos, frente a los conservadores. Pero los verdaderos vencedores fueron los irlandeses, que ganaron 26 puestos, reuniendo un total de 86, todos partidarios de Parnell.
A principios de 1887 el “Times” publicó una serie de artículos con el título de “Parnell Hism and Crime”, en uno de los cuales reproducía un facsímil de una carta de Parnell, certificada auténtica por un perito, y por medio de los cuales aquel periódico pretendía probar la complicidad del jefe irlandés en los asesinatos y atentados ocurridos en Irlanda. Todo parecía estar en contra del radical luchador Charles Stewart Parnell: con el éxito de sus seguidores Gladstone inició las propuestas para que se aprobara la Home-Rule, sin Conseguir Otra cosa que la escisión de su partido. Chamberlain rompió con el jefe de los liberales ‘y arrastró a los radicales, formándose una coalición que bajo el nombre de “Unionismo” agrupó a conservadores y radicales. El propio Spencer Compton Cavendish —hermano del secretario de Estado para Irlanda, el lord asesinado—, gran colaborador de Gladstone, que bajo su presidencia desempeñó las secretarías (carteras) de la India y de la Guerra, contrario totalmente a la Home-Rule, se separó de su amigo y pasó a ser el jefe de los liberales “Unionistas”. Obtuvieron una aplastante mayoría y gobernaron entonces los conservadores con los liberales disidentes, cuyo poder se ejerció bajo la jefatura de lord Salisbury no queriendo hacer la menor concesión a Parnell. El papa León XIII en nombre de la Iglesia desaprobó su política de agitación, por lo que el ministerio conservador se Sintió beneficiado por aquel juicio contra Parnell, lo cual e sirvió para poder dejar de lado una cuestión tan litigiosa como era la autonomía de Irlanda.
Escindidos los propios autonomistas, siguieron apasionadamente los largos debates para esclarecer la veracidad de los escritos aparecidos en el “Times”, hasta que un individuo llamado Pigott se confesó autor de la falsificación. El publicista Ricardo Pigott había dirigido el periódico nacionalista “The Irishman” y fundó las revistas “The Shamrock” y “The Flay of Ireland”, en las que defendió furiosamente el movimiento feniano, incluso por ello estuvo un año en la cárcel. Más tarde vendió sus periódicos y, tal vez resentido por la poca atención recibida por parte de los nacionalistas, traicionó a sus antiguos correligionarios, emprendiendo contra ellos una campaña de difamación en sus “Reminiscenses of an Irish National Journalist”.
Pocos años más tarde, sirviéndose del anonimato, fue el autor de los artículos calumniando a Parnell. Esclarecida la verdad, el político irlandés obtuvo un gran triunfo y llegó a ser uno de los hombres más populares no sólo en Irlanda, sino también en Inglaterra. Pigott fue sometido a un proceso, del cual se desprendió que toda su información había sido inventada por oscuros y desconocidos motivos: despreciado por todo el mundo, huyó a España. En donde solo y desquiciado se suicidó.
Los éxitos y la popularidad no favorecieron a Parnell, Sus enemigos le odiaban más que nunca. Inglaterra se encontraba en plena época victoriana; la sobrina de Guillermo IV tuvo una voluntad tenaz, fue enemiga de la frivolidad y El 17 de noviembre de 1890 Parnell fue acusado de adulterio con la esposa de su amigo el capitán O’Shea, y se incoó un proceso en su contra. A pesar del escándalo, los miembros del partido que luchaba para la aprobación del Home-Rule le demostraron su confianza y le eligieron de nuevo, pero entre sus compañeros de militancia liberales se formé una atmósfera contraria de la que se aprovechó Gladstone —antiguo estudiante de Oxford, ferviente anglicano de la rama High Church—. El gran estadista manifestó públicamente que no podía continuar manteniendo relaciones políticas con Parnell.
El político irlandés se negó a abandonar su puesto, pero tras largas y enconadas discusiones le fue retirada la jefatura y le quedaron muy pocos diputados adictos. Al poco tiempo de este segundo proceso jurídico, cuyo único y principal objetivo era desacreditarle, falleció, y aunque era protestante, fue enterrado en el cementerio católico de Glasnevin, en las proximidades de Dublín. Estos últimos episodios de la vida de Parnell fueron los tratados por los guionistas de la película dedicada a un hombre que evolucionó hacia posiciones democráticas con toques socialistas, al que se le reconoce que practicó la sencillez y la austeridad en su vida familiar, por todo ello fue respetada y querida por la sociedad inglesa que, en su afán por imitarla, se volvió puritana e intransigente en todo lo referente a la moral externa. El jefe de los nacionalistas irlandeses estaba unido sentimentalmente con una noble dama casada, se habían conocido a través del esposo de ella, un mediocre seguidor de la política de Parnell que se aprovechaba de sus triunfos y amistad, aguardando la ocasión de poder lograr algún ostentoso cargo dentro de la organización. El matrimonio del capitán O’Shea estaba roto íntimamente, cuando la esposa le fue presentada a Parnell. Una serie de circunstancias junto a la condescendencia tácita del marido permitieron el progreso de una amistad que les convertiría en amantes.
En 1937, Stahl que contaba con mucha experiencia a cuestas y había cumplidos ya los cincuenta años (Nueva York en 1886), vio seguramente en la vida del político irlandés Parnell, cuya carrera fue destruida al hacerse público su adulterio, un atractivo tema que encajaba plenamente dentro de su filmografía, pensando que el centro de interés de la realización debía estar en los avatares de la pareja protagonista para lograr legalizar su unión sentimental, sin detenerse en un análisis de la sociedad victoriana de finales del siglo XIX. Para mejor mostrar la honradez política del hombre que defendía la autonomía irlandesa, subrayó la rotunda negación de Parnell a proporcionar un lucrativo cargo al mediocre y oportunista capitán O’Shea, sabiendo que si cedía al taimado chantaje, olvidaría sus amenazas de difamarlo y se avendría a la demanda de divorcio de su esposa. Después del escándalo y finalizado el juicio por adulterio con la esposa de su “confiado” amigo, el nacionalista irlandés fallecía...
-------------------------------------------------------------------------------------------------

7.Theobald Wolfe Tone, un Anglicano de la Iglesia de Irlanda de origen escocés, que nació en Dublín. Perteneciente a una familia burguesa y notoriamente influenciado por las ideas triunfantes de la revoluciones norteamericana y francesa, dará origen a la autentica ideología republicana.

Siendo hijo de un protestante de la Iglesia de Irlanda, estudió leyes en el Trinity College. En 1789, fue admitido en el ejercicio de la abogacía, pero sólo la practicó brevemente. En 1791, fundó la Sociedad de Irlandeses Unidos (Society of United Irishmen), cuyos miembros, principalmente protestantes, se dedicaron a luchar por la libertad política irlandesa.
En 1791, a partir de la fundación de la Sociedad de los Irlandeses Unidos (Society of the United Irishmen), Wolfe Tone, intenta unir a colonos y nativos en un mismo objetivo: romper la dependencia de la corona británica y proclamar la Republica irlandesa independiente. Para lograrlo, el fundador del republicanismo sostiene que el único camino es la rebelión popular armada.

Finales del siglo XVIII y todo el siglo XIX estuvo marcado por la prepotencia de la metrópoli, la legislación inglesa imponía a Irlanda exportar su lana solo a Inglaterra y a su vez los productos irlandeses relativamente manufacturados sufrían gravámenes prohibitivos, es decir Irlanda solo podía vender su materia prima a Inglaterra con un precio fijado por estos e Inglaterra vendía a Irlanda a precios muy altos las manufacturas de los productos originados en Irlanda, el negocio era redondo.

Con esta escalada de prepotencia se levanto el pueblo irlandés en armas. El 22 de agosto de 1798, alrededor de 1.000 soldados franceses bajo el mando del general Humbert, desembarcaron en el noroeste de Irlanda, en Kilcummin, del condado de Mayo. Auxiliada por 5.000 patriotas irlandeses dirigidos por Wolfe Tone (bajo mando del almirante Bompard), la expedición tuvo una serie de éxitos y victorias iniciales hasta su derrota final en la batalla de Ballinamuck. Este levantamiento estuvo viciado ya que el liderazgo, en su mayoría propietarios peleaban más por su bolsillo que por su patria.

Despues de la derrota, un escuadrón británico atacó y destruyó sus barcos en Lough Swilly y le tomó prisionero. Wolfe Tone fue apresado, llevado a Dublín, juzgado, sentenciado y condenado a muerte, pero se suicidó el 19 de noviembre de 1798, antes de su ejecución.Tone estuvo 8 días en agonía, tras cortarse el cuello con una navaja.

Tone fue autor de una serie de panfletos y escritos políticos, estos artículos y revistas con su autobiografía, se editaron en 1826 por su hijo.

Una de las frases de Wolfe Tone:

“Nuestra voluntad debe mantenerse a todo riesgo. Si los hombres con propiedades no nos ayudan, caerán; nos liberaremos nosotros mismos con la ayuda de esa amplia y respetable clase de la comunidad: los hombres que carecen de propiedad”. Theodore Wolf Tone

Referencias usadas:
http://www.encyclopedia.com/topic/Theobald_Wolfe_Tone.aspx
http://sinnfeinenargentina.blogspot.com/2009/11/los-primeros-republicanos-durante.html
http://en.wikipedia.org/wiki/Wolfe_Tone
-------------------------------------------------------------------------------------------------

8.Bob Doyle (1916-2009)


Nació en un barrio obrero del norte de Dublin en 1916, precisamente en el año que se produce el conocido alzamiento de Pascua, punto de partida de la revolución irlandesa contra el imperialismo británico. Su infancia por lo tanto está unida a la guerra anglo-irlandesa primero y a la trágica guerra civil irlandesa después. En su juventud ve nacer el nuevo Estado Libre de Irlanda, comienza su militancia política en Fianna y junto con otros grupos de ideología socialista despiertan la lucha por los derechos de las clases populares contra los privilegios de unos pocos. Son los primeros años de la década de los 30 y los jóvenes proletarios protagonizan numerosos enfrentamientos contra los blueshirts (camisas azules) del movimiento paramilitar fascista que dirigía el general tradicionalista irlandés O’Duffy. En uno de esos ataques Bob Doyle sufrió daños permanentes en su ojo izquierdo, razón por la que su imagen quedó asociada para siempre a un característico parche negro que usaba habitualmente.
La vida de Bob Doyle sufre un antes y un después a raiz del golpe de Estado perpetrado por Franco y sus secuaces contra la democracia republicana. La valentía de los voluntarios antifascistas que acudieron a la llamada internacional cobró mayor valor en Irlanda ya que la propaganda anticomunista que hacía la influyente jerarquía de la Iglesia católica a favor de Franco era muy importante. En febrero de 1937 Doyle cumplió los 21 años en el frente, precisamente en la sangrienta batalla del Jarama dónde cayeron muchos compañeros brigadistas irlandeses. También luchó en Belchite y en otras duras batallas del Frente de Aragón hasta que posteriormente fue hecho prisionero por las tropas fascistas en 1938. Fue capturado en una emboscada en Aragón junto a otros brigadistas, entre ellos el histórico dirigente del IRA Frank Ryan. Fueron encerrados en el monasterio de San Pedro de Cardeña (Burgos), uno de tantos lugares que los franquistas convirtieron en campo de concentración. Allí Doyle fue torturado por falangistas e interrogado por los servicios secretos alemanes de la Gestapo nazi, llegaron incluso a simular su ejecución.
Su liberación se produjo gracias a un intercambio de prisioneros, por el que se canjearon brigadistas internacionales presos en campos de concentración franquistas por 110 soldados fascistas italianos en manos del bando republicano en Gandía. A comienzos de 1939 el grupo de prisioneros internacionales fue conducido desde Burgos a la prisión de o­ndarreta en Donostia. En ese traslado estaba Bob Doyle, tras pasar varias semanas encerrados en Donostia fueron liberados en el puente que une Irun con Hendaia.
Tras ser liberado se puso inmediatamente a colaborar con el Partido Comunista para crear una red clandestina de resistencia antifranquista. Durante la II Guerra Mundial se embarcó en un buque inglés para abastecer a las tropas aliadas contra Hitler. Se casó con Lola, una mujer asturiana, y se asentaron en Londres. Bob Doyle continuó con su activismo político. Dedicó toda su vida a luchar por un mundo más justo, coherente hasta el último día. Demostró su compromiso contra el fascismo desde sus primeros años en Dublin primero contra los blueshirts y después contra el ejército franquista, dando paso a su trabajo clandestino contra los nazis durante la Segunda Guerra Mundial... y lejos de abandonar el activismo a medida que pasaron los años enlazó su militancia dandole continuidad en todo tipo de causas solidarias, movimientos de izquierdas y luchas anticapitalistas: en defensa de la clase obrera, iniciativas contra el bloqueo a Cuba, a favor de la revolución bolivariana de Venezuela, movilizaciones contra la guerra de Irak, protestas antiglobalización e incluso a favor de la legalización del cannabis.
Bob Doyle es una figura referencial para el movimiento popular que trabaja por la recuperación de la Memoria Histórica Democrática y Antifascista, él ha sido un asiduo de las celebraciones de homenaje a las Brigadas Internacionales, tanto en el Estado español como en Irlanda. Su trayectoria política lo convierten en un referente y su nombre no se borrará de la historia. Bob Doyle seguirá vivo mientras siga encendida la llama de la solidaridad internacionalista.

Bob Doyle murió el 22 de enero de 2009 a los 92 años, en Londres, el jueves por la noche tras una corta enfermedad, Bob Doyle fue el último superviviente de aquella generación de irlandeses que fueron al estado español a luchar por la República y contra el fascismo.

Discurso de Bob Doyle en en el Jarama el 16 de febrero de 2007, sacado del Foro por la Memoria:
“¿Sacrificaron en vano sus vidas mis camaradas?” La respuesta dependerá de Uds. Tomen la lucha y únanse en la larga batalla por la más noble de las causas: la liberación de la humanidad. Entonces, el sacrificio de mis camaradas no habrá sido en vano; habrá sido una fuente de aliento.LA LUCHA CONTINÚA.

Bob Doyle (16-02-2007)


Hola a todos: Estoy aquí de pie, en el campo de batalla de Jarama, y recuerdo con dolor los camaradas que sacrificaron sus vidas. Pienso especialmente en los compañeros irlandeses: Charlie Donnelly y Kit Conway, personas bondadosas que vinieron a España, como yo, para combatir el fascismo. Sí, vinimos a luchar, pero también compartíamos un ideal, una visión del futuro. Veíamos al fascismo como la expresión más cruel del capitalismo y por ello luchamos por un mundo diferente; un mundo donde todos pudiéramos vivir en paz, en hermandad y en armonía con el medio ambiente.

Al mirar al mundo actual, sin caer en la sentimentalidad, debo hacer la siguiente pregunta: “¿Mis camaradas sacrificaron en vano sus vidas?” Algunos dicen: “Sí, perdimos la guerra en España, pero el fascismo fue finalmente derrotado. Ahora tenemos democracia en España e, incluso, un gobierno socialista”. Bien, todo eso puede ser cierto, pero ¿y el ideal por el que vivieron y murieron mis camaradas? ¿Acaso podemos afirmar que ese ideal ha triunfado en España cuando en las últimas elecciones cerca de la mitad del electorado votó por un partido que está volviendo a sus raíces fascistas?

Todo el mundo ha podido contemplar los asesinatos en masa cometidos en Latinoamérica y Vietnam así como los genocidios o limpieza étnica que se están cometiendo en Sudán y en Palestina. Vemos un imperialismo brutal en Iraq y Afganistán, aumenta la producción y venta de poderosos armamentos, el uso de armas químicas y la militarización del espacio. Vemos ataques descarados a los derechos y libertades civiles y la introducción, cada día más alarmante, de tecnologías para la vigilancia y control de las personas por parte del Estado. La justicia ha sido ha quedado enlodada con el secuestro de sospechosos sin sentencia judicial para ser torturados… y todo ello en nombre de la democracia

Puede que Hitler y Franco estén muertos, pero ¿podemos afirmar que el fascismo ha sido derrotado? En lugar de uniformes ahora llevan trajes. En lugar de siniestros símbolos y saludos, utilizan las compañías de relaciones públicas. En lugar de desenfrenados discursos racistas y chauvinistas, ahora utilizan el lenguaje del Cristianismo y la Democracia. Pero no podemos caer en sus trampas. Los fascistas están vivos y gozan de buena salud; siguen presentes en las instituciones de poder. Por tanto, vuelvo a hacer la pregunta: “¿Mis camaradas sacrificaron sus vidas en vano?”

Hoy estamos a punto de sufrir una terrible catástrofe medioambiental. El capitalismo no tiene medios para resolverla porque es el propio capitalismo quien la ha causado. Hace pocos días, algunos importantes hombres de negocios del mundo emitieron una declaración urgiendo a George Bush a tomarse en serio el calentamiento global. Esos hombres de negocios no son estúpidos y ven el futuro que se nos echa encima. Pero piensan que con algunos simples retoques podrán conservar su poder y riqueza.

En 1905 un obrero irlandés mostró en un libro la naturaleza del capitalismo con una parábola parecida a las de Cristo: “Si un día nos damos cuenta de que es posible envasar el aire, los capitalistas lo harán. El aire se convertirá en una mercancía básica y será comprado y vendido. Entonces aparecerán los aire-millonarios, quienes tendrán grandes almacenes con botellas de aire, más del que podrían necesitar y con el cual podrían respirar en muchas vidas... Al mismo tiempo, existirán personas - hombres, mujeres y niños - muriendo en las calles por falta de aire”.

Esta era el futuro del capitalismo que Robert Tressal preveía en 1905. ¿No se parece al que vemos hoy en día? Personas que mueren por falta de agua potable, de alimentos y medicinas y ven el medio ambiente destruido por el saqueo de sus recursos naturales… mientras otras viven en medio de un lujo extravagante.

La visión de un mundo en donde todos podamos vivir juntos en hermandad, y en armonía con el medio ambiente, parece cada vez más lejano. Y, por tanto, me vuelvo a preguntar: “¿Sacrificaron en vano sus vidas mis camaradas?” Si Uds., las generaciones de ahora, no hacen nada, el fascismo triunfará y la humanidad tendrá que afrontar una terrible catástrofe. En ese caso, tendré que responder a la pregunta que vengo haciendo: “Sí, mis camaradas murieron en vano”. De Uds. depende la decisión de luchar por un mundo diferente. Pero nunca olviden que están luchando por un ideal. Si bien algunas veces nos vimos obligados a defendernos con las armas, éstas nunca pueden ni deben imponerse a las ideas. Las armas de la victoria son la educación, la organización y la desobediencia civil.

Lo que puedo decirles hoy a Uds., desde mi experiencia de una vida de lucha, es la importancia de la unidad. La unidad de todos los que rechazan el fascismo y comparten el deseo de un mundo mejor es un elemento esencial para el triunfo, sean cristianos o marxistas, liberales o anarquistas, reformistas o revolucionarios. Ésta es la versión actual del viejo Frente Popular. Si tenemos que movernos a un ritmo lento, seamos pacientes y movámonos, aunque sea despacio. Pero siempre unidos y hacia adelante.

Y si tenemos en cuenta todo esto, cuando vuelva a preguntar: “¿Sacrificaron en vano sus vidas mis camaradas?” La respuesta dependerá de Uds. Tomen la lucha y únanse en la larga batalla por la más noble de las causas: la liberación de la humanidad. Entonces, el sacrificio de mis camaradas no habrá sido en vano; habrá sido una fuente de aliento.

LA LUCHA CONTINÚA.

Bob Doyle. Jarama, febrero 2007


Referencias usadas :

Kaos en la Red.
Innisfree.
Foro por la memoria histórica.

-------------------------------------------------------------------------------------------------

9. Constance Markievicz (4 de febrero de 1868- 15 de julio de 1927)

I. Infancia y juventud: el retrato de una artista.

Artista, nacionalista, feminista, socialista, combatiente, rebelde… Constance Markievicz es la figura femenina más conocida del Levantamiento de Pascua y una de las mujeres más importantes de la historia del movimiento republicano irlandés. Se podría decir que nació por error en Londres el 4 de febrero de 1868, pero ello no es más que una expresión de su origen: su familia, los Gore-Booth, era parte de la Ascendancy angloirlandesa que alternaban residencia entre sus posesiones en Lisadell (condado de Sligo, Irlanda) e Inglaterra. Entre ambas naciones transcurrió su infancia y temprana juventud, teniendo la educación acostumbrada en la aristocracia de la época. No obstante, la joven Constance tenía aficiones desconcertantes para su familia; era una consumada amazona desde los 8 años, tiradora experta y visitante frecuente de los hogares de los campesinos arrendatarios, a quienes siempre consideró sus iguales.
Siguiendo los ritos de su clase es presentada a la corte de la reina Victoria en 1887, donde se le llama “la nueva belleza irlandesa”. A pesar de ello, Constance sigue rompiendo los estereotipos de la época e ingresa en 1893 en la Slade School of Art, en Londres. Durante un verano en Lisadell conoce a William Butler Yeats, quien se convertiría en visitante habitual de la casa paterna. En 1898 se traslada a París, donde continúa sus estudios de pintura en la Academia Julian, donde destaca por su dedicación y disciplina, por trasladarse en bicicleta, por vivir sola y fumar.
Regresa a Irlanda en 1903, tras su matrimonio con el conde polaco Casimir Dunin–Markievicz, el nacimiento de su hija Maeve Alice y la muerte de su padre. Se establecen en el barrio de Rathgar en Dublín, centro de la vida cultural e intelectual de la ciudad. Allí conocen al también pintor George Rusell (AE) quien les introduce en el movimiento del Renacimiento Gaélico; los Markievicz participan en numerosas exposiciones y obras teatrales. Entre tertulias de salón y su incorporación en el Comité del Nuevo Teatro de Irlanda, Constance conoce a los escritores Thomas McDonagh, Patrick Pearse y Joseph Mary Plunkett, futuros líderes del Levantamiento de Pascua y miembros de la Liga Gaélica fundada por Douglas Hyde. Intenta ingresar a esta organización, pero es rechazada por las suspicacias que generaba en este último su origen aristocrático.
En 1904 conoce a Maud Gonne y Helena Molony, quienes si facilitan su incorporación a la organización de mujeres republicanas Inghinidhe na hÉireann (Hijas de Irlanda), como miembro del comité de redacción del periódico Bean na hÉireann (“Mujeres de Irlanda”). Este fue el paso que cambiaría su vida completamente.

II. Bajo la bandera del arado y las estrellas.
Las hijas de Irlanda afirmaban ser las herederas del pasado mítico celta, donde las leyes antiguas concedían la igualdad a las mujeres respecto a los hombres. Por tanto, esta organización, Inghinidhe na hÉireann, defendía un estado republicano donde ambos géneros tendrían las mismas condiciones. Ya completamente activista, en 1909 Constance Markievicz observa un desfile de boy scouts en honor al Virrey y opina: No podía haber nada más triste, que ver a los hijos de unos hombres que habían compartido su destino con los fenianos (…) jurar la bandera que ondeaba triunfalmente con cada derrota nacional, y que, plantada desde entonces en el suelo de su país, avalaba el asesinato, el pillaje, la injusticia y la traición.
De esta reflexión nace Na Fianna Éireann, organización juvenil que Constance fundó junto a Bulmer Hobson, en cuya reunión inaugural participa el diplomático Sir Roger Casement y que declara como su objetivo “reestablecer la independencia de Irlanda” a través del “entrenamiento mental y físico, el estudio de la historia y la lengua irlandesas”. Los chicos de la Fianna prometían también no unirse jamás a las Fuerzas Armadas inglesas. En cambio, Constance se dedica a convertirlos en auténticos soldados republicanos, transmitiéndoles sus habilidades en el tiro al blanco y el uso de armamento; tales actividades, unidas a su inacabable entusiasmo, le hicieron muy popular entre los adolescentes, quienes le dieron el apodo de “Madame” con el que sería conocida en lo sucesivo por partidarios y detractores.
En 1911 sería arrestada por primera vez, junto a Helena Molony, por quemar una bandera británica en las manifestaciones en rechazo a la visita del Rey Jorge V. Su encarcelamiento duraría sólo un día, pero la haría romper definitivamente tanto con su familia paterna (salvo con su hermana Eva, poetisa y líder feminista, con quien mantuvo una profunda relación durante toda su vida) y con su esposo e hijos, quienes no la acompañaban en sus ideales republicanos. Constance, por su parte, profundiza su compromiso político uniéndose a la Irish Women’s Franchise League y a diversas organizaciones sindicales, donde junto a Hanna Sheehy Skefington, Helena Molony, Kathleen Clarke y las hermanas Gifford organizan comedores para los niños de los obreros dublineses, terriblemente afectados por la desnutrición y la miseria en esos años.
La tensión social desencadena la larga huelga general de 1913 (el famoso Lockout de Dublín). Constance se une a los líderes sindicales Jim Larkin y James Connolly, con quien mantendría una profunda amistad. Ambas relaciones la convierten en una socialista convencida, que llega a afirmar: El nacionalismo por sí mismo no es la respuesta (como vía de solución a los problemas de la clase obrera irlandesa), pues las mismas condiciones existen en Inglaterra, aunque mucho menos extendidas. El socialismo, en cambio, al promover la igualdad absoluta va de la mano tanto con las exigencias del movimiento obrero como con las cuestiones de la liberación femenina”.
Como resultado de los enfrentamientos ocurridos entre obreros y patronos en el Lockout, en 1914 nace el Ejército Ciudadano Irlandés (Irish Citizen Army, ICA) como fuerza armada defensora de los derechos de los trabajadores. Constance fue electa como su tesorera. Ese mismo año, funda Cumann na mBan (Liga de Mujeres), entidad única en la que se integrarían tanto Inghinidhe na hÉireann como las mujeres que habían decidido apoyar a la organización armada republicana, los Voluntarios Irlandeses (Óglaigh na hÉireann).
Ya están sobre el tablero todos los protagonistas de 1916.

III.Comandante durante la Pascua de 1916
El 24 de Abril de 1916, se produce el Levantamiento de Pascua y se proclama la República Irlandesa. Constance Markievicz, que ha vendido todas sus propiedades para aportar dinero en metálico para la rebelión, es asignada a la guarnición establecida en el parque de St. Stephen’s Green bajo el mando del Comandante Michael Mallin, quien le asciende a Comandante segunda. Durante toda la semana, Constance es líder, combatiente y compañera infatigable de los 109 hombres y 10 mujeres que lucharon en St. Stephen’s Green hasta la rendición definitiva, firmada por Patrick Pearse el 29 de Abril. Queda como anécdota el beso de Constance a su costoso revólver automático alemán, antes de entregarlo al Capitán Wheeler, encargado de recibir la rendición de esta guarnición.
Lo inhabitual de ver a mujeres combatientes uniformadas fue destacado por la prensa de la época y dio la vuelta al mundo. Y causó especial escándalo en la prensa de Londres el papel de liderazgo de la Condesa Markievicz: “llevaba ropas militares de hombre, con dos revólveres en su cinturón, liderando a sus hombres en el ataque“. [Ver la ponencia de Sol Santander sobre las mujeres en el Levantamiento de Pascua].
Ese día la Condesa es encarcelada en la prisión de Kilmaihaim, junto a 3.500 hombres y 79 mujeres, pero es la única de ellas que sufre la parodia de los juicios militares efectuados a continuación. Es condenada a muerte, pero su sentencia es posteriormente conmutada por la de cadena perpetua. Cada día, al alba, Constance escucha los disparos de las ejecuciones de sus compañeros, maldiciendo la gracia concedida en razón de su sexo. Al respecto, responde a la Corte Marcial: Ustedes ni siquiera han tenido la decencia de fusilarme. Posteriormente, es trasladada a la prisión de Mountjoy, y luego a Aylesbury, en Inglaterra. Allí escribe las “Cartas desde la Prisión” y decide bautizarse como católica.
En 1917, es liberada gracias a la amnistía otorgada por el gobierno británico a todos los participantes del Levantamiento que permanecían en reclusión. Sin embargo, Constance no llega a nunca a recuperarse de la pérdida de sus compañeros de lucha ejecutados en 1916, y aún 11 años después le alcanza la nostalgia y escribe:
“ellos no murieron, no están dormidos;
tan sólo se despertaron del sueño de la vida
sobrevolaron la sombra de nuestra noche.
Envidia, calumnia, odio, sufrimiento
y esa agitación que los hombres llaman felicidad
no pueden ya alcanzarlos ni torturarles”.


IV.Parlamentaria, Ministra, siempre pionera, siempre rebelde
Constance Markievicz es recibida en Dublín a su salida de la cárcel en medio de una multitud delirante. El martirio de los ejecutados de 1916, la desproporción de la represión británica, el heroísmo demostrado por los antiguos combatientes y el trabajo desarrollado por sus familiares y amigos han cambiado completamente la opinión pública irlandesa. Las organizaciones republicanas se han transformado en el Ejercito Republicano Irlandés (IRA), liderado por Michael Collins, y el Sinn Féin ocupa un espacio importante en la política, donde Constance reanuda su labor. Es encarcelada nuevamente en 1918 por ello, y resulta electa como parlamentaria de la Cámara de los Comunes mientras permanece en prisión. Así se convierte en la primera mujer en ostentar la condición de miembro electo de un Parlamento.
Pero, al igual que sus compañeros, no llegará a sentarse en Westminster. El 21 de Enero de 1919 la mayoría de los diputados irlandeses, en rebeldía, se constituyen como la primera Dáil Éireann (parlamento irlandés) y proclaman la independencia de Irlanda. Constance continúa encarcelada hasta marzo de ese año. Un mes después, es nombrada Ministra del Trabajo en el gabinete constituido por Éamon de Valera, considerado actualmente el primer gobierno republicano irlandés. Se convierte así en la primera mujer ministra en Europa. Su ministerio es reconocido como uno de los más eficaces a pesar de actuar en la clandestinidad. Madamearbitra los litigios, apoya las huelgas y hace cumplir las consignas de seguridad, logrando librarse de las incursiones de la policía.
El gobierno británico reacciona declarando ilegal la Dáil y las organizaciones republicanas. El IRA emprende la guerra de independencia a través de una estrategia de guerrillas, que logrará hacer negociar a los ingleses en 1921. Pero el Tratado angloirlandés, en el que Inglaterra mantiene la soberanía sobre seis condados del Ulster a cambio del estatus de Estado Libre para el resto de la isla, dividió al movimiento republicano y provocó el estallido de la guerra civil. Constance, como la mayoría de las mujeres republicanas, se opuso al Tratado con energía en las sesiones de la Dáil Éireann. El 7 de Enero de 1922, tras perder la votación decisiva por estrecho margen, la Condesa acompaña a Éamon de Valera cuando abandona la Dáil, junto a cincuenta y seis parlamentarios más. Aquella es la imagen de la escisión y de la guerra civil.
Poco después, Constance es enviada por de Valera a los Estados Unidos, como portavoz republicana. Cincuenta periodistas y fotógrafos la aguardan en Nueva York, donde tiene gran éxito en sus mítines. Vuelve a Irlanda en plena guerra civil, y en 1923 es encarcelada nuevamente, esta vez por el Estado Libre. Allí inicia una huelga de hambre, tras la cual es liberada.
En 1926 se incorpora al Fianna Fáil, el partido republicano fundado por Éamon de Valera tras la guerra civil. Ella preside el acto fundacional en el Teatro La Scala. En 1927, recupera su escaño por el Sur de Dublín, tras una encarnizada campaña, en la que el Fianna Fail obtuvo 43 escaños convirtiéndose en la segunda fuerza politica de la Dáil. Continuaría apoyando la República, junto a otras militantes históricas, como Hanna Sheehy Skeffington y Madeleine Ffrench–Mullen.
En esa época vive en las zonas pobres de Dublín, donde decidió compartir sus últimos días. Enferma quizá de tuberculosis, su amiga Kathleen Lynn, accediendo a sus deseos, la ingresa en la sala común del Hospital Patrick Duns, donde muere, en compañía de su esposo e hijos, a los 59 años, el 15 de julio por una peritonitis. Desaparecía así una figura trascendental de la historia contemporánea irlandesa. Recibió los honores de un funeral de Estado, y una multitud de 100.000 desfiló frente a su ataúd durante 48 horas, hasta que fue enterrada en el cementerio dublinés de Glasnevin.

Referencias usadas:

-Sol Santander (autora de esta biografía).

-Innisfree
-------------------------------------------------------------------------------------------------

10. Charles Donnelly (1914- 27 de febrero de 1937)
Charles Donnelly, otro de los brigadistas que acudieron a la llamada de la república española y lucharon frente al fascismo.
Nació en Dungannon (condado de Tyrone, norte de Irlanda), en el seno de una familia de ganaderos. En 1928, cuando tenía 14 años, la familia se trasladó a Dublín, allí conoció y entabló amistad con activistas políticos del Partido Comunista de Irlanda, de grupos republicanos de izquierda como Saor Eire y también con militantes del IRA. Se matriculó en la Escuela Universitaria de Dublín en 1931 y empezó a escribir poesía y textos en prosa para las publicaciones estudiantiles. Al mismo tiempo, se implicó intensamente en la izquierda republicana irlandesa y se integró en el Congreso Republicano. En julio de 1934 fue arrestado y encarcelado durante dos semanas por su participación en unos piquetes ante una panadería de Dublín. Con 20 años, Donnelly fue elegido miembro de la Ejecutiva Nacional del Congreso Republicano. Desde entonces, escribió para el diario del Congreso sobre cuestiones políticas y sociales. En enero de 1935, Donnelly fue arrestado por segunda vez por agredir supuestamente a un policía en una manifestación y estuvo en prisión durante un mes, tras lo cual se trasladó a Londres. En la capital inglesa continuó trabajando para el Congreso Republicano. También escribió artículos para varias publicaciones de izquierdas y trabajó como periodista en una agencia de noticias internacional.

En julio de 1936, tras el golpe de Estado de Franco contra la democracia republicana, Charles Donnelly regresó a Dublín con la intención de organizar a los brigadistas irlandeses y el Congreso Republicano comenzó a movilizar voluntarios para las Brigadas Internacionales. Donnelly llega el 7 de enero de 1937 a Albacete, donde se encontraba el contingente irlandés, dirigido por su amigo Frank Ryan. Los antifascistas irlandeses formaban la Columna Connolly dentro del Batallón Lincoln, integrados en la XVª Brigada Internacional del Ejército Popular Republicano. Después de recibir una formación militar rudimentaria, hicieron su bautismo de fuego en la batalla del Jarama. Donnelly entró en contacto con el frente el 23 de febrero, cuando lo nombraron comandante. El 27 de febrero, su unidad fue enviada al asalto frontal de las posiciones franquistas del cerro denominado El Pingarrón, se encontraron bajo el fuego de ametralladoras franquistas todo el día, sufrieron numerosas bajas. El testimonio de un brigadista canadiense inmortalizó los últimos momentos de Donnelly:

”...corrimos para cubrirnos y Charlie Donnelly, el comandante de una compañía irlandesa, se cubrió detrás de un olivo. Cogió un puñado de olivas de la tierra y las fue exprimiendo. Lo sentí decir algo lacónicamente, en un respiro en el fuego de las ametralladoras: Even the olivas are bleeding ("Incluso las olivas sangran").”

Este epitafio se haría después famoso al titular Joseph O'Connor con esas palabras su obra sobre Donnelly. Unos cuántos minutos más tarde, mientras su unidad se retiraba, Donnelly fue abatido. Murió de inmediato. Su cuerpo quedó en el campo de batalla hasta que fue recobrado por un brigadista irlandés amigo suyo, Peter O'Connor. Fue enterrado en el valle del Jarama en una tumba no señalada con algunos de sus compatriotas. Según las investigaciones de la Asociación de Amigos de las Brigadas Internacionales, los restos de Donnelly probablemente descansan en el cementerio de Morata de Tajuña (Madrid).
Una gran mente se apagó cuando Charles Donnelly cayó. Un poeta revolucionario con futuro y un buen universitario que dejó sin terminar una biografía de James Connolly para luchar por la libertad. La recopilación de su obra, “The Life and Poems”, fue publicada por vez primera en 1987. El 26 de febrero de 2008, Charles Donnelly fue homenajeado con la colocación de una placa en la Escuela Universitaria de Dublín y en 2010 ha sido erigido un doble monumento en su honor, uno en su lugar de nacimiento, en Irlanda, y otro, el 27 de febrero de 2010, 72 años después de su muerte, una estatua labrada en piedra de Dungannon recuerda en el parque de Mira el Río de Rivas-Vaciamadrid (pueblo destrozado durante la batalla del Jarama)la figura de Donnelly, escritor, periodista y activista político. El monumento es un homenaje a los soldados de las Brigadas Internacionales. Más de 50.000 voluntarios de 54 países llegaron a España para pelear por la República. Alrededor de 10.000 cayeron en combate. En la batalla del Jarama, una de las más cruentas de la Guerra murieron 11.000 soldados republicanos. De ellos tres mil eran de las Brigadas Internacionales.

La recopilación de sus poemas "The Life and Poems" vio la luz en 1987, en el cincuentenario de su muerte. El más conocido probablemente es este poema, quizá premonitorio, que escribió en el verano de 1936 antes de venir a la España sacudida por la guerra:

LA TOLERANCIA DE LOS CUERVOS
(Charlie Donnelly)
La muerte llega abundante desde problemas
resueltos sobre el mapa, desde sabias disposiciones,
desde ángulos de elevación y de tiro;


llega inocente desde artilugios que los niños
querrían usar y guardar bajo su almohada,
e inocentemente empala cualquier cuerpo.


Tras la carne cae también la mente,
sale el pensamiento de la mente y se tronchan
los proyectos enfocados a la meta ansiada.


Se detiene el avance del veneno en los nervios.
Colapso de la disciplina.
El cuerpo sólo espera la tolerancia de los cuervos.

[Traducción extraída del libro 'Bob Doyle: memorias de un rebelde sin pausa'].
.The Tolerance of Crows
(Charlie Donnelly)
Death comes in quantity from solved
Problems on maps, well ordered dispositions,
Angles of elevation and direction;


Comes innocent from tools children might
Love, retaining under pillows,
Innocently impales on any flesh.


And with flesh falls apart the mind
That trails thought from mind that cuts
Thought clearly for a waiting purpose.


Progress of poison in the nerves and
Discipline’s collapse is halted.
Body awaits the tolerance of crows.


Otro de sus poemas:


Corazones heroicos

El hielo de los corazones heroicos sella la tierra ensangrentada
Donde las cosas absurdas toman forma
Para mostrar en fragmentos de amabilidad lo que el tiempo ha enterrado
Y llorar a la música bajo una tormenta de aviones.

Haciendo que las firmes cabezas sean sacudidas, que los músculos tiemblen
E intentar que la boca recuerde la ternura de viejas habilidades
El hielo de los corazones heroicos sella con hierro la mente.

Allí nuevos miembros creados para abrazar la amistad
Se derriten como la cera. Allí sólo (hay) plantas sin hojas
Y una tierra que recuerda con desinterés.

Aunque encadenadas a la tierra,
se mueven entusiastas sobre el mapa grabado en esta
Corriente de acero. Sacudiendo sapos, columnas armadas
Rompen por muros de piedra o hueso sin aviso.

Mandíbulas encuentran un nuevo destino con la carne, la cintura
Cimentados y ciegos, el nuevo destino de las mujeres.

En Las mujeres y las guerras, de Mary Nash y Susanna Tavera. Icaria 2.003.
De otro lado, por cuarto año consecutivo, en 2011, la AABI (Asociación de Amigos de las Brigadas Internacionales) conmemoró la Batalla del Jarama con diversos actos los días 25 y 26 de febrero.
El viernes 25, a las 19:00 horas en el Ateneo de Madrid (c/ Prado 21), se presentó al público Charlie Donnelly: Vida y poemas, biografía de este poeta irlandés, miembro de las Brigadas Internacionales, que falleció durante la Batalla del Jarama el 27 de febrero de 1937. La publicación de este volumen cuenta con el respaldo de la Embajada de Irlanda y está editado por la propia asociación. Durante su presentación en el Ateneo intervinieron Justin Harman, Embajador de Irlanda; Eddie O’Neill, representante de Friends of Charlie Donnelly; y Agustín Lozano de la Cruz, secretario de la AABI y autor de la introducción a la edición española del libro.
Referencias usadas:
Kaos en la Red.
Wikipedia.

Innisfree.
Desde Babia.
-------------------------------------------------------------------------------------------------

11.Patrick Henry Pearse o Pádraig Pearse (en irlandés Pádraig Anraí Mac Piarais; 10 de noviembre de 1879 - 3 de mayo de 1916).
Fue un poeta, escritor, profesor, nacionalista y activista político, líder del Alzamiento de Pascua de 1916. Fue proclamado "Presidente del Gobierno Provisional" de la República Irlandesa en uno de los boletines emitidos por los líderes del levantamiento, estatus disputado por otros participantes en el levantamiento. Tras el colapso del alzamiento y su ejecución junto con otros líderes, Pearse ha sido visto por algunos como el principal artífice de la rebelión.
Patrick Henry Pearse nació en el número 27 de Great Brunswick Street (hoy Pearse Street), en Dublín. Su padre, James Pearse, era un escultor de Devon que se había mudado a Irlanda desde Birmingham atraido por el boom de la construcción de iglesias de la segunda mitad del siglo XIX. Se convirtió al Catolicismo en 1870, según algunas fuentes, por negocios; políticamente era partidario de un moderado autogobierno. En 1877 se casó en segundas nupcias con Margaret Brady, llevando dos hijos de un matrimonio anterior, Emily and James. Margaret era natural de Dublin, aunque su familia paterna era originaria del condado de Meath y hablaban irlandés. La influencia de su tía abuela Margaret y su escolarización en los Hermanos Cristianos pronto despertaron en él el afecto por la lengua irlandesa
En 1896, a los dieciséis años, se unió a la Liga Gaélica (Conradh na Gaeilge), y en 1903 se convirtió en el editor de su periódico An Claidheamh Solais ("La Espada de Luz").
Los primeros héroes de Pearse fueron los protagonistas de las antiguas sagas del folklore gaélico, como Cúchulainn, aunque al cuplir los 30, Patrick comenzó a interesarse por los líderes del republicanismo irlandés, como los miembros de Irlandeses Unidos Theobald Wolfe Tone o Robert Emmet. Ambos eran protestantes, pero en el siglo XVIII gran parte de los nacionalistas/republicanos irlandeses lo eran. Pearse, ferviente católico, se inspiró en estos hombres para la revolución del 16.
En 1900, Pearse obtuvo un BA en Lenguas Modernas (Irlandés, Inglés y Francés) por la Real Universidad de Irlanda, que había estudiado por libre durante dos años y en el University College de Dublín. Este mismo año fue nombrado Barrister por la Honorable Sociedad de King's Inns (HSKI).

La escuela de San Enda
Como nacionalista cultural educado por los Hermanos Cristianos, al igual que su hermano menor Willie, Pearse creía que el lenguaje estaba intrínsecamente ligado a la identidad de una nación. El sistema escolar irlandés, según su opinión, preparaba a la juventud de Irlanda a convertirse en buenos ingleses u obedientes irlandeses, y era necesario encontrar una alternativa. Para él, como para otros activistas, evitar la desaparición de la lengua irlandesa era una prioridad. La clave para conseguirlo, era introducirlo en el sistema educativo. Para ello, abrió su propia escuela bilingüe, San Enda (Scoil Éanna) en Ranelagh, en 1908. Aquí las clases se impartían tanto en inglés como en irlandés.
Con la ayuda de Thomas MacDonagh, su hermano Willie Pearse y otros académicos, el experimento pronto dio resultados. Hizo todo según lo planeado, e incluso llevó a sus estudiantes a las zonas de Gaeltacht en el oeste de Irlanda. Después, buscó un emplazamiento más idílico para su escuela, instalándose en el Hermitage, Rathfarnham, donde se mudó en 1910. Del mismo modo, también participó en la creación de St. Ita, una escuela para niñas similar a la masculina de St. Enda.
Sin embargo, la nueva ubicación de la escuela, esplendidamente situada en una mansión del siglo XVIII y rodeada de parques y bosques, causó serios problemas financieros que a punto estuvieron de provocar el cierre. En 1914 viajó a los Estados Unidos con el fin de recaudar fondos para mantener su escuela. Allí conoció a John Devoy y Joseph McGarrity, que quedaron muy impresionados por su fervor y decidieron aportar fondos para asegurar la supervivencia de la escuela.
Al año siguiente, el legendario Feniano, O Donovan Rossa, murió en los Estados Unidos y la IRB decidió llevar su cuerpo a casa para ser enterrado en el cementerio de Glasnevin. Reconocido por sus habilidades de oratoria Pearse fue elegido por la IRB para ofrecer la oración en la tumba de Rossa.
Los Voluntarios y el Autogobierno
En abril de 1912, la perspectiva del Autogobierno bajo una nueva Ley se hizo realidad gracias a John Redmond, líder del Partido Irlandés, que, gracias a su posición en la Cámara de los Comunes, consiguió que el gobierno del Reino Unido accediera a introducir reformas. La actitud de Pearse hacia esta Ley era claramente ambivalente.
Al principio, acogió la ley con entusiasmo, buscando apoyos para Redmond, pero pronto comenzó a demandar una nueva ley, con el lema "Que los Extranjeros entiendan que si nos engañan ahora, habrá guerra en Irlanda". Pearse fue uno de los cuatro oradores, que, junto con Redmond, Joseph Devlin, líder de los nacionalistas del norte y Eoin MacNeill, un prominente jugador de la liga Gaélica, intervino en la gran Concentración por el Autogobierno de marzo de 1913. Allí, Pearse pronunció un discurso en el que amenazaba con la revolución si la ley no era puesta en práctica.
En noviembre de ese año, Pearse fue invitado al mitin inaugural de los Voluntarios Irlandeses, creado para asegurar la implantación de la Ley de Autogobierno y hacer frente a los Voluntarios del Ulster. En un artículo titulado "La Revolución que se avecina" (Nov. 1913), Pearse escribió
Acerca de cual va a ser vuestro trabajo como nacionalistas irlandeses, no puedo conjeturar; sé cual va a ser el mío y que encontraréis el vuestro y os dedicaréis a él. Y puede ser (no, será) que nuestras voluntades nos lleven a un lugar en el que nos encontraremos, y ese día permaneceremos juntos, con muchos más a nuestro lado, preparados para la mayor aventura que ninguno de nosotros conocerá jamás, una prueba y un triunfo que serán recordados y disfrutados por todos.
La propuesta de ley no fue aprobada por la Cámara de los Lores, pero, tras el Acta de 1911, el veto significaba unicamente un retraso máximo de dos años en la aplicación de la ley. Finalmente, la Ley para el Autogobierno fue sancionada por el rey en septiembre de 1914, aunque el estallido de la Primera Guerra Mundial paralizó momentaneamente su puesta en funcionamiento.
John Redmond, líder del IPP, temía que su "autoridad nacional" fuera ignorada por los Voluntarios, y decidió tomar el control del movimiento. Pese a la oposición de los miembros de la IRB, la Ejecutiva de los Voluntarios accedió a compartir el mando con Redmond y se creó un comité conjunto. Pearse se opuso a esta decisión y escribió:
Los líderes en Irlanda, han abandonado casi siempre al pueblo en el momento más crítico; algunas veces lo han vendido. El antiguo movimiento de los Voluntarios fue abandonado por sus líderes; O'Connell retrocedió ante el cañón en Clontarf; por dos veces sonó la hora de la revolución irlandesa durante los días de la Joven Irlanda y dos veces sonó en vano, porque Meagher dudó en Waterford y Duffy y McGee dudaron en Dublin. Stephens calló en 1865 y no volvió en el 66 o en el 67. No culpo a estos hombres; puede que vosotros o yo hubiéramos hecho lo mismo. Es una terrible responsabilidad, la de hacer hablar al cañon y dejar que caigan las balas.
Los Voluntarios se escindieron. Uno de los bandos, encabezado por Redmond, decidió apoyar a los Aliados y a los británicos en la Guerra, y crearon los Voluntarios Nacionales, en la creencia de que su actuación ayudaría a la implantación del Autogobierno. Pearse, exaltado por las dramáticos acontecimientos que estabana teniendo lugar en Europa, escribió un artículo sobre el patriotismo el 15 de diciembre:
Es el patriotismo que incita al pueblo. Belgica defendiendo su suelo es heroíco, también Turquía . . . . . .
Es bueno para el mundo que esto ocurra. El viejo corazón de la tierra necesitaba calentarse con el vino rojo de los campos de batalla.
Un augusto homenaje como este nunca antes fue ofrecido a Dios, el homenaje de millones de vidas entregadas con gozo por amor al país
.
La IRB y la República Irlandesa
En diciembre de 1913, Bulmer Hobson tomó juramento a Pearse en su ingreso en la IRB), (una organización cuyo fin era la eliminación del gobierno británico en Irlanda y su sustitución por una República Irlandesa. Pronto logró un puesto en el Consejo Supremo de la IRB gracias a Tom Clarke. Pearse, al igual que muchos otros, era miembro de la IRB y de los Voluntarios. Cuando se convirtió en Director de Organización Militar de los Voluntarios en 1914 se convirtió en el miembro de la IRB de más alto rango en los Voluntarios. En 1915, estaba en el Consejo Supremo de la IRB, y en su Consejo Militar secreto, el núcleo que comenzó a planificar un levatamiento mientras la guerra se desplazaba al Frente Occidental.
El 1 de agosto de 1915, Pearse pronunción su ahora famosa oración fúnebre durante el funeral del feniano Jeremiah O´Donovan Rossa. Concluía con estas palabras:

"Nuestros enemigos son fuertes, listos y cautos; pero con todo lo fuertes, listos y cautos que puedan ser, no pueden luchar contra los milagros de Dios, que cosecha en los corazones de los jóvenes las semillas sembradas por los hombres jóvenes que les precedieron. A las semillas que sembraron los jóvenes de 1865 y 1867 han germinado milagrosamente hoy. Gobernadores y Defensores han de tener cuidado en protegerse. La vida brota de la muerte; y de las tumbas de los patriotas, hombres y mujeres, brotan las naciones vivas. Los Defensores de esta situación han trabajado bien, tanto en secreto como en públco. Creen que han pacificado Irlanda. Creen que han comprado a la mitad de nosotros y han intimidado a la otra mitad. Creen que han previsto todo, creen estan preparados para todo; pero ¡necios, necios, necios! - Nos han dejando a nuestro feniano muerto, y mientras tumbas como esta estén en Irlanda, la Irlanda sometida nunca estará en paz." (Texto completo del Discurso)

Levantamiento de Pascua y muerte
Alzamiento de Pascua
Pearse fue elegido por Tom Clarke para ser la voz del Alzamiento. Fue Pearse, en representación de la IRB quien, pocos días antes de Pascua, envió las instrucciones a todas las unidades de los Voluntarios para las acciones que iban a comenzar el Domingo de Pascua, que era la fecha inicialmente prevista para el Alzamiento. Cuando Eoin MacNeill, que era el Jefe de Personal de los Voluntarios, se enteró de que los planes iban a llevarse a cabo sin las armas prometidas por Alemania, dio la contraorden a través de los periódicos, obligando a la IRB a emitir una orden de última hora en la que se programaba el ataque para el día siguiente, lo que limitó, y mucho, el número de participantes en la revuelta.
Cuando finalmente estalló el Levantamiento el Lunes de Pascua, 24 de abril de 1916, ninguno de los líderes contaba con lograr una victoria militar. Fue Pearse quien, desde los escalones de la G.P.O. de Dublín proclamó la República. Tras seis días de lucha, numerosas muertes de civiles e inmensos daños materiales, Pearse y el resto de los líderes dieron la orden de rendición a los insurgentes.
Pearse y otros catorce líderes del alzamiento, incluyendo su hermano Willie, fueron sometidos a un consejo de guerra y condenados a morir fusilados. Sir Roger Casement, que había intentado infructuosamente reclutar soldados para los insurgentes entre los prisioneros irlandeses de guerra en Alemania fue ahorcado en agosto. Clarke, Thomas MacDonagh y el propio Pearse fueron los primeros en ser ejecutados,Pearse tenía 36 años cuando fue ejecutado por un pelotón de fusilamiento británico en Kilmainham Gaol, el 3 de mayo de 1916.
Sir John Maxwell, el General al mando de las fuerzas británicas en Irlanda, envió un telegrama al Primer Ministro Asquith, recomendando no devolver los cuerpos de Pádraig y Willie Pearse a sus familiares, argumentando que "el sentimentalismo irlandés convertirá estas tumbas en santuarios a los que se se harán peregrinaciones anuales que causarán una constante irritación en este país
Maxwell se deshizo también de la carta que Pearse había dejado para su madre,y de dos poemas fechados el 1 de mayo de 1916, enviando copias de los mismos al Primer Ministro y diciendo que el contenido era "objetable" ."
Además, ese documento utilizaba el término "Presidente del Gobierno Provisional", no "Presidente de la República". El cargo de "Presidente del Gobierno" equivale al de Primer Ministro, no al de Presidente de una nación. Pearse y sus colegas discutían también la posibilidad de proclamar al Príncipe Joachim de Prusia, hijo menor del Kaiser, como Rey constitucional de Irlanda, si es que las potencias centrales conseguía ganar la Primera Guerra Mundial, lo que sugiere que los planes de los rebeldes para el futuro político del país tendrían que esperar al resultado de la guerra.

Otras consideraciones
Años más tarde, Michael Collins se mostraba crítico con Pearse. Comparándolo con James Connolly, Collins escribió:
Entre Pearse y Connolly, admiro más al último. Connolly era un realista, Pearse justo lo contrario... Hubiera seguido a Connolly al infierno si fuera necesario. Pero, honestamente, dudo mucho que hubiera seguido a Pearse; al menos, no sin pensármelo
Ruth Dudley Edwards, una notoria historiadora unionista, hizo las siguientes reflexiones sobre Pearse y el Levantamiento: Pearse y sus colegas no respondían ante nadie, simplemente actuaban con la creencia de que, por el hecho de que su capacidad de juicio era superior a la de la mayor parte de la población, estaban facultados para usar la violencia. Eoin Neeson, ha calificado esta opinión de "no responder ante nadie" como inapropiada, señalando el hecho de que los líderes del alzamiento afirmaron en reiteradas ocasiones que su principal objetivo era el de reactivar la conciencia de una identidad nacional separada.
La alocución de Pearse ante la Corte Marcial y su predicción de los próximos acontecimientos no contradicen sin duda la afirmación de Edwards:
Una noche, cuando tenía diez años, me arrodillé junto a mi cama y prometía a Dios que dedicaría mi vida al esfuerzo de liberar a mi país. He mantenido mi promesa. Por encima de todo, he trabajado por la libertad irlandesa, como niño y como hombre. He ayudado a organizar, armar, entrenar y disciplinar a mis paisanos con el único fin de que, llegado el momento, fueran capaces de luchar por la liberta de Irlanda. El tiempo, según creo, llegó, y luchamos. Estoy satisfecho con lo que hicimos, parece que hemos sido derrotados, no lo hemos sido. Evitar la lucha hubiera sido fracasar, luchas es vencer, hemos mantenido la fe en el pasado y hemos transmitido una tradición al futuro.. Asumo que estoy hablando con ingleses que aman su libertad, y que afirman estar luchando por la libertad de Bélgica y Serbia. Creo que nosotros también amamos deseamos la libertad. Para nosotros es lo más deseable del mundo. Si ahora nos abatís, nos levantaremos de nuevo y volveremos a luchar. No podéis conquistar Irlanda; no podéis extinguir la pasión irlandesa por la libertad; si nuestros hechos no han sido suficientes para alcanzar la libertad, entonces nuestros hijos la alcanzarán haciéndolo mejor.
La propia Edwards admite este discurso en su biografía de Pearse, al citar las palabras del poeta George Russell, que en su momento fue crítico con la actuación del rebelde:
Sus sueños me han dejado entumecido y helado
Pero mi espíritu se levanta orgulloso
Forjando en oro pulido
Las imágenes de los que murieron
O fueron encerrados en la carcel.
Aquí está para ti. Pearse, tu sueño, que no el mío,
Pero aunque este pensamiento ha fracasado
Ha transformado las aguas de la vida en vino
Además, Edwards cita en la introducción a su biografía de Pearse unos versos de William Butler Yeats en relación a como serían vistas sus acciones por las generaciones venideras: Pero ha salido a morir
que la mente de Irlanda será mayor
su corazón ascenderá a lo alto;
¿y quién sabe lo que vendrá?
Patrick Pearse ha dicho
que en cada generación
la sangre de Irlanda será vertida Seán MacBride, en su Prólogo a las citas de Pearse, escribió:
Tal y como Pearse predijo, aquellos que se consideraban 'sabios' han proclamado que la causa de Pearse ha fracasado. Otros, cuyos ideales de nación y libertad no coincidían con los de Pearse han intentado denigrarle. Algunos han tratado de describirle como un nacionalista insular estrecho de mente. Y ha sido descrito por algunos más como un idealista impráctico. Los escritos de Pearse, sus cuentos, poemas, teatro y ensayos políticos son la respuesta para todos aquellos que hablan de él con desprecio.

Escritos de Pearse
Pearse escribió relatos y poemas, tanto en irlandés como en inglés, siendo su poema más conocido en inglés el titulado "The Wayfarer". También es autor de varias obras de teatro de carácter alegórico en irlandés, incluyendo The King, The Master, y The Singer. Sus relatos cortos en irlandés incluyen Eoghainín na nÉan ("Eoineen de los pájaros"), Íosagán, Na Bóithre ("Los Caminos"), y An Bhean Chaointe ("La mujer ansiosa"). Fueron traducidas al inglés por Joseph Campbell (en los Collected Works of 1917). Muchas de sus ideas sobre educación figuran en su famoso ensayo "The Murder Machine". Es autor también de numerosos ensayos sobre política y lenguaje, destacando especialmente "The Coming Revolution" y "Ghosts".
Se asocia a Pearse con la canción, "Oró Sé do Bheatha Bhaile", para la que compuso letras adicionales.

Vida personal
Pearse permaneció soltero toda su vida. Esto, junto a ciertos elementos de sus escritos, llevó a Ruth Dudley Edwards a especular con la posiblidad de que Pearse fuera un "homosexual inconsciente".Un poema de Pearse publicado en 1909 y titulado "A Mhic Bhig na gCleas" (El muchacho de los trucos), en el que describía los besos de un chico como más dulces que los de una chica, alimentó estos rumores. Por el contrario, se ha sugerido que Pearse mantenía una relación sentimental con una joven dama llamada Eveleen Nicholls (Eibhlin Nic Niocaill), aunque Edwards afirma que esta relación era meramente platónica. Nicholls murió en trágicas circunstancias, al ahogarse en las islas Blasket. Edwards, en su biografía de Pearse, dice que éste "estaba marcado por una tragedia personal", en referencia a la muerte de Nicholls, a la que describe como su "admirada amiga", y de la que dice que "la única base para el matrimonio con Eveleen habría sido el respeto mutuo, no la atracción sexual".Edwards desmiente la afirmación del hermano de Nicholls, según la cual Pearse le habría propuesto matrimonio, que ella rechazó ya que "no quería abandonar a su madre con problemas en su hogar"
La madre de Pearse, Margaret, sirvió como Teachta Dála en el Dáil Éireann en los años 20. Su hermana, Margaret Mary Pearse, sirvió igualmente como TD y Senadora.

Reputación
Pearse ha sido reconocido como la voz del Alzamiento de Pascua de 1916, debido principalmente a la larga serie de artículos y escritos publicados en los meses anteriores al levantamiento. A mediados del siglo XX, Pearse fue aclamado por los nacionalistas irlandeses como el idealista supremo de su causa.
Sin embargo, con el estallido de la violencia en el norte de Irlanda en 1969, el legado de Pearse fue utilizado por el P.IRA. Los escritos y la reputación de Pearse fueron objeto de crítica por algunos historiadores que le vieron como un fanático peligroso que estaba sometido a influencias ultra-religiosas. Conor Cruise O´Brien, político unionista, escrbía que "Pearse vio el Levantamiento como un juego con sangre real". En su libro de 1972 States of Ireland, O'Brien revela una razón más personal para su oposición a Pearse. Según él, el Levantamiento debilitó la posición del Partido Parlamentario Irlandés del que su familia formaba parte.
Otros defendieron a Pearse, sugiriendo que culparle por los acontecimientos de Irlanda del Norte carecía de rigor histórico y distorsionaba el espíritu real de sus escritos. Aunque la pasión por estas discusiones se ha debilitado con la estabilidad de Irlanda del Norte tras el Acuerdo de Viernes Santo de 1998, su compleja personalidad permanece abierta a controversia por aquellos que estudian la evolución del nacionalismo irlandés.
El antiguo Taoiseach Bertie Ahern describió a Pearse como uno de sus heroes, y mostró un retrato de Pearse en la mesa de su despacho.
La escuela St. Enda de Rathfarnham, fundada por Pearse en el sur de Dublín es, hoy en día, el Museo Pearse dedicado a su memoria.
Patrick Pearse, líder de los rebeldes que se alzaron contra el dominio británico durante la Pascua de 1916. Fracasado el levantamiento, fue detenido y trasladado a los cuarteles de Arbour Hill, en Dublín. Allí, el 1 de mayo de 1916 escribió una carta a su madre, que supone un testimonio privilegiado de la visión que tenía Pearse de aquel momento histórico, apenas dos días antes de ser fusilado en la prisión de Kilmainham. Era plenamente consciente de que su gesto (la rebelión), aunque no fuera respaldado entonces por sus coetáneos, sí iba a ser comprendido y recordado por las generaciones futuras. Su sacrificio, como el de sus compañeros, no sería en vano. Hoy la República de Irlanda le honra como auténtico padre de la patria.

Última carta de Patrick Pearse a su madre
Mi estimada madre, Usted sé que ha estado anhelando tener noticias mías. No sé qué noticias habrá tenido usted desde la última nota que le envié desde el G.P.O. [1]
El viernes por la tarde la Oficina de Correos fue incendiada y tuvimos que abandonarla. Fuimos deprisa a la calle Moore y permanecimos en las casas de la calle Moore [2] ¿el sábado por la tarde? Entonces encontramos que estábamos rodeados por tropas y que no teníamos prácticamente ningún alimento.
Decidimos, para prevenir una nueva carnicería de la población civil y en la esperanza de salvar las vidas de nuestros seguidores, invitar al General al mando de las fuerzas británicas a discutir los términos. Él contestó que sólo me recibiría si me entregaba incondicionalmente y eso hice. Me condujeron al cuartel general del mando británico en Irlanda y allí escribí y firmé una orden a nuestros hombres para que depusieran las armas. Todo esto lo hice de acuerdo con la decisión de nuestro Gobierno Provisional que estaba con nosotros en la calle Moore. Mi propia opinión estaba a favor de un ataque más desesperado antes de abrir negociaciones, pero cedí ante la mayoría, y pienso ahora que la mayoría tenía razón, pues el ataque sólo habría dado lugar a perder las vidas de quizá 50 ó 100 de nuestros hombres, y habríamos tenido que entregarnos a la larga ya que estábamos sin alimento.
Me condujeron aquí [3] el sábado por la tarde y más adelante trajeron a todos los hombres de la calle Moore aquí. Aquellos de otras partes de la ciudad, entiendo yo, han sido llevados a otros cuarteles y prisiones. Aquí todos están seguros y bien. Willie y todos los muchachos de San Enda [4] están aquí. No los he visto desde el sábado, pero creo que están todos bien y que ahora no corren ningún peligro. Nuestra esperanza y creencia es que el Gobierno perdonará las vidas de todos nuestros seguidores, pero no contamos con que perdonen las vidas de los líderes. Estamos preparados para morir y moriremos con alegría y orgullo. Personalmente no espero o incluso no deseo vivir, pero sí espero y deseo y creo que las vidas de todos nuestros seguidores serán salvadas incluidas las vidas estimadas por usted y yo (excepto la mía propia) y esto será un gran consuelo para mí al morir.
Usted no debe afligirse por todo esto. Hemos preservado el honor de Irlanda y el nuestro propio. Nuestras hazañas de la última semana son las más espléndidas de la historia de Irlanda. La gente ahora dirá cosas duras de nosotros, pero seremos recordados por la posteridad y seremos bendecidos por las generaciones que aún no han nacido. Y le bendecirán también a Usted por ser mi madre.
Si usted siente que quisiera verme, yo pienso que le permitirán visitarme presentándose en el Cuartel General del mando irlandés, cerca del Parque. Espero tener otra oportunidad de escribirle.
Amor a W.W., a MB., a la Srta. Byrne,… y a Usted misma estimada.
P.
P.D. Entiendo que la expedición alemana con la que yo estaba contando de hecho zarpó pero fue derrotada por los británicos.
_______________________________________________________________
[1] Oficina Central de Correos, cuartel general de la rebelión, en la actual O’Connell Street, en Dublín.
[2] La casa donde trasladaron el cuartel general del Levantamiento de Pascua era el número 16 de Moore Street.
[3] Arbour Hill Barracks.
[4] Willie era el hermano pequeño de Patrick y San Enda era el colegio fundado y dirigido por Pearse. Patrick nunca supo que su hermano iba a ser también ejecutado.
______________________________________________________________
Pearse leyó la siguiente proclamación dos veces ante multitudes curiosas que se agolpaban en la calle Sackville a primeras horas de la tarde de aquel Lunes de Semana Santa:


"Irlandeses e irlandesas: En el nombre de Dios y de las pasadas generaciones, de las cuales ha recibido su antigua identidad nacional, Irlanda, a través de nosotros, convoca a sus hijos ante su bandera, y los llama a luchar por su Libertad.


Tras organizar y entrenar a sus hombres en su organización revolucionaria secreta, la Hermandad Republicana Irlandesa (IRB), en sus organizaciones militares abiertas, los Voluntarios Irlandeses y el Ejército Ciudadano Irlandés, una vez que ha mejorado pacientemente su disciplina, y ha esperado con resolución, el momento adeducado para salir a la luz, ahora se apodera de ese momento, y con el apoyo de sus hijos exiliados en Estados Unidos, y de gallardos aliados en Europa, pero basándose sobre todo en su propia fuerza, golpea con plena confianza en la victoria."


-Patrick Henry Pearse (Pádraig Anraí Mac Piarais), 24 de Abril 1916.
Referencias usadas:

Innisfree./Wikipedia./éirígí./Descubre Irlanda.
-------------------------------------------------------------------------------------------------

12.Sean Mac Diarmada (28 febrero, 1883 – 12 mayo, 1916).

Seán Mac Diarmada nació en 1883 cerca de Kiltyclogher, condado de Leitrim. Fue el octavo de diez hijos del matrimonio formado entre Daniel y Mary McDermott. La casa de la familia era una pequeña cabaña con techo de paja en la comarca de Laughty Barr, también conocida localmente como Scregg.

Él se marchó de su casa cuando sólo tenía 15 y terminó en Glasgow, donde tenía un tío. Su tío era un jardinero y por un tiempo Seán trabajado con él, pero renunció a la jardinería para convertirse en un conductor en los tranvías de Glasgow. Allí trabajó durante 12 meses, y se quedó cerca de dos años en Glasgow.

Luego regresó a Irlanda y se fue a Belfast, donde trabajó durante un tiempo como conductor de tranvía, y luego como camarero.

Fue en Belfast en 1906 cuando Mac Diarmada tomó el juramento en la Hermandad Republicana Irlandesa (Irish Republican Brotherhood -IRB), fue también muy activo en la Liga Gaélica, AOB (Ancient Order of Hibernians ) , en los clubes republicanos de Dungannon y finalmente en el Sinn Féin.
Se mudó a Dublín en 1908, donde se convirtió en compañero y amigo del miembro de la IRB, Tom Clarke.

El partido, Sinn Féin, fue creado en 1905. En 1906 fue uno de los delegados de Belfast en la convención anual del Sinn Féin en Dublín y en 1907, Sean Mac Diarmada fue nombrado su organizador y director en las elecciones en la zona norte de Leitrim.

Seán se convirtió en una figura predominante en el movimiento revolucionario a nivel local y nacional a partir de 1908. Viajó a lo largo y ancho del país para hacer discursos en las reuniones y para reunir voluntarios para la causa de la libertad de Irlanda.
Después de una de esas reuniones, celebrada en Tuam, Co. Galway, fue detenido y encarcelado en la cárcel de Mountjoy. Tras su liberación, siguió como antes y en 1916 aumentó el ritmo de los asuntos revolucionarios. Seán MacDiarmada fue uno de los siete firmantes de la famosa Proclama de 1916.

Participó activamente en el Levantamiento de Pascua, el 12 de mayo de 1916, luchó en el GPO, adjuntó al personal bajo las órdenes de James Connolly y fue el propio Mac Diarmada el que leyó la carta de Padraig Pearse de rendición del GPO.


Mac Diarmada , casi escapó de la ejecución mezclandose con la gran cantidad de prisioneros, pero un oficial británico, Lee-Wilson, dijo a otro oficial que él era "el hombre más peligroso después de Clarke".
Lee-Wilson murió más tarde durante la guerra anglo-irlandesa, por orden de uno de los mejores amigos de Mac Diarmada - un hombre llamado Michael Collins-.

Sean MacDiarmada fue asesinado por orden de la Corona británica en el patio de Stonebreaker en cárcel de Kilmainham, el mismo día que su compañero James Connolly. Fueron los dos últimos en hacer frente al pelotón de fusilamiento.

Referencias usadas:
Askaboutireland.
Unitedirelander.
-------------------------------------------------------------------------------------------------
13. Seamus Heaney.





Poeta y crítico literario irlandés, galardonado con el premio Nobel. Nació en el condado de Derry, norte de Irlanda, en Mossbawn cerca de Bellaghy el 13 de abril de 1939 y murió el 30 de agosto de 2013 a los 74 años.

Estudió en el Queen's College de Belfast, donde impartió clases entre 1966 y 1972 antes de dedicarse por entero a la literatura.



Autor de diez libros de poesía ("Death of a Naturalist" y "Field Work", entre ellos) y una "Antología Poética", Heaney también se dedicó a escribir ensayos ("The Government of the Tongue") y una obra de teatro ("The cure at Troy").

Nacido el 13 de abril de 1939 en una granja cercana a la localidad de Derry, en el norte de Irlanda, fue el primero de los nueve hijos de una familia católica dedicada a la agricultura.

Su abuelo y su padre heredaron de sus antepasados una pala para cavar la tierra, un instrumento que él cambió por la pluma desde sus años de universitario.

"Pero no tengo pala para seguir a hombres como ellos/ Entre mi índice y mi pulgar/ la corpulenta pluma descansa/ Cavaré con ella", manifestaba en uno de sus poemas más célebres, "Digging", incluido en su "Death of a Naturalist" (1966).

Tras destacar como un alumno brillante en el bachillerato desde 1951 a 1957, decidió sumergirse en las letras y estudió literatura inglesa en la Queen's University de Belfast, universidad a la que volvería en 1966 como profesor.

Sus trabajos iniciales, publicados en 1962 bajo el seudónimo "Incertus", ya reflejaban su ideología nacionalista contraria al dominio británico de Irlanda del Norte, postura que siempre mantuvo dentro y fuera de su obra, si bien criticó en ocasiones el derrotismo de los católicos irlandeses.

En sus versos se respiraba el ambiente rural del Norte y la vida campesina en la que Heaney se había criado, derivando posteriormente a una visión más completa del hombre, de la posesión y la desposesión.

Su compromiso nacionalista le llevó a desplazarse con su familia a la República de Irlanda en 1972 y, una vez allí, abrió su poesía a temas más universales que denotaban su fascinación por el simbolismo, lo misterioso y lo ambiguo.

En 1975 volvió a la enseñanza, que ejerció en universidades de todo el mundo, entre ellas las de Berkeley (San Francisco) y Harvard (Nueva York), hasta que en la década de los ochenta pasó a ocupar la cátedra de Poesía en la Universidad de Oxford (Inglaterra).

Su obra cumbre, 'North' (1975), es una alusión a la guerra de resistencia católica por la ocupación británica del Norte. En ella, aunque no muestra afinidad con los activistas republicanos, confiesa comprender su "pasión por la venganza tribal".

El 5 de octubre de 1995 la Academia Sueca le otorgó el Premio Nobel de Literatura por su "obra literaria de belleza lírica y profundidad ética, que exalta los milagros de cada día y el pasado vivido".

Anteriormente, Heaney recibió el Premio de la Academia irlandesa de las letras y el Premio Bennett. Fue también doctor "honoris causa" en la Queen's University de Belfast, el centro donde cursó sus estudios universitarios.

Estaba casado desde 1965 con Marie Devlin, con la que había tenido una hija y dos hijos.Obtuvo una cátedra en Harvard en 1984, y entre 1989 y 1994 fue catedrático de poesía en la universidad de Oxford.

La poesía de Heaney, desde sus comienzos en Muerte de un naturalista (1966), está anclada en los contextos físicos y rurales de su infancia. A medida que se desarrolla su obra, esos escenarios se convierten en el foco de una búsqueda arqueológica de los mitos e historias que han contribuido a configurar la violenta situación política del norte de Irlanda, que sólo ha tratado abiertamente en Norte (1975).

La obra de Heaney muestra una gran flexibilidad rítmica, pero es sobre todo la intensidad de su lenguaje lo que la ha hecho famosa. La articulación de su poesía contrasta vivamente con el laconismo y la austeridad de la gente de la que procede, y a la que con tanto cariño describe; la tensión también es muy importante en su obra. 

Seamus Heaney era muy creyente (creció en el seno de una familia de campesinos católicos en la que él es el mayor de nueve hermanos). Y también proclamó -cuando recibió en A Coruña el título de Doctor Honoris Causa- que siempre tuvieron en él gran influencia tanto Galicia como sus mitos. Cuando era niño, la palabra Fisterra llegaba hasta él, a través de ondas de radio, envueltas en ecos mágicos... También tenía raices familiares en Asturias.

Otros libros suyos son: 
Puerta a las tinieblas (1969),
Huyendo del invierno (1972),
Trabajo de campo (1979),
Isola stazione (1984),
The Haw Lantern (1987) -que contiene un soneto-secuencia de elegías a la muerte de su madre- y Viendo cosas (1991), elegías a su padre.

También ha escrito diversos ensayos de crítica literaria:

Preocupaciones (1980) y
Gobierno de la lengua (1988).

Recibió el Premio Nobel de Literatura en 1995.

Algunos poemas que podéis ver traducidos pinchando en las enlaces de abajo:


-Poema Act of Union (pinchando aquí).
-Poema Verano de 1969 (pinchando aquí).
-Poema The Road to Derry (pinchando aquí).
 

-Poema Conduciendo de noche (pinchando aquí). 
 
*****
BIBLIOGRAFÍA:

Muerte de un naturalista (1966)
Puerta a las tinieblas (1969)
Huyendo del invierno (1972)
Norte (1975)
Estaciones (1975)
Trabajo de campo (1979)
Preocupaciones (1980)
Isola stazione (1984)
The Haw Lantern (1987)
Gobierno de la lengua (1988)
Viendo cosas (1991)
El nivel del espíritu (1995)

Firmó diversas obras teatrales, como The Cure at Troy (1990) y The Burial at Thebes (2004).
----------

Referencias usadas:
A Media Voz.
 
 
ELPAÍS
LaVozdeGalicia.    
ElMundo
-------------------------------------------------------------------------------------------------

14. Roger David Casement:

(Kingstown, 1864 - Londres, 1916) Político nacionalista irlandés. Distinguido por el Gobierno británico por sus servicios diplomáticos, fue acusado de traición y condenado a morir en la horca por sus actividades nacionalistas, convirtiéndose en uno de los principales mártires del movimiento independentista irlandés.


Perteneciente a una familia protestante del Ulster, Roger Casement se educó en la prestigiosa Ballymena Academy. En el año 1884 comenzó a trabajar para el ministerio de Exteriores británico, año en el que fue trasladado a África, donde empezó a desempeñar diversos cargos en la Administración colonial británica. Entre los años 1895 a 1898 fue nombrado cónsul británico en la colonia portuguesa de Mozambique, y entre 1898 a 1900 en la de Angola, para pasar a desempeñar el mismo cargo en el Congo belga, hasta su regreso a Inglaterra, en el año 1903.

Al año siguiente de su regreso, Roger Casement presentó un informe al ministro de Asuntos Exteriores británico fruto de un exhaustivo estudio realizado a lo largo de sus dos años de consulado en el Congo, en el que relató de manera pormenorizada el trato inhumano y la explotación que recibía la población nativa en aquella colonia belga, la cual en aquellos momentos era propiedad particular del rey belga Leopoldo II. El Informe Casement levantó tal escándalo que el rey Leopoldo II no tuvo más remedio que renunciar a su soberanía sobre el Congo y establecer una serie de reformas democráticas y más humanas en la colonia, que pasó a pertenecer al Estado.

Después de haber rechazado una serie de puestos importantes en el ministerio de Asuntos Exteriores británico, y condicionado por su delicada salud, Casement se vio forzado a permanecer tres largos años en Inglaterra, separado de cualquier tipo de trabajo o vinculación política. Una vez que se repuso, Roger Casement fue mandado al Brasil, en el año 1906, para realizar un estudio relacionado con las condiciones de explotación y miseria a la que estaban siendo sometidos los indígenas de la región del río Putumayo, tarea que le llevó hasta el año 1910.

Al año siguiente, el Gobierno británico le concedió el título de sir en reconocimiento a sus servicios en aras de la humanidad y de la justicia social. El Parlamento británico llevó a a cabo una profunda investigación cuyos resultados fueron puestos a la luz en 1912, en los que las constantes denuncias lanzadas por sir Roger Casement fueron corroboradas, una por una. La compañía colonial inglesa encargada de la explotación de la región brasileña no tuvo más remedio que disolverse al conocerse el escandaloso trato que infringían a los nativos.
En el año 1912, sir Roger Casement volvió a tener serios problemas de salud como consecuencia de sus largas estancias en aquellos parajes tropicales, circunstancia que aceleró su retirada definitiva del servicio diplomático británico. De regreso a Irlanda en ese mismo año, Casement comenzó a simpatizar con el incipiente movimiento católico independentista irlandés, trabajando en la Liga Gaélica y en diversas organizaciones del mismo calado, a las que prestó una inestimable ayuda. A finales del año 1913, Casement ingresó como miembro del Irish National Volunteers , los voluntarios irlandeses (Óglaigh na hÉireann), del que formó parte en su fundación.

A partir de ese momento, Roger Casement trabajó denodadamente por obtener todo tipo de apoyo para la causa independentista irlandesa. A tal efecto, en julio del año 1914 realizó un viaje a Nueva York para tomar contacto con la importante colonia irlandesa de la ciudad y recabar apoyo financiero a la causa. Tras el estallido de la Primera Guerra Mundial, Roger Casement albergó la esperanza de lograr apoyo de Alemania para formar una fuerza de choque irlandesa en contra del Gobierno británico.

Con ese objetivo, Roger Casement arribó en Berlín en noviembre de 1914, dispuesto a encontrar el apoyo necesario de los altos mandos alemanes a la causa irlandesa. Casement propuso a éstos reclutar a todos los prisioneros de guerra irlandeses para crear una brigada y luchar contra Inglaterra en su propio terreno. A pesar del inicial recelo del Alto Mando alemán hacia el plan de Casement, éste consiguió al final que el Alto Mando alemán se comprometiera a entregar al INV 20.000 pistolas con munición incluida. Lo que no pudo conseguir Casement fue formar la fuerza de choque irlandesa.

Casement partió para Irlanda en 1916 con el cargamento armado a bordo de un submarino alemán con dirección al condado de Kerry, donde debía desembarcar antes del 24 de abril, fecha prevista por el INV para llevar a cabo una gran insurrección contra el Gobierno británico (Levantamiento de Pascua). El 20 de abril, cuando Casement intentaba desembarcar en Banna Strand, Tralee, en el condado de Kerry, fue descubierto por el servicio de guardacostas británico.
Fracasado el Levantamiento de Pascua, Roger Casement fue sometido a un juicio con gran eco en los medios de comunicación, pero los tribunales encontraron escasa base legal para condenarle, pues sus delitos se habrían cometido en Alemania y la Ley de Traición sólo era aplicable a actividades cometidas en suelo británico. Sin embargo, forzando la interpretación de la ley y alterando el sentido de una coma, los tribunales llegaron a condenarle a muerte. “Ahorcado por una coma”, se llegó a decir entonces. Roger Casement fue ahorcado en la prisión de Pentonville, en Londres, el 3 de agosto de 1916 a la edad de 51 años. Mientras esperaba la ejecución, se convirtió al catolicismo y, según sus propias palabras, llegó a la muerte con el cuerpo de Cristo como único alimento.

Entre las muchas personas que pidieron clemencia para él, destacaban Sir Arthur Conan Doyle (novelista, creador de Sherlock Holmes, a quien conoció durante la campaña de la Congo Reform Association) y George Bernard Shaw (escritor irlandés, que alcanzaría el Premio Nobel de Literatura en 1925). Sin embargo, su amigo Joseph Conrad, que tenía un hijo en el frente, no le pudo perdonar su traición contra Gran Bretaña.

Para desinflar la campaña a favor de la clemencia, se difundieron entonces fotografías de un diario atribuido a Casement y donde aparecía como un homosexual promiscuo, un crimen en aquel tiempo. En un tiempo de fuerte conservadurismo social, no sólo entre los católicos irlandeses, estos llamados ‘Diarios negros’ minaron el apoyo a Casement, un hombre que nunca se casó y de quien no se conocían romances con mujeres. No obstante, los expertos forenses que han estudiado los diarios, a lo largo de las décadas, no se han llegado a poner de acuerdo sobre su autoría, debido a ciertas interferencias de los servicios de inteligencia británicos.

Como era costumbre entonces, el cuerpo de Casement fue enterrado en cal viva en el cementerio de la prisión donde fue ejecutado. Hubo que esperar a 1965 para que el cadáver fuera repatriado y, tras celebrar un funeral de estado, fuera enterrado con honores militares en el Área Republicana del Cementerio de Glasnevin en Dublín. El Presidente de la República de Irlanda, Éamon de Valera, último de los dirigentes supervivientes del Levantamiento de Pascua de 1916, desoyendo las recomendaciones de los médicos, a sus más de 80 años, asistió a la ceremonia, junto a 30.000 ciudadanos. La última voluntad de Casement, ser enterrado en la bahía de Murlough en la costa de Antrim, no ha podido ser cumplida, pues entre las condiciones de la repatriación del cuerpo que exigió el Premier británico Harold Wilson figuraba expresamente que no fuera trasladado al norte de Irlanda.

Hoy Irlanda recuerda a Roger Casement dando nombre a multitud de lugares, edificios y organizaciones: el Casement Park (estadio de deportes gaélicos de la Gaelic Athletic Association, GAA) en Belfast Oeste, así como varios clubs de la GAA; el aeródromo Casement del ejército del aire en Baldonnel, Dublín; la estación Casement de autobús y ferrocarril en Tralee, así como un monumento en el puerto de la playa de Banna (Banna Strand) donde desembarcó en 1916; el fuerte de McKenna (McKenna’s Fort) de Rathoneen donde fue arrestado ahora se denomina fuerte de Casement (Casement’s Fort); y también llevan su nombre muchas calles, sobre todo en Finglas, en el noroeste de Dublín, así como, aunque resulte paradójico, en el feudo lealista de Harryville en Ballymena (Condado de Antrim), aunque en este caso se honre a su bisabuelo que fue abogado en esa ciudad del norte de Irlanda.

Referencias usadas:
http://innisfree1916.wordpress.com/2008/08/13/roger-casement-iii-juicio-muerte-y-memoria/
-------------------------------------------------------------------------------------------------

15.Daniel O'Connell (6 de agosto de 1776 - 15 de mayo de 1847) :

Conocido como El libertador (The Liberator), fue la figura política más importante en la Irlanda de la primera mitad del siglo XIX.

Muy crítico con las ideas que implicaban una insurrección violenta de Irlanda, llegó a decir que la libertad de la isla no valía el derramamiento de una sola gota de sangre. Siempre utilizó métodos populistas y parlamentarios para conseguir el cambio.

O´Connell nació cerca de Caherciveen, Condado de Kerry, en la en otro tiempo poderosa familia católica de los O'Connells de Derrynane, que había sido desposeída de sus tierras.

Bajo el patronazgo de su tío, Maurice Hunting Cap O´Connell, estudió en Douai, Francia. Fue admitido en Lincoln´s Inn en 1794 y transferido al King´s Inn de Dublín dos años más tarde.

En sus primeros años apoyó a los radicales pro-democracia de la época y creía en la igualdad de derechos y la tolerancia religiosa en su propio país.

En esa época recibió la influencia intelectual de William Godwin, Thomas Paine y Adam Smith.

Mientras estudiaba leyes en Dublin, su tío Maurice le dio instrucciones de no implicarse en ninguna actividad de milicias.

Cuando Theobald Wolfe Tone desembarcó en Bantry Bay con un ejército francés en diciembre de 1796, O'Connell se encontraba en una encrucijada vital, debido a sus dudas acerca de la política.

Dennis Gwynn, en su biografía Daniel O'Connell dijo: El liberador de los irlandeses sugiere que esta incertidumbre se debía a que Daniel se había enrolado como voluntario en defensa del gobierno, pese a que el gobierno estaba intensificando la persecución a los católicos como él.

Deseaba entrar en el Parlamento, pero cualquier tipo de posibilidad para un católico de acceder a la Cámara, que había sido abierta dos años atrás, fue completamente vetada tras los sucesos de 1798.

Como estudiante, O'Connell era consciente de su talento, pero sabía que nunca podría ocupar los puestos más altos del escalafón. Se centró en temas relacionados con la historia legal y política de Irlanda, afirmando en sus conclusiones que "en Irlanda, la política del Gobierno ha estado encaminada exclusivamente a reprimir al pueblo y a mantener el estatus de una minoría privilegiada y corrupta."

El 19 de mayo de 1798, O'Connell fue convocado al Irish Bar y nombrado barrister. Cuatro días más tarde, la Sociedad de Irlandeses Unidos iniciaban su rebelión que fue derrotada por los británicos con gran derramamiento de sangre. O'Connell no apoyó la rebelión; creía que la cuestión de Irlanda habría de decidirse políticamente antes que por las armas.En 1802, O'Connell contrajo matrimonio con su prima tercera Mary O'Connell. Tuvieron cuatro hijas, Ellen, Catherine, Elizabeth y Rickard; y cuatro hijos Maurice O'Connell, que sería miembro del parlamento, Timothy James O'Connell, John O'Connell, también parlamentario, y Daniel O'Connell Jr.

Decidió retirarse a su casa en Kerry, y no tomó parte ni en la rebelión ni en la represión. Durante diez años se dedicó a la práctica privada de la abogacía en el sur de Irlanda.

Condenó también el levantamiento de Robert Emmet en 1803. Acerca de él escribió: "Un hombre capaz de preparar a sangre fría tal derramamiento de sangre, tantos asesinatos y tales horrores de toda clase ha dejado de ser objeto de compasión."


Regresó a la política en la década de 1810, estableciendo el Comité Católico en 1811 en lucha por la Emancipación Católica, que permitiría a los católicos irlandeses convertirse en miembros del Parlamento. En 1823 creó la Asociación Católica que ampliaba sus reivindicaciones en pro de los católicos irlandeses, como reforma electoral, reforma de la Iglesia de Irlanda, derechos de los arrendatarios y desarrollo económico.

La cuota de asociado era de un penique al mes, cantidad mínima pensada para que los campesinos católicos se adhirieran al movimiento. La suscripción fue un rotundo éxito y la Asociación recaudó una gran cantidad de dinero en su primer año. Este dinero fue utilizado para realizar campaña por la Emancipación Católica, concretamente financiando las campañas de Parlamentarios proemancipación a la Cámara de los Comunes.

En 1815 tuvo lugar un suceso que le marcaría de por vida. La Corporación de Dublin (el gobierno municipal) se había mostrado siempre contrario a los católicos, y apoyaba a la Ascendencia Protestante. En uno de sus discursos, O'Connell acusó a "The Corpo", como se conocía popularmente a la Corporación de ser una "corporación de mendigos". Los integrantes de la Corpo se pusieron furiosos ante el comentario y exigieron disculpas a O'Connell, que se negó. Fue entonces cuando uno de los miembros y conocido duelista, John D'Esterre, le desafió.

La expectativa de que O'Connell pudiera morir llenó de expectación a los ocupantes del castillo de Dublín, que consideraban a O'Connell "peor que un peligro público" y deseaban fervientemente que fuera eliminado de la escena pública. Sin embargo fue O'Connell el que hirió mortalmente a D'Esterre en el duelo, que tuvo lugar en Oughterard, condado de Kildare. Impresionado, se ofreció a mantener a la viuda, que rechazó el ofrecimiento, aunque sí aceptó una pensión para su hija que O'Connell pagaría durante más de treinta años. El recuerdo del duelo perseguiría durante toda su vida al abogado irlandés.

Como parte de su campaña por la Emancipación Católica, O'Connell se presentó en 1828 a una elección a la Cámara de los Comunes por el condado de Clare para cubrir la vacante dejada por William Vesey-FitzGerald, II Baron FitzGerald y Vesey, otro partidario de la Asociación Católica.

O'Connell ganó el asiento, pero no podía ocuparlo al no estar permitido el acceso a los católicos al Parlamento de Inglaterra. Sin embargo, tanto el Primer Ministro, el Duque de Wellington, como el Secretario de Estado, Sir Robert Peel, comprendieron a su pesar que negar a O'Connell su escaño podría causar otra rebelión como la de 1798 en una Irlanda mayoritariamente católica (en torno al 85% de la población).

Peel y Wellington convencieron al rey Jorge IV de la necesidad de aprobar la ley de Emancipación Católica y de permitir a los miembros de otras confesiones cristianas distintas a la Iglesia de Irlanda acceder al Parlamento, lo que se aprobó por ley en 1829, gracias al apoyo liberal.

Irónicamente, la elección de O'Connell, un defensor de los métodos políticos no violentos, desencadenó en Irlanda una etapa de agitación y violencia.

En aquel momento, todos los trabajadores agrarios tenían la obligación de mantener a la Iglesia de Irlanda mediante el pago de diezmos. El hecho de que la mayoría de los trabajadores de la tierra fueran católicos y tuvieran que mantener una religión minoritaria que no era la suya, había acabado por generar tensión.

En 1831 se inició una campaña pacífica de no-pago, que acabó desembocando en la conocida como Guerra del Diezmo (1831 - 1836) cuando el gobierno ordenó a la recién creada Royal Irish Constabulary el embargo de las propiedades que no habían pagado sus deudas.

Aunque contrario al uso de la fuerza, O'Connell defendió con éxito a los participantes en la batalla de Carrickshock, consiguiendo la absolución para todos ellos. Sin embargo, O'Connell rechazó la petición de Sharman Crawford de la total abolición de diezmos en 1838, ya que esta reclamación habría puesto en peligro la alianza entre Whigs, radicales e irlandeses en el Parlamento.

En 1841, Daniel O'Connell fue el primer católico en ser nombrado Alcalde de Dubín desde el reinado de Jacobo II de Inglaterra, último monarca católico de las islas británicas.

Tras el logro de la emancipación de los católicos, O'Connell inició una campaña por la derogación del Acta de Unión de 1800 que había significado la unión de los reinos de Gran Bretaña y de Irlanda, en el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda. Con este fin, O'Connell fundó la Asociación por la Derogación, que defendía la reinstauración de un Reino de Irlanda, del que sería reina la reina Victoria.

Para conseguirlo, O'Connell organizó una serie de Encuentros multitudinarios a lo largo de Irlanda, con la excepción de la provincia del Ulster, dominada por protestantes y unionistas. Estos encuentros recibieron el nombre en inglés de Monster Meetings por la gran afluencia de público (en torno a 100.000 personas). Su repercusión llegó a ser tal que el Gobierno Británico, presidido entonces por Sir Robert Peel, prohibió la celebración de uno de estos encuentros que iba a tener lugar en Clontarf, a las afueras de Dublín. Esta prohibición se produjo tras el más multitudinario de todos los mítines, que tuvo lugar en Tara.

Tara había sido el lugar ancestral de coronación de los Reyes Supremos de Irlanda durante siglos. En Clontarf, Brian Boru había asestado el golpe de gracia a las pretensiones vikingas sobre Irlanda en la batalla de Clontarf en 1014. Sin embargo, pese al apoyo de sus seguidores, O'Connell se negó a desobedecer la orden de las autoridades inglesas y anuló el mitin.

Esto no le evitó ser encarcelado por sedición, aunque fue liberado a los tres meses por la Cámara de los Lores. Privado de su mejor arma, los Monster Meeting, O'Connell no logró avances significativos en la campaña pro Rechazo.

En esta época Irlanda sufrió una gran hambruna y algunos miembros jóvenes del partido de O'Connell comenzaron a defender doctrinas revolucionarias que su líder siempre había rechazado.

Por ello, en sus últimos años vivió con amargura el deterioro de su salud y la indiferencia británica ante el hambre de Irlanda, al tiempo que se distanciaba por sus convicciones liberales de la nueva tendencia hacia un nacionalismo de tipo cultural (dominante entre los exaltados de la Joven Irlanda).

O'Connell falleció a causa de un debilitamiento cerebral en 1847 en Génova, durante un viaje de peregrinación a Roma a los 71 años de edad. Cumpliendo su último deseo, su corazón fue enterrado en Roma y su cuerpo en el cementerio de Glasnevin, en Dublín junto a una torre circular. Sus hijos fueron enterrados en su cripta.

La filosofía y la carrera de O'Connell han inspirado a líderes de todo el mundo, entre los que se incluyen Mahatma Gandhi (1869-1948) y Martin Luther King (1929-1968). William Makepeace Thackeray (1811-1863) le dijo una vez "has hecho más por tu nación que cualquier hombre desde Washington". William Gladstone (1809-1898) le describió como "el líder popular más grande que el mundo ha visto". Honoré de Balzac (1799-1850) escribió que «Napoleón y O'Connell fueron los únicos grandes hombres que el siglo XIX ha visto.» Jean-Henri Merle D’Aubigne (1794-1872) escribió que «el único hombre comparable con Lutero en poder fue O'Connell». Por último, William Wyndham Grenville (1759-1834) señaló: «la historia hablará de él como el hombre más destacado que jamás ha vivido.»

O'Connell es conocido en Irlanda como «el libertador» o «el gran emancipador» por sus éxitos en la lucha en pro de la emancipación católica. Grand admirador de Simón Bolívar, uno de sus hijos, Morgan O'Connell sirvió a las órdenes del general venezolano en 1820.

La calle principal de Dublin, anteriormente llamada Sackville Street, fue rebautizada como O'Connell Street tras la instauración del Estado Libre Irlandés. Su estatua se encuentra en un extremo de la calle, mientras que la de Charles Stewart Parnell se sitúa en el otro extremo. Igualmente, existen calles con el nombre de Daniel O'Connell en Limerick, Ennis, Sligo, Kilkee, Clonmel, Waterford, Melbourne, Sídney y North Adelaide.

Crítico con la insurrección violenta en Irlanda, O'Connell dijo una vez que "el altar de la libertad se tambalea si esta cimentado sólo con sangre," y, sin embargo, en 1841. O'Connell había apoyado la continuidad de la guerra del Opio en China en apoyo al gobierno liberal (o Whig) frente a la moción de censura presentada por los conservadores (tories) en el Parlamento Inglés.

Políticamente, O'Connell empleó métodos parlamentarios y populistas para presionar al gobierno británico e hizo varias declaraciones de lealtad a la corona.

Advirtió frecuentemente al aparato británico en la isla de que, si no reformaban el gobierno de Irlanda, los irlandeses empezarían a prestar oídos a los "consejos de los violentos".

Los gobiernos británicos posteriores ignoraron sus advertencias, aunque O'Connell, gracias a la mera fuerza de voluntad y al apoyo de los católicos y el clero irlandés alcanzó consiguió numerosos avances; eliminar las incapacitaciones de los católicos; asegurar que los católicos pudieran elegir representantes en el parlamento británico que los defendieran (hasta que se pudiera restaurar el Parlamento Irlandés); y enmendar el Juramento de Lealtad, elminando cláusulas ofensivas a los católicos para que estos pudieran prestarlo sin ver menoscabada su dignidad.

Aunque hablante nativo del irlandés, O'Connell animó al pueblo de Irlanda a aprender inglés para mejorarse a sí mismos.

Además, aparte de su lucha por la emancipación católica, realizó esfuerzos similares para lograr derechos para los judíos irlandeses. Debido a su insistencia, en 1846, la ley británica "De Judaismo" que establecía la obligación de llevar vestimentas distintivas para este grupo, fue abolida.

Referencias usadas:
Biografías y vidas.
Biblioteca Joyce.
Wikipedia.
-------------------------------------------------------------------------------------------------

16.Michael Collins (Irlandés: Mícheál Eoin Ó Coileáin):
(Clonakilty, 1880 - Bandon, 22 de agosto 1922) Político independentista irlandés, uno de los principales líderes irlandeses del primer cuarto del siglo XX, período en el que parte de Irlanda adquirió su independencia.

Pese a la opinión personal que tengamos cada un@ sobre los actos finales de su vida, no se puede negar su caracter histórico, y por ello creo necesario recordar algo de lo que fué esta figura histórica del nacionalismo irlandés.

Ideológicamente fue partidario de la total independencia de Irlanda. Como nacionalista católico irlandés convencido, sus intereses representaron los deseos de una mayoría de población católica que, durante siglos, comprobó cómo el dominio británico les había desprovisto de sus derechos civiles básicos, anulando su identidad nacional.

Michael John ("Mick") Collins nació en Sam's Cross, cerca de Clonakilty , en el condado de Cork, Irlanda, en 1890, aunque muchas biografías datan su fecha de nacimiento el 16 de octubre de 1890, en su epitafio está señalada como fecha de su nacimiento el 12 de octubre de 1890.

Su familia tuvo ciertos títulos nobiliarios como "Señores de Uí Chonaill", cerca de Limerick, pero como otros muchos irlandeses, habían sido desposeídos de los mismos y relegados al estatus de simples granjeros. Con todo, la prosperidad de su granja los hizo vivir más cómodamente que la mayoría de los granjeros irlandeses de finales del siglo XIX. Durante ese relativo bienestar, nació Michael Collins. La hermana mayor de Michael (conocida como Hermana María Celestina) era enfermera y trabajó como maestra de escuela en Londres.

El padre de Michael, que también se llamaba Michael, llegó a ser miembro de la Hermandad Republicana Irlandesa cuando era joven, pero lo dejó debido a sus obligaciones en la granja. El viejo Michael Collins tenía sesenta años cuando se casó con Marianne O'Brien, quien entonces tenía veintitrés. La pareja tuvo ocho hijos, incluido “Mick” Collins. El ya anciano padre murió cuando Michael era solo un niño de seis años.

Desde pequeño, Michael Collins se mostró como un niño brillante y precoz, con un fuerte temperamento y apasionado nacionalismo, estimulado por el herrero local, James Santry, y más tarde en la Escuela Nacional de Lisavaird, por el rector Denis Lyons, un miembro de Hermandad Republicana Irlandesa (una organización de la que Collins luego sería líder).

Collins era alto, deportista, algo que no ensombreció su desarrollo intelectual o sus extraordinarios instintos.
Después de dejar la escuela cuando tenia 15 años, Michael siguió los pasos de muchos irlandeses, especialmente de la zona de Clonakilty y se mudó a Londres donde trabajó como cartero desde el mes de Julio de 1906. Durante sus años en Londres vivió con su hermana Johanna (“Hannie”).
Se afilió a la asociación local Atlética Gaélica y a través de esta, a la Hermandad Republicana Irlandesa, una organización secreta que promovía la independencia de Irlanda.Sam Maguire, un protestante republicano de Dunmanway (en el Condado de Cork), introdujo al joven Collins de 19 años en la IRB, organización donde con el paso del tiempo desempeñaría un papel fundamental.
Sirvió como ministro de finanzas de la República Irlandesa, fue Director de Inteligencia del IRA y miembro de la delegación irlandesa que negoció el Tratado anglo-irlandés, siendo también Presidente del Gobierno Provisional y Comandante en Jefe del Ejército Nacional.

Collins fue miembro de los Voluntarios Irlandeses y durante la Primera Guerra Mundial apoyó la independencia de Irlanda en lugar de alistarse en el ejército británico. Fue el primer líder y el precursor de las guerrillas urbanas en Irlanda. Trabajó en Londres antes de regresar a su país natal para participar en la revolución de 1916. Las primeras acciones en las que Michael Collins inició su actividad pública acontecieron como consecuencia de los sucesos que, tras la aprobación de una nueva Bill Home Rule, protagonizaron los protestantes unionistas. Las presiones de este grupo y su influencia en las medidas que desde Londres se ponían en marcha redujo significativamente la aplicación de esta ley. Fue entonces cuando los sectores nacionalistas más extremistas intentaron llevar a cabo una revolución para poner fin al dominio británico en la isla.

En 1916, Michael Collins, junto a otros líderes, planificó el Levantamiento de pascua, actividad por la que fue detenido durante un corto espacio de tiempo, hasta diciembre de 1916. El inicio de la revuelta mermó el número de políticos y dirigentes que formaban parte del Sinn Féin, lo que facilitó que Collins adquiriera cada vez mayor protagonismo. En diciembre de 1918, Collins fue uno de los veintisiete miembros elegidos por el Sinn Féin, cuyos setenta y tres miembros se encontraban detenidos en su mayoría, para representar a esta formación en el parlamento revolucionario irlandés cuando se proclamó la República provisional de Irlanda.

Collins pasó a ocupar el cargo de ministro de Asuntos Internos del Sinn Féin, pues De Valera y Griffith estaban detenidos. Más tarde, tras la huida de De Valera a Estados Unidos en 1919, Collins ocupó la cartera de Finanzas. Mientras tanto, compaginó estas funciones con su labor entre los Volunteers y en la fundación del Irish Republican Army, IRA. Desde entonces, se convirtió en uno de los líderes más brillantes en la dirección de la guerra de guerrillas que se mantuvo desde 1919 hasta 1921, el conflicto anglo-irlandés fue adquiriendo una mayor intensidad. Fue el creador de The Squad, brigadas de elite que eliminaban a los policías británicos más importantes y a los colaboracionistas con el gobierno británico. Michael Collins fue uno de los irlandeses más buscados por la policía británica, que llegó a establecer un precio de diez mil libras a su cabeza.

Ante la imposibilidad de obtener un resultado favorable en el conflicto y el desgaste que las fuerzas irlandesas, en julio de 1921, durante la tregua establecida por ambos bandos, Collins, junto a Griffith, pero sin Eamon De Valera, lideraron la representación irlandesa que viajó a Londres con el fin de negociar un acuerdo que terminara con el conflicto y restableciera la paz, cubriendo además las aspiraciones de los nacionalistas.

El acuerdo Anglo-irlandés firmado por Collins, junto a otros, reconocía el status de Dominio a 26 condados de Irlanda, manteniendo el juramento de lealtad a la corona británica, que continuaría ejerciendo su plena autoridad sobre seis de los nueve territorios que formaban la provincia histórica irlandesa del Ulster. Las condiciones globales alcanzadas dividieron profundamente a los sectores republicanos nacionalistas que, encabezados por Eamon De Valera, rechazaron el acuerdo. La tensión entre ambas facciones provocó el inició de una guerra de guerrillas entre los irlandeses, que puso fin a la vida de los dos líderes responsables, tras unos enfebrecidos debates donde demostraron sus dotes de persuasión.

Mientras, como jefe de las fuerzas armadas de la nueva nación, hacía un reconocimiento rutinario de sus tropas, Michael Collins fue asesinado el 22 de agosto de 1922, apenas diez días después de la muerte de A. Griffith. Collins había defendido el Tratado al estar convencido plenamente de que era imposible ir más allá en las peticiones reivindicativas a Gran Bretaña. La división para Collins también fue costosa. Su deseo era que se aceptase el Tratado como primer paso hacia la absoluta independencia de una parte de Irlanda, desde la cual se trabajaría para que la división se convirtiese en provisional. Algunos de sus contemporáneos no estuvieron de acuerdo con este planteamiento. Interpretaron la nueva realidad establecida en Irlanda bajo la certeza de que, una vez aceptada la división, nada se podría hacer para acabar con ella.

De otro lado completo un poco la biografía de este personaje con una de esas curiosidades con las que uno se topa "navegando" por la Red, en este caso la noticia procede del diario Montañes:


Me perseguisteis noche y día. Habéis llegado a poner precio a mi cabeza». Michael Collins, uno de los jefes del Ejército Republicano Irlandés (IRA) y de su rama política (Sinn Féin), estuvo a punto de perder los estribos con Winston Churchill, a la sazón ministro británico de las Colonias, cuando éste lo recibió en su residencia para negociar la autodeterminación del sur de Irlanda. En aquella casa londinense, situada en Sussex Square, se celebró a finales de 1921 un singular encuentro del que se van a cumplirse 90 años precisamente cuando Euskadi especulaba sobre el alto el fuego definitivo de ETA. El entonces primer ministro británico, el liberal galés David Lloyd George, había subido al piso superior para conversar con el líder de la delegación irlandesa, Arthur Griffith. Mientras tanto, Collins se había quedado en la planta baja con Churchill y con el compañero de gabinete de éste, Lord Birkenhead, ministro de Hacienda. «Había crisis y las negociaciones parecían pender de un hilo», relató el anfitrión en su libro 'Pensamientos y Aventuras' (1938).

La tregua entre el IRA y el Reino Unido se había declarado durante el verano, pero el diálogo no era sencillo. Los irlandeses habían luchado de forma despiadada contra los británicos y estos habían respondido con la guerra sucia. La sangre todavía estaba fresca. Collins, ministro de Finanzas del Gobierno rebelde, había sido un feroz adversario como jefe de inteligencia del IRA. Fue idea suya la creación de los 'Doce Apóstoles', una banda de pistoleros que asesinó a decenas de enemigos que pretendían infiltrarse en sus filas. Conocido como 'Big Fellow' (grandullón), era un hombre que, pese a sus escasos 30 años, comprendía que estaba perdiendo la guerra y debía negociar. Sin embargo, como no se consideraba un político, le disgustó que el presidente del Sinn Fein, Eamon de Valera, le hubiera sacado de la clandestinidad y enviado a Londres para participar en unos contactos de resultado incierto.

Churchill sabía que Collins era más respetado en el IRA que Griffith. Cuando ambos aparecieron aquella noche por su casa, para discutir el tratado que consagró la separación del Ulster y el resto de Irlanda, el mandatario inglés comprobó que Collins «se hallaba en el momento más difícil de su carácter, lleno de reproches y desconfianzas». «Espere un momento», le interrumpió, tratando de aplacarlo. Acto seguido desvió la conversación hacia sus recuerdos de la segunda guerra de los bóers, el conflicto que enfrentó al Imperio británico con los surafricanos de origen holandés entre 1899 y 1902. Había participado en aquella contienda como periodista del 'Morning Post' y también como soldado. Durante aquellos días se hizo popular entre sus compatriotas cuando se fugó de un campo de prisioneros y el enemigo ofreció 25 libras a quien le capturara vivo o muerto. Aún guardaba enmarcado el anuncio de la recompensa.

El precio de su cabeza
Al encontrarse con Collins cara a cara, Churchill descolgó el documento de la pared. «No es usted el único», le retó. A continuación, en tono zalamero, admitió que las 25 libras que habían ofrecido por su cabeza en Suráfrica no podían compararse con las 5.000 que, según se creía entonces, el Reino Unido había estado dispuesto a pagar por el terrorista irlandés que le visitaba en su domicilio. «No hay duda de que era un buen precio», remachó. El huésped, «conmovido hasta lo más profundo por las violentas alternativas que pugnaban en su interior», según la descripción de su interlocutor, echó un vistazo al papel y soltó una carcajada. «Toda su irritación desapareció», subrayó Churchill. «Sostuvimos una conversación amistosa y, desde entonces, aunque debo reconocer que íntimamente existió siempre un abismo entre nosotros, jamás perdimos la base de una mutua inteligencia».

Los dos negociadores cargaban sobre sus espaldas un sinfín de atrocidades. Churchill había servido en la India y se había adentrado en los territorios pastunes situados entre los actuales Pakistán y Afganistán. Había participado en la expedición contra el Madhi en Sudán -para vengar al decapitado general Gordon, el general Kitchener desenterró el esqueleto del caudillo musulmán y utilizó el cráneo como tintero-. También había sido testigo de las atrocidades padecidas por el pueblo bóer en los campos de concentración británicos. Y había vivido en primera línea la catástrofe de la Primera Guerra Mundial, de la que surgieron los 'Black and Tans', escuadrones que fueron enviados a Irlanda desde las trincheras de Francia para responder «al terror con el terror».

Collins, por su parte, había cogido el testigo de los 'dinamiteros' fenianos que sembraron de bombas las ciudades inglesas a finales del XIX. Muchos eran estadounidenses de origen irlandés que habían idealizado la tierra de sus antepasados y luchado en la Guerra de Secesión. Con el cambio de siglo, el nacionalismo irlandés acabó liderado por el Sinn Fein, una opción que se impuso sobre otras alternativas tradicionales y más posibilistas debido a la brutalidad con que Londres reprimió el Levantamiento de Pascua, la revuelta organizada en Dublín en 1916, y también por la imposición del reclutamiento obligatorio en Irlanda. El típico activista del IRA pasó a ser un hombre soltero, ex soldado del Ejército británico, que vestía gabardina o chaqueta de cuero y aplicaba el 'ojo por ojo' con pistola, rifle o la metralleta 'Tommy'.

Sentencia de muerte
La tregua llegó en julio de 1921 tras una espiral de atentados. A pesar de la crueldad que había alcanzado el conflicto, los negociadores que participaron en las conversaciones de paz, celebradas de octubre a diciembre en Londres, estrecharon lazos personales al darse cuenta del precio que iban a pagar ante sus opiniones públicas. Lord Birkenhead confesó que el arreglo político supondría su «condena a muerte política», mientras que Collins apostilló que, en su caso, supondría su «condena, lisa y llanamente». Los irlandeses tuvieron que aceptar la permanencia del Ulster en el Reino Unido y la conversión del resto de su país en un 'dominio' británico, como Australia y Canadá. Esas concesiones le granjearon a Collins el odio de la facción irlandesa que sólo aceptaba una república independiente, un grupo de activistas «cuyos métodos conocía perfectamente», recordó Churchill. De hecho, el responsable del IRA se sinceró con su anfitrión antes de abandonar Sussex Square: «Espero que me matarán pronto. Será una colaboración más. Mi muerte prestará a la paz mayores servicios que mi vida».
Y así ocurrió. Michael Collins fue abatido en agosto de 1922, poco después de que el otro miembro de la delegación irlandesa, Arthur Griffith, falleciera de una insuficiencia cardiaca. A Collins le tendieron una emboscada durante la guerra civil que se desató entre los partidarios y detractores del tratado angloirlandés, en la que salieron victoriosos los primeros. Se dice que horas antes de morir, con un rifle en las manos, había pedido un favor: «Díganle a Winston que nunca lo habríamos conseguido sin él». Años más tarde, cuando Churchill escribió sobre aquel jefe del IRA, le definió como un hombre que «cumplió su palabra».

Referencias usadas:
http://es.wikipedia.org/wiki/Michael_Collins_(l%C3%ADder_irland%C3%A9s)
Diario Montañes

-------------------------------------------------------------------------------------------------

17. Robert Emmet (Dublín, 4 de marzo de 1778 - Dublín, 20 de septiembre de 1803):

Era un nacionalista irlandés cabecilla de la rebelión de 1803, por la que fue detenido, juzgado y ejecutado.

Emmet nació en Dublín, Irlanda en 1778. Su padre sirvió como cirujano al Teniente de Irlanda y a los miembros de la Familia Real británica en su visita a Irlanda, pero a pesar de su posición privilegiada en la sociedad irlandesa Emmet, como muchos de sus contemporáneos, fue atraído a la política revolucionaria republicana.

Inicia su educación en el Trinity College de Dublín, momento en el que se incorpora a la sociedad patriótica denominada Sociedad de irlandeses Unidos. Este grupo inicialmente hacía campaña parlamentaria para la reforma y el fin de la discriminación religiosa contra los católicos (aunque Emmet y muchos irlandeses eran protestantes). Sin embargo, la sociedad fue prohibida tras la declaración de guerra entre los revolucionarios franceses y los británicos en 1793. Es a partir de este año cuando la sociedad se vio obligada a pasar a la clandestinidad y dedicar sus esfuerzos a la consecución de la independencia irlandesa con ayuda francesa. En 1798 se inicia la rebelión pero es frustada y muchos de sus miembros se ven obligados a huir a Francia.

Thomas Addis Emmet, hermano de Robert Emmet, era un alto funcionario de la sociedad de los irlandeses Unidos y tuvo que huir a Francia para escapar de la persecución por traición. La rebelión de 1798 fue aplastada pero Emmet y otros buscaron exilio en Francia, uniéndose a los grupos de revolucionarios emigrados a París.

En 1802 durante un breve período de calma en las guerras napoleónicas, Emmet se unió a la delegación irlandesa para pedir el apoyo de Napoleón. Sin embargo, la delegación regresó sin éxito.

Cuando se renovó el conflicto europeo, en mayo de 1803, Emmet regresó a Irlanda y, junto con otros revolucionarios como Thomas Russell y James Hope, se prepara para iniciar una nueva rebelión. Emmet comenzó a fabricar armas y explosivos en una serie de locales de Dublín e incluso innovó un sistema para ocultarlos con una bisagra.

Al contrario que en 1798, los preparativos para el levantamiento se ocultaron con éxito, hasta que una explosión prematura en uno de los sistemas de depósitos de Emmet mató a un hombre y Emmet se vio obligado a adelantar la fecha de la revuelta antes de que este hecho despertara las sospechas de las autoridades.

Emmet no pudo conseguir la ayuda de los rebeldes de Wicklow liderados por Michael Dwyer y muchos rebeldes de Kildare que habían llegado tuvieron que regresar debido a la escasez de armas de fuego que se les había prometido, pero la rebelión siguió adelante estallando en Dublín en la noche del 23 de julio de 1803.

Se dió el hecho de no aprovechar la poca vigilancia del Castillo de Dublín, que contenía una ligera guardia, el motín se dirigió hacia la zona de la calle Thomas. El Presidente del Tribunal Supremo de Irlanda, Señor Kilwarden, que fue el fiscal principal en el juicio a William Orr en 1797 y también el juez que concedió el hábeas corpus a Wolfe Tone en 1798, fue arrastrado de su transporte y asesinado a machetazos. Emmet personalmente fue testigo de como se desmontó a un soldado de su caballo y se le dio muerte en el suelo, esta visión le llevó a cancelar la rebelión a fin de evitar más derramamiento de sangre.

En su huida se refugió en la casa de John Philpot Curran, otro nacionalista irlandés. Emmet se escondió pero el 25 de agosto fue apresado cerca de Harold´s cross cerca del emplazamiento en dónde vivía su amada Sarah Curran.

Tras ser detenido es juzgado y acusado de traición. Es condenado a morir en la horca. El 19 de septiembre fue juzgado, reparando la Corona las deficiencias en su caso con el pago de 200 libras y una pensión al abogado defensor Leonard Macnally. Su asistente en el juicio Peter Burrowes no se dejó comprar y abogó el caso lo mejor que podía.

Tras ser condenado, Emmet pronunció un discurso, llamado el Speech from the Dock, que es especialmente recordado por su cierre de la sentencia y aseguró su fama póstuma entre los republicanos irlandeses ejecutados. Sin embargo, no hay versión definitiva escrita por el mismo Emmet.

Se le preguntó si tenía alguna cosa que decir, Emmet proclamo lo que se considera ser uno de los discursos más famosos de la época y que podría ser considerado como la última protesta de los Irlandeses Unidos:

"Sólo tengo una petición para hacer en mi partida de este mundo - es la caridad de su silencio. Que nadie escriba mi epitafio. Ningún hombre puede escribir mi epitafio, porque ningún hombre sabe de mis motivos y se atreve a reivindicar el carácter ahora de ellos, no dejaré que los prejuicios o la ignorancia los difamen. ¡Que descanse en la oscuridad y la paz hasta que otros tiempos y otros hombres puedan hacer justicia a ellos. Cuando mi país tome su lugar entre las naciones de la tierra, entonces mi personaje se justificará, entonces podrá ser escrito mi epitafio”.

"Let no man write my epitaph; for as no man who knows my motives dares now vindicate them, let not prejudice or ignorance asperse them. When my country takes her place among the nations of the earth then and not till then, let my epitaph be written."

Una versión del discurso anterior fue publicado en 1818, en una biografía sobre el padre de Sarah, John Curran, haciendo hincapié en que el epitafio Emmet se escribe en la reivindicación de su carácter, y no específicamente cuando Irlanda ocupe su lugar como nación.

Estoy aquí dispuesto a morir. No estoy autorizado a reivindicar mi personaje, que nadie se atreva a reivindicar mi carácter, cuando se me impidió reivindicarlo yo mismo, que nadie se atreva a calumniarme a mí. Dejar que mi carácter y mis motivos queden en reposo. En la oscuridad y la paz, hasta que otros tiempos y otros hombres les puedan hacer justicia. Entonces mi personaje podrá ser reivindicado; después podrá ser escrito mi epitafio.

El 20 de septiembre de 1803 Emmet fue ejecutado en la horca y decapitado en Thomas Street. Los restos fueron enterrados en secreto. El paradero de sus restos ha seguido siendo un misterio. Se sospecha que había sido enterrado en secreto en la bóveda de una iglesia anglicana de Dublín. Cuando la bóveda fue inspeccionada en la década de 1950, se encontró un cadáver sin cabeza que no pudo ser identificado, pero se sospecha que son los restos de Emmet. En la década de 1980 la iglesia se transformó en un club nocturno y todos los ataúdes se retiraron de la bóveda.

Aunque la rebelión de Emmet fue un completo fracaso, este se convirtió en una figura heróica en la historia irlandesa. Su discurso desde el banquillo de los acusados es ampliamente citado y recordado, sobre todo entre los nacionalistas irlandeses. El ama de llaves de Emmet, Anne Devlin, también es recordada en la historia irlandesa por soportar la tortura sin dar información a las autoridades. Robert Emmet escribió una carta desde su celda en la cárcel de Kilmainham, Dublín, el 8 de septiembre de 1803. La carta fue dirigida a «Miss Sarah Curran, el Priorato, Rathfarnham», y fue entregada a un funcionario de prisiones, George Dunn, en quien confiaba para estos servicios. Dunn le traicionó y dio la carta a las autoridades del gobierno, una acción que casi le costó la vida a Sarah Curran.

Su intento de ocultarse cerca de Sarah Curran, le costó la vida, y su partida a su carta lo convirtió en un personaje romántico, que en la época del romanticismo de la época victoriana prolongó su fama.

Su historia se convirtió en el tema de la etapa de los melodramas durante el siglo XIX.

El hermano mayor de Robert Emmet, Thomas Addis Emmet tuvo que emigrar a los Estados Unidos poco después de la ejecución de Robert y eventualmente sirvió como Fiscal General del estado de Nueva York.

Tom Kernan hizo una evocación de la muerte de Robert Emmet en 1803:

Good drop of gin, that was. His frocktails winked in bright sunshine to his fat strut.

Down there Emmet was hanged, drawn and quartered. Greasy black rope. Dogs licking the blood off the street when the lord lieutenant's wife drove in her noddy.

Let me see. Is he buried in saint Michan's? Or no, there was a midnight burial in Glasnevin. Corpse brought in through a secret door in the wall. ("Rocas flotantes", p. 237)

Buena gota de ginebra fue ésa. Los faldones de su levita guiñaban en la brillante luz del sol a su gordo contoneo.

Ahí fue ahorcado Emmet, destripado y descuartizado. Grasienta soga negra. Los perros lamían la sangre de la calle cuando la esposa del virrey pasó en su berlina

Veamos. ¿Está enterrado en Saint Michan? O no, hubo un entierro a medianoche en Glasnevin. Entraron el cadáver por una puerta secreta en la pared.

Emmet para algun@s es el más idolatrado, el más universalmente abalado de todos los mártires irlandeses. Por consiguiente, merece destacarse que, en la proclamación que redacto para publicar en el nombre del “Gobierno Provisional de Irlanda”, el primer artículo decreta la total confiscación de la propiedad privada eclesiástica y su nacionalización hasta que se establezca el gobierno nacional y se declare sobre ellas la voluntad nacional.

Con esto dato mas el detalle de lo relatado podemos establecer, dos cosas:

Que Emmet creía que la “voluntad Nacional” era superior a los derechos de propiedad y podía abolirlos a voluntad; y también que se entendía que no puede esperarse que las clases productoras se agrupasen para la revolución, a menos que se les diese a entenderse que significaba su libertad de la esclavitud, tanto social como política.

En el 2003, Irlanda y el mundo recordaron el 200 aniversario de la muerte de Robert Emmet y la voluntad de conmemorar un período anterior de la historia irlandesa en la que los protestantes y los católicos de Irlanda se unieron bajo una sola bandera en contra de la opresion.

Referencias usadas:
Buscabiografías.
Sinn Féin en Argentina.
Wikipedia.
-------------------------------------------------------------------------------------------------

18. Peter Daly:
Fue un republicano irlandés y socialista. Nació en Liverpool el 27 de septiembre de 1903, en una familia llena de tradiciones revolucionarias irlandesas.
La familia de Daly volvió a Irlanda y vivió en Tomsollagh [Enniscorthy], Peter asistía a la Escuela Nacional de la vieja escuela en Tinnacross y más tarde en Monageer.

En su juventud fue miembro activo de la unidad local de Na Fianna Éireann y fue herido y hecho prisionero en la lucha anti-tratado.
Después de 17 meses en la cárcel en 1922, finalmente aseguró su liberación después de una huelga de hambre de 18 días. Como muchos de los republicanos derrotados se vio obligado a emigrar para trabajar.

La década de los 20 fueron un período en que el trabajo era escaso, siendo casi imposible encontrar trabajo si se había tomado parte por el bando perdedor en la Guerra Civil trágica. Al igual que miles de personas en todo este tiempo, Peter se vio obligado a emigrar. Al llegar a Fishguard sin dinero, él y compañeros Mick y Bill Sinnott, Crane, caminaron y se abrieron camino en Londres, a una distancia de entre 250 y 290 kilómetros, durmiendo en los campos, los establos y, en una ocasión, teniendo que soportar la indignidad de dormir en una pocilga.

Después de trabajar en Gran Bretaña por un período, se unió al ejército británico en el que estuvo durante cuatro años, alcanzando el rango de sargento.
Su servicio termino rapidamente cuando se descubrió que hacía contrabando de armas para el IRA.

En su rápido retorno a Irlanda se reincorporó al IRA, Peter asumió el cargo de oficial de entrenamiento de la Brigada de Wexford del IRA y se postuló en 1934 para el Republican Congress. El Congreso izquierdista tenía el objetivo de reunir a todos los republicanos de Irlanda, los trabajadores y campesinos en su lucha común contra la dominación extranjera y autóctona.

Con el declive del Congreso, se encontró de nuevo en Gran Bretaña, esta vez trabajando como peón de Wimpy, Hammersmith, Londres.
En 1936, una revuelta encabezada por el general Franco y generales del ejército, con el apoyo de la Alemania nazi y la Italia fascista intentó derrocar al gobierno republicano democráticamente electo en el estado español.

Peter Daly fue uno de los primeros voluntarios para luchar con las Brigadas Internacionales.

Demostrando valentía en la batalla del Jarama, fue herido y posteriormente requerido para comandar el batallón británico e irlandés. Durante una ofensiva en Quinto fue herido de nuevo, y aunque fue trasladado desde el campo de batalla por sus compañeros murió en el hospital de Benicasim cercano a Valencia a las 18.10 horas de la mañana del 5 de septiembre de 1937.

En una ceremonia celebrada en Madrid en 1996, los compañeros de Peter Daly supervivientes de las Brigadas Internacionales fueron nombrados ciudadanos honorarios de España y ellos aceptaron ese gran honor en nombre de sus compañeros muertos.Hoy en día, Peter Daly está enterrado en el cementerio de Castellón de la Plana.

El 3 de septiembre del 2011 se inauguró un monumento al brigadista internacional en Monageer, condado de Wexford (26 Condados).

El acto conmemorativo fue introducido por el historiador experto en la Guerra Civil española, Harry Owens y la embajadora de Cuba en Irlanda, Teresita Trujillo, quien dio a conocer el monumento de piedra.

La despedida de La Pasionaria, Dolores Ibárruri, fue leída en castellano y en Inglés, y varias coronas de flores fueron colocados en el monumento por la Peter Daly Society, George Brown Commemoration Committee (Kilkenny), Friends of Charlie Donnelly (Tyrone), Anti-Fascist Action, Independent Workers Union, Unite, y varios partidos políticos, entre ellos éirígí.

Referencias usadas:
Peter Daly.
El norte de Irlanda.
-------------------------------------------------------------------------------------------------

19.Seamus Costello (irlandés: Séamus Mac Coisdealbha, 1939–1977):

Nació en Bray, condado de Wicklow, en 1939. A la edad de 16 años se unió al Sinn Féin y al Ejército Republicano Irlandés.

En solo un año fue comandante de la activa Unidad de Servicio del IRA en el Sur de Derry y se había ganado el apodo de "general Boy". Actuó durante la campaña fronteriza y Las acciones más sonadas de su unidad incluyen la destrucción de puentes y la quema de la corte de justicia de Magherafelt.

Fue arrestado en Glencree, Co. Wicklow, en 1957 y condenado a seis meses en Mountjoy, tras su puesta en libertad fue internado de inmediato, en el centro de prisioneros de Curragh durante dos años.
Pasó su tiempo en prisión estudiando (sobre todo los principios de la lucha en Vietnam) y fue miembro del comité de fuga que consiguió éxito en la liberación de Ruari O Bradaigh y Daithi O'Connell entre otros.

Después de su puesta en libertad, Costello trabajó para reconstruir el movimiento republicano, empezando por crear una base de apoyo local en el Condado de Wicklow como organizador local del Sinn Féin.Durante este periodo, encontró tiempo para casarse con una mujer de Tipperary, Maeliosa, quien también se convirtió en un miembro activo en el Movimiento Republicano. Costello presentó a las elecciones en Bray al Consejo del Distrito urbano y la Diputación Provincial de Wicklow y tuvo éxito.

Durante la división del Movimiento Republicano en Oficiales y Provisionales en 1969, Costello se quedó con los Oficiales, en calidad de Vice-Presidente del Official Sinn Féin y Jefe de Estado Mayor del O.IRA.

Cuando el O.IRA comenzó a caer, según Costello, en la política reformista, la posición de Costello le llevó a ser expulsado del O.IRA y suspendido del O.SF.
Costello se opuso al alto el fuego de 1972 y empezó a chocar abiertamente con la dirección y con Eoin O'Murchu. Costello fue sometido a una corte marcial en 1974. Brigid Makowski que fue llamada a testificar en su consejo de guerra en Mornington señaló que "Jesús pudo haber testificado en nombre de Costello y no habría cambiado el veredicto."

En una reunión en el balneario de Lucan, un hotel cerca de Dublín, el 10 de diciembre de 1974, se formó el Partido Socialista Republicano Irlandés (Irish Republican Socialist Party) formado por republicanos, socialistas y sindicalistas, con Costello de Presidente.

En una reunión privada, el mismo día, se forma el Ejército Irlandés de Liberación Nacional con Costello como el jefe de Estado Mayor, aunque su existencia se mantuvo en secreto durante un tiempo.

El nuevo grupo surgió destinado a combinar la política de la izquierda, con la «lucha armada» contra las fuerzas de seguridad británica en el norte de Irlanda.

A los pocos días de su fundación, el incipiente Movimiento Socialista Republicano Irlandés iba a comenzar un bautismo de fuego a manos del O.IRA. Los miembros del IRSM serían atacados e incluso asesinados. Antes de que una tregua se alcanzase, tres miembros del movimiento estaban muertos.

A pesar de la tregua, Costello fue asesinado a tiros en Dublín el 5 de octubre de 1977, mientras permanecía sentado en su coche en North Strand Road, por un miembro del IRA Oficial, Jim Flynn que se encontraba en la zona en el momento. El IRA Oficial y el Provisional negaron su responsabilidad y el Sinn Féin / Partido de los Trabajadores emitió un comunicado condenando el asesinato.

Miembros de una facción del INLA en Belfast también negaron el asesinato. Sin embargo, el INLA finalmente estableció la persona responsable, y fue asesinado en junio de 1982 en el North Strand road, Dublín, muy cerca del lugar donde murió Costello.














En el momento de su muerte, era miembro de los siguientes organismos:
  • Wicklow County Council.
  • County Wicklow Committee of Agriculture.
  • General Council of Committees of Agriculture.
  • Eastern Regional Development Organisation.
  • National Museum Development Committee.
  • Bray Urban District Council.
  • Bray Branch of the Irish Transport and General Workers Union.
  • Bray and District Trade Unions Council ( presidente en 1976-77).
  • Cualann Historical Society.
Así como las posición de Presidente del IRSP y Jefe del Estado Mayor del INLA.

A su funeral asistieron Ruairi O Bradaigh, entonces presidente del Sinn Féin, Mick O'Riordan del Partido Comunista de Irlanda, Bernadette McAliskey , y Fianna Fail y Fine Gael TD´s -Teachta Dála es un miembro del Dáil Éireann, la cámara baja del Parlamento de Los 26 Condados, el Oireachtas-.

En su funeral, la senadora Nora Connolly O'Brien, hija del líder del Alzamiento de Pascua, James Connolly, dijo:
"De todos los políticos y los personajes políticos con los que he tenido conversaciones y que se llamaban seguidores de Connolly, fue el único que realmente entendió lo que James Connolly quería decir cuando habló de su visión de la la libertad del pueblo irlandés".

Una de sus frases más conocidas fue:
"Le debo mi lealtad a la clase obrera". - Seamus Costello.

Referencias usadas:
http://www.irsm.org/fallen/costello/
http://www.oocities.com/starry.plough/costello.html
http://en.wikipedia.org/wiki/Seamus_Costello
-------------------------------------------------------------------------------------------------
20.Margaret Skinnider (1893–1971) , fue la única mujer herida en combate durante el Levantamiento de Pascua y quien nos legó sus singulares memorias, que destacan su óptica de mujer combatiente. En “Doing my bit for Ireland” (New York, Century, 1917), Margaret hace una recreación de los hechos tan personal como verídica.
Nacida en Escocia de padres irlandeses, Margaret Skinnider pasaba los veranos de su infancia en el condado de Monaghan, en la provincia del Ulster, y llegará a afirmar en sus memorias: “Escocia es mi casa, pero Irlanda es mi país”. Se gradúa en Glasgow como profesora de matemáticas y en su juventud se une al grupo de Cumann na mBan existente en esa ciudad, que actuaba de manera articulada al movimiento sufragista. Su destacado trabajo en la primera de estas organizaciones hace que Constance Markievicz desee conocerla, para lo que viaja a Dublín en diciembre de 1915. Margaret le pide a su anfitriona que la lleve a conocer “la parte más pobre de Dublín” y escribe al respecto: “Me llevó a la calle Ash. No creo que exista un lugar peor en el mundo. Aquello era un estercolero, un terreno cubierto de desechos, sin pavimentar y con tantos hoyos como si hubiera sido cañoneado. Algunas casas se habían derrumbado; las demás se sostenían a base de andamios y pilas de objetos. Descubrí a los pobres entre las ruinas de la grandeza (…). No se veía ningún tipo de instalación sanitaria, y en el patio había un solo grifo para abastecer de agua a todos. Eso por no hablar del hambre que no cesa de rondarles”.
A partir de este viaje y de la estrecha relación que establece con Constance Markievicz durante el mismo, Margaret se convierte en una activa contrabandista de detonadores y material explosivo para fabricar bombas en Dublín, en la última fase de los preparativos para el Levantamiento de Pascua. Al respecto señala: “En mi sombrero yo llevaba a Irlanda detonadores para bombas y carretes de metal alrededor de mi cuerpo bajo los abrigos”. Ella y Madeleine Ffrench–Mullen realizarán pruebas de estos artefactos en los alrededores de Dublín.
El Lunes de Pascua, Margaret Skinnider es asignada a la guarnición de St. Stephen Green, bajo el mando de Michael Mallin y Constance Markievicz, y allí destaca en las dos labores que llevó a cabo durante los combates: francotiradora y mensajera. Paradójicamente Margaret había aprendido a disparar en un club de tiro donde se formaba a las mujeres para colaborar en la defensa del Imperio británico. Su conocida habilidad con el rifle y su buena puntería hacen que sea designada para ocupar uno de los lugares en el techo del Colegio de Cirujanos, al que debe llegar arrastrándose a horcajadas sobre las vigas. Ella cuenta sobre su experiencia: “Estaba oscuro allí, lleno de humo y el estruendo de los disparos, pero fue bueno estar en acción. Podía mirar a través de las copas de los árboles y ver a los soldados británicos en el techo del Hotel Shelbourne. También pude escuchar sus disparos contra el techo y las paredes de nuestra fortaleza, porque en verdad este edificio era eso. Más de una vez vi al hombre al que debía disparar”.
Actuando como francotiradora, será testigo de una situación que se repitió constantemente durante el levantamiento: las fuerzas británicas no guardaban respeto hacia los civiles y específicamente hacia las enfermeras. Ella relata: “Ese día los vi disparando a nuestras muchachas de primeros auxilios, que eran objetivos excelentes con sus vestidos blancos con grandes cruces rojas. Fue un milagro que en esa ocasión ninguna de ellas resultara herida. Las balas pasaron por la falda de una chica, y el tacón del zapato de otra de ellas salió disparado. Si yo no hubiera visto personalmente esto, no hubiera podido creer que los soldados británicos desobedecieran las reglas de la guerra establecidas por la Cruz Roja”.
Durante esos días, Margaret baja del techo y cambia de vestuario para ejercer su otro rol durante la insurrección. En tres ocasiones fue enviada a la Oficina de Correos como enlace entre ambas guarniciones. El lunes informa sobre la toma de St. Stephen Green, el martes sobre el desplazamiento hacia el Colegio de Cirujanos y el miércoles sobre el mantenimiento efectivo de la posición. El intercambio de vestuario marca el cambio de rol, pues Margaret como el resto de las republicanas irlandesas aprovecha la única ventaja proveniente de los esquemas sociales británicos de la época: una mujer es un sujeto inofensivo. Skinnider continúa con su testimonio diciendo: “Cuando era llamada para llevar un despacho a otra parte de la ciudad, me quitaba el uniforme y me ponía vestido y sombrero y salía por una de las puertas laterales del Colegio con mi mensaje. Tan pronto como volvía, me cambiaba de ropa otra vez, y uniformada me unía de nuevo al escuadrón”.
La actuación como mensajera (que asumieron muchas mujeres durante el Levantamiento) no estaba exenta de peligros. El martes en la mañana, después de avisar en la Oficina de Correos sobre la retirada de la guarnición de St. Stephen Green hacia el Colegio de Cirujanos, Margaret es enviada a recoger a 16 hombres que resguardaban el puente ubicado en Leeson Street. Ella refiere en sus memorias: “Si abandonábamos St. Stephen antes de que pudieran unirse a nosotros, perderían la comunicación, encontrándose en gran peligro. Mientras iba en mi bicicleta, tuve mi primer contacto con los riesgos de la lucha callejera. Los soldados que se encontraban en la parte superior del Hotel Shelbourne me apuntaron con sus ametralladoras directamente a mí. Las balas golpeaban el borde de madera de las ruedas de mi bicicleta, otros sacudían el borde de metal o impactaban entre los radios. Sabía lo que me podría ocurrir en cualquier momento, así que rodé tan rápido como pude. Mi velocidad me salvó la vida, y pronto estuve fuera de alcance en una esquina (…). No me siento consciente de haber mostrado ningún valor especial. La ansiedad por los compañeros que iba a traer llenaba mi mente (…). Para empeorar las cosas, los hombres se trasladaron a pie”.
El miércoles por la tarde se ofrece junto a tres compañeros masculinos para una incursión bastante peligrosa: se trataba de incendiar algunas casas ubicadas en la calle Harcourt para cortar la retirada de los soldados británicos que habían colocado una ametralladora en el techo de la Universidad. Michael Mallin duda en aprobar su incorporación al grupo por su condición de mujer y ella responde al respecto: “Mi respuesta a este argumento fue que teníamos el mismo derecho a arriesgar nuestras vidas como los hombres, porque en la Constitución de la República de Irlanda [en referencia a la Proclamación] las mujeres estaban en pie de igualdad con los hombres. Por primera vez en la historia, en efecto, una constitución escrita había incorporado el principio de la igualdad del sufragio para hombres y mujeres”.
Mallin aceptará su participación de mala gana. Durante esa incursión, Margaret es gravemente herida por efecto de tres disparos y uno de sus compañeros, Frederic Ryan, dirigente sindical y miembro del Ejército Ciudadano (ICA), resulta muerto. Las balas son extraídas por una de las enfermeras que permanecía en la guarnición y ella lamenta perder su uniforme que debe ser cortado para atenderla, por lo que decide conservar uno de sus botones como colgante el resto de su vida. Como consecuencia de uno de los disparos en el pecho, ella enferma de neumonía y permanece en el interior del Colegio de Cirujanos atendida por sus compañeros. Su salida con un grupo de la Cruz Roja hacia un Hospital San Vicente marca la entrega de la guarnición el domingo por la mañana.
Tras el final del levantamiento, Margaret Skinnider permanece varias semanas en el Hospital bajo custodia militar, tras las cuales logra que se le otorgue un permiso de viaje para viajar a Escocia, donde residía su familia. Más tarde, visitará Estados Unidos, donde recaudará fondos para la causa republicana irlandesa. Será en Nueva York donde escriba y publique su libro de memorias. Poco después, regresará a Dublín. Durante la Guerra de la Independencia será detenida y encarcelada. Y durante la guerra civil actuará como tesorera del Ejército Republicano Irlandés (bando antiTratado) hasta que resulta nuevamente detenida en 1923.
Desde su salida de la cárcel va a trabajar como maestra en la Escuela Primaria de las Hermanas de la Caridad ubicada en la calle Kings Inn de Dublín hasta su retiro en 1961. Fue miembro de la Organización Nacional de Maestros Irlandeses durante toda su carrera docente, convirtiéndose en Presidenta de la misma en 1956. Como tal, representó a Irlanda en la Conferencia Mundial de la Organización de las Profesiones de la Enseñanza en Manila (Filipinas). Se mantuvo también como activista de los derechos de la mujer. Margaret Skinnider murió el 10 de octubre de 1971 y fue enterrada en la parcela republicana en el cementerio de Glasnevin, en Dublín.
.Referencias usadas:
Texto de Sol Santander(http://1916enespanol.wordpress.com/).
Innisfree.
-------------------------------------------------------------------------------------------------

21.Éamon de Valera nacido con el nombre de Edward George de Valera, (14 de octubre de 1882-29 de agosto de 1975) :

Controvertido líder nacionalista irlandés. Fue matemático, profesor y político. Sirvió como jefe del gobierno irlandés en tres ocasiones: como Príomh Aire -Primer ministro-, como el segundo Presidente del Consejo Ejecutivo (nombre original para el Primer ministro) y el primer Taoiseach (Primer Ministro desde 1937). Terminó su carrera política como Presidente de los 26 condados, cumpliendo dos periodos desde 1959 hasta 1973. Fue también canciller de la Universidad Nacional de Irlanda desde 1922 a 1975.

Huérfano de padre -Siendo sus padres Vivion Juan de Valera y Catherine Coll. Se cree que Vivion Juan murió en Nuevo México hacia 1885 y se plantea también la pregunta de si pudiera haber sido natural de dicho estado, aunque el acta de nacimiento de Eamon , pone que su padre era español- desde los tres años fue a instalarse con la familia materna en Irlanda.

Se unió desde muy joven al movimiento nacionalista, formando parte del Sinn Féin y de los Voluntarios Irlandeses el 25 de noviembre de 1913. Se erigió entre las filas hasta ser elegido como capitán de la compañía de Donnybrook. Los preparativos avanzaron para un levantamiento armado, y fue nombrado comandante del tercer batallón y adjunto de la brigada de Dublín. Hizo el juramento de la Hermandad Republicana Irlandesa gracias a Thomas MacDonagh, que controlaba secretamente al ejecutivo de los Voluntarios que luchaban contra el gobierno de Londres.

Participó en la «insurrección de Pascua» (De Valera ocupó la panificadora de Boland, en la calle Grand Canal de Dublín, siendo su tarea cubrir el sureste de la ciudad) que, aprovechando la debilidad de Gran Bretaña por la Primera Guerra Mundial, proclamó la independencia y la República en Irlanda (1916).
Sus partidarios afirman que demostró habilidades de liderazgo y de planificación meticulosa. Sus opositores, que sufrió algún tipo de colapso nervioso. De acuerdo con los informes de 1916, De Valera fue visto corriendo vivamente, dando órdenes contradictorias, negándose a dormir y en una ocasión, olvidar una contraseña que casi consiguió que le disparasen sus propios hombres.
Tras aplastar la insurrección, los británicos ejecutaron a todos sus dirigentes, excepto a De Valera, a quien se le conmutó la pena de muerte , algunos dicen que simplemente por su origen americano, aunque otras versiones hablan de una serie de circunstancias paralelas:
  • Fue encarcelado en una prisión diferente a los otros líderes, así que su sentencia fue retrasada por motivos prácticos. De haber sido detenido con Pádraig Pearse o James Connolly posiblemente habría sido uno de los primeros ejecutados.
  • Su ciudadanía estadounidense únicamente causó un retraso en el cumplimiento de la condena. El problema consistía en averiguar si realmente era ciudadano de los Estados Unidos y las consecuencias que tendría su ejecución en lo relativo a las relaciones angloamericanas, puesto que el hecho de que Gran Bretaña estuviera intentando atraer a Estados Unidos a la guerra en Europa hizo la situación mucho más delicada.
Ambos retrasos provocaron su salvación. No puede excluirse que su ciudadanía lo hubiese salvado de todos modos, pero las circunstancias anteriormente mencionadas hicieron que pasara el tiempo y se empezaran a percibir los efectos negativos de las otras ejecuciones, lo que hizo que la suya se suspendiera.
De ese modo se convirtió en el único superviviente de los activistas de su generación. En 1917 fue liberado por las autoridades británicas, interesadas en atraerse las simpatías norteamericanas para decidir la intervención de los Estados Unidos en la guerra contra Alemania.
Presidente de la Dáil Éireann
El Sinn Féin ganó por una gran mayoría la elección general de 1918, gracias a las ejecuciones de los líderes de 1916 y la amenaza del reclutamiento. Ganaron 73 de los 104 asientos irlandeses, con un 47% de los votos. Esos Miembros del Parlamento del Sinn Féin, llamándose a sí mismos Teachtaí Dála, se reunieron en la Mansión House de Dublín el 21 de enero de 1919 y formaron un parlamento irlandés, conocido como la Dáil Éireann (la Asamblea de Irlanda). Un ministerio o Aireacht fue creado, bajo el liderazgo del Príomh Aire (también llamado Presidente de la Dáil Éireann) Cathal Brugha. De Valera fue de nuevo arrestado en mayo de 1918 y encarcelado, por tanto no pudo asistir a la sesión de enero de la Dáil. Se escapó de Lincoln Gaol en febrero de 1919. En la sesión de abril de la Dáil Éireann fue nombrado Príomh Aire para remplazar a Brugha. Sin embargo, la Constitución Dáil en 1919 dejó claro que el Príomh Aire era simplemente el primer ministro - es su traducción literal - y no un jefe de Estado completo.
Con la esperanza de asegurar el reconocimiento internacional, Seán T. O'Kelly fue enviado como mensajero a París para presentar el caso irlandés en la Conferencia de Paz, convocada por las grandes potencias al final de la Primera Guerra Mundial. Cuando estuvo claro en mayo de 1919 que esta misión no podría tener éxito, el Presidente decidió visitar Estados Unidos. La visita tenía tres objetivos:
  • Pedir el reconocimiento oficial de la República de Irlanda,
  • Conseguir un préstamo para financiar el trabajo del gobierno (y por extensión, del IRA), y
  • Asegurar el apoyo del pueblo de los Estados Unidos a la república.
La visita duró desde junio de 1919 hasta diciembre de 1920 y tuvo éxito a medias. Se creó un préstamo de 5,5 millones de dólares, una cantidad que excedía las esperanzas de la Dáil. De esta suma, medio millón fue dedicado a la campaña presidencial estadounidense que ayudó a ganar mayor apoyo popular. En 1921, se mencionó que se habían gastado 1.466.000 de dólares, y no está claro cuánto dinero llegó a Irlanda. De Valera ganó un amplio apoyo popular, pero el reconocimiento oficial no llegaba y tuvo dificultades con los líderes irlandeses-americanos, quienes resentían la posición dominante que había conseguido y deseaban mantener su control sobre los asuntos irlandeses en Estado Unidos.

Mientras tanto en Irlanda, el conflicto entre las autoridades británicas y la Dáil (declarada ilegal en septiembre de 1919) se extendió en la Guerra de independencia irlandesa (llamada también la Guerra Anglo-Irlandesa). El compañero largo (o An Fada t-Amadán, otro de los apodos de De Valera, debido a su gran altura, que significa el tonto largo) dejó el gobierno a Michael Collins (el gran compañero), su Ministro de Finanzas de 29 años y rival.

Presidente de la República
En enero de 1921, la Primera Dáil se reunió tras su regreso, al mismo tiempo que surgieron los primeros movimientos que generaría la Guerra Anglo-Irlandesa; De Valera presentó una proposición para que el IRA dejase de usar emboscadas y otras tácticas que permitía a los británicos retratarlos como un grupo terrorista, y utilizase técnicas convencionales de combate. Esto fue inmediatamente rechazado, y le hicieron que declarase su apoyo a favor del IRA y que estaba bajo el control de la Dáil. Esto fue visto, por sus críticos, como una evidencia de que De Valera no estaba al tanto de las realidades de la lucha por la independencia. Entonces, junto a Cathal Brugha y Austin Stack, presionó a Michael Collins para que emprendiese un viaje a Estados Unidos con De Valera, con el pretexto de que De Valera solo podría conseguir realizar algunas tareas. En realidad los tres pensaban que Collins extendía su autoridad demasiado. Collins resistió esta tentativa y se quedó en Irlanda. En las elecciones de mayo de 1921, los candidatos del Sinn Féin en la Irlanda del Sur no tenían oposición y aseguraron algunos escaños en el norte. Tras la tregua del 11 de julio de 1921 que finalizó la guerra, De Valera fue a ver a David Lloyd George en Londres el 14 de julio. No se alcanzó ningún acuerdo y por entonces, el parlamento del Irlanda del Norte se había reunido.
En agosto de 1921, De Valera en la Segunda Dáil cambió la Constitución de 1919, y convierte su oficina de primer ministro o presidente del gabinete al de Presidente de la República. Declarándose como el equivalente irlandés al rey Jorge V, argumentó que como jefe de estado irlandés, en la ausencia del jefe de estado británico en las negociaciones, él tampoco asistiría a la conferencia de paz (el Tratado anglo-irlandés, octubre–diciembre de 1921). En el tratado, los participantes irlandeses y británicos llegaron al acuerdo de la independencia de 26 de los 32 condados de Irlanda, formando el Estado Libre Irlandés, mientras las otros 6 condados formaban el norte de Irlanda, zona bajo mandato británico y protestante.
Técnicamente, el Norte era parte del Estado Libre, pero con la opción de salir de él inmediatamente, cosa que hizo. Así pues, una comisión de frontera fue para redibujar los límites irlandeses. Los nacionalistas esperaron que el informe recomendase que las áreas nacionalistas formasen parte del Estado Libre, y de esta forma dejar a Irlanda del Norte tan pequeña que no sería económicamente viable. Un Consejo de Irlanda fue dispuesto en el Tratado como modelo para un eventual parlamento irlandés. Tanto los grupos pro y anti tratado se quejaron de la partición en los debates.

El Tratado
Los delegados de la República a las negociaciones del tratado fueron acreditados por el Presidente De Valera y su gabinete como plenipotenciarios (es decir, negociadores con autoridad legal para firmar el tratado sin necesidad de nuevo del gabinete). Sin embargo el tratado fue polémico en el asunto de la reemplazar la República (que solo era reconocida por la Unión Soviética) por un dominio en la Mancomunidad Británica de Naciones, con el Rey representado por el Gobernador General del Estado libre Irlandés. Los delegados Arthur Griffith, Robert Barton y Michael Collins apoyados por Robert Erskine Childers como Secretario General establecieron su sede en el 22 de Hans Place en Knightsbridge. El 5 de diciembre de 1921 se decidió recomedar el Tratado a la Dail Eireann, que fue firmado tras las negociaciones del día 6.
De Valera obstaculizó el acuerdo, aunque sus oponentes afirmaron que había rechazado ir, porque sabía qué resultado obtendrían y no quería ser culpable. Debido a las instrucciones secretas dadas a los plenipotenciarios, De Valera se opuso a la firma del Tratado, no por el contenido, sino por el hecho de no habérsele consultado antes de firmarlo, siendo él el presidente. Su anteproyecto ideal, presentado en una sesión secreta de la Dáil y publicado en enero de 1922.
Después de que el tratado fuera estrechamente ratificado por 64 a 57, De Valera y miembros del Sinn Féin dejaron la Dáil Éireann, intentando sin éxito montar una administración republicana con un ministerio republicano. En enero de 1922, Griffith es elegido Presidente de la Dáil Éireann en su lugar. En marzo de 1922, De Valera realiza un discurso en Carrick-on-Suir diciendo que si el Tratado era aceptado podía ser necesario "caminar sobre la sangre irlandesa" para alcanzar la libertad irlandesa. Varios días después, en Thurles, repitió la imagen y añadió que el IRA "debería caminar sobre, quizás, la sangre de algunos miembros del gobierno, para conseguir la libertad irlandesa". Los opositores de De Valera afirman que se trataba de una incitación a la guerra civil, mientras que sus defensores dicen que De Valera se lamentaba del hecho que los británicos hubiesen conseguido dividir a los nacionalistas irlandeses con el Tratado.
El problema principal de De Valera con el Tratado era doble. Por una parte, el Juramento de Lealtad que era requisito realizar por el gobierno irlandés. Y en segundo lugar, De Valera estaba preocupado de que Irlanda no pudiese tener una política exterior independiente como parte de la Commonwealth cuando los británicos retuviesen varios puertos (Tratados de Puertos) alrededor de la costa irlandesa. Como un compromiso, De Valera propuso una asociación externa con el Imperio Británico que dejaría la política externa en sus propias manos y una constitución republicana sin mención al monarca británico. Michael Collins estaba preparado para aceptar esta propuesta y las dos alas (defensores y opositores del Tratado) del Sinn Féin realizaron un pacto para unirse en las elecciones generales de 1922 y formar un gobierno en coalición. Sin embargo, dos días antes de las elecciones, los británicos vetaron la propuesta y la Guerra Civil estalló poco después a finales de junio de 1922.

Guerra Civil
Las relaciones con el nuevo gobierno irlandés, que estaba respaldado por la mayoría de la Dáil y el electorado, y los opositores del Tratado bajo el liderazgo nominal de De Valera, entraron en la Guerra Civil Irlandesa (28 de junio de 1922, mayo de 1923), en el que los pro-Tratado derrotaron al IRA anti-Tratado. Ambas partes habían querido evitar la guerra civil, pero las luchas comenzaron con la toma del edificio Four Courts en Dublín por parte de miembros anti-Tratado del IRA. Sin embargo, Michael Collins fue forzado a actuar contra ellos cuando Winston Churchill amenazó con volver a ocupar el país con tropas británicas si no se tomaba medidas. Cuando los combates comenzaron en Dublín entre el Four Courts y el nuevo ejército del Estado Libre, los republicanos apoyaron a los hombres del IRA de Four Courts y dio comienzo a la guerra civil. De Valera, aunque no tenía una posición militar, apoyó al IRA anti-Tratado o "Irregulares". El 8 de septiembre de 1922, De Valera se reunió en secreto con Richard Mulcahy en Dublín, con la intención de detener la lucha. Sin embargo, de acuerdo con De Valera, no encontraron una base para un acuerdo.
Aunque jefe nominal de los opositores al Tratado, De Valera tuvo poca influencia. No parecía estar envuelto en ningún combate ni tenía influencia en el liderazgo militar republicano, encabezado por el Jefe de Estado del IRA, Liam Lynch. De Valera y los diputados anti-Tratado formaron un gobierno republicano el 25 de octubre de 1922 para "ser temporalmente el Ejecutivo Supremo de la República y el Estado, hasta el tiempo que el Parlamento de la República electo pueda reunirse libremente, o el pueblo librándose de la agresión externa estén en libertad de decidir libremente como serán gobernados". Sin embargo, no tenía autoridad real y era una sombra del gobierno republicano de la Dáil de 1919-21, que había proporcionado un gobierno alternativo al británico.
Entre las muchas tragedias de la guerra civil estuvo el asesinato de Michael Collins, jefe del Gobierno Provisional, la muerte por agotamiento de Arthur Griffith, presidente de la Dáil Éireann, la ejecución de uno de los firmantes del tratado, Robert Eskirne Childers entre otros. En marzo de 1923, De Valera asistió a una reunión del IRA para decidir el futuro de la guerra. Aunque a favor de una tregua, De Valera no tenía derecho a voto y se decidió continuar las hostilidades. El 30 de mayo de 1923, después de que el nuevo Jefe del Estado del IRA, Frank Aiken, pidió un alto el fuego y ordenó a los voluntarios "arrojar las armas". Tras este momento, muchos republicanos fueron arrestados por el Estado Libre. De Valera fue arrestado en Clare e internado hasta 1924.

Hacia la presidencia del Estado Libre
Después de que el IRA abandonase las armas, en lugar de entregarlas o continuar la infructuosa guerra, De Valera regresó a los métodos políticos. En 1924, fue arrestado en Newry por "entrar ilegalmente en Irlanda del Norte", y confinado en aislamiento durante un mes en la cárcel de Crumlin Road de Belfast. Tras la pérdida ajustada en una votación del Sinn Féin para aceptar la Constitución del Estado Libre (que contenía la abolición del Juramente de Lealtad), De Valera dimitió de la presidencia del partido. En marzo de 1926 funda un nuevo partido, el Fianna Fáil (Los soldados del destino), que dominará la política irlandesa.
El partido ganó rápidamente electorado, pero rechazó tomar el Juramento de Lealtad. Los opositores la denominaban "Juramento de Lealtad a la Corona", aunque realmente era un juramento de lealtad al Estado Libre Irlandés, con una promesa secundaria de fidelidad al Rey inglés en su papel de establecimiento en el tratado. El juramento fue en gran parte el trabajo de Michael Collins, basado en tres fuentes: los juramentos británicos en los dominios, el juramento de la Hermandad Republicana Irlandesa y un esbozo del propio De Valera para un tratado alternativo.
Comenzó así una disputa legal al desafiar el requisito de tomar el juramento, pero el asesinato del Vicepresidente del Consejo Ejecutivo Kevin O´Higgins condujo al Consejo Ejecutivo al mando de W.T. Cosgrave a introducir un proyecto de ley requiriendo a todos los candidatos de la Dáil a prometer en caso de ser elegidos que tomarían el Juramento de Lealtad.
Apartado, enfrentado con la opción de permanecer fuera de la política para siempre o tomar el juramento y entrar, De Valera y sus parlamentarios tomaron el Juramento de Lealtad en 1927, declarándolo como una fórmula vacía.

Presidente del Consejo Ejecutivo
En las elecciones generales de 1932, el Fianna Fáil aseguró 72 asientos y se convirtió en el partido más grande de la Dáil, aunque sin mayoría. El Gobernador General James McNeill designó a De Valera Presidente del Consejo Ejecutivo, el primer ministro, el 9 de marzo. Inmediatamente inició los pasos para satisfacer las promesas electorales de suprimir el juramento y retener las rentas debidas a Gran Bretaña. En venganza, los británicos impusieron sanciones económicas a las exportaciones irlandesas, y la guerra económica resultante causó una gran miseria.
El 1 de noviembre de 1932, James McNeill dejó su cargo de Gobernador General y le sucede un veterano del Alzamiento de Pascua, Domhnall Ua Buachalla. De esta manera, otro símbolo de la autoridad monárquica fue virtualmente eliminado. Para consolidar su posición frente a la oposición en la Dáil y el Seanad (senado irlandés), De Valera celebra elecciones generales en enero de 1933, ganando 77 asientos y la mayoría. Bajo su dirección, el Fianna Fáil ganaría las elecciones generales de 1937, 1938, 1943 y 1944.
De Valera asumió el peso de la política exterior de Irlanda actuando como su propio ministro de asuntos exteriores. De esa manera, asistió a las reuniones de la Sociedad de Naciones. Fue Presidente del Consejo en 1932 y apeló para la adhesión de sus miembros a los principios del Convenio de la Sociedad. En 1934 apoyó la entrada de la Unión Soviética a la Sociedad. En septiembre de 1938 fue elegido decimonoveno Presidente de la Asamblea de la Sociedad, un tributo al reconocimiento internacional que había ganado por su postura indepediente en cuestiones mundiales.

La Bunreacht na hÉireann
Durante los años 30, De Valera había despojado sistemáticamente la constitución del Estado Libre Irlandés redactada por un comité bajo la presidencia nominal de su gran rival, Michael Collins. Se cree que De Valera solo había podido hacerlo debido a tres razones:
  • Aunque la constitución de 1922 supuestamente requería una enmienda a través de un plebiscito público tras ocho años de su entrada, el gobierno del Estado Libre de W.T. Cosgrave había enmendado ese período a 16 años, lo que significaba que hasta 1938 la constitución podría ser enmendada por el paso simple de un Acto de Enmienda Constitucional de parte del Oireachtas (parlamento nacional).
  • Mientras en teoría el Gobernador General del Estado Libre podría reservar o denegar la Sanción Real a cualquier legislación, en la práctica el poder de aconsejar al Gobernador General de hacerlo a partir de 1927 no recaía en el gobierno británico en Londres, sino el Gobierno de su Majestad del Estado Libre, lo que significaba que la Sanción Real era concedida a la legislación; el gobierno difícilmente aconsejaría al Gobernador General de bloquear la promulgación de sus propias leyes.
  • La constitución había estado en armonía con las cláusulas del tratado anglo-irlandés, la ley esencial del estado. Sin embargo, este requisito fue eliminado al poco tiempo de ganar el poder De Valera. De esa forma, con todas las restricciones y medidas, que preservaba el establecimiento tratado, eliminadas, De Valera tenía libertad de cambiar la constitución de 1922 a voluntad.
El Juramento de Lealtad fue suprimido, al igual que las súplicas al Comité Judicial del Consejo Privado . El senado, controlado por la oposición, cuando protestaron por estas medidas fue también abolido. Y finalmente, en diciembre de 1936, De Valera utilizó la abdicación repentina del rey Eduardo VIII de varios de sus reinos, incluyendo el de Rey de Irlanda, para aprobar dos leyes. Una enmendaba la constitución para borrar toda mención del Rey y del Gobernador General; la otra, devolvía al Rey, esta vez como ley estatutoria, para usarlo en representación del Estado Libre a nivel diplomático.
En 1931, el parlamento británico había aprobado el Estatuto de Westminster, que establecía un estado igual legislativo en los dominios autogobernados del Imperio británico, incluyendo el Estado Libre Irlandés, y el Reino Unido. Aunque muchos vínculos constitucionales se mantenían, esto ha sido visto como el momento en el que los dominios se convirtieron en estados soberanos.
En julio de 1936, De Valera, como Primer Ministro irlandés del Rey, escribió al Rey Eduardo indicándole que había planeado presentar una nueva constitución. La parte central era la creación de una oficina que De Valera nombraría como Presidente del Saorstát Éireann, que remplazaría a la del Gobernador General. El título cambió finalmente de Presidente del Saorstát Éireann (Uachtarán Shaorstát Éireann) a Presidente de Irlanda (Uachtarán na hÉireann), pero seguiría siendo el rasgo central de su nueva constitución, que en irlandés la llamó Bunreacht na hÉireann (literalmente, Constitución de Irlanda).
La nueva constitución incorporó un proceso llamado Autoctonía Constitucional, es decir, la reivindicación del nacionalismo legal. En varios niveles, contenía los símbolos dominantes para señalar la independencia republicana de Gran Bretaña. Estos incluían:
  • un nuevo nombre para el estado, Éire;
  • una demanda de que la isla de Irlanda era una unidad territorial nacional natural y desafiada por el establecimiento de la partición de Gran Bretaña en 1920;
  • un nuevo "Presidente de Irlanda" elegido por el pueblo para reemplazar al Rey y la Corona británicas y al Gobernador General irlandés designado.
  • el reconocimiento de la "posición especial" del catolicismo romano, el cual había sido suprimido y discriminado;
  • el reconocimiento de matrimonio como concepto católico, que excluía el divorcio, algo que fue culturalmente asociado al protestantismo inglés (por ejemplo, Enrique VIII), pero que no era aceptado dentro del catolicismo;
  • la declaración del idioma irlandés como lengua oficial de la nación, junto al inglés;
  • el uso de términos irlandeses para recalcar la cultura e historia propias (como Uachtarán, Taoiseach, Tánaiste, Rialtas, Dáil, Seanad, etc.)
Como en muchas de las políticas de De Valera, lo anterior era más aparente que real.
  • Con toda la retórica contra la partición de la isla, se mantuvo como una realidad legal;
  • durante la mayoría de su existencia, el presidente elegido popularmente nunca fue elegido de tal manera sino escogido por los partidos políticos. Además, los poderes clave que definía quien era el jefe de gobierno (como ser el representante internacional del estado a nivel diplomático) fueron poseídos por el "Rey de Irlanda" (siendo el Jorge VI proclamado y continuó siéndolo hasta la declaración de la república en abril de 1949);
  • la "posición especial" de la Iglesia Católica Romana fue una frase constitucional sin sentido. En algunas partes de la constitución eran bastante radicales y distintivamente no católicas en su día. Por esa razón, el Papa Pío XI se negó a apoyar su adopción;
  • las características de la familia "católica" se enfocaron en la constitución exactamente reflejando la mayoría de las creencias protestantes (exceptuando el divorcio) de la isla, como la Iglesia de Irlanda y la Iglesia Presbiteriana;
  • aunque dada la superioridad simbólica, el irlandés seguía siendo un idioma minoritario y en retroceso. En contraste, la segunda lengua oficial, el inglés, era la mayoritaria.
Así para todos los símbolos de la autoctonía constitucional, el estado irlandés no fue tan católico, nacionalista, gaélico o libre de la Corona como De Valera intentó sugerir.
Irlanda fue declarada como República en 1948 por John A. Costello en un tiempo en el que De Valera estaba en la oposición e Irlanda dejaba de ser parte de la Commonwealth el 18 de abril de 1949. La Éire de 26 condados dejó la Commonwealth y se convirtió en la República de Irlanda, cortando así los últimos lazos con los británicos.

La neutralidad en la Segunda Guerra Mundial
El interés de Alemania por Irlanda antes y en los primeros años de la Segunda Guerra Mundial (llamada La Emergencia en el Estado Libre) incluía la investigación de si el IRA podría ser usado contra el Reino Unido, el estudio de las ventajas tácticas de invadir Irlanda, y de la negociación con el gobierno irlandés. Alemania cortejó al gobierno irlandés, antes y durante la guerra, pero con poco éxito. De Valera mantuvo el Estado Libre neutral durante la contienda. El servicio de inteligencia británico tuvo más que un interés pasajero en sus hechos y paraderos. Mientras que la neutralidad de Estados Unidos terminaba con el ataque a Pearle Harbor, la neutralidad irlandesa se mantenía hasta el final de la guerra. Tanto la posibilidad de un invasión alemana y una invasión británica fueron discutidas en la Dáil.
Necesitando el apoyo irlandés y sus instalaciones tras la invasión de Francia, el Reino Unido hizo un ofrecimiento de unidad irlandesa en junio de 1940. Los términos finales fueron firmados por Neville Chamberlain el 28 de junio de 1940 y enviados a De Valera. Tras su rechazo, los gobiernos de Londres y Dublín no publicaron el asunto. Se proponía que Irlanda (descrita como Éire) se uniría efectivamente a los aliados contra Alemania permitiendo a los buques británicos utilizar sus puertos, internando a alemanes e italianos, estableciendo un consejo de defensa conjunto y permitiendo los sobrevuelos. No se requería una declaración de guerra formal.
A cambio, las fuerzas británicas e irlandesas cooperarían en una invasión alemana. Londres declaría que aceptó "el principio de una Irlanda Unida" en forma de una garantía "que la Unión debe convertirse en una fecha temprana en un hecho realizado que no tendría vuelta atrás". A pesar del deseo de De Valera por una Irlanda unida, el ofrecimiento fue rechazado principalmente a causa de la situación militar excepcional a mediados de los años 1940.

Características de la neutralidad
La neutralidad irlandesa tenía algunas características que la hacían única:
  • El gobierno irlandés ayudó secretamente al lado aliado; por ejemplo, la sincronización del Día D fue decidida gracias a los informes meteorológicos provistos por Irlanda que contaba las condiciones del tiempo en el Atlántico.
  • El gobierno irlandés también permitió a los aviones británicos volar hacia la base aérea en el Castillo Archdale en Lough Erne (Condado de Fermanagh) a través de Donegal al Atlántico. La franja de 20 millas, denominada a menudo como "el corredor Bundoran", tenía mucho tráfico aéreo debido a la búsqueda de buques y u-boots alemanes.
  • El gobierno irlandés permitió al embajador alemán Eduard Hempel mantener un transmisor de radio que fue utilizado para hacer informes meteorológicos, movimientos de tropas y los efectos de los bombardeos sobre el Reino Unido hasta 1943.
  • Se creó un mecanismo para permitir que los aviadores aliados que se estrellaban en el Estado Libre regresaran al combate tras cruzar la frontera. Se había creado una distinción entre vuelos operacionales y no operacionales. La mayoría de los vuelos aliados eran tratados como no operacionales, mientras que los alemanes fueron tratados como operacionales y sus pilotos internados durante la guerra.
  • Unos 45.000 hombres del Estado Libre se unieron voluntariamente a las fuerzas aliadas, sin interferencia del gobierno, que unos años antes había prohibido a los irlandeses entrar en la Guerra Civil Española.
  • Con motivo de la muerte de Adolf Hitler, De Valera hizo una visita de Eduard Hempel, embajador alemán en Dublín, para expresar la condolencia sobre la muerte del Führer. Junto con el Presidente Douglas Hyde, De Valera fue el único jefe de gobierno en expresar condolencias. Con las noticias del Holocausto, la acción de De Valera fue criticada mundialmente, aunque afirmó que se trataba en una cortesía a la nación alemana y al Dr. Hempel personalmente.
  • La conducta del gobierno de De Valera con los refugiados judíos que huían del Holocausto es también controvertida. El Ministro de Justicia Michael McDowell describió posteriormente el tratamiento con los refugiados judíos como "antipática, hostil e insensible". Mervyn O'Driscoll de la University College Cork dijo que las barreras oficiales y no oficiales que impidieron a los judíos buscar refugio en Irlanda: "aunque el antisemitismo patente era atípico, los irlandeses eran indiferentes a la persecución nazi de los judíos y aquellos que huían del tercer Reich". Sin embargo, esta actitud sobre los refugiados judíos difería poco en otros gobiernos occidentales, ejemplificado en el fracaso de la Conferencia de Evian (1938), que no estuvieron dispuestos a admitir que los judíos huían del nazismo.
  • Se ha señalado que De Valera ayudó a criminales de guerra nazis y colaboradores en buscar asilo en Irlanda.
Análisis de la neutralidad
La no neutralidad hubiera significado el apoyo para Alemania o Reino Unido. Ni uno ni otro era particularmente atrayente y cualquiera hubiera derivado en un incremento de problemas. Una alianza con los alemanes arriesgaba una invasión segura por parte de los británicos. En el lado opuesto, el pacto con Gran Bretaña produciría una inestabilidad política interna. La política de neutralidad probablemente permitió a De Valera mantener una unidad política con la oposición. Algo que no hubiese sido posible con una apertura clara hacia los Aliados, que hubiese provocado al IRA. De Valera había confinado a cientos de hombres del IRA durante la guerra y no vacilaba en ejecutar presos del IRA como medida de ejemplo. Temía que las acciones del IRA provocara que los británicos cruzaran la frontera.
Algunos historiadores argumentan que la neutralidad irlandesa era la mejor táctica para los Aliados. Se creía que Irlanda, debido a su ejército pequeño y su costa expuesta sería un eslabón débil para los Aliados, convirtiéndose en un objetivo de invasión por Alemania. En contra, como estado neutral, un ataque de los alemanes a Irlanda hubiera enfurecido a los irlandeses americanos y posiblemente aumentado la presión para que los Estados Unidos se uniesen a la guerra. Los cálculos de De Valera parecían ser que, a comienzos de la guerra, la neutralidad ofrecía más protección de una invasión alemana que unirse a los Aliados.
En 2005, se liberaron documentos de la Oficina de Registro Pública sobre los contactos de De Valera y un oficial del MI5 británico de 1942 sobre la unión del Estado Libre Irlandés a los Aliados, que fue rechazada por De Valera. Los detalles de las reuniones no fueron divulgados, pero se creía que se ofreció una oferta sobre el estado de Irlanda del Norte.
La República de Irlanda no se ha disculpado de la respuesta de De Valera por la muerte de Hitler, que puede ser vista como un escándalo, pero de hecho está en línea con su política actual de neutralidad. A diferencia, Suecia y Suiza expulsaron sus diplomáticos alemanes en mayo de 1945. Cuando se preguntó, la Presidente de la República de Irlanda Mary McAleese declinó decir que hubiese tiempo para una disculpa. Sir John Maffey, el entonces representante británico, comentó que las acciones de De Valera fueron "desacertadas pero matemáticamente consistentes".

El período de la posguerra
Tras la victoria aliada en Europa, el ministro inglés Winston Churchill lanzó a través de la radio un duro ataque a la política de neutralidad de Irlanda. La réplica de De Valera, también radiada, le hizo ganar el respeto y la simpatía en la isla incluso de sus mayores oponentes. En ella, De Valera mostraba cierta autocrítica a sus conductas pasadas, dando a entender que ya no era más el exaltado de 1921, y que no incurriría en los mismos errores.
Tras la Emergencia, la posición dominante de Fianna Fáil empezó a debilitarse. En 1948, el primer gobierno multipartito, liderado por el Fine Gael, desalojó a De Valera como Taoiseach, ocupando el puesto John A. Costello. Ahora como oposición, De Valera emprendió una campaña sobre la cuestión de Irlanda del Norte. Costello declaró la República y el 18 de abril de 1949, el Estado Libre Irlandés dejó la Commonwealth.
En 1951, regresó al poder pero sin una mayoría total. Siendo de nuevo Taoiseach, el equipo de gobierno estaba formado por los mismos que en 1932. Sin nuevas ideas, volvió a ser derrotado por un gobierno de coalición en las elecciones generales de 1954; aunque, como la primera vez, estos solo duraron 3 años. En las elecciones de 1957, un De Valera de 75 años ganó con mayoría absoluta. Este fue el comienzo de un período de 16 años en el poder para su partido. En 1959 dejó el cargo de Taoiseach a su sucesor Seán Lemass.
En junio de 1959 De Valera fue elegido Presidente de Irlanda, en sucesión a Seán T. O'Kelly; y también su último intento de reformar la constitución para incluir la representación proporcional como remplazo al voto directo. En esa época, De Valera estaba totalmente ciego, ocultando el hecho con la ayuda de un asistente que le susurraba a De Valera instrucciones como el número de escalones o donde mirar. Como Presidente recibió a visitantes de renombre, entre ellos a los presidentes Charles de Gaulle o John F.Kennedy.
En 1966 evitó la derrota durante la reelección a la presidencia por un ajustado margen frente al candidato del Fine Gael, Tom O'Higgins. Aunque De Valera ganó las elecciones (por aproximadamente un 1% de un millón de votos), desarrolló una aversión profunda y desconfianza a su director de campaña, el Ministro de Agricultura y futuro Taoiseach Charles J. Haughey. Advirtió a sus colegas que Haughey "destruiría el partido", un análisis que de hecho se acercó a la realidad, pues casi destruye al Fianna Fáil en la década de 1980, debido a problemas de corrupción y delitos fiscales.
De Valera terminó su presidencia en 1973, a la edad de 91 años, el entonces el más anciano jefe de estado. Durante su carrera en la vida pública recibió numerosos honores. Fue elegido rector de la Universidad Nacional de Irlanda en 1921, manteniendo ese cargo hasta su muerte. El Papa Juan XXIII le otorgó la Orden de Cristo. Fue admitido 1968 en la Royal Society , y recibió numerosos honores como reconocimiento a su interés por las matemáticas. También fue miembro del Parlamento de Irlanda del Norte (por el Condado de Down desde 1921 a 1929 y por el de South Down, 1933 a 1937). En 1973 se retira de su cargo de presidente, tras 14 años, el máximo tiempo permitido.
El 29 de agosto de 1975 Eamon de Valera falleció en Blackrock, Condado de Dublín. Su esposa, Sinéad de Valera había muerto en enero de ese año, en la víspera de su 65º aniversario. Fue enterrado en el cementerio Glasnevin de Dublín.

Resumen
La personalidad política dominante en Irlanda durante muchas décadas, De Valera ha sido criticado por terminar como copropietario de uno de los grupos de periódicos más influyentes de Irlanda, Irish Press Newspapers, fundada por numerosos pequeños inversores que no recibieron dividendos durante décadas. También ha sido criticado de mantener la isla bajo la influencia del conservadurismo católico. También rechazó demandas como hacer del catolicismo la religión del estado, o apoyar a Franco durante la Guerra Civil Española. Su papel en la historia irlandesa no ha sido visto inequívocamente como positivo por los historiadores. En una reciente biografía controvertida se alega que sus faltas sobrepasan a sus éxitos, y mientras su reputación va declinando, la de su gran rival, Michael Collins, aumenta.
Un fallo importante fue su intento en revertir la previsión de la Constitución de 1937 en relación con el sistema electoral. En su retirada como Taoiseach de 1959, propuso que el sistema de representación proporcional consagrado en esa constitución debía ser sustituido. En un referendum constitucional para ratificarlo fue derrotado por el pueblo.
Su perspectiva idealista como líder post-revolucionario tuvo como consecuencia un estancamiento nacional durante sus mandatos como Taoiseach y líder de la oposición. Garret FitzGerald resumió su último periodo como Taoiseach como un "estancamiento económico total marcó los últimos siete años de De Valera como líder de su partido".
Desde la creación del estado, un De Valera ha servido en la Dáil Éireann. Con Éamon de Valera hasta 1959, siguió su hijo Vivion de Valera entre 1945 a 1981 y sus nietos Éamon Ó Cuív y Síle de Valera como actuales miembros de la cámara.
Carrera política:
Predecesor:
Cathal Brugha
Presidente de la Dáil Éireann
1919 - 1921
Sucesor:
Remplazado por Presidente de Irlanda
Predecesor:
Presidente de la Dáil Éireann
Presidente de Irlanda
1921 - 1922
Sucesor:
Arthur Griffith
Predecesor:
William T. Cosgrave
Presidente del Consejo Ejecutivo
1932 - 1937
Sucesor:
Remplazado por Taoiseach
Predecesor:
Presidente del Consejo Ejecutivo
Taoiseach
1937 - 1948
Sucesor:
John A. Costello
Predecesor:
John A. Costello
Taoiseach
1951 - 1954
Sucesor:
John A. Costello
Predecesor:
John A. Costello
Taoiseach
1957 - 1959
Sucesor:
Sean Lemass
Predecesor:
Seán T. O'Kelly
Presidente de la República de Irlanda
1959 - 1973
Sucesor:
Erskine Hamilton Childers
A finales del 2009 surgió un libro que daba una visión distinta, en el se acusa a Éamon de Valera de venderse a los ingleses después del Alzamiento de Pascua de 1916 .
De hecho, de acuerdo con el contenido del mismo, se afirma que Eamon de Valera, uno de los padres fundadores de la nación irlandesa, estaba a sueldo de los británicos.
El libro, titulado "El espía británico más grande: Eamon de Valera" (England's Greatest Spy: Eamon de Valera) resulta provocativo y desde luego es la visión y la supuesta investigación personal del autor, y sugiere que el presidente estaba literalmente aterrado por poder ser ejecutado tras el levantamiento de Pascua , y que, sólo para salvarse a sí mismo, se habría vendido.

Las 470 páginas en cuestión publicadas por Stacey International, una editorial de Londres, especializada en la política y en historia.

El autor es John Turi, un oficial de marina retirado que vive en Princeton, Nueva Jersey. Él desarrolló un interés en la historia de Irlanda, gracias a su esposa, originaria de Irlanda.

El polémico libro es el resultado de una supuesta investigación que se prolongó durante una década.
Turi basa su argumento principalmente en un análisis detallado de los primeros años de un Dev oscuro.
Primero ofrece una visión general de las raíces misteriosas del presidente de Nueva York (de Valera era probablemente su hijo ilegítimo), luego repasa la figura de la madre y el tío de Irlanda, que lo trataron con frialdad.

El autor menciona la Iglesia, que rechazó sus ambiciones de ser sacerdote, probablemente debido a su nacimiento "ilegítimo".

Estas difíciles relaciones constituyen la base, de acuerdo a Turi, de una personalidad inadecuada y fácilmente influenciable.

Su comportamiento ha suscitado serias dudas debido a que durante el levantamiento ", se mantuvo despierto durante días, perdió la seguridad y parecía confuso" y se dudaba de su cordura."

Dev mantuvo a sus hombres en la apatía total mientras, a corta distancia, en Mount Street Bridge, ocho voluntarios trataban de contener a cientos de soldados británicos.
Turi, en otras palabras, acusa a los hombres de Éamon de Valera de no haber participado en la lucha durante la semana de Pascua, ya que su comandante estaba agotado y lleno de temores.
Al final de la semana, cuando las posiciones de los rebeldes cedieron y se hablaba de la entrega, de Valera "abandonó a sus hombres y salió del edificio donde se había atrincherado (Boland´sMill) al mediodía, llevando con él un prisionero británico ... seguro de que podía ser asesinado antes de que pudiera rendirse".

El autor que considera a Dev como "un cobarde, incompetente, mentalmente inestable, que abandonó a sus tropas y después(curiosamente,según el autor) se paso a ver a Valera, como un héroe solitario valiente de una rebelión sin esperanza de éxito".

Dev dijo más tarde que había sido condenado a muerte, como otros hombres, pero contrasta con la opinión de Turi: "Nadie ha confirmado que este proceso había tenido lugar, y no hay rastro en el British Public Record Office de cualquier proceso".

Describe un de Valera en un estado emocional frágil y lloroso durante su estancia en el cuartel de Richmond, la noche antes de su traslado a la Cárcel de Kilmainham, donde fueron trasladados los presos.

Todos los acontecimientos indican que él se asustó de la muerte, y fue visto como un cebo más fácil por la inteligencia británica, un colaborador. Por otra parte, Ivor Price, jefe de la inteligencia británica fue particularmente "experto en la manipulación de los débiles".

Turi subraya que Dev fue el único de los cuatro comandantes de Dublín en ser juzgado y no ejecutado, rechazando así las teorías que dicen que se salvó porque nació en Estados Unidos o porque los británicos se dieron cuenta de que nuevas ejecuciones serían un error.

La única explicación razonable, dice Turi, es que Eamon de Valera se había vendido.

Por otra parte, Turi desarrolla una docena de casos de lo que él llama "las maquinaciones de Valera para dar cabida a los intereses británicos" en apoyo de esta afirmación.

Turi no se detiene aquí y dijo que estaba seguro de que los británicos tenían miedo de Michael Collins, hasta el punto de matarlo, gracias al apoyo de Éamon de Valera.

Habla también de la neutralidad de Irlanda durante la Segunda Guerra Mundial considerandola como "una burla al pueblo irlandés y una gran ventaja para los intereses británicos".

Su libro, que concluye con una invitación a un juicio póstumo de Valera, fue publicado en Irlanda y Gran Bretaña el 30 de noviembre del 2009 y en los Estados Unidos en el 2010.

Referencias usadas:
http://www.belfasttelegraph.co.uk/
http://www.biografiasyvidas.com/biografia/d/de_valera.htm
http://homepage.eircom.net/~seanjmurphy/irhismys/devalera.html
http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%89amon_de_Valera
-------------------------------------------------------------------------------------------------

22. "Red" Hugh O'Donnell (en irlandés: Aodh Ruadh Ó Domhnaill; 1572 - 10 de septiembre de 1602) rey de Tir Connail (o Tyrconnell-Donegal);
Encabezó una rebelión contra el gobierno inglés en Irlanda que acabaría provocando la Guerra de los Nueve Años, una revuelta contra los ingleses que duró desde 1595 a 1603.
Se le conoce también como Aodh Rua II o Red Hugh II.

Hijo del rey de Tir Connail, Sir Hugh MacManus O'Donnell, y de su segunda esposa, Ineen Dubh, Aodh Rua Ó Domhnaill1 nació en el año 1572. A los 15 años fue secuestrado por John Perrot, en un intento de evitar la alianza entre los clanes O'Donnell y O'Neill, y encerrado en el Castillo de Dublín, donde tuvo por compañeros de cautiverio a Art y Henry O'Neill, parientes ambos de Hugh O'Neill. Tras un intento de fuga frustrado, los prisioneros lograron escapar en enero de 1592 gracias a la ayuda de Hugh O'Neill, y se refugiaron en Glenmalure con la ayuda de Fiach McHugh O'Byrne. Durante su huida Art O'Neill falleció y Red Hugh perdió los pulgares de ambos pies por congelación.

Tras su retorno al Ulster, Red Hugh fue reconocido como jefe del Clan O'Donnell (el Clann Dalaigh de los Cenél Conaill, dinastía que había ostentado el título de Rey Supremo de Irlanda). Asumió el título de Señor de Tyrconnell (actual condado de Donegal) después que su padre abdicara en su favor a finales del año, así como el de O'Donnel, como jefe del clan.

En aquella época, la reina inglesa Isabel I quiere ampliar su poder hacia el norte de la isla y propagar además el protestantismo por Irlanda.

Tras haber expulsado de sus territorios al sheriff enviado por la corona, encabezó dos expediciones contra Turlough Luineach O'Neill, señor de Tyrone y jefe del Clan O'Neill, consiguiendo que este abdicara en favor de su aliado Hugh O'Neill. O'Neill no se unió en rebelión abierta a Red Hugh, pero le respaldó a la hora de negociar con los ingleses.

Una vez estalló la rebelión al año siguiente, las fuerzas de O'Donnell se hicieron con el control de los territorios situados entre Sligo y Leitrim. Poco tiempo después, Hugh O'Neill abandonaba las negociaciones con Inglaterra y se unía a O'Donnell. En 1596, las fuerzas combinadas de ambos jefes derrotaron a un ejército británico encabezado por Sir Henry Bagenal, en la Batalla de Clontibret.

Su gran victoria se produciría dos años más tarde, en Yellow Ford, a orillas del río Blackwater, en la frontera sur de Tyrone. Allí, los irlandeses consiguieron aniquilar a un ejército inglés que marchaba hacia Armagh. Tras la victoria, O'Neill partió al sur a recabar apoyos en las provincias de Munster y Leinster, mientras O'Donnell devastó Connacht, tratando de expulsar a los ingleses de los asentamientos en la provincia.

Sin embargo, dos años más tarde, la situación de O'Donnell y O'Neill se complicó notablemente cuando el gobierno inglés, decidido a sofocar la rebelión, envió nuevos refuerzos a la isla. Tras algunos éxitos iniciales, como la victoria de O'Donnell en Curlew Pass, en 1599, los ingleses, gracias a la ayuda de Niall Garve O'Donnel, primo y cuñado de Red Hugh consiguieron desembarcar en Derry, en pleno corazón del territorio Tyrconnell. Niall obtendría así el respaldo de la corona para lograr la jefatura del Clan O'Donnell.

O'Neill y O'Donnell asumieron entonces que lo único que podían hacer era esperar la ayuda extranjera. Finalmente, en septiembre de 1601, un contingente de tropas españolas formadas por 4000 hombres y encabezada por Don Juan del Águila desembarcaba en la bahía de Kinsale, cerca de Cork. Los ingleses pusieron sitio a la ciudad inmediatamente. Los dos jefes iniciaron entonces por separado la larga marcha hacia el sur de la isla, recorriendo a veces 50 kilómetros diarios en medio del crudo invierno irlandés de aquel año, tratando de llegar lo antes posible para ayudar a los españoles.

Durante la marcha, y fiel a su familia y al lema de Constantino In Hoc Signo Vinces, y anticipándose a la batalla que iba a luchar, visitó y veneró la reliquia de la Santa Cruz en Holy Cross Abbey durante la fiesta de San Andrés. Holly Cross era un lugar emblemático en la defesa de la libertad religiosa y la lucha por la independencia de Irlanda. Realizó una expedición a Ardfert, para auxiliar a su aliado FitzMaurice, Señor de Kerry, y dejó a algunos de sus hombres allí para proteger la Baronía de Clamaurice.

Durante la Batalla de Kinsale, en enero de 1602, las fuerzas combinadas de Del Águila, O'Neill y O'Donnell fueron derrotadas por Charles Blount, baron de Mountjoy, debido a la falta de entendimiento entre los sitiados españoles y las fuerzas irlandesas, además de a la superioridad táctica del ejército inglés.

Tras la derrota de Kinsale, O'Donnell partió hacia La Coruña, en España, junto con otros de los jefes implicados en la rebelión. Fueron recibidos con grandes honores por el Gobernador de Galicia y el Arzobispo de Santiago, donde se fundó un Colegio Irlandés. Igualmente, le llevaron a visitar la Torre de Betanzos, donde, según las leyendas, los hijos de Mile partieron hacia la Isla del Destino.

Mientras esperaba en La Coruña, comenzó a organizar su regreso a Irlanda, y viajó a Valladolid para entrevistarse con Felipe III, que prometió organizar una nueva invasión. Al cabo de un año de no haber recibido noticias del rey, Red Hugh viajó de nuevo a Valladolid, pero murió durante el viaje, siendo enterrado en el Castillo de Simancas en 1602. Con su muerte, los planes españoles para invadir Irlanda fueron abandonados definitivamente.

Aunque durante muchos años se creyó que había sido envenenado por el irlandés James Blake siguiendo órdenes de los ingleses, hoy está ampliamente aceptada la teoría de que su muerte se debió a una infección de parásitos.

Fue enterrado en el Convento de San Francisco, un monasterio franciscano de Valladolid que fue demolido en el siglo XIX, por lo que la ubicación exacta de su tumba nos es desconocida.

Su hermano Rory le sucedió en la jefatura del clan y en el señorío de Tyrconnell, convirtiéndose en el primer conde de Tyrconnell, título creado para él por la corona inglesa.

Durante el siglo XVII se le rindió culto en la literatura irlandés por su nobleza y su compromiso religioso con la iglesia católica - especialmente en los Anales de los cuatro maestros y Beatha Aodh Rua O Domhnaill ("La vida de Red Hugh O'Donnell"), de Lughaidh Ó Cléirigh.

Aunque su reputación póstuma pueda haber sido eclipsada por la de su aliado Hugh O'Neill, su capacidad de liderazgo y su valía militar fueron notables. Personaje carismático, las fuerzas contemporáneas se refieren a él como un orador brillante.

En 1991, se descubrió una placa en conmemoración suya en el Castillo de Simancas.

En 1992, en la conmemoración del 390 aniversario de la llegada de O'Donnell a Galicia, el compositor Bill Whelan, al frente de una orquesta de músicos gallegos e irlandeses, presentó su sinfonía "From Kinsale to Coruña".

En Octubre de 2011, en concreto el viernes 21 de dicho més, una placa recuerda en Valladolid a Red Hugh O'Donnell, cabecilla de una revuelta contra los ingleses, fallecido en el Castillo de Simancas el 10 de septiembre de 1602 y enterrado en el antiguo convento de San Francisco de Valladolid.
El Ayuntamiento decidió colocarla en el denominado Callejón de San Francisco durante un acto presidido aquellos días por el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva; el embajador de Irlanda en España, Justin Harman; el duque de Tetuán, Hugh O'Donnell; y el secretario del clan, Vincent O'Donnell.

Referencias Usadas:

El norte de Castilla
http://es.wikipedia.org/wiki/Red_Hugh_O%27Donnell
Todo Castilla y León
-------------------------------------------------------------------------------------------------

23. Maria Winifred “Winnie” Carney nació el 4 de diciembre de 1887 en la población de Fisher’s Hill, condado de Down, como la hermana menor de una familia con seis niños. Era hija de un matrimonio mixto, pues su madre Sarah Cassidy era católica, mientras su padre Alfred Carney seguía la fe protestante. Durante su niñez sus padres se separaron y Sarah se trasladó con sus hijos a Belfast, donde ella estableció una pequeña tienda para mantenerlos. Winnie estudió en la escuela de los Hermanos Cristianos de esta ciudad y se formó luego como secretaria y taquígrafa.

En esos años de formación, destacó por su vivacidad e inteligencia. Su interés por la cultura irlandesa la llevó a unirse a la Liga Gaélica, donde comenzó a aprender el idioma irlandés, y posteriormente se relacionó también con el movimiento a favor del sufragio femenino y el socialismo que se encontraba en efervescencia entre la numerosa clase obrera de esa ciudad industrial.

Su activismo hizo que James Connolly, que entonces vivía en Belfast, le propusiera trabajar como secretaria del Sindicato Irlandés de Trabajadores Textiles (Irish Textile Worker’s Union). Allí, se convirtió en una amiga cercana de Connolly y, más tarde, en su secretaria personal. Según su biógrafa, Helga Woggon, Winnie Carney fue una de las personas que mejor conocieron las ideas políticas de Connolly, ideas que ella defendería por la posteridad.

Winnie participó activamente en la organización de la solidaridad de los sindicatos de Belfast a los trabajadores que permanecieron cinco meses en huelga durante el Lockout de Dublín en 1913 y el año siguiente se unió a la delegación en su ciudad de Cumann na mBan (organización femenina auxiliar de los Voluntarios Irlandeses). Mientras tanto, James Connolly se había trasladado a Dublín y, a través de él, la organización paramilitar obrera, el Ejército Ciudadano, se involucró junto a los Voluntarios y la Hermandad Republicana Irlandesa (IRB) en los preparativos del Levantamiento de Pascua. Cuando la acción era inminente, Connolly envió un telegrama a Winnie, que se desplazó a Dublín el 14 de abril. En medio de la tensa situación, los miembros del Consejo Militar sólo confiaron en ella para transcribir las órdenes de movilización.

Al mediodía del Lunes de Pascua, 24 de abril de 1916, Winnie Carney era la única mujer en el contingente que salió desde Liberty Hall para tomar la Oficina General de Correos (GPO), a la que entró con un revólver Webley en una mano y su máquina de escribir portátil en la otra. A pesar de que muchas mujeres de Cumann na mBan se unieron luego a esta guarnición, ella fue la única presente en la toma del edificio y en la posterior lectura de la Proclamación de la República irlandesa.
Dentro del GPO, Winnie fue responsable de mecanografiar todos los despachos enviados al resto de las guarniciones y las proclamas que fueron publicadas durante la Semana de Pascua. Pero además se mantuvo muy cercana a los tres líderes que se encontraban allí y atendió personalmente a James Connolly después de que este sufriera una herida en el tobillo que lo confinó a una camilla. El viernes 28 de abril, tras los continuos bombardeos a la Oficina de Correos, se dio la orden de que las mujeres presentes en el edificio se retiraran. Tres de ellas se negaron, entre las que se encontraba Winnie.


Así, se trasladó junto al grupo de los líderes a la casa de Moore Street número 16, donde resistieron hasta la rendición final en la tarde del sábado. Entonces, los rebeldes fueron trasladados hacia las afueras del Hospital Rotunda donde pasaron la noche bajo fuerte custodia del ejército británico. Allí, ella le regaló su abrigo a Joseph Mary Plunkett, que se encontraba agonizante, mientras ellos le entregaron a Winnie notas para sus familiares, pues creían que ella no iría a prisión.

Se equivocaron. Winifred Carney fue internada, como gran parte de las mujeres que participaron en el Levantamiento, en la cárcel de Kilmainham. Una semana después, permaneció junto a seis reclusas más en esa condición. Luego, fue trasladada sucesivamente a las cárceles de Montjouy y Aylesbury hasta diciembre de 1916, cuando fue liberada por efecto de la primera amnistía que se otorgó a los combatientes.

Ella continuó su actividad política. Participó en la convención de Cumann na mBan en 1917 y llegó a ser delegada por Belfast. Pero Winnie seguía manteniendo firmemente las ideas de Connolly sobre la necesidad de construir una “República de los Trabajadores” y su radical visión del socialismo la alejó de la mayoría de esta organización. Sin embargo, en las elecciones de 1918, el Sinn Féin la escogió como candidata para Belfast Centro/Este, pero perdió el escaño frente al candidato del sindicato unionista Donald Thompson. Ella escribió al respecto: “Sin agentes, ni salas de comisión electoral, propaganda o vehículos fue increíble para mí que 539 personas fueran a las urnas a depositar su voto apoyándome por su propia iniciativa”.

Winnie siguió involucrada por completo en labores sindicalistas y socialistas, fue activa durante la guerra de independencia y como combatiente del bando anti tratado durante la guerra civil, época en la que llegó a estar recluida en la cárcel de Armagh por posesión de “documentos sediciosos”. En los años posteriores ella se convirtió en miembro del Partido Laborista del Norte de Irlanda, donde coincidió con George McBride, un hombre diez años menor con quien se casó en 1928. Irónicamente, su esposo, protestante y orangista, había sido miembro del grupo paramilitar unionista Fuerza de Voluntarios del Ulster y había luchado en la Primera Guerra Mundial.

Winnifred Carney murió el 21 de noviembre de 1943, después de enfrentarse durante varios años a sus problemas de salud. Fue sepultada en el cementerio Milltown, en Belfast. En un obituario publicado en La Antorcha Cathal O’Shannon la describió como “una mujer de tipo tranquilo y estudioso, una trabajadora silenciosa, excelente compañera y fiel seguidora, más que una líder. Sin embargo, debajo de su apariencia tímida y casi plácida, un incendio interior podía quemar cuando se le provocara. Por encima de la lealtad a sus amistades y sus lealtades políticas, ella fue una guardiana de la confianza y las confidencias”. Según la biografía escrita por Helga Woggon, “Winnie no compartía la vanidad o la codicia, ni se encontraba celosa de la fama (…) y ella además siempre se negó a dramatizar su participación en los acontecimientos relacionados con el Levantamiento de Pascua”.

Referencias usadas:

Innisfree y Sol Santander (http://1916enespanol.wordpress.com/)
-------------------------------------------------------------------------------------------------
24. Grace Eveleen Gifford:

A pesar de no haber sido combatiente, de no pertenecer a ninguna de las organizaciones republicanas que actuaron en el Levantamiento de Pascua y de no tener siquiera conocimiento de su convocatoria, Grace Gifford Plunkett es una de las presencias femeninas más recordadas de 1916.

Grace Eveleen Gifford
nació el 4 de marzo de 1888 en Rathmines, un barrio elegante de Dublín, hija de un matrimonio mixto. Su padre, Frederick Gifford, era un próspero abogado católico. En 1904, ella ingresa a la Escuela Metropolitana de Arte de Dublín, donde su profesor, el conocido artista William Orphen, no tardó en descubrir su talento para la caricatura. Allí, tuvo como compañero de clase a Willie Pearse (el hermano menor de Patrick Pearse), que estudiaba escultura. Entre 1907 y 1908 se traslada a Londres para estudiar en la Slade School of Art y vuelve a Dublín para trabajar como ilustradora y caricaturista. En esa época considera la posibilidad de emigrar a los Estados Unidos, pero decide no hacerlo.


Es, a través de su hermana menor, Sydney Gifford (quien escribía para el periódico de Arthur Griffith, ‘Sinn Féin’), como Grace frecuenta a algunas figuras del movimiento republicano irlandés como Constance Markievicz, Patrick Pearse, Maud Gonne y Thomas MacDonagh (éste se casaría con otra de sus hermanas, Muriel Gifford). Durante esos años, Grace conoce las deplorables condiciones de vida que sufrían los habitantes de las zonas más pobres de la ciudad, consideradas las peores de Europa; y comienza a trabajar con Inghinidhe na hÉireann (Hijas de Irlanda). Esta organización fundada por Maud Gonne estableció comedores para niños en Dublín, y enviaba suministros de comida para niños de ciudades del interior, haciendo realidad un proyecto promovido por el líder sindical James Connolly. También se unió a la Irish Women’s Franchise League (Liga Sufragista de Mujeres Irlandesas). En 1911, participa junto a esta organización en la protesta contra la visita del Rey Jorge y la Reina María a Dublín.
Joseph Mary Plunkett irrumpe en su vida


En el invierno de 1914, en las escaleras de St. Enda´s, la escuela dirigida por Patrick Pearse, va a conocer a su futuro esposo, Joseph Mary Plunkett. Ambos tenían 26 años. Joseph Mary era el segundo de los hijos de una prominente familia católica, era ya un poeta conocido, editor, miembro de la Liga Gaélica, fundador del Teatro de Irlanda, que hablaba con fluidez varios idiomas (incluido el esperanto) y asistía a clases de irlandés con Thomas MacDonagh, con quien le unía una larga amistad. Pero también era miembro del Consejo Militar de la Hermandad Republicana Irlandesa (IRB) y dirigente de los Voluntarios Irlandeses, y en ese momento participaba activamente en la organización del Levantamiento de Pascua, principalmente en lo relativo al traslado de armas a Irlanda desde Alemania, negociaciones en las que había acompañado a Roger Casement durante su viaje a este país en 1915.

La amistad entre Joseph Mary Plunkett y Grace Gifford se convirtió en amor, y se comprometieron en diciembre de 1915, planificando su boda para el Domingo de Pascua de 1916. El compromiso se mantuvo en secreto debido al firme rechazo de la madre de Grace, precisamente por la religión de Joseph Mary, sus actividades políticas y su delicado estado de salud, pues él sufría de tuberculosis desde niño y se encontraba en un estado avanzado de la enfermedad. Sin embargo, ambos continuaron con sus planes y Grace se convirtió al catolicismo, bautizándose el 7 de abril de 1916. El rápido deterioro de la salud de su prometido, que debe ser sometido a una operación quirúrgica días antes del Domingo de Pascua obliga a retrasar la fecha de su boda. Otros acontecimientos, aún más dramáticos, intervendrían decisivamente en la realización de la misma.

El Levantamiento de Pascua


El Lunes de Pascua, tras la confusión generada por las órdenes y contraórdenes, estalla el Levantamiento, y la noche anterior, Joseph Mary Plunkett, aún convaleciente, acude a Liberty Hall (sede de los sindicatos irlandeses) a firmar la Proclamación y ocupar el puesto que le correspondía, en la Oficina de Correos, junto a Patrick Pearse y James Connolly. Un joven voluntario, Michael Collins, le es asignado como ayudante debido a su precaria condición física.

Debido a la estricta política del secreto que seguía la Hermandad Republicana Irlandesa, ni Grace ni su hermana Muriel, esposa de Thomas MacDonagh, otro de los líderes del Levantamiento, conocían la convocatoria de la rebelión. Sin embargo, otra de sus hermanas, Nellie Gifford, miembro de Cumann na mBan (sección femenina de los Voluntarios Irlandeses), sirvió en St. Stephen Green junto a Constance Markiewicz ofreciendo alimentos y atención médica. Tras seis días de lucha armada, en la que los rebeldes se enfrentaron a una fuerza militar decididamente desigual, se produjo el bombardeo del centro de la ciudad y la desesperada rendición; tras la cual, el destino de los líderes del Levantamiento de Pascua era evidente.

Joseph Mary Plunkett
fue juzgado la mañana del 3 de mayo de 1916, horas después de las ejecuciones de Patrick Pearse, Thomas Clarke y Thomas MacDonagh, en la cárcel de Kilmainham. Al igual que sus compañeros, fue sentenciado a muerte. No obstante, solicitó como beneficio de última voluntad el que se le permitiera efectuar su matrimonio con Grace Gifford. La Corte Marcial aceptó y ella fue avisada por la tarde, acudiendo rápidamente a una joyería de Grafton Street a comprar los anillos de boda. Llegó a Kilmainham alrededor de las 6 de la tarde, y la mantuvieron esperando en la capilla de la prisión hasta las 11:30 de la noche, cuando trajeron a Joseph con una fuerte custodia. Dos soldados actuaron como testigos y la capilla estuvo escasamente iluminada por dos velas. La rápida ceremonia nupcial fue efectuada por Eugene McCarthy, el capellán de la prisión. Después de la misma, sólo se les permitió verse durante diez minutos, en la celda de Joseph y bajo custodia militar. Él fue fusilado al amanecer de ese día, por lo que Grace llegó a ser conocida como “la novia trágica de 1916”.


Un rumor bastante extendido en la época señalaba que Grace Gifford se encontraba embarazada en el momento de su matrimonio y que sufrió un aborto involuntario poco tiempo después, hecho del que Geraldine Plunkett, hermana de Joseph Mary, menciona haber sido testigo en sus memorias (‘All in the blood’, publicadas en 2006). Sin embargo, esta historia fue desmentida en la época por Seoirse Plunkett, otro hermano de Joseph.

El Levantamiento de Pascua no contó con mucho apoyo popular. Sin embargo, la opinión pública, tanto irlandesa como británica, rápidamente cambió por efecto de la indignación generalizada por el trato inhumano a los prisioneros, las ejecuciones sumarias de los líderes y la dignidad con la que éstos enfrentaron dichas sentencias. La historia de la boda en la prisión de Grace y Joseph fue uno de los hechos que provocó mayor reacción en este sentido, pues ambos eran muy conocidos en los círculos intelectuales de la ciudad. Medios de comunicación como Daily Mirror y New York Times usaron este episodio para desprestigiar a Constance Markievicz, a quien acusaban de haber arrastrado a ambos jóvenes hacia la rebelión y su posterior tragedia.

Grace
nunca volvió a casarse y sufrió varias pérdidas profundas en el lapso de poco más de un año. Además de Joseph Mary y su cuñado Thomas MacDonagh, muchos de sus amigos también fueron ejecutados y encarcelados por su participación en el Levantamiento. En agosto de 1917, su hermana Muriel se ahoga, dejando a su cargo a sus dos hijos pequeños. Un mes más tarde, muere su padre. Ella continuó su carrera como artista, llegando a tener bastante éxito; utilizó su talento para promover las políticas del Sinn Féin y se ganaba la vida como ilustradora comercial. Fue elegida miembro de la Ejecutiva del Sinn Féin en 1917 y continuó apoyando la lucha por la independencia irlandesa toda su vida. Junto a sus hermanas, fue una activista anti–Tratado. Tras las polémicas discusiones en la Dáil Éireann, escribe cartas en varias publicaciones destacando su opinión:

“Estoy lejos de pensar que todos los que apoyan el Tratado son necesariamente deshonestos. Algunos de ellos tras la larga y agotadora marcha en el desierto han perdido temporalmente la fuerza de ánimo que los llevó a ella. Ahora, después de los cuarenta días, son atraídos por un genio que les ofrece un reino. Cristo eligió el hambre en lugar de hacer un contrato vergonzoso con el diablo (…). Así están las cosas, y el Gobierno de Irlanda debe preguntarse ¿debe el honor tener un lugar en la vida nacional? ¿No importan acaso las cosas intangibles? Nuestra alma nacional debe entonces responder. Si no respetamos lo intangible, ningún brazo de la ley puede atarnos. (…) Joseph Plunkett se rindió, pero sólo su cuerpo. Él dio su vida en lugar de prestar un juramento de lealtad a la vergüenza del Imperio. Quizás pudo haber salvado su vida a ese precio (…) le gustaba Irlanda lo suficiente para dar su vida por ella, admitió que la amaba lo suficiente para querer verla en paz. Pero los hombres de 1916 no hicieron ninguna oferta, no tomaron el camino fácil, aún a sabiendas de las sanciones”.


(“La bandera blanca de 1916”, Poblacht na hÉireann, Vol. 1, nº 12, 15 de marzo de 1922).

En 1923, durante la guerra civil irlandesa, Grace (junto con muchos otros republicanos) pasó tres meses en la cárcel de Kilmainham por presuntas actividades subversivas contra el gobierno del Estado Libre. Durante su estancia pintó una imagen de la Virgen María en su celda que es conocida actualmente como “la Madonna de Kilmainham”. Encontrar trabajo como artista era difícil en la golpeada economía irlandesa tras la guerra civil, y ella a menudo vivió en la pobreza. En 1932 interpone una demanda al conde y la condesa Plunkett, sus suegros, reclamando la herencia de Joseph Mary, la cual le correspondía legalmente como viuda. Antes del juicio se alcanza un acuerdo extrajudicial y obtiene una parte de la herencia. Siguió haciendo arte comercial y dibujos animados, consiguiendo a la larga un público más amplio y varios patrocinadores. Su libro de bocetos de teatro, ‘Doce Noches en el Abbey Theatre’, y un segundo libro de caricaturas recibió una respuesta del público muy positiva y el reconocimiento entusiasta de su talento.

Grace fue descrita por sus contemporáneos como una mujer elegante, generosa, extrovertida e ingeniosa y algo temperamental. Fue muy dedicada a sus sobrinas y sobrinos y pasó gran parte de su tiempo con su familia e inmersa en el mundo cultural de Dublín. Sin embargo, murió sola en el apartamento que alquilaba en el centro de la ciudad, el 13 de diciembre de 1955, por un ataque cardíaco. Fue enterrada con honores militares y su féretro recubierto con la bandera tricolor. Su misa de réquiem fue celebrada por el Arzobispo James Sherwin, el mismo que la había bautizado en 1916. Entre sus dolientes se encontraron el Presidente de la República de Irlanda Seán T. O’Kelly y su esposa, el superviviente de 1916 Eamon de Valera, los miembros de su familia, tres de los hermanos de Joseph Mary Plunkett, así como numerosos políticos y ex combatientes del histórico Ejército Republicano Irlandés.

Referencias usadas:

Texto biográfico realizado por Sol Santander y publicado por Innisfree.
-------------------------------------------------------------------------------------------------

25.Seán MacBride (1904-1988):
Una de las figuras más interesantes de la historia contemporánea irlandesa. Hijo de dos figuras señeras del nacionalismo irlandés, luchó como miembro del IRA en la guerra de independencia y luego en la guerra civil, fue
jefe de estado mayor del IRA, más tarde sería el Ministro de Exteriores del gobierno que proclamó por fin la República de Irlanda, para luego centrarse en su profesión de abogado y su compromiso con la defensa de los derechos humanos, presidió Amnistía Internacional, trabajó en multitud de organizaciones no gubernamentales y organismos internacionales y recibió el Premio Nobel de la Paz en 1974.

Del IRA al Nobel de la Paz. Su vida es un repaso apasionante por la historia de Irlanda, que es como decir entre la guerra y la paz.
Vamos a dedicar esta semana a acercarnos a las tres etapas de su vida: 1) El revolucionario (1919-1937), 2) El político o el ministro (1946-1961), y 3) El defensor de los derechos humanos (1961-1988). Aunque probablemente se le puede caracterizar de las tres formas durante toda su vida: nunca dejó de ser un revolucionario, tanto en el IRA como en el Gobierno de Dublín o al frente de Amnistía Internacional; nunca dejó de hacer política con unos u otros medios; y nunca dejó de defender los derechos humanos.

Ésta es su vida:
Seán MacBride nació en París el 26 de enero de 1904 en el seno de una familia de hondas raíces republicanas irlandesas.
Su madre, Maud Gonne, además de pasar a la historia como la actriz que fue musa del poeta y dramaturgo William Butler Yeats, fue una activa militante nacionalista y fundadora de la organización de mujeres Inghinidhe na hÉireann (Hijas de Irlanda).
Su padre, el Mayor John MacBride, miembro de la Hermandad Republicana Irlandesa (IRB), había luchado contra los británicos en la II Guerra Boer, en Sudáfrica, en la denominada Brigada Irlandesa Transvaal (que acabaría conociéndose como ‘Brigada MacBride’). La pareja se separó pronto y el padre regresó a Dublín donde se incorporó al Levantamiento de Pascua de 1916. Como los demás líderes de la rebelión, fue fusilado en la prisión dublinesa de Kilmainham el 5 de mayo.
Seán MacBride, junto a su madre Maud Gonne, pisó tierra irlandesa por primera vez en 1917. Estudió en el colegio Mount St. Benedict, en Gorey (Condado de Wexford). En 1919, con 15 años, se unió a los Voluntarios Irlandeses (el IRA) y fue un miembro activo durante la guerra de independencia contra los británicos. En 1921 se opuso al Tratado angloirlandés y tomó partido por los republicanos durante la guerra civil. Fue hecho prisionero varias veces por el ejército del Estado Libre.
Tras su liberación en 1924 estudió Derecho en el University College Dublin y se reincorporó al IRA. Durante un breve periodo fue secretario personal de Eamon De Valera, líder del Sinn Féin y del movimiento republicano, llegando a acompañarle a Roma en 1925 donde se reunieron con varios dignatarios.
El día de su 21º cumpleaños de 1925 Seán contrajo matrimonio con Catalina ‘Kit’ Bulfin, una mujer cuatro años mayor, con la que compartía las ideas políticas. [Por cierto, hace un tiempo hablamos en este post del hermano de Catalina, Eamon Bulfin, el irlandés nacido en Argentina que izó la bandera republicana en Correos en 1916].
MacBride trabajó como periodista en París y Londres antes de regresar a Dublín en 1927, cuando se convirtió en el Director de Inteligencia del IRA. Se le acusó entonces del asesinato del Vicepresidente del Gobierno y Ministro de Justicia Kevin O’Higgins y, aunque pudo demostrar su inocencia, fue acusado de subversivo y fue internado en Mountjoy.
A finales de los años ’20, tras la escisión promovida por Eamon De Valera que condujo a la mayoría de miembros del Sinn Féin y del IRA al nuevo partido Fianna Fáil (que aceptaba la legalidad del Estado Libre sin renunciar a sus objetivos republicanos), algunos miembros del IRA comenzaron a promover una agenda política de izquierda. En 1931 Peadar O’Donnell, Frank Ryan y Seán MacBride, entre otros, fundaron un nuevo movimiento de corte izquierdista, Saor Éire (Irlanda Libre), definida como “una organización de obreros y campesinos”. Aunque no era una organización paramilitar, Saor Éire fue declarada ilegal, junto con el IRA, Cumann na mBan y otras nueve organizaciones republicanas. MacBride se convirtió entonces en el enemigo público número 1 de los servicios de seguridad del Estado Libre irlandés. [Sobre el movimiento republicano en los años '30, en este post].
En 1936, tras la detención de Seamus Twoney, MacBride llegó a ser jefe de estado mayor del IRA, en un momento en que el movimiento se encontraba sumido en el caos con varias facciones y personalidades enfrentadas. De hecho, Tom Barry fue nombrado jefe de estado mayor para emprender una operación militar contra los británicos con la que MacBride no estaba de acuerdo.
En 1937, cuando el gobierno de De Valera promulgó la Bunreacht na hÉireann (la Constitución de Irlanda), una constitución de un estado independiente al que sólo le faltaba el título de ‘República’, Seán MacBride decidió abandonar el IRA y dedicarse plenamente al ejercicio de la abogacía. No obstante, actuó frecuentemente como abogado defendiendo a los miembros del IRA presos. Intentó sin éxito en 1944 detener la ejecución de Charlie Kerins, que había asesinado a un detective de la Garda (Policía irlandesa) dos años antes.

Seán MacBride, nueve años después de haber abandonado al IRA, decidió regresar a la arena política. En 1946 fundó Clann na Poblachta (Hijos de la República), un partido republicano-socialista, con el objetivo de reemplazar al Fianna Fáil como principal fuerza política. En las elecciones anticipadas en Dublín en octubre de 1947, MacBride ganó un escaño en el Dáil, mientras Patrick Kinane en Tipperary obtenía otro. Clann na Poblachta se estrenaba así con dos parlamentarios.
En las elecciones generales de 1948 este nuevo partido republicano lograba diez escaños, resultado inferior al esperado, pero que privaba al gubernamental Fianna Fáil de De Valera de la mayoría absoluta. Se conformaba entonces, en torno a John A. Costello (del Fine Gael), el primer gobierno de coalición en la historia de Irlanda: una coalición contra natura formada por el conservador y antirrepublicano Fine Gael junto a la izquierda (Irish Labour Party y National Labour) y a los republicanos (Clann na Poblachta). MacBride fue nombrado Ministro de Asuntos Exteriores y su compañero de partido el Dr. Noel Browne, Ministro de Sanidad. Su participación fue decisiva para que este gobierno proclame por fin la República de Irlanda, el 18 de abril de 1949, Lunes de Pascua, y abandone la Commonwealth, rompiendo definitivamente con el Reino Unido [Ya lo contamos en este otro post].
Como Ministro de Asuntos Exteriores de Irlanda, MacBride presidió el Comité de Ministros del Consejo de Europa entre 1949 y 1950 durante la redacción de la Convención Europea de los Derechos Humanos y fue una figura clave para su aceptación por la comunidad internacional. El 4 de noviembre de 1950 en Roma se firmaría finalmente la Convención Europea de Derechos Humanos. MacBride también vicepresidió entre 1948 y 1951 la Organización para la Cooperación Económica Europea (OEEC). Por cierto, él fue el responsable de que Irlanda no se incorporara a la OTAN.
No obstante, Clann na Poblachta, como partido minoritario, va a sufrir especialmente las controversias propias de la labor de gobierno. El Ministro Browne no pudo sacar adelante su Programa Madre e Hijo (consistente en garantizar la asistencia sanitaria gratuita a madres e hijos para impedir la elevada mortalidad infantil) debido a la resistencia de los médicos y de la Iglesia católica (que la consideraban una reforma “socialista”). El propio MacBride le pidió a Browne que dimitiera. Esta polémica, junto a la decisión gubernamental de incrementar el precio de la leche, desgastaron a Clann na Poblacht, que sufrió un batacazo electoral en los comicios de 1951. Aunque MacBride conservó su escaño, el partido sólo consiguió dos parlamentarios. El Fianna Fáil cosechó una mayoría absoluta y De Valera volvió a formar gobierno.
Seán MacBride revalidó su acta de parlamentario en 1954, aunque fracasó en las dos siguientes convocatorias en 1957 y 1961. Aquella época estuvo marcada por la Campaña fronteriza del IRA (1956-1962), a la que respondió el gobierno de Dublín con la aplicación de la política de internamiento sin juicio de todo sospechoso de pertenecer o colaborar con el IRA. MacBride se caracterizó por oponerse al internamiento. Tras perder las elecciones de 1961, decidió retirarse de la política y continuar practicando la abogacía.
Durante las décadas de los ’50, ’60 y ’70, Seán MacBride trabajó sin descanso por los derechos humanos en todo el mundo. Llevó al eo de Derechos Humanos el caso de centenares de sospechosos de pertenecer al IRA que fueron internados sin juicio en la República de Irlanda en 1958. Junto a otros letrados, fundó JUSTICE, una organización británica por los derechos humanos y la reforma legal, cuya primera tarea fue controlar los juicios que siguieron al levantamiento de Budapest de 1956, pero que más tarde dio lugar a la sección británica de la Comisión Internacional de Juristas. Estuvo participando activamente en un buen número de organizaciones internacionales preocupadas por los derechos humanos.

Seán MacBride es miembro fundador de Amnesty International
(Amnistía Internacional), organización defensora de los derechos humanos, de la que fue su primer Presidente internacional (1961-1975). Fue Secretario General del Comité Internacional de Juristas (1963-1971). También fue Presidente del International Peace Bureau en Ginebra (1968-1985). Redactó la Constitución de la Organización para la Unidad Africana y también la Constitución de Ghana (primera colonia británica en África que alcanzó la independencia). Dentro del sistema de Naciones Unidas, MacBride fue adjunto al Secretario General, presidente de la Asamblea General de la ONU, Alto Comisionado para los Refugiados, Alto Comisionado para los Derechos Humanos… En 1973 fue elegido por la Asamblea General de la Naciones Unidas como Alto Comisionado para Namibia. La participación de su padre John MacBride en la Brigada Irlandesa Transvaal junto a los Boers durante la Guerra Boer contra el ejército británico le valió a Seán para tener un acceso único ante el gobierno del apartheid en Sudáfrica. En 1977 fue designado presidente de la Comisión internacional de la UNESCO para el estudio de los problemas de la comunicación, que elaboró en 1980 el controvertido Informe MacBride (“Un solo mundo, voces múltiples”), en que se denunciaba el control de los medios de comunicación social por las transnacionales, lo que motivó la retirada de EE.UU. de la UNESCO. Por cierto, en 1980 MacBride fue designado Presidente de la UNESCO.


El trabajo de MacBride fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1974, por “movilizar la conciencia del mundo en la lucha contra la injusticia”. Más tarde recibió también el Premio Lenin de la Paz (1975-76) y la Medalla de Plata de la UNESCO (1980).
Durante los ’80, emprendió el Llamamiento de los Abogados contra la Guerra Nuclear que fue patrocinado conjuntamente por el International Peace Bureau y la International Progress Organization. En estrecha colaboración con la International Progress Organization, presionó a la Asamblea General de la ONU a favor de una resolución demandando una opinión consultiva del Tribunal Internacional de Justicia sobre la legalidad de las armas nucleares, que vería la luz mucho tiempo después, en 1996.
Con respecto al conflicto norirlandés, en 1987 propuso un plan, conocido como “los Principios MacBride”, que buscaba eliminar la discriminación laboral contra los católicos en el Norte de Irlanda. Su plan sólo contó con el apoyo de los Estados Unidos y del Sinn Féin, pero fue criticado y rechazado por los gobiernos de Londres y Dublín y por la mayoría de los partidos norirlandeses, tanto los unionistas como el nacionalista SDLP, que lo consideraron inmanejable y contraproducente. Ya se ve que nadie es profeta en su tierra.
Seán MacBride murió en Dublín el 15 de enero de 1988, a la edad de 83 años. Está enterrado en el cementerio de Glasnevin entre los patriotas irlandeses, en una sencilla tumba junto a su madre Maud Gonne, su esposa Catalina y su hijo Tiernan.
Referencias usadas : INNISFREE
-------------------------------------------------------------------------------------------------

26. Helena Moloney* (1884-1967)
Una tarde cualquiera de Dublín, una joven de 19 años escucha a una apasionada Maud Gonne dando un discurso pro-nacionalista en las cercanías de Custom House. De esa impresión adolescente nació el compromiso de vida de Helena Moloney con la independencia de su país y la liberación de su clase trabajadora. Actriz talento, militante del Renacimiento Gaélico en el Abbey Theatre de Lady Gregory y W. B. Yeats, Helena se unió también a la organización femenina Inghinidhe na hÉireann (“Hijas de Irlanda”) en 1903; y cinco años después se convierte en editora del periódico Bean na hÉireann (“Mujer de Irlanda”), expresando claramente sus objetivos en su primera editorial: lograr la “Libertad para nuestra nación y la completa abolición de las desigualdades para nuestro sexo”. Ya vimos cómo, desde esa posición, facilitó el ingreso de Constance Markievicz en ambos colectivos, donde las dos mujeres consolidan una profunda amistad. Así, es Helena Moloney quien asiste a Constance en la fundación y consolidación de la organización juvenil Fianna Éireann en 1909. Ambas comparten también las horas de prisión consecuencia de las protestas por la visita del Rey en 1911.
Sindicalista y feminista
Pero Helena destacaría particularmente en la lucha sindical. Durante el Lockout de 1913 tuvo un papel clave de apoyo, instando a los trabajadores a unirse, organizarse y luchar. James Connolly le encarga la tarea de organizar a las trabajadoras, muchas de las cuales habían perdido sus empleos durante el Lockout. Como resultado, en 1915 nace la Unión de Mujeres Trabajadoras de Irlanda (Irish Women Workers’ Union), con Helena como su Secretaria General.
La violencia ejercida por los patrones durante el Lockout y los años posteriores llevó a los sindicalistas irlandeses, encabezados por James Connolly, a la convicción de la necesidad de una organización armada para la defensa de la clase trabajadora. Este fue el principio del Ejército Ciudadano Irlandés (Irish Citizen Army, ICA) fundado en 1914; siendo la única de las organizaciones republicanas armadas que permitió la inclusión femenina en absoluta igualdad de condiciones. Esto se debió a las ideas socialistas de Connolly y su visión de avanzada sobre la situación de las obreras irlandesas, a quienes consideraba “las esclavas de un esclavo”. Helena Moloney, junto a Constance Markievicz y Nora Conolly, actuaron como organizadoras de las mujeres pertenecientes al ICA.
Combatiente revolucionaria en 1916
El Lunes de Pascua de 1916, cuando estalló la insurrección, Helena fue asignada al grupo comandado por Sean Connolly, que tenía como tarea tomar el Castillo de Dublín. Al respecto cuenta: “…fue alrededor de las 11:50 cuando caminamos por Dame Street y torcimos a la izquierda hasta la puerta frontal del Castillo. Justo entonces, un sargento de la policía salió afuera… seguramente pensó que era un desfile y que seguiríamos por Ship Street. Cuando vio a Connolly, el sargento apuntó con su arma y Connolly le disparó matándolo. Estaba muy alterado porque le disparó de muerte al policía, continúa ella en su relato,¡entremos!, ¡entremos! -decía él nerviosamente-”. Pero los rebeldes, incluso ella misma, admite, estaban igualmente conmocionados y vacilaron por un instante. En un segundo, casi sin darnos cuenta, las puertas estaban cerradas. Los centinelas volvieron dentro y comenzaron a disparar.
De esta manera, la primera acción militar del Levantamiento de Pascua falló en su objetivo de capturar el Castillo de Dublín, y produjo su primera víctima civil, el policía James O’Brien, de 45 años. Posteriormente, los rebeldes se retiraron hacia la cercana sede del Ayuntamiento, ocupando también los edificios adyacentes. Pronto, los edificios ocupados fueron objeto de intensos ataques con fusiles y ametralladoras y en el transcurso de la tarde, Sean Conolly muere alcanzado por un francotirador desde la torre de Bedford, en el Castillo de Dublín. Durante la noche, el contingente de 30 hombres y mujeres resiste, pero es superado en número y, tras una serie de bajas, se rinde el martes en la mañana.
Junto a Helena, nueve mujeres más se encuentran presentes: Kathleen Lynn, Jennie Shanahan, Miss Connolly, Bridget Brady, Mollie O’Reilly, Bridget Davis, Annie y Emily Norgrove y Bessie Lynch. Su presencia confunde a los soldados británicos cuando toman el control del lugar, pues creen que son prisioneras tomadas por los rebeldes. Les preguntan cuántos hombres hay y si les han hecho algún daño. Una de las chicas del ICA, Jennie, les sigue el juego hasta que uno de los rebeldes se dirige a ella por su nombre. Los británicos comprenden que ellas también son combatientes y las arrestan, llevándolas a un cuartel de Ship Street y luego, al rendirse completamente la insurrección, a la cárcel de Kilmainham. Allí, Helena Moloney trata de hacer un túnel empleando una cuchara, y al ser descubierta se prohíbe a las presas comer con utensilios. Luego, junto a otros reclusos, es trasladada a la prisión de Aylesbury en Inglaterra, donde permanece encarcelada hasta diciembre de 1916.
Republicana hasta la muerte
Tras su liberación, vuelve a las filas de la Unión de Mujeres Trabajadoras de Irlanda y a los archivos del Castillo de Dublín, pues continúa con la militancia republicana. Desde Cumann na mBan (Liga de Mujeres) resiste el dominio británico, se opone al Tratado angloirlandés y participa activamente durante la guerra civil en el bando republicano, que sería derrotado.
Ella sigue trabajando por la causa de los trabajadores después de la guerra, y fue la segunda mujer en convertirse en Presidenta del Congreso de Sindicatos de Irlanda (Irish Trade Union Congress) en 1936, cargo que ocupa hasta 1939, dando continuidad a la visión política de James Connolly. Tampoco abandona la causa republicana, siendo activista de la Liga de Defensa de las Mujeres Prisioneras (Women’s Prisoner’s Defense League) y de la Asociación de Derechos del Pueblo (People’s Rights Association) durante los años treinta. Helena Moloney siguió trabajando para las causas que creía hasta que la enfermedad la obligó a retirarse de la vida pública en 1946. El 28 de enero de 1967 murió en Dublín.
(Texto de Sol Santander)
*En la documentación histórica aparece indistintamente como Moloney o Molony.
-------------------------------------------------------------------------------------------------

27.James (Big Jim) Larkin (21 enero 1876 - 30 enero 1947) fue un líder sindical de Irlanda y militante socialista, nacido en Liverpool (Inglaterra), de padres irlandeses.
Él y su familia se mudaron a una pequeña cabaña en Burren, en el sur del Condado de Down. Crecio en la pobreza y recibió poca educación formal, comenzando a trabajar en una variedad de puestos de trabajo cuando todavía era un niño.

Fue sobre todo a partir de su experiencia personal de privación donde empezó su larga vida de compromiso con el socialismo revolucionario, la destrucción del capitalismo, el odio a la explotación y la fuerte identidad con los más desfavorecidos. Se convirtió en un organizador sindical a tiempo completo en 1905.

Larkin se trasladó a Belfast en 1907 y fundó el Irish Transport and General Workers' Union, el Irish Labour Party, y despues el Workers' Union of Ireland. Tal vez mejor conocido por su papel en el bloqueo de 1913 en Dublín, "Big Jim" sigue ocupando un lugar importante en la memoria colectiva de Dublín, de Irlanda y de otros muchos lugares.
La familia de Larkin vivío en los suburbios de Liverpool durante los primeros años de su vida. Desde la edad de siete años, asistía a la escuela por las mañanas y trabajaba por las tardes para complementar los ingresos de la familia, un acuerdo común en las familias de clase trabajadora de la época. A la edad de catorce años, después de la muerte de su padre, entró como aprendiz en la empresa en la que su padre había trabajado, pero fue despedido dos años más tarde. Estuvo desempleado por un tiempo y luego trabajó como marinero y estibador.
En 1903, él era un capataz de muelle, y el 8 de septiembre de ese año, se casó con Elizabeth Brown.

A partir de 1893, Larkin había ido desarrollando un interés por el socialismo y se convirtió en miembro del Partido Laborista Independiente (Independent Labour Party). En 1905, fue uno de los pocos capataces en participar en una huelga en los muelles de Liverpool. Fue elegido para el comité de huelga, y aunque perdió el trabajo de capataz, como resultado de su actuación impresionó tanto a la Unión Nacional de Trabajadores Portuarios (NUDL), que fue nombrado organizador temporal. Más tarde obtuvo un puesto permanente con el sindicato, que, en 1906, lo envió a Escocia, donde organizó con éxito a los trabajadores en Preston y Glasgow.

En enero de 1907, Larkin llevó a cabo su primera tarea en nombre del movimiento sindical en Irlanda, cuando llegó a Belfast para organizar a los trabajadores del puerto de la ciudad para el NUDL. Tuvo éxito en la sindicalización de los trabajadores y, como los empleadores de la patronal se negaron a responder a las demandas salariales, llamó a los estibadores a la huelga en junio. Pronto se le unieron otros como los hombres del carbón en la solución de la controversia después de un mes. Larkin consiguió unir a los trabajadores protestantes y católicos, e incluso convenció a los policías locales de la Royal Irish Constabulary para la huelga en un momento dado, pero la huelga terminó en noviembre sin haber logrado un éxito significativo. Las tensiones con respecto al liderazgo surgieron entre Larkin y el Secretario General del NUDL, James Sexton. El manejo de este último de las negociaciones y el acuerdo para una solución desastrosa derivó en una división duradera entre Sexton y Larkin.

En 1908, Larkin se trasladó al sur y organizando a los trabajadores en Dublín, Cork y Waterford, con un éxito considerable. Su participación, en contra de las instrucciones del sindicato, en una disputa en Dublín, finalizó con su expulsión del NUDL. El sindicato más tarde lo procesó por desviar fondos del sindicato para pagar a los trabajadores de Cork en huelga en un conflicto no oficial. Después del juicio y la condena por malversación de fondos en 1910, fue condenado a prisión por un año. Este juicio fue ampliamente considerado como injusto, y entonces Lord Aberdeen, lo perdonó después de haber estado tres meses en prisión.

Después de su expulsión del NUDL, Larkin fundó el Irish Transport and General Workers' Union (ITGWU) sindicato de transporte de Irlanda y la Unión General de Trabajadores a finales de diciembre de 1908. La organización existe en la actualidad como Services Industrial Professional & Technical Union (SIPTU). El sindicato ganó rápidamente la afiliación de las ramas el NUDL en Dublín, Cork, Waterford y Dundalk. En las secciones de Derry y Drogheda el NUDL se quedó con el sindicato británico, y Belfast quedó dividido en líneas sectarias. A principios de año nuevo de 1909, Larkin se mudó a Dublín, que se convirtió en la principal base del ITGWU y en el foco de toda su actividad futura en el sindicalismo en Irlanda.En junio de 1911, Larkin establecido un periódico, The Irish Worker and People's Advocate, como una alternativa de la prensa capitalista, a favor de los trabajadores. Ese órgano se caracterizó por un enfoque de dura campaña de denuncia contra los empresarios injustos y los enemigos políticos de Larkin. Sus columnas también incluyeron obras de intelectuales. El periódico fue elaborado hasta su supresión por las autoridades en 1915. Posteriormente, se transformó en el nuevo Ireland Echo.

En colaboración con James Connolly, Larkin ayudó a formar el Irish Labour Party en 1912.Era un orador inspirado, poderoso físicamente, e incansable en sus esfuerzos en favor de los trabajadores. Buscando no sólo mejorar sus condiciones de trabajo, sino también restaurar su autoestima, apoyaba las políticas que promovían la igualdad y la justicia social y alentó a los logros culturales y sociales. Alquiló su alojamiento en Clontarff y adquirió el Liberty Hall en 1912 como la sede del sindicato.Más tarde ese año, fue elegido miembro de la Corporación de Dublín. No estuvo en su asiento demasiado, ya que un mes más tarde fue destituido porque tenía antecedentes penales desde que fue condenado en 1910.
A principios de 1913, Larkin logra algunos éxitos notables en los conflictos laborales en Dublín. Dos de los principales empleadores, Guinness y la Dublin United Tramway Company, fueron los principales objetivos de las ambiciones de la organización de Larkin. Ambos tenían sindicatos de trabajadores, pero el objetivo principal de Larkin fue a la sindicalización de los trabajadores no cualificados. El personal de Guinness estaba relativamente bien pagado, y disfrutaron de los generosos beneficios de una gestión paternalista negandose a unirse al cierre de Murphy. Esto estaba lejos de ser el caso de los tranvías. El presidente de la compañía de tranvías de Dublín, el industrial y propietario de un periódico William Martin Murphy, estaba decidido a no permitir que el ITGWU llevara a la sindicalización a su fuerza de trabajo. El 15 de agosto, despidió a cuarenta trabajadores que se sospechaba que pertenecían al ITGWU, seguidos de otros 300 durante la siguiente semana. El 26 de agosto, los trabajadores del tranvía oficialmente se declararon en huelga. Dirigidos por Murphy, más de 400 de los empresarios de la ciudad tomaron represalias al exigir a sus trabajadores a firmar un compromiso de no ser miembros del ITGWU y no participar en huelgas de solidaridad.

El resultado de la disputa industrial fue el más grave de la historia de Irlanda. La patronal en Dublín participó en un bloqueo de sus trabajadores cuando estos se negaron a firmar el compromiso y llegaron al empleo de esquiroles de Gran Bretaña y otras partes de Irlanda. Guinness, el mayor empleador en Dublín, se negó llamar a los patronos para impedir la entrada de sus trabajadores, lo que hizo es despedir a 15 trabajadores.
Los trabajadores de Dublín, entre los más pobres en el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, se vieron obligados a sobrevivir con generosas donaciones, pero insuficientes desde el British Trades Union Congress (TUC) Congreso de Sindicatos Británico y de otras fuentes en Irlanda, distribuido por el ITGWU.
Durante siete meses, el bloqueo afectó a decenas de miles de trabajadores y empleadores de Dublín, con Larkin retratado como el villano en los tres periódicos principales de Murphy, el Irish Independent, el Sunday Independent y el Evening Herald.
Otros líderes del ITGWU en ese momento eran James Connolly y William X. O'Brien. Mientras que otras figuras influyentes, como Patrick Pearse, Constance Markievicz y William Butler Yeats apoyaron a los trabajadores en general, la prensa irlandesa era en general anti-Larkin.

El bloqueo finalmente concluyó a principios de 1914, cuando las llamadas a una huelga de solidaridad en el Reino Unido de Larkin y Connolly fueron rechazadas por el Congreso de Sindicatos británico. Los posteriores ataques de Larkin a los dirigentes del TUC por esta postura condujo a la cesación de la ayuda financiera al ITGWU, que en todo caso, no estaba afiliado al TUC.
A pesar de que las acciones del ITGWU y el minoritario UBLU no tuvieron éxito en el logro de la mejoría salarial y las condiciones de los trabajadores, si marcaron un hito en la historia de los trabajadores irlandeses.
El principio de la acción sindical y la solidaridad de los trabajadores había sido firmemente establecido. Quizás aún más importante, la retórica de Larkin, condenando la pobreza y la injusticia y llamando a los oprimidos a levantarse por sí mismos, dejó una impresión duradera.
Algunos meses después de que el cierre patronal terminó, Larkin se fue a Estados Unidos. Tenía la intención de recuperarse de la tensión del cierre patronal y recaudar fondos para el sindicato. Su decisión dejo consternados a muchos activistas sindicales.
Una vez allí, se convirtió en miembro del Partido Socialista de América (Socialist Party of America), y estuvo involucrado en la Unión sindical de Trabajadores Industriales Mundial (Industrial Workers of the World).

Se convirtió en un entusiasta partidario de la Unión Soviética y fue expulsado del Partido Socialista de Estados Unidos en 1919 junto con numerosos simpatizantes de los bolcheviques. Larkin, supuestamente ayudo a desbaratar los envíos de municiones de los aliados en Nueva York durante la Primera Guerra Mundial. En 1937, asistió voluntariamente a los abogados de EE.UU. que investigaban la explosión de Black Tom mediante una declaración jurada en su casa en Dublín. De acuerdo con el oficial de inteligencia del ejército británico,Henry Landau: Larkin declaró que él mismo nunca participó en la campaña de sabotaje real, sino que se limitó a la organización de huelgas para asegurar tanto un mejor salario y menos horas para los trabajadores como para evitar el envío de municiones a los aliados.

Los discursos de Larkin en apoyo de la Unión Soviética, su asociación con miembros fundadores del Partido Comunista de Estados Unidos, y sus publicaciones radicales lo convirtieron en blanco del "first red scare" que estaba barriendo los EE.UU. Fue encarcelado en 1920 por "anarquía criminal” y fue sentenciado de cinco a diez años de prisión en Sing Sing. En 1923, fue indultado y deportado por Al Smith, gobernador de Nueva York.

A su regreso a Irlanda en abril de 1923, Larkin recibió una bienvenida de héroe, y de inmediato se puso a recorrer el país reuniendose con los miembros del sindicato y apelando al fin de la Guerra Civil. Sin embargo, pronto se encontró en desacuerdo con William O'Brien, quien en su ausencia, se había convertido en la principal figura en el ITGWU, el Partido Laborista irlandés y el Congreso de Sindicatos. Larkin era aún oficialmente secretario general del ITGWU, y una amarga lucha entre los dos hombres se produjo llegando a durar más de veinte años.

En septiembre de 1923 Larkin formó la Liga de los Trabajadores de Irlanda (Irish Worker League), que fue reconocido poco después por la Internacional Comunista como la sección irlandesa del movimiento comunista mundial. En 1924, Larkin asistió al congreso de la internacional Comunista – Comintern- y fue elegido miembro de su comité ejecutivo. Sin embargo, la Liga no se organizó como un partido político, nunca se celebró un congreso general y nunca lograron ser políticamente eficaces.

Su actividad más destacada en su primer año fue recaudar fondos para los presos del IRA anti-Tratado.

Durante la ausencia de Larkin en el congreso de la internacional Comunista de 1924 (y al parecer en contra de sus instrucciones), su hermano Peter llevo a sus partidarios fuera del ITGWU, formando la Unión de Trabajadores de Irlanda (Workers' Union of Ireland -WUI-). El nuevo sindicato rápidamente se ganó la lealtad de las dos terceras partes de los miembros de Dublín del ITGWU y de un número menor de miembros rurales. Se afilió a la pro soviética International of Labour Unions.

En enero de 1925, la Internacional Comunista envió al activista del Partido Comunista de Gran Bretaña Bob Stewart a Irlanda para establecer un partido comunista, en colaboración con Larkin. Una conferencia de fundación oficial de la Liga de los Trabajadores de Irlanda/ Irish Worker League, que iba a asumir ese papel, se fijó para mayo de 1925. Un fiasco se produjo cuando los organizadores descubrieron en el último minuto que Larkin no tenía intención de asistir. La sensación de que el partido no podría tener éxito sin él, hizo que la conferencia se cancelara cuando iba a comenzar en una sala abarrotada en la Mansion House de Dublín.

En las elecciones generales de septiembre de 1927, Larkin se presentó (una gran sorpresa para todos) en el norte de Dublín y fue elegido. Sin embargo, como resultado de un asunto por difamación que ganó William O'Brien, y que Larkin se negó a pagar, no pudo tomar posesión de su asiento.

Larkin no tuvo éxito en sus intentos en los años siguientes de obtener una posición como agente comercial en Irlanda por la Unión Soviética, y esto pudo contribuir a su desencanto con el estalinismo. Los soviéticos, por su parte, estaban cada vez más impacientes ante lo que veían como un liderazgo ineficaz.

Desde la década de 1930 Larkin se alejó de la Unión Soviética. Mientras que en las elecciones generales de 1932 se presentó sin éxito como comunista, en 1933 posteriormente se presentó como "trabajador independiente". Durante este período también realizó un acercamiento con la Iglesia Católica.

En 1936, recuperó su puesto en la Corporación de Dublín/ Dublin Corporation. Luego recuperó su asiento en la Dáil en las elecciones generales de 1937, pero lo perdió de nuevo el año siguiente. En este período, el Sindicato de Trabajadores de Irlanda /Workers' Union of Ireland, también entró en la corriente principal del movimiento sindical, al ser admitido en el Consejo de Sindicatos de Dublín en 1936, aunque el Congreso de Sindicatos de Irlanda no aceptaría su solicitud de adhesión hasta 1945.

En 1941 un nuevo proyecto de ley de sindicatos fue publicado por el Gobierno. Inspirado en una propuesta de reestructuración de los sindicatos por William O'Brien, que fue visto como una amenaza por los sindicatos más pequeños en general y las ramas de Irlanda de los sindicatos británicos. Larkin y la WUI desempeñaron un papel destacado en la fracasada campaña en contra del proyecto. Después él y sus seguidores lograron su admisión en el Partido Laborista. Larkin sirvió más adelante como diputado del Partido Laborista en el Dáil Éireann (1943-44).

James Larkin murió mientras dormía el 30 de enero de 1947. Su misa de cuerpo presente fue celebrada por el arzobispo católico de Dublín, John Charles McQuaid, y miles de personas salieron a las calles de la ciudad cuando el coche fúnebre pasó por en el camino hacia el cementerio de Glasnevin.

James Connolly, dijo de Larkin, su colega en el movimiento obrero: "Tenemos entre nosotros un hombre de genio, de vitalidad espléndida, grande en su concepción, magnífico en su valor". GB Shaw lo describió como "el más grande desde el irlandés Parnell”.
Frente a la Oficina Central de Correos, en O’Connell Street, en el centro de Dublín, se yergue la escultura de bronce de Oisín Kelly dedicada a Jim Larkin, fundador del movimiento sindical irlandés. La obra, patrocinada por la Comisión Ejecutiva de la Workers’ Union of Ireland, se inauguró en 1980 y muestra al histórico sindicalista en una de sus posturas más emblemáticas (inmortalizada por los fotógrafos de la época), dirigiéndose a la multitud con los brazos extendidos y las palmas hacia arriba en tensión, como impulsando él mismo con sus propias manos ese movimiento básico en la emancipación de cualquier ser humano: ponerse en pie.
La cita, en francés, irlandés e inglés, en una placa a los pies de la escultura reproduce una de las citas de Jim Larkin más habituales, aunque la autoría corresponda al revolucionario francés Camille Desmoulines (1760-1794).
‘Los grandes no son grandes. ¡Es que estamos arrodillados! Levantémonos’/El grande parece grande porque estamos de rodillas: Levantémonos.

  • Les grands ne sont grands que parce que nous sommes à genoux: Levons-nous.
  • Ní uasal aon uasal ach sinne bheith íseal: Éirímis.
  • The great appear great because we are on our knees. Let us rise.
Finalmente voy a poner una argumentación de Emmet O´Connor que afirma que cualquier diferencia que puede haber habido entre James Connolly y Jim Larkin, cualquier percepción de que Jim Larkin era desinteresado u hostil a la causa del nacionalismo irlandés, simplemente no se sostiene con los hechos.

En 1984, el Irish Transport and General Workers' Union (ITGWU) organizó un concurso en Liberty Hall de Dublín para celebrar su 75 aniversario. Una escena final presentaba a James Connolly y Jim Larkin después del cierre de 1913. Connolly llevaba una bandera verde y dijo que iba a luchar por una República de Irlanda. Larkin llevaba una bandera roja y dijo que iba a América a luchar por la clase obrera internacional.

Era una imagen potente, que resume una visión común de dos gigantes de la clase obrera irlandesa. Uno de ellos fue el teórico y el otro el hombre de acción. Uno estaba más interesado en la política, y el otro en el sindicalismo. Uno apelaba más a la cabeza, y el otro más al corazón. Uno de ellos era más nacionalista, y el otro más internacionalista.
----------------
Referencias usadas:
http://www.irelandsown.net/larkin.html
http://en.wikipedia.org/wiki/James_Larkin
http://www.bbc.co.uk/history/british/easterrising/profiles/po08.shtml
Foto de la estatua de Larkin: http://www.flickr.com/photos/sbh/with/2378897391/
-------------------------------------------------------------------------------------------------

28.Feargal Ó hAnnluain (Fergal O’Hanlon) nació en Monaghan Town, Co. Monaghan, el 2 de febrero de 1936 y murió el 1 de enero de 1957 en Brookeborough, Co. Fermanagh. Nacido en una familia republicana, Feargal O’Hanlon trabajó como funcionario en el Consejo del Condado de Monaghan. También jugaba al fútbol gaélico y era un activista en la promoción del gaélico irlandés. Fue uno de los voluntarios de la Columna Pearse del Ejército Republicano Irlandés (IRA).
En 1957, el día de Año Nuevo, una unidad del IRA lanzó un ataque contra el cuartel del Royal Ulster Constabulary (RUC) [la policía norirlandesa] en Brookeborough, Co Fermanagh. Este ataque formaba parte de la Operación Harvest, una campaña del IRA entre 1956 y 1962, en la que columnas volantes cruzaban la frontera desde la República y atacaban objetivos militares en Irlanda del Norte. El ataque al cuartel de Brookeborough provocó una batalla que se ha hecho famosa en la historia de Irlanda.
Feargal O’Hanlon participó en este ataque, junto con Seán South de Limerick y otros miembros del IRA de Cork, Dublín, Wexford y Galway. Pero el plan de bombardear el cuartel fue una completa equivocación. Aproximadamente una semana antes, el RUC había recibido información sobre un posible ataque en la frontera, y los policías de Brookeborough estaban en alerta y armados. Uno de los oficiales del RUC descubrió por casualidad a uno de los hombres del IRA, Phil O’Donoghue, tratando de poner una bomba en la puerta del cuartel. Dos dispositivos fallaron y no detonaron y una granada lanzada desde el cuartel hirió a O’Donoghue.
Siete hombres resultaron heridos en el ataque. Sobrevivieron cinco, pero Seán South recibió una herida fatal en la espalda, mientras Feargal O’Hanlon sufría una importante hemorragia tras ser alcanzado en las piernas. La unidad huyó del lugar en un camión volquete, que luego abandonaron cerca de la frontera.
Dejaron a South y O’Hanlon, ambos inconscientes en ese momento, en una granja. Probablemente South ya había muerto y O’Hanlon se encontraba agonizando. Los supervivientes cruzaron a pie a la República en busca de ayuda para sus compañeros. Los heridos recibieron tratamiento como “víctimas de accidente de coche” por parte de algunos simpatizantes que trabajaban en el Hospital Mater Misericordiae de Dublín.
Una multitud se situó a lo largo del camino hasta la frontera para rendir un tributo final a O’Hanlon y South mientras llevaban sus cuerpos desde Enniskillen hasta la catedral de Monaghan, donde yacen en la actualidad. Miles de personas acudieron a sus funerales en Monaghan y Limerick.
Su legado. Existe un monumento de mármol en Keenan’s Barn en Baxter’s Cross, Altawark (atacado varias veces, la última en verano del 2011 - 1 , 2 , 3-) , en el lugar en que South y O’Hanlon perdieron la vida. Desde 1982, hay una conferencia anual en memoria de O’Hanlon. Unas 2.000 personas acudieron para conmemorar su 50º aniversario en el lugar en que yacieron los dos hombres. La balada irlandesa “The Patriot Game” cuenta la historia de Feargal O’Hanlon. La letra fue escrita por Dominic Behan (el hermano más joven del escritor Brendan Behan) sobre la música de una antigua canción tradicional, “The Merry Month Of May”. La canción es una de las más famosas que surgieron de la lucha de Irlanda por la independencia.
En enero de 2003 se fundó en la ciudad de Monaghan el club más joven de la GAA (Asociación de Deportes Gaélicos), que tomó su nombre de Feargal: el Cumann Fearghal Ó hAnluain CLG (Feargal O’Hanlons GFC) . Este nuevo club supone un desarrollo muy positivo del deporte y la cultura gaélicos, no sólo para Monaghan, sino también para la GAA en todo el país. Aunque murió muy joven (no llegó a cumplir los 21), Feargal O’Hanlon tuvo una importante trayectoria en la GAA. Representó al St. Macartan’s en la Copa McRory en 1952. Ese mismo año ganó con los Monaghan Harps la final de juveniles del condado contra Carrickmacross. Feargal jugó con los juveniles hasta 1954, cuando pasó al fútbol profesional, también con los Harps.
El hermano de Feargal, Eighneachán Ó hAnnluain, fue elegido diputado por el Sinn Féin en las elecciones generales al Parlamento en 1957. Su hermana, Pádraigín Uí Mhurchadha, es desde 1985 concejala del Sinn Féin en el Ayuntamiento de Monaghan.
Referencias usadas:
-Biografía elaborada por Carmen Cepeda.
-Blog de Chesús, INNISFREE
-------------------------------------------------------------------------------------------------
29.Dora Sigerson Shorter nació en Dublín el 16 de agosto de 1866. Era la hija mayor de George Sigerson, un cirujano y erudito gaélico, y Hester Varian Sigerson, una escritora.

Dora fue educada en su casa en un entorno donde se le inculcaron los valores republicanos que más tarde caracterizarían su poesía. La casa Sigerson era un centro para la cultura artística y política en Dublín, y los intereses de sus padras la llevó a la participación con la Sociedad Pan Celtic en 1888 y su apoyo a Charles Parnell, que lideró la lucha por la autonomía de Irlanda de finales del siglo XIX.

Otra influencia importante en las primeras etapas de la vida de Sigerson fue William Butler Yeats, un escritor cuyo papel en el Renacimiento literario irlandés continuó inspirándola después de que salió de Irlanda. Como mentor y colega, Yeats y Sigerson compartian un amor por su país empobrecido y desgarrado por los conflictos, un deseo de recuperar la tradicional cultura celta y la determinación de luchar por la independencia irlandesa a través de los elogios poéticos a la creciente lista de patriotas dispuestos a morir por la causa irlandesa.

A continuación pongo el excelente texto de Sol Santander:

Dora Sigerson (1866 – 1918) fue una escritora y escultora irlandesa y figura destacada del “Renacimiento Gaélico”. Sus sentimientos nacionalistas la llevaron a diseñar un monumento a los combatientes caídos en 1916 e incluir en su testamento los fondos para su construcción. La estatua de mármol de Carrara blanco evoca a la Pietá, la representación de Cristo muerto sobre el regazo de su madre María, que se encuentra en la Basílica de Roma. En este caso, la figura femenina es la “Madre Irlanda” y el hombre recostado en su regazo, uno de los guerreros. El uniforme es claramente el de los Voluntarios Irlandeses y su rostro tiene un parecido sorprendente con el de Patrick Pearse, líder del Levantamiento, ejecutado por el gobierno inglés.


La primera imágen muestra el monumento antes de su restauración, la segunda y tercera muestran el monumento renovado y en su actual ubicación.

Actualmente, el monumento se encuentra justo a las puertas del Cementerio de Glasnevin. Como parte del proyecto de renovación de este lugar, se tomó la decisión de restaurarlo, pues que se encontraba en muy malas condiciones y se trasladó desde su lugar original (el terreno propiedad de Sigerson) a su ubicación actual.


Durante el proceso de desmantelamiento del mismo, los trabajadores efectuaron un descubrimiento muy interesante al retirar la cubierta que está por encima de la estatua: un cilindro de plomo incluido en la mampostería y sellado siguiendo la voluntad de Dora Sigerson al momento de su entierro (1918). Se cree que contiene documentos importantes y objetos afines a la historia de su época, pero el contenido específico no ha sido revelado por el gobierno irlandés.

Referencias usadas:
Blog de Sol Santander: "Una terrible belleza ha nacido": 1916 en español
-------------------------------------------------------------------------------------------------

30.Brendan Francis Behan (9 Febrero de 1923 – 20 Marzo de 1964) :

(Dublín, 1923-1964) Escritor y dramaturgo irlandés. Su familia era de origen obrero y estaba vinculada al Ejército Republicano Irlandés (IRA). Behan abandonó pronto sus estudios y a los 13 años, con el deseo de conseguir la libertad para Irlanda del Norte, pasó a militar en el IRA. En 1939 fue detenido en Liverpool, cuando apenas contaba con 16 años, al desembarcar con una maleta llena de explosivos; por ello, fue condenado a nueve años de cárcel por actividades revolucionarias, aunque cumplió sólo tres años en un reformatorio en la tristemente famosa prisión para menores de Borstal.

A su salida en 1942, un tribunal militar le sentenció a catorce años de prisión por delitos políticos. En 1946 fue puesto en libertad gracias a una amnistía general. Al año siguiente fue nuevamente encarcelado en Manchester tras haber participado en la fuga de un preso del IRA. El tiempo que pasó borracho en las tabernas, preso en las cárceles y ocupado en oficios proletarios no impidió que Brendan Behan se dedicara a escribir. En términos generales, puede decirse que Behan tuvo una juventud difícil en los “slums” de Dublín; de hecho, la década de los años 40 transcurrió entre reformatorios y cárceles. Fue precisamente en la cárcel donde Behan se aficionó a la literatura y comenzó a escribir.

Su dedicación al teatro se produjo de manera casi accidental, pues Behan había escrito un guión radiofónico en sus ratos libres después de salir de la cárcel, titulado originariamente The twisting of another rope (La sacudida de otra cuerda); sin embargo, el guión fue rechazado de manera sistemática por distintas emisoras de radio y teatro, como Radio Eirean o el Abbey Theater. Por fin, Alan Simpson, propietario del Pike Theater, se interesó en el guión y él mismo ayudó a Behan a adaptarlo para la escena.

La primera representación de la obra fue en el Pike Theater en 1954, con el nuevo título de The Quare Fellow (1954), que en jerga carcelaria inglesa significa “condenado a muerte" ("hombre en capilla”); por fin, fue traducido al español como Vísperas de ejecución. La obra se llegó a representar también en el Theatre Workshop de Londres dos años más tarde (1956) con cierto éxito, debido en parte al gran trabajo escénico que la compañía teatral realizó bajo la dirección de Joan Littlewood, quien acentuó al máximo el carácter de teatro total de la obra mediante la puesta en escena de bailes, música e improvisaciones.

La obra estaba escrita en jerga carcelaria y en ella se mostraban las observaciones del autor sobre la vida en una cárcel irlandesa; la acción se desarrollaba durante las horas que preceden a una ejecución. Behan no pretendía que la obra fuese un manifiesto contra la pena capital, sino que realizó una reflexión sobre la situación de los reclusos y sobre sus emociones. Se trata de una obra que describe indirectamente las vivencias del autor en las cárceles, con elevadas dosis de compasión y humor macabro, junto a una continua evocación de la vida irlandesa.

En los años posteriores a la representación de Vísperas de ejecución en 1956, Behan gozó de una notable fama. La prensa sensacionalista creyó descubrir en su figura y en su personalidad orientada a la autodestrucción al sucesor del recién fallecido Dylan Thomas, con quien rivalizaba en ingenio; de esta manera fue elogiado por la prensa, que dio a conocer en titulares cada una de sus borracheras en los barrios de Dublín.

Un par de años más tarde, el 14 de octubre de 1958, la compañía dirigida por Joan Littlewood estrenó en el mismo teatro la segunda obra dramática de Behan, The hostage (1958, El rehén), con la que tuvo gran éxito. La representación escénica montada por Littlewood, con técnicas propias de la revista y del cabaret, fue en gran medida decisiva para el éxito de la obra, que estuvo repleta de bailes y canciones compuestas en su mayoría por el propio Behan y un tío suyo; el resto fue tomado de la tradición.

La obra había sido escrita originariamente en gaélico, bajo el título de An Giall; en ella, Behan denuncia con un espíritu satírico, en el que se mezclan elementos trágicos y grotescos, los ideales patrióticos por los que él mismo había luchado en su juventud. Mediante un argumento muy simple (la acción se desarrolla en un prostíbulo de Dublín donde un soldado inglés es secuestrado por el IRA) y una estructura bastante más desorganizada que la de su primer trabajo teatral, se examinan en escena temas diversos, como el problema nacionalista irlandés, la contraposición Inglaterra-Irlanda, la ética del terrorismo o las ejecuciones. En España, la obra se estrenó en 1973, en versión de Jaime Salom.

Merece la pena mencionar otras dos obras en la producción teatral de Behan: The big house y Richard’s Cork Leg. Esta última comedia se estrenó en 1972, aunque el autor dejó el manuscrito sin terminar. El teatro de Behan, de carácter realista, se caracteriza por las constantes mezclas de elementos trágicos y cómicos, por el tratamiento irónico y satírico de los temas, por una tendencia a la desorganización ideológica y formal y por la presencia insistente del condenado a muerte en espera de la ejecución. Behan desarrolla con su producción teatral la línea del teatro popular realista iniciada por Sean O'Casey.

También escribió una novela autobiográfica titulada The Borstal Boy (1958, El muchacho de Borstal), en la que describe sus años de formación, las experiencias vividas en las cárceles y reformatorios y sus actividades con el IRA. Ulick O’connor le ha dedicado una biografía crítica, escrita en 1970, en la que pone de manifiesto las concomitancias de Behan con los poetas dialectales.

El pugilato que libró con el alcohol a lo largo de su vida lo llevó a la tumba tempranamente en 1964, con 41 años.

Finalmente voy a poner otra biografía de Behan encontrada en la página Espadas como labios, que denominaron en la sección Educomanía de la revista Literaturas ( en marzo de 2008) como:

LA BIOGRAFÍA CANÍBAL DE BRENDAN BEHAN


“ Cuanto más viejo me hago, mejor entiendo lo que me decía mi abuela:

- ¿Sabes la diferencia entre formar parte de la República de Irlanda y ser del Imperio Británico?- preguntaba ella.


-No- respondí yo- ¿cuál es?


- Que te van a mandar una orden de desalojo escrita en irlandés y que habrá un arpa en lugar de una en inglés junto al león y el unicornio.”
[1]


Con cierta frecuencia ocurre que una biografía puede carcomer el entramado de una obra literaria hasta resquebrajarla, hasta convertirla en aserrín, a otra anécdota más de la biografía del personaje. Este sería el caso de Brendan Francis Behan (Dublín, 1923-1964) que parece destinado a pasar a la posteridad más por el crecidísimo anecdotario que circula alrededor de su vida que por la calidad de su obra literaria.


Hubo antes del novelista y dramaturgo irlandés una amplia lista de ejemplos, de autores recordados más por la crueldad de su destino o lo temerario y radical de su existencia que por sus calidades literarias. Algunos autores fácilmente reconocibles serían los de Sade, Casanova, Hölderlin, José Martí, Lermontov, Castelo Branco, Rimbaud, D´Annunzio, José Asunción Silva, Walser, Pavese, Mishima, Burroughs, John Kennedy Toole. Una lista numerosa en la que también podríamos englobar a los “misteriosos” aquellos de los que sólo han quedado levísimas huellas biográficas pero que por esa casi total ausencia de referentes se vuelven llamativos y de los que dos buenos ejemplos podrían ser Lautrémont o la poetisa norteamericana Emily Dickinson.

Dentro de estos improvisados grupos nos sería difícil situar a Behan que tiene unas características tan originales como su propia biografía[2]. Tiene el irlandés sus propios estigmas y sambenitos, todos quizá perfectamente buscados por él, todos también tan terriblemente irlandeses como su propia leyenda. El extendido conocimiento de Behan por el público medio se basa en un anecdotario, cierto o falso, que se fue desgranando de su corta vida. Bastaría un simple rastreo de la información vertida sobre él en la web para observar que la mayor parte de los contenidos que afloran aluden a anécdotas- principalmente situaciones ridículas en bares y chascarrillos bellos o chuscos- y citas sacadas de contexto destinadas a englobar cualquier diccionario de citas o frases hechas. La variedad de esta suerte de mítica de la anécdota que ha generado el autor es interminable: Behan se encuentra a una dama en la puerta de un pub, Behan desesperado por no poder escribir lanza una máquina de escribir contra el cristal del pub, Brandan pinta los lavabos de un pub para poder pagar una cuenta, Behan estuvo en una semana en más de trescientos pubs, unas líneas de Behan se citan al principio de una biografía de Jim Morrison...

Pocas veces se crea tal cantidad de tradición oral sobre un autor contemporáneo. Se ha creado una fabulización que ha derivado en la conversión del autor en un héroe irlandés, con sus virtudes y defectos; patriota y bonachón, un “paddy” simpático infelizmente amarrado al alcohol. Será para el público Behan un héroe de los “Liberties”[3], un príncipe turbio de las letras cuyas aventuras conocerán hasta los bribonzuelos más ajenos a la lectura. Hay cierto malditismo en él, es simiente del pueblo, como un Zé Povinho[4] portugués, cae simpático Behan porque está aparentemente alejado del “establishment”de las letras. No parece un intelectual a primera vista, sus excesos y adicciones lo acercan al pueblo, lo humanizan, lo colocan codo con codo con cualquier obrero irlandés en la barra de un pub.

Puede que en su agitadísima juventud, una auténtica “forja de un rebelde”, estribe buena parte del sentido mítico patriótico que se le ha dado posteriormente a su vida. Behan había mamado patriotismo desde el propio seno materno; su abuelo Peader Kearney es el autor del Himno Nacional Irlandés (Soldier´s song) y su padre estaba prisionero al nacer él como consecuencia de la Guerra Civil Irlandesa (1921-1922) por lo que el joven escritor creció rodeado de fuertes arengas patrióticas y un ambiente literario por encima de lo habitual.

Estudiará el joven Behan en colegios católicos republicanos, alternando estos estudios con los trabajos de aprendiz de pintor que realizaba al lado de su padre. La vocación familiar revolucionaria tuvo que influir en su decisión de entrar con catorce años en el Fianna Éireann[5]y a los pocos meses ya trabaja como chico mensajero del IRA. A partir de aquí su historial delictivo no hace sino crecer y complicarse. En el año 1939 es arrestado mientras trasportaba explosivos para hundir un barco de guerra anclado en el puerto de Liverpool. Se le sentencia a tres años de reformatorio, pena que cumplirá en el de Borstal[6] de Suffolk. En 1942, de regreso a Irlanda, es de nuevo juzgado por el intento de asesinato de dos agentes. La pena será de catorce años de prisión que cumplirá en el penal de Mountjoy, de infausto recuerdo para los nacionalistas irlandeses. Para su fortuna se verá acogido por la aministía general de 1946 aunque por poco tiempo,de nuevo volverá a prisión, esta vez en Manchester, en el 1947, por ayudar a un intento de fuga de un miembro del IRA. En estos años de prisión comienza a fraguarse su vocación literaria, leerá mucho en las bibliotecas de los penales y empieza allí también a escribir, primero pequeñas historias, siempre alrededor de Dublín y sus leyendas urbanas. En 1952 es deportado a Francia, y allí comenzarán sus colaboraciones con Radio Telefis y para el Irish Press.

En este tiempo Behan comienza a plantearse desarrollar parte de su obra en gaélico, primero ensaya con versos, va aprendiendo los recursos de la lengua pero escribirá su primera obra de teatro todavía en inglés. Es en 1954 cuando se estrena “The Quare Fellow”[7] que será bien recibida en el Pike Theatre[8]. Behan tiene treinta años y ha pasado más de catorce entre cárceles, reformatorios y el exilio. De allí vuelve con los dos problemas que tiene que destruir su vida: la diabetes y el alcoholismo. Son los principios de los cincuenta sus primeros momentos de celebridad, y también donde aparece el binomio personaje escandaloso- hombre de letras que tendría que arrastrar a lo largo de su carrera. En su primer estreno en Londres ya despierta un gran revuelo crítico; la adaptación que se hará en el Joan Littlewood Theatre de Londres abre llagas que se creían ya cerradas pero su reputación crecerá principalmente por una entrevista absolutamente ebrio que emitirá la BBC. Desde ese momento su imagen vende, se convierte en un fenómeno mediático a la escala de la época, un tipo hilarante que representa a los ojos del espectador medio británico la imagen del “paddy” irlandés, vago, histriónico y borracho.

Sigue escribiendo artículos para el Irish Press y presenta “The Big House”, en 1957, con una repercusión discreta, pero que se ve inmediatamente acompañada por “An giall”[9], de 1958, que significará su total consagración como dramaturgo y durante un breve lapso de tiempo con el estereotipo que estaba creando. La obra se presenta inicialmente en gaélico[10] pero es rápidamente adaptada con el título de “The Hostage” por el Joan Littlewood Theatre. la obra tiene un eco internacional, se representa también en París y Nueva York con parecido éxito. “An giall” marca la cima dramática de la obra de Behan, es con seguridad su obra mayor y a la vez también señala el inicio de su declive. Estamos en 1958, Behan tiene apenas treinta y cinco años pero su salud comienza a resentirse por la combinación de alcoholismo y diabetes que arrastra desde hace quince años.

A partir de ese momento y hasta su muerte no escribirá ningún drama de interés y buena parte de su producción serán recopilaciones autobiográficas, breves relatos basados en anécdotas que muchas veces transcribe directamente de cintas que ha grabado previamente. De cierto interés serán “Borstal Boy”[11], del mismo 1958, “Brendan Behan´s New York”, de 1964, y “Confessions of an Irish Rebel”, publicado tras su muerte, ya en 1965. Los finales de los cincuenta y principios de los sesenta serán la época de las grandes borracheras con O´Nolan y Patrick Kavanagh[12], tardes de trágicas bufonadas en el Mc Daid´s o cualquier otra taberna de Dublín, las anécdotas chuscas se acumulan en el boca a boca de la ciudad y ello unido a la amplia batería de anécdotas que se acumulan en sus textos de la época acaban creando una visión unívoca y empobrecedora de Behan.

No sabemos si la intención del escritor era crear esta suerte de personaje fuera de los estrictamente literario pero el resultado es que ha pasado mayormente a la posteridad por su actitud pública provocativa y a menudo grotesca que por el peso de su obra literaria. Se recuerda con una sonrisa sus payasadas, sus excentricidades de borracho en cualquier bar, ensordece la voz del autor una suerte de biografía apócrifa, basada en los recuerdos de los que le conocieron y versiones libres que poco a poco se va desfigurando en el boca a boca. Se ha creado un verdadero “personaje”, novelesco y mítico, una historia oral alrededor de un autor literario moderno. Es cierto que hay un buen porcentaje de autores en los que pesa tanto su biografía como su propia producción –Rimbaud, Lautremont- hasta en algunos casos sólo existe la biografía- Alejandro Sawa[13]- pero en contadas ocasiones se convierte el autor en un personaje de novela, en un ente literario que incluso se puede adaptar como personaje de una ficción. La biografía de Behan tiende a convertirse en paradigma de ámbitos ajenos a la literatura, en leyenda. El vigor de su paraliteratura asociada de su ha ido quemando su corta producción literaria.

Esta dinámica mitificadora, el malditismo de su trayectoria, ha hecho que se olvide con frecuencia la visión más literaria y real de Behan. Era el dublinés un excelente conocedor de la literatura británica y francesa, y según todos los testimonios en su biblioteca personal se alineaban con extremo criterio lo mejor de la literatura contemporánea. Durante su exilio en París frecuentaba tertulias literarias en las que se daban cita Gide, Brecht o Beckett y era un verdadero adicto a las librerías de la Rive Gauche. Fue también patriota como pocos, quemó su vida por un ideal, siempre buscó Irlanda donde quiera que estuviera ( en París, en Nueva York, en Londres...) Fue Behan un romántico “sui generis”, siempre del lado del humilde y el perdedor, era una “rara avis” en un tiempo que ya se cultivaba el divinismo literario, más cercana al ideal de Michael Collins[14] que al tecnócrata pragmático que era “Dev”[15]

Pese a sus años de cárcel y lucha revolucionaria acabaría volviéndose muy escéptico sobre el uso de la violencia, relativiza las diferencias por las que antes había luchado[16] Sus últimos vaivenes vendrían tras apagarse el éxito de “The Hostage”, se sublima después su declive físico e intelectual, sus peleas con la crítica[17] se hacen habituales, contra sí mismo también lucha, arremete contra sus capacidades perdidas y un cerebro embotado por los excesos.
Quedará para siempre el autor colgado de su amplísimo anecdotario, quizás sea este el precio de una fama que probablemente no esté en consonancia con su peso literario. Para que un buen autor se transforme en celebridad tendrá que arrastrar un sambenito, ser idolatrado o denostado por una actitud vital, por una frase que le dedicó Morrison o una boutade en cierto pub del Inisfree. Quizá sea este también el precio que pagan los espíritus libres, los que se alejan de las aspas del igualador “establishment” literario. Puede que Behan se hubiera sentido satisfecho con el personaje divertido y excesivo que dejó en herencia pero sería necesario observar también el precio más dramático de esta biografía devoradora...

Brendan Francis Behan moriría el 20 de marzo de 1964 en Dublín por una cirrosis hepática agravada por su diabetes. Hay un carné de pintor con su foto expuesto en una de las vitrinas del Dublín Writers Museum. Tiene fecha de marzo de 1953. Tenía treinta años pero su rostro estaba ya abotargado, con la mirada brillante, rúbeo de sangre en sus mejillas. Aquello no era un juego. En medio de las risas y el tintineo de vasos se escondía el rostro amoratado de su tragedia.

Fernando Clemot ©2008

[1]Comentario de B.Behan citado en Libros que he leído de Antonio Ruiz Vega©
[2] Quizá solo se nos acude asociarlo biográficamente con el galés Dylan Thomas (1914-1953) personaje también de una gran vitalidad, cercano al ambiente tradicional celta. Es contemporáneo de Behan- apenas se llevan nueve años y el galés también murió rondando la cuarentena- y como él vivió de forma desordena y escandalosa. El alcoholismo marcó la trayectoria de ambos. Como icono literario-biográfico Thomas resulta más desabrido, nos enseña proporciona un estereotipo mucho más desgarrado que el del irlandés.
[3] Barrios obreros del extrarradio de Dublín
[4] Figura de un trabajador poturgués muy extendida desde su creación por el alfarero Bordalo Pinheiro en 1875. Generalmente aparece realizando un corte de mangas. Representa a la clase obrera portuguesa.
[5] Organización juvenil del Irish Republican Army
[6] Nombre que reciben la red de reformatorios británicos
[7] En español: “Un tipo singular”(1954) Narra la historia de un condenado que espera su inminente ejecución. Esta situación cambiará la vida de los otros presos, e incluso de los carceleros. Hay comedia y tragedia en sus líneas, lo humano y lo inhumano de la situación nos lleva a una feroz crítca de la pena capital.
[8] El Pike Theatre se había fundado el año anterior, en 1953, gracias a fondos de emigrantes irlandeses adinerados residentes en Estados Unidos
[9] En español: “El rehén”(1958) Es una tragicomedia que narra los hechos que siguen a la ejecución de un joven preso irlandés en un penal de Belfast. Como represalia el IRA decide capturar a un joven soldado británico, Leslie Williams. Surgirá una historia de amor entre él y Teresa, una joven irlandesa. Hay fuertes influencias del teatro de Bertold Brecht (1898-1956), principalmente de “La comedia de dos centavos” (1942) y del teatro con baile, canciones e interpelaciones directas al público que hacía también en ese tiempo ell Joan Littlewoods Theatre Workshop.
[10] La obra fue revisada y recomendada por el Gael Linn, la Academia de las Letras Irlandesas.
[11] En español: “El chico de Bostal” (1958): es un libro autobiográfico sobre los “Borstal”, o centros de detención juvenil, del Reino Unido. El escritor estuvo más de tres años en uno de ellos, entre 1939 y 1942, en Suffolk. Pese a lo dramático de la situación no es un drama, hay momentos risueños y de todo el relato se desprende que había una cierta empatía entre los chicos, por encima de la ideología, e incluso entre los guardianes y ellos. Utilizará Behan con extrema frecuencia el slang y el Cockney de los barrios bajos, circunstancia que da mayor vigor al relato.
[12] Patrick Kavanagh ( Inniskeen, 1905-Dublín, 1967) escritor irlandés. Destacan de su producción (“Ploughman and Other Verse Poems, 1936) y su novela “Tarry Flynn”, de 1949.
[13] Alejandro Sawa (Málaga, 1862- Madrid, 1909) Representante de la bohemia finisecular española. Vivió en París, y presumía de conocer a Verlaine. Escribió con poco éxito novelas a medio camino entre el naturalismo de Zola y el decadentismo hasta morir ciego y rodeado de miseria. Valle Inclán se fijó en él para crear el personaje de Max Estrella.
[14] Michael Collins (1890-1922) Líder militar de la independencia de Irlanda. Participó en el levantamiento de 1916 y tras el ingreso en prisión de todos los dirigentes del Sinn Féin dirigió las sangrientas acciones del Irish Republican Army durante los siguentes años. Firmó el polémico Tratado de Cesión en que se dividía Irlanda. Fue presidente del gobierno provisional del Estado Libre de Irlanda en 1922. Murió en un atentado en agosto de 1922, en el condado de Cork, a manos de sus opositores.
[15] Eamon de Valera (1883-1975) Político irlandés.Profesor de matemáticas, nacido en Nueva York de padre irlandés y madre española. Rebelde que ya participó en el levantamiento de 1916. En 1921 era presidente del Parlamento y lideró el bando contrario al tratado con Gran Bretaña que participó en la Guerra Civil. En 1923 firmaría una rendición incondicional y no sería hasta 1932 cuando se convierte en Presidente del Gobierno al mando del Fianna Fáil, partido de índole populista y con el que consiguió la neutralidad de Irlanda en la Segunda Guerra Mundial. Volverían a ser elegido Presidente en el bienio (1959-1973)
[16] “...it was not really the length of sentence that a worried me- for I had always believed that if a fellow wnt into the I.R.A. at all he should be prepared to throw the andel after the hatchet, die dog or shite the licence- but that I´d sooner be with my own comrades and countrymen any place else. It seemed a bit disloyal to me, that I should prefer to be with boys from English cities than with my own countrymen and comrades from Ireland’s hills and glens…” (B.Behan: “Borstal Boy” 1958)
[17] Critics are like eunuchs in a harem, they know how it´s done, they´ve seen it done every day, but they´re unable to do it themselves”

Referencias usadas:
Biografías y Vidas.
Espadas como labios.
Editorial Txalaparta Argitaletxea.
Fernando Clemot.
-------------------------------------------------------------------------------------------------

31. Joseph Mary Plunkett (1879-1916):

Nació en Dublín siendo el segundo de los hijos de una prominente familia católica y recibió una buena educación en la Catholic University School, en el Belvedere College y el Stonyhurst College. Su estudio de los místicos Juan de la Cruz, Teresa de Ávila, y Francisco de Sales es perceptible en su poesía.

Joseph era un amigo cercano de Thomas MacDonagh y Padraic Pearse, ambos notables poetas irlandeses. Fue editor por corto tiempo de la publicación literaria, Irish Review y junto con MacDonagh y Edward Martyn, fundó el teatro irlandés.

Según nos informa Sol Santander, él estuvo años detrás de otra mujer, una eterna desconocida, Columba O'Carroll a quien le dedicó incluso un pequeño libro de sonetos autopublicado con un título muy evidente: "Sonnets to Columba" (1913).
Pero esa relación no fue nada positiva para él y lo hirió mucho emocionalmente, dando paso al invierno de 1914, en las escaleras de St. Enda´s, la escuela dirigida por Patrick Pearse, donde va a conocer a su futura mujer Grace Gifford a pesar que apenas se conocieron-finales de 1914 o principios de 1915-.

Ambos tenían 26 años. Él era ya un poeta conocido, editor, miembro de la Liga Gaélica, fundador del Teatro de Irlanda, que hablaba con fluidez varios idiomas (incluido el esperanto) y asistía a clases de irlandés con Thomas MacDonagh. Pero también era miembro del Consejo Militar de la Hermandad Republicana Irlandesa (IRB) y dirigente de los Voluntarios Irlandeses, y en ese momento participaba activamente en la organización del Levantamiento de Pascua, principalmente en lo relativo al traslado de armas a Irlanda desde Alemania, negociaciones en las que había acompañado a Roger Casement durante su viaje a este país en 1915.

La amistad entre Joseph Mary Plunkett y Grace Gifford se convirtió en amor, y se comprometieron en diciembre de 1915, planificando su boda para el Domingo de Pascua de 1916. El compromiso se mantuvo en secreto debido al firme rechazo de la madre de Grace, precisamente por la religión de Joseph Mary, sus actividades políticas y su delicado estado de salud, pues él sufría de tuberculosis desde niño y se encontraba en un estado avanzado de la enfermedad. Sin embargo, ambos continuaron con sus planes y Grace se convirtió al catolicismo, bautizándose el 7 de abril de 1916. El rápido deterioro de la salud de Joseph, que debe ser sometido a una operación quirúrgica días antes del Domingo de Pascua obliga a retrasar la fecha de su boda. Otros acontecimientos, aún más dramáticos, intervendrían decisivamente en la realización de la misma.

El Levantamiento de Pascua

Se suele desestimar todo su trabajo en la preparación de la rebelión, su participación en la política, la inteligencia con al que abordó los contactos en el extranjero y su trabajo cultural (y nos quedamos frecuentemente con al imagen de alguien que acudió a un combate en plena agonía de su enfermedad, pero habría que ver hacia atrás para comprender sus razones).
Estamos hablando de alguien que cada vez que veia a un médico desde sus cinco años le decían que estaba a punto de morirse y no perdía jamás sus ganas de emprender cosas y su buen humor. Irónicamente, fue el único de los ejecutados de 1916 que "necesitó" el "tiro de gracia".

El Lunes de Pascua, tras la confusión generada por las órdenes y contraórdenes, estalla el Levantamiento, y la noche anterior, Joseph Mary Plunkett, aún convaleciente, acude a Liberty Hall (sede de los sindicatos irlandeses) a firmar la Proclamación y ocupar el puesto que le correspondía, en la Oficina de Correos, junto a Patrick Pearse y James Connolly. Un joven voluntario, Michael Collins, le es asignado como ayudante debido a su precaria condición física.

Debido a la estricta política del secreto que seguía la Hermandad Republicana Irlandesa, ni Grace ni su hermana Muriel, esposa de Thomas MacDonagh, otro de los líderes del Levantamiento, conocían la convocatoria de la rebelión. Sin embargo, otra de sus hermanas, Nellie Gifford, miembro de Cumann na mBan (sección femenina de los Voluntarios Irlandeses), sirvió en St. Stephen Green junto a Constance Markiewicz ofreciendo alimentos y atención médica. Tras seis días de lucha armada, en la que los rebeldes se enfrentaron a una fuerza militar decididamente desigual, se produjo el bombardeo del centro de la ciudad y la desesperada rendición; tras la cual, el destino de los líderes del Levantamiento de Pascua era evidente.

Joseph Mary Plunkett
fue juzgado la mañana del 3 de mayo de 1916, horas después de las ejecuciones de Patrick Pearse, Thomas Clarke y Thomas MacDonagh, en la cárcel de Kilmainham. Al igual que sus compañeros, fue sentenciado a muerte. No obstante, solicitó como beneficio de última voluntad el que se le permitiera efectuar su matrimonio con Grace Gifford. La Corte Marcial aceptó y ella fue avisada por la tarde, acudiendo rápidamente a una joyería de Grafton Street a comprar los anillos de boda. Llegó a Kilmainham alrededor de las 6 de la tarde, y la mantuvieron esperando en la capilla de la prisión hasta las 11:30 de la noche, cuando trajeron a Joseph con una fuerte custodia. Dos soldados actuaron como testigos y la capilla estuvo escasamente iluminada por dos velas. La rápida ceremonia nupcial fue efectuada por Eugene McCarthy, el capellán de la prisión. Después de la misma, sólo se les permitió verse durante diez minutos, en la celda de Joseph y bajo custodia militar. Joseph fue fusilado al amanecer del 4 de mayo de 1916, por lo que Grace llegó a ser conocida como “la novia trágica de 1916”.

De acuerdo al sacerdote que auxilió a estos hombres en sus últimos momentos, el susurró "Welcome, sister dead" ante el paredón de fusilamiento.

Un rumor bastante extendido en la época señalaba que Grace Gifford se encontraba embarazada en el momento de su matrimonio y que sufrió un aborto involuntario poco tiempo después, hecho del que Geraldine Plunkett, hermana de Joseph Mary, menciona haber sido testigo en sus memorias (‘All in the blood’, publicadas en 2006). Sin embargo, esta historia fue desmentida en la época por Seoirse Plunkett, otro hermano de Joseph.

El Levantamiento de Pascua no contó con mucho apoyo popular. Sin embargo, la opinión pública, tanto irlandesa como británica, rápidamente cambió por efecto de la indignación generalizada por el trato inhumano a los prisioneros, las ejecuciones sumarias de los líderes y la dignidad con la que éstos enfrentaron dichas sentencias. La historia de la boda en la prisión de Grace y Joseph fue uno de los hechos que provocó mayor reacción en este sentido, pues ambos eran muy conocidos en los círculos intelectuales de la ciudad. Medios de comunicación como Daily Mirror y New York Times usaron este episodio para desprestigiar a Constance Markievicz, a quien acusaban de haber arrastrado a ambos jóvenes hacia la rebelión y su posterior tragedia.

Referencias usadas:
Sol Santander.
Innisfree.
http://www.rc.net/wcc/ireland/plunkett.htm
-------------------------------------------------------------------------------------------------

32. Frank Ryan

Nació en1902, en Bottomstown, Elton, Condado de Limerick y murió el 10 de Junio ​​de 1944, en Dresde Alemania.
Fue un destacado miembro del Ejército Republicano Irlandés (IRA), editor de An Phoblacht, miembro de Na Fianna hÉireann, activista de izquierda y líder de los Voluntarios irlandeses en el bando republicano en la Guerra Civil Española.

Cursó estudios Celtas en el University College de Dublín, donde fue miembro del Ejército Republicano Irlandés (IRA). Se fue antes de graduarse para unirse a la Brigada del IRA de East Limerick en 1922. Luchó en el bando republicano en la guerra civil irlandesa, y fue herido e internado.
En noviembre de 1923 fue liberado y regresó a la University College de Dublín.
Era activo en una serie de sociedades de lengua irlandesa (en 1924 ganó la medalla de oro Cumann Gaedhealach por la oratoria en irlandés) y escribió publicaciones en lengua irlandesa - brevemente editadas en An Reult (en irlandés: La Estrella). Formó el Club Republicano de la Universidad y lo condujo a las manifestaciones. Se graduó en 1925.

Después de graduarse fue profesor de irlandés en Mountjoy School (una escuela protestante en Dublín), pero el periodismo era su vocación. Su trabajo de día fue la edición de Viajes de Irlanda para el Patronato de Turismo, mientras que también editó An tÓglach (en irlandés: El voluntario) del IRA.
Las tardes las dedicaba a la enseñanza en Conradh na Gaeilge, dando una conferencia en historia y literatura, y líder en el Ceilidh ocasional.

En 1926, fue nombrado adjunto de la Brigada de Dublín y se ocupó de la tarea de reorganización de la misma. Siempre fue un anti-imperialista, y Peadar O'Donnell cree que la mayor influencia en el pensamiento de Ryan en aquellos días era el Congreso anti-imperialista en París, al que asistió con Donal O'Donoghue, como delegados del IRA, en 1927.

En 1929, Ryan fue nombrado director del periódico republicano An Phoblacht, donde trabajó junto a Geoffrey Coulter, su ayudante. En conjunto, se convirtió en un documento político animado e impulsado por los lectores sustancialmente. En este año fue elegido miembro de la Ejecutiva del Ejército, el cuerpo debajo del Consejo del Ejército del IRA.

En mayo de 1930 Ryan pasó varias semanas en los EE.UU., frente a las convenciones de Irlanda, donde fue testigo del inicio de la Gran Depresión. En 1931 fue encarcelado por publicar artículos sediciosos en An Phoblacht. Más tarde ese año, fue encarcelado de nuevo por desacato al tribunal.

En 1933, Ryan, junto con George Gilmore y Peadar O'Donnell, propuso la creación de una nueva organización de izquierda republicana que se llamó el Republican Congress. Esta sería la base de un movimiento revolucionario de masas apelando a la clase obrera y a los pequeños agricultores.
En una convención del IRA, por poco no pudo lograr la aprobación de la propuesta.
Ryan, a diferencia de otros líderes independentistas, no apostaba tanto por un IRA marcadamente nacionalista; él consideraba que la formación debía dar un giro hacia el internacionalismo comunista.
El liderazgo del IRA reaccionó suspendiendolos a la espera de una corte marcial, mientras que los voluntarios del IRA que apoyaban el Congreso se retiraron.

Desde hace meses los argumentos estragos tanto en el IRA y entre el IRA y las diversas organizaciones de izquierda sobre la manera de lidiar con la presión del Gobierno, la creciente tendencia fascista del Fine Gael, y si quieren participar en las elecciones, pero el liderazgo del IRA logrado mantener a su camino tradicional, a pesar de que se activa frente a los Camisas Azules. En 1935, Ryan estableció dos cuestiones editoriales, la prensa y la Cooperativa de Prensa Libertad, para eludir las dificultades en la publicación de izquierda material. En caso de huelga en el primer semestre de ese año (carnicerías en enero, una huelga de tranvías y autobuses en marzo) y las agitaciones de liberación de los presos del IRA (que fue arrancado todavía entre una izquierda y una facción conservadora y bajo una enorme presión del Gobierno) y el

El Congreso republicano Irlandés trabajó junto con otros grupos de izquierda. Sin embargo a partir de junio con las disputas surgidas entre el IRA y el Congreso, hicieron que al año siguiente tuvieran grandes deudas y se disolvieran.

Frank Ryan fue siempre un alma rebelde, un irlandés romántico que jamás antepuso su interés personal a su ideario de libertad.

En 1936 estalló una guerra civil en España. Ryan fue uno de los primeros en alistares en las Brigadas Internacionales que apoyaron al bando republicano en la contienda desde octubre de ese año y hasta 1938.

Se integró en la denominada Columna Connolly, compuesta por más de un centenar de irlandeses nacionalistas y por ello no integrada en la Brigada Británica, sino en la americana, llamada Lincoln. Al frente de esta columna llegó Ryan en diciembre de 1936 a la sede de las brigadas, ubicada en Albacete. Con ella participó en algunas de las principales batallas de la guerra: Madrid, Jarama y Ebro. En la segunda, en febrero de 1937, la Columna Connolly sufrió enormes bajas. Murieron veinte de sus hombres. Ryan resultó herido de gravedad y trasladado a Irlanda hasta su recuperación.

Sin embargo, una vez curado regresó y siguió combatiendo. Pero hizo más: como ayudante del general republicano José Miaja, tomó parte en acciones de propaganda y fue el encargado de escribir el Libro de la XV Brigada, editado por el Comisariado General de las Brigadas Internacionales y publicado a comienzos de 1938. Sin embargo, en marzo de ese mismo año fue capturado por los italianos en una emboscada. Bob Doyle, uno de sus compañeros y el más longevo de los voluntarios gaélicos recogió en su libro de memorias (Memorias de un rebelde sin pausa) este infortunado episodio con permanentes alusiones a Ryan, al que define de esta manera: «Frank no llevaba ni rifle ni pistola. Era capitán y llevaba polainas de oficial».

Según narra Doyle, el 30 de marzo se hallaban los irlandeses en Teruel cuando sucedió lo que sigue: «De repente, por ambos lados de la carretera aparecieron soldados que se abalanzaron sobre nosotros y nos apuntaron con sus fusiles gritando ¡Manos arriba! Carretera arriba apareció un tanque seguido de motocicletas con metralletas montadas sobre sus manillares que se metieron entre nuestras dos filas. Dejé mi ametralladora junto a Frank y corrí hacia el tanque para echar un vistazo. Al acercarme pude ver bien al oficial que ocupaba la torreta del tanque; estaba cubierto de polvo, pero se le podían ver la insignias con los colores italianos. (...) Me volví corriendo hacia donde había dejado la ametralladora y, al llegar, vi que Frank y el resto del grupo ya tenían las manos arriba. Yo hice lo mismo».

Prisioneros de los italianos, todos creyeron que serían inmediatamente fusilados. Más aún cuando Ryan, identificado como el capitán de la columna, fue requerido para que diera toda la información (posición, número de armas y de hombres) de su batallón, negándose en rotundo. Así lo cuenta Doyle: «Frank les dijo que bajo ningún concepto iba a dar otra información que sus datos personales (...) Ryan se negó a responder, por lo que el oficial italiano, desde su metro sesenta de altura, le asestó un fuerte puñetazo en la mandíbula». Los prisioneros fueron trasladados primero a Zaragoza y días después a Burgos. «Desde allí hicimos andando los diez kilómetros que hay hasta San Pedro de Cardeña; cuando llegamos ya era de noche. El sitio era una fortaleza inhóspita y siniestra; allí comenzó nuestra obsesión por saber si algún día saldríamos vivos de allí o qué podía suceder si estallaba la segunda guerra mundial», cuenta Doyle en sus memorias.

Palizas, hacinamiento, humillaciones... Lo que Ryan, Doyle y los suyos recibieron fue la antesala del infierno. O el infierno mismo. El 12 de junio de ese año se llevaron a Ryan del campo de concentración de San Pedro de Cardeña rumbo al penal de Burgos. Todos temieron que fuera fusilado, pues había sido condenado a muerte aunque finalmente se le conmutó la pena por la de cadena perpetua. La situación era terrible, pero todos vivieron con esperanza la noticia de que los italianos estaban negociando un canje de prisioneros. Y así fue como Bob Doyle y los suyos pudieron salir del infierno casi un año después de su llegada a Burgos.

No sucedió lo mismo con Frank Ryan, pese a que el gobierno irlandés hizo lo posible por liberarle aquel mismo año de 1938. En su país natal se realizaron campañas en favor de su liberación, con manifestaciones semanales en las calles de sus principales ciudades. En octubre llegó a Burgos para negociar con los sublevados el ministro de Exteriores, Leopold Kerney. En la negociación llegó a mediar el Vaticano. Frank Ryan era un mito para los irlandeses. Durante sus casi dos años en el penal de Burgos, Ryan demostró carácter de liderazgo. El pintor vasco José Sarriegui, preso en la misma época, trabó amistad con él y siempre guardo un grato recuerdo de aquel hombre caracterizado por su enorme dignidad y una valentía a prueba de bombas. A pesar de las palizas recibidas, jamás humilló la cabeza. Doyle recordaría muchas veces cómo se negó siempre a hacer el saludo fascista. «Frank Ryan siempre se negó, afirmando que sólo obedecería si le pusieran una pistola en la frente».

Finalmente, terminada la guerra española y ya en marcha la contienda mundial, Ryan fue excarcelado. Es a partir de este punto cuando los historiadores no se ponen de acuerdo. Las autoridades franquistas se lo entregaron a los alemanes en Hendaya aunque la versión oficial siempre dijo que había escapado. Según algunas fuentes, fue reclutado por la Abwehr, el servicio de inteligencia nazi, y trasladado a Berlín.

Según esta versión, Ryan trabajó para los alemanes contra Reino Unido en la promesa de éstos de que, si ganaban la guerra, liberarían al pueblo irlandés del yugo británico. Entre 1940 y 1944 Frank Ryan tomó parte de algunas de las operaciones de guerra más importantes y nunca perdió el contacto con sus compañeros en Irlanda, fiel a su ideal antibritánico. Enfermo y solo, Ryan murió en un hospital de Dresde en 1944 después de que la Gestapo le detuviera y le acusara de traición.

Otra de las versiones afirman que su deseo era regresar a Irlanda y que solo la intimidación le habría convencido para ir a Alemania, teniendo algunas personas en Dublín la clave de ello.
Esta versión apunta el posible intento de utilización de Frank para la propaganda de Hitler contra Gran Bretaña.
Según la teoría, se sabe que los alemanes trataban de obtener de Frank su favor con Alemania , algo a lo que él se negó constantemente. Ahora también se sabe que se le permitió vivir con una familia de clase media en Alemania y que murió poco tiempo después.

Finalmente otra de las versiones nos habla de que fue entregado a la Gestapo alemana y de allí ingresado a una prisión.
Las presiones internacionales aumentaron pidiendo su libertad, y el "Comité por la liberación de Frank Ryan" se mantuvo activo durante toda la Segunda Guerra Mundial, creando la esperanza de su pronta liberación.
Pero las torturas de diverso signo hizo que muriera en 1944 en el sanatorio de Dresde donde estaba internado.
En 1979 por petición popular los restos de Frank Ryan fueron trasladados desde Dresde al cementerio de Glasnevin, en Dublín, donde hoy en día reposan.
Sus restos fueron repatriados en 1979 y enterrados finalmente en Dublín.

Referencias usadas:

Ireland and the Spanish Civil War.
Diario de Burgos.
Sociedad Benéfica de Historiadores Aficionados y Creadores.
Wikipedia.
International-Brigades (UK).
-------------------------------------------------------------------------------------------------

33. Thomas patrick Ashe - Tomás Pádraig Ághas
(1885-1917).

Fue miembro de la Liga Gaélica y los Voluntarios Irlandeses. En la Pascua de 1916 estuvo al mando del Quinto Batallón, del Norte del Condado de Dublín (Los Voluntarios de Fingal), la unica unidad fuera de la ciudad de Dublín para enfrentarse al enemigo durante el Alzamiento.
En una emboscada a una unidad de la RIC en Ashbourne, Co. Dublín, Ashe y sus hombres capturaron cuatro cuarteles de la policía con grandes cantidades de armas y municiones. Arrestado poco después, fue a la corte marcial siendo condenado a muerte.
La sentencia fue conmutada por la de trabajos forzados a perpetuidad. Liberado en 1917 fue detenido de nuevo por hacer discursos "calculados para provocar la desafección" de acuerdo con el gobierno y condenado a un año de prisión con trabajos forzados. Thomas Ashe murió en huelga de hambre en Mountjoy después de un fallo en la alimentación forzada. Fue enterrado en el cementerio de Glasnevin, Dublín.

Thomas Ashe nació y se crió en Kinard, Co. Kerry. Educado en la cercana localidad de Dingle y, posteriormente, en el Colegio De La Salle, de Waterford, Ashe se convirtió en maestro de la Escuela Nacional. Al igual que muchos de sus contemporáneos, se convirtió en miembro de la Liga Gaélica y la Asociación Atlética Gaélica, durante ese tiempo.

A través de sus vínculos con estas organizaciones, Ashe fue reclutado para la Hermandad Republicana Irlandesa. Participante entusiasta, ascendió rápidamente entre las filas. La evidencia de la relación fue vista cuando fue elegido para visitar Estados Unidos en un viaje de recaudación de fondos. Fue durante esta época cuando conoció a otras personas notables tales como John Devoy, Joe McGarrity y Roger Casement.

De vuelta en Irlanda, Ashe enseñó en la Escuela Nacional de Corduff, Co. Dublín. Fue allí donde se formó un grupo de hombres locales para luchar en la insurrección planificada. Él era escrupuloso en sus preparativos y en la elaboración de las tácticas para su tropa.

Durante la Rebelión de Pascua de 1916, Ashe mandó este Batallón Fingal de Voluntarios Irlandeses. Con la captura de importantes áreas del norte del Condado de Dublín, este grupo demolió el puente de ferrocarril de Great Northern, interrumpiendo el acceso a la capital. Además, capturaron el cuartel de Ashbourne, Co. Meath de la Royal Irish Constabulary (RIC). La lucha por hacerse con el control fue de 6 horas durante las cuales 11 hombres de la RIC murieron y más de 20 resultaron heridos. En comparación, el Batallón de Fingal perdido sólo dos hombres y cinco resultaron heridos.

Fue durante esa semana, cuando el general Richard Mulcahy unió sus fuerzas con los hombres de Fingal. ¿Cómo sucedió esto y qué parte iba a jugar, posteriormente, ha sido la fuente de debate. Sin embargo, el Batallón de Fingal es considerado como una de las dos batallas exitosas que ocurrieron en Dublín durante 1916.

Prisión

Al igual que muchos de sus colegas, Ashe fue detenido por su papel en la insurrección. Aunque condenado a muerte el 11 de mayo de 1916, el escándalo público dio lugar a que esto se conmutase por cadena perpetua. Desde Dublín, fue trasladado a la cárcel de Lewes, en Inglaterra donde se convirtió en uno de los líderes de los prisioneros en ese momento junto a Eamon de Valera. Fue durante su tiempo en Lewes, cuando escribió su poema "Deja que lleve tu Cruz por Irlanda, Señor!"

Regreso a Irlanda

En el verano de 1917, los presos irlandeses fueron puestos en libertad y se dirigieron de vuelta a Irlanda. Ashe reanudó sus actividades políticas dando conferencias por todo el país, desafiando las órdenes de las autoridades británicas. Por su propia seguridad, Ashe pasó a la clandestinidad, pero fue detenido posteriormente cuando asistió y habló en una reunión en Dublín.

Huelga de hambre

Condenado por una corte marcial, Ashe fue detenido y llevado a la cárcel de Mountjoy, en Dublín. A Ashe y sus colegas republicanos se les negó el estatus político. Como resultado, estos reclusos iniciaron una huelga de hambre el 20 de septiembre 1917 creyendo que era el único medio de que disponían para obtener sus demandas.
La campaña de huelga de hambre fue llevada a cabo por 40 presos republicanos y el líder era un hombre de Kerry, Austin Stack.

Como se trataba de una violación de la disciplina de la prisión las autoridades tomaron represalias mediante la eliminación de las camas de los presos, ropa de cama y botas. Después de cinco o seis días, acostados en un frío suelo de piedra los prisioneros fueron sometidos a alimentación forzosa.

Alimentación a la fuerza

La Alimentación forzada, un método para tratar con los presos en huelga de hambre, comenzó casi de inmediato. Todas las solicitudes a Ashe para poner fin a la huelga de hambre fueron inútiles. Él se mantuvo firme en su posición diciendo: "Me han tildado de criminal. A pesar de que yo muera, moriré por una buena causa."

Administrada por un médico en formación, el proceso de alimentación era a menudo bastante brutal. En el tercer día, Ashe colapsó poco después del procedimiento.

Más tarde se descubrió que el tubo le había atravesado el pulmón entre otras complicaciones. Fue puesto en libertad de inmediato y cuando se le preguntó que le gustaría hacer, respondió ir al Hospital Mater. Eso fue 23 de septiembre. Dos días después, murió de insuficiencia cardíaca y pulmonar.

El cuerpo de Tom Ashe se puso en la morgue del hospital, vestido con su uniforme de voluntario republicano. Después de permanecer en el Ayuntamiento, el cortejo de Ashe hizo su camino a través de Dublín hacia el cementerio de Glasnevin el 30 de septiembre de 1917. Se estima que 30.000 personas salieron a las calles, algunos viajando grandes distancias y con obstáculos como la limitación del transporte para asistir. El coche del arzobispo de Dublín también fue visible en el cortejo fúnebre. En la tumba, una ráfaga de disparos sonaron y Michael Collins llevó a cabo la oración en irlandés e Inglés, en inglés dijo que "nada más queda por decir. Esa salva que acabamos de escuchar es el único discurso que es propio para hacer por encima de la tumba de un muerto Feniano".

Ashe murió a los 32 años el 25 de septiembre de 1917.

El recuerdo de Ashe y sus logros desgraciadamente se han desvanecido en las mentes de muchos. Hay, sin embargo, un gran monumento erigido en su honor fuera de Ashbourne, Co. Meath. y una pequeña estatua de su familia ahora abandonada en una casa de campo en Kinard, Co. Kerry.

Referencias usadas:
http://www.rsfkerry.com/thomasashe.htm
http://www.rootsweb.ancestry.com/~irlker/tashe.html
-------------------------------------------------------------------------------------------------

34. Liam Ó Maoiliosa/Liam Mellows:
Era un nacionalista irlandés y una de las principales figuras en el ala socialista del movimiento republicano. Fué militante activo en la Hermandad Republicana Irlandesa y los Voluntarios Irlandeses, y participó en el Alzamiento de Pascua en el condado de Galway, y en la Guerra de la Independencia.

Elegido como TD (Teachta Dála (miembro del Dáil Éireann))de la primera Dáil jugó un papel fundamental en la oposición en 1921 del Tratado Anglo-Irlandés y luchó junto a Rory O’Connor, Joe McKelvey y Richard Barrett en la guarnición de Four Courts en el inicio de la Guerra Civil. Después de su captura tras el apoyo británico a las fuerzas del Estado Libre fue ejecutado sumariamente el 08 de diciembre de 1922 por un pelotón de fusilamiento compuesto por ex soldados del ejército británico.

Liam (William Joseph) Mellows nació el 25 de mayo de 1895 en Manchester, Inglaterra de William Joseph Mellows y Sarah Jordan, de Inch, en el condado de Wexford. Su padre, que era un sargento en el ejército británico se trasladó con su familia, a Dublín en 1895. Durante los primeros años de Liam en Irlanda vivía con sus abuelos en Castletown, condado de Wexford.

Cuando llegó a la edad escolar asiste a la escuela militar en los cuarteles de Wellington en Cork y la guarnición dePortobello de la escuela en Dublín. Después de terminar sus estudios se esperaba que siguiera los pasos de su padre y se uniese al ejército británico. Esa expectativa no era una opción que Liam considerada como una carrera. Su filosofía republicana irlandesa estaba en desacuerdo con la de su padre o los objetivos del imperio británico a los que había servido su padre.

En 1911, Liam, tras una reunión con Thomas Clarke, se unió a Na Fianna Éireannn, una organización juvenil de Irlanda fundada por la Condesa Constance Markievicz y Bulmer Hobson en 1909. La organización se basaba en la premisa de que los niños se mantienen unidos por el vínculo de su gran amor por Irlanda. Lo que importaba era la honestidad y la voluntad de emprender una vida de sacrificio y abnegación por el bien de su país. Comenzó como una organización educativa, pero con el tiempo se convirtió más en una organización de tipo militar para los jóvenes republicanos. En 1914 la organización se había vuelto más militante con la intención declarada de "formar a los niños de Irlanda para luchar la batalla de Irlanda, cuando fuesen hombres".

En 1913 se convirtió en organizador a tiempo completo de Fianna. Con la ayuda de sus compañeros organizadores de Fianna, junto con su incansable energía y el entusiasmo, la organización se extendió rápidamente por todos los rincones del país.

En la mañana del domingo 26 de julio de 1914 niños Fianna llevaron una carga de fusiles y municiones a una ubicación segura en Dublín. En el viaje de regreso en su camino fueron bloqueados en Clontarf por una línea de soldados británicos con la bayoneta calada. Los chicos lograron escapar por una calle lateral con su botín, que finalmente terminó en la casa de la condesa de Markievicz. Mellows la mañana siguiente y Nora Connolly con la ayuda de las mujeres adolescentes de Fianna sacaron las armas de la casa de Markievicz a un lugar más seguro.

Pearse dijo "sin Fianna no habría habido ningún voluntario y sin los voluntarios no habría habido un 1916".

Mellows se introdujo hacia el socialismo cuando se reunió con James Connolly en la residencia de la condesa Markiewicz, que se recuperaba después de su huelga de hambre. Connolly estaba profundamente impresionado y le dijo a su hija Nora "He encontrado un hombre de verdad".

Mellows militó activamente en la Hermandad Republicana Irlandesa (IRB), organización fraterna fundada en 1858 y dedicada a la creación de una "República de Irlanda democrática e independiente". Él fue también un miembro fundador de los Voluntarios Irlandeses, una organización formada en 1912 en respuesta a la formación de los Voluntarios del Ulster. El objetivo principal de los voluntarios irlandeses era "asegurar y mantener los derechos y libertades comunes a todo el pueblo de Irlanda". En la organización se encontraban miembros de la Liga Gaélica, la Antigua Orden de Hibernians, el Sinn Féin, Fianna Éireann y la IRB.

En noviembre de 1913 Liam se encargó de la organización de los voluntarios en el comando occidental. Debido a su gran intelecto unido a su capacidad de análisis y de organización rápidamente saltó a la fama dentro de los Voluntarios. También llamó la atención de la inteligencia británica. En la segunda mitad de 1915 fue arrestado bajo la ley británica de "Defensa de la Ley del Reino", e internado en la cárcel de Mountjoy durante más de cuatro meses. Tras su liberación, se dio a la fuga pero fue detenido de nuevo a principios de 1916 y deportado a Inglaterra, donde cumplió condena en la cárcel de Reading. Con la ayuda de Nora Connolly y su hermano, Barney, que se cambió de lugar con él durante una visita a la cárcel, efectuó su fuga y regresó a Dublín, a través de Glasgow y Belfast, disfrazado de sacerdote. Se quedó en el colegio de San Enda, en Rathfarnham, donde recibió órdenes de Pearse y Connolly antes de viajar al oeste de Galway, el Viernes Santo previsto para el Alzamiento de Pascua.

Durante la semana del levantamiento llevó aproximadamente a 700 voluntarios del IRA a intentar atentados en las estaciones de la Policía Real de Irlanda en Oranmore y Clarinbridge en el condado de Galway y se apoderaron del pueblo de Athenry. Sin embargo, sus hombres estaban muy mal armados y se dispersaron después de una semana, cuando las tropas británicas y el crucero Gloucester fueron enviados al oeste para atacarlos.

Después del colapso de la insurrección en el condado de Galway, Mellows se dirigió a Nueva York para escapar de la ejecución. En Nueva York trabajó en la oficina de Gaelic American como organizador para Friends of Irish Freedom (FOIF) una organización republicana estadounidense de origen irlandés. FOIF fue reconocido generalmente como un frente para el Clan na Gael.

Como un exiliado político de Irlanda, Mellows estaba bajo vigilancia constante. Cuando habló en las reuniones de la Liga Progresista de Irlanda/Irish Progressive League, el único grupo irlandés-americano con valentía para apoyar a Irlanda durante este período, los hombres del Servicio Secreto se sentaban en la audiencia.

En el otoño de 1917, junto con el Dr. Patrick McCartan, Liam fue detenido cuando trataba de regresar a Irlanda con falsas documentos de marinero adquiridos por Joseph McGarrity. Fue detenido en las "Tombs" bajo los cargos de haber participado en una conspiración "irlandesa-alemana" para sabotear el esfuerzo bélico de los aliados en la Guerra Mundial en curso. La libertad bajo fianza en espera de juicio se fijó en 7.500 dólares, una suma que no pudo recaudar. Clan na Gael fácilmente podría haber llegado con el dinero si así lo quisiera. Por cualquier razón Clan no tuvieron a bien ayudar a Mellows y como consecuencia su estancia en las "Tombs" se prolongó innecesariamente. Con el tiempo, otros pagaron la fianza y fue puesto en libertad en espera de juicio en el otoño de 1918. El caso fue finalmente dirimido en mayo de 1919, cuando Mellows y McCartan fueron multados cada uno con 250 dólares por el uso de documentos falsos de marinero.

El incidente de las "tumbas" dejó a Mellows con un resentimiento latente hacia John Devoy, el jefe titular de la rama de Nueva York de Clan na Gael. Muchos sienten que la persona responsable del abandono del clan no era otro que Justice Daniel F. Cohalan un político de Nueva York y el segundo de Devoy en la sucursal de Nueva York de la jerarquía del Clan.

Posteriormente, Liam fue elegido por dos circunscripciones, North Meath y East Galway, en diciembre de 1918, en las elecciones generales en Irlanda. Cuando la Dail se reunió por primera vez entró en la lista con su nombre en irlandés, Liam Ó Maoiliosa. Mientras tanto, Liam estaba sin trabajo en Estados Unidos. Dejó el Gaelic American en diciembre de 1918. Se puso a trabajar en los muelles como obrero antes de conseguir un trabajo como profesor en el colegio de las Carmelitas irlandeses de Manhattan. Las Carmelitas se encargaron de Mellows en un momento de necesidad cuando los demás le dieron la espalda.

En mayo de 1919 con su situación regularizada, Mellows planeaba regresar a Irlanda. Estos planes fueron dejados de lado cuando Harry Boland, que acababa de llegar a EE.UU. para organizar un tour y recaudar fondos, para De Valera, se enfermó. Liam fue asignado para llevar a cabo la misión de Boland. La asignación de 18 meses como hombre de avanzada de De Valera otorga a Mellows la oportunidad de ver gran parte de los Estados Unidos una experiencia agradable que describió en su correspondencia con amigos y conocidos.

Mellows regresa a Irlanda a finales de 1920, allí se unió al personal de la sede general del IRA como Director de Compras, con la responsabilidad de la adquisición de armas y equipo para las fuerzas de combate. Fue devuelto a la Dail como diputado por Galway en las elecciones generales de mayo de 1921.

A su juicio, el Tratado Anglo-Irlandés firmado fue una traición a la República de Irlanda, diciendo en los debates sobre el Tratado de 1921-1922:

"No buscamos hacer de este país un país materialmente grande a expensas de su honor, en forma alguna. Preferimos tener este país pobre e indigente, preferimos que el pueblo de Irlanda lleve una existencia pobre en la tierra, siempre y cuando posea su alma, su mente y su honor. Esta lucha ha sido por algo más que por los placeres del Imperio".

Mellows fue uno de los TD con un enfoque más estridente sobre la Guerra Civil Irlandesa. El 28 de abril de 1922, dijo al Dáil:

"No habría ninguna duda de la guerra civil aquí ahora si no fuera por el debilitamiento de la República. La República ha sido abandonada por aquellos que afirman que todavía tienen intención de trabajar para una República. Los voluntarios pueden tener muy poca fe en este momento en el Gobierno que se reúne aquí, porque todo lo que pueden ver en él es un Gobierno camaleón. En un momento, cuando se mira se ve, el verde, blanco y naranja de la República, y en otro momento, cuando se mira, se ve el rojo, blanco y azul del Imperio Británico (...).

El 25 de junio de 1922, él y sus colegas republicanos Rory O’Connor, Joseph McKelvey y Dick Barrett, entre otros, tomaron la guarnición de Four Courts, en Dublín. Fueron bombardeados desde una cañonera en el Liffey, que el Estado Libre obtuvo de la armada británica. Se rindieron después de dos días y fueron encarcelados en Mountjoy. Mellows al parecer tuvo la oportunidad de escapar junto con Ernie O'Malley, pero no lo hizo.

Encarcelado en la prisión de Mountjoy, Mellows, O'Connor, McKelvey y Barrett fueron ejecutados sumariamente por un pelotón de fusilamiento el 08 de diciembre de1922, despues de que el IRA matase a tiros al TD (Teachta Dála (miembro del Dáil Éireann)) Sean Hales, en un probable acto de represalia cruel del Gobierno recién formado del Estado Libre.

Después de su ejecución por un pelotón de fusilamiento, fue enterrado en la cárcel de Mountjoy, pero años despues volvió a ser enterrado en una tumba en su amada Castletown donde Liam jugaba feliz de niño en los campos bajo la colina de Tara y escuchaba cuentos de la rebelión de 1798 de su abuelo sus tíos y tías.

El último mensaje de Liam Mellows fue entregado a Eamon Martin por un funcionario de prisiones. Fue escrito a las 7:30 am (horario local) y decía:

"A mis queridos compañeros en Mountjoy. Que Dios os bendiga, muchachos, y os de la fortaleza, el coraje y la sabiduría para sufrir y soportar todo por amor a Irlanda.

An poblacht abu!

Liam O Maoiliosa" (Liam Mellows).

En la carta se observan algunas modificaciones del original.

Referencias usadas:

Irishfreedom.net
(Scribhnaoir: Tomas Mac Coisdealba).
Come here to me
éirígí.
-------------------------------------------------------------------------------------------------

35. Liam Lynch (irlandés Liam Ó Loinsigh, nacido el 9 de noviembre de 1883 y fallecido el 10 de abril de 1923).
Fue un oficial del Ejército Republicano Irlandés durante la Guerra de la Independencia y comandante en jefe del IRA Antitratado durante la Guerra civil.

Lynch nació en la pedanía de Barnagurraha, Limerick, cerca de Mitchelstown, Cork, hijo de Jeremiah y Mary Kelly Lynch.

En 1910, a los diecisete años entró como aprendiz en la Ferretería O'Neill de Mitchelstown, desde donde ingresó en la Liga Gaélica y la Ancient Order of Hibernians. Posteriormente trabajaría en Barry's Timber Merchants en Fermoy. En los acontecimientos posteriores al Levantamiento de Pascua de 1916 fue testigo del tiroteo y arresto de David y Richard Kent por la Royal Irish Constabulary.

Guerra de Independencia

A partir de 1919, Lynch trabajó desde Cork, reorganizando a los Voluntarios Irlandeses -organización que sería el embrión del Ejército Republicano Irlandés- convirtiéndose en comandante de la 2ª Brigada del IRA durante la Guerra Anglo-irlandesa.
Participó en el secuestro del General Lucas en junio de 1920 hiriendo al Coronel Danford en el tiroteo. Lucas logró escapar cuando hombres del IRA lo custodiaban en el condado de Clare. Lynch fue capturado junto con el resto de oficiales de la 2ª Brigada durante una operación británica en el Ayuntamiento de Cork en agosto de ese mismo año.
Terence MacSwiney, Alcalde de Cork, estaba entre los detenidos e inició una huega de hambre en protesta por su detención, muriendo tiempo después. Lynch, sin embargo, dio un nombre falso y quedó en libertad a los tres días. Mientras tanto, los británicos habían asesinado a dos hombres de nombre Lynch, confundiéndolos con él.

En septiembre de 1920, un grupo de hombres dirigidos por Lynch y Ernie O'Malley consiguieron ocupar los barracones del ejército británico en Mallow, Cork. Se llevaron las armas y prendieron fuego a las instalaciones, que se quemaron parcialmente.
Antes de finales del año, la brigada de Lynch había atacado a las tropas británicas en otras dos ocasiones. Su campaña de guerrilla prosiguió en los comienzos de 1921, logrando algunos éxitos reseñables como la emboscada y muerte de 13 soldados británicos cerca de Millstreet, pero sufriendo también algunas derrotas como la emboscada de Mourne Abbey, en la que 8 Voluntarios resultaron muertos, 8 capturados y 2 ejecutados.

En abril de 1921, el IRA fue reorganizado en divisiones basadas en regiones. La reputación de Lynch hizo que fuera nombrado Comandante de la 1ª División del Sur. A partir de abril hasta la tregua de julio, las fuerzas de Lynch se vieron sometidas cada vez a mayor presión por las autoridades británicas, con el empleo de más hombres en la zona y los dispusieron en forma de pequeñas unidades capaces de contrarrestar las tácticas guerrilleras del IRA. Lynch, en su nueva función de Comandante de División, viajó por todo Munster supervisando el trabajo de las nueve Brigadas del IRA en la zona. Cuando se acordó la tregua, la situación del IRA en Munster comenzaba a ser desesperada, perseguido por los británicos y con cada vez más problemas de abastecimiento.
Lynch se sintió aliviado por la Tregua; sin embargo, esperaba que la guerra continuara antes del fin del alto el fuego.

El Tratado


La guerra acabó con la firma del Tratado Anglo-Irlandés entre la delegación irlandesa encabezada por Michael Collins y el gobierno británico en diciembre de 1921.

Lynch se opuso ya de inicio al Tratado, afirmando que significaba renunciar a la República Irlandesa proclamada en 1916 en favor de un estatus de Dominio para Irlanda dentro el Imperio Británico.
En marzo de 1922 fue nombrado Jefe de Estado Mayor del IRA, una organización mayoritariamente contraria al Tratado. No obstante, Lynch confiaba en evitar la ruptura interna del nacionalismo republicano irlandés mediante la consecución de acuerdos con los Protratadistas. Se propuso elaborar una constitución republicana del Estado Libre Irlandés, pero los británicos rechazaron cualquier intento de alterar lo firmado en el Tratado lo que, en última instancia, provocaría el enfrentamiento interno de los republicanos irlandeses y el estallido de la Guerra Civil.

Guerra Civil

Aunque Lynch se mostró contrario a la ocupación de Four Courts por parte de miembros republicanos del ala dura, se unió a los rebeldes en junio de 1922 cuando fueron atacados por el recién formado ejército del Estado Libre Irlandés. Este hecho, que se conoce como la batalla de Dublin marcó el comienzo de una sangrienta guerra civil en Irlanda. Lynch fue arrestado por las tropas del Estado Libre, pero se le permitió abandonar Dublin bajo la promesa de que trataría de detener la lucha. Sin embargo, comenzó a organizar la resistencia antitratado.

Con la captura de Joe McKelvey en Four Courts, Lynch recuperó su cargo de Jefe de Estado Mayor del IRA Antitratado (conocidos como los "Irregulares"). Gran conocedor del sur de la isla, planeaba el establecimiento de una República de Munster para tratar de frustar la formación del Estado Libre. Esta República de Munster estaría defendida por la 'Limerick-Waterford Line' que estaría formada, de este a oeste, por la ciudad de Waterford, las poblaciones de Carrick-on-Suir, Clonmel, Fethard, Cashel, Golden, y Tipperary, y finalizaría en la ciudad de Limerick, donde Lynch estableció sus cuarteles generales. Sin embargo, la línea cayó en manos del Estado Libre el 20 de julio de 1922.

Lynch se retiró aún más al sur y situó su nuevo cuartel general en Fermoy. La República de Munster fue ocupada en agosto de 1922, cuando las tropas del Estado Libre Irlandés desembarcaron en Cork y Kerry. El 8 de agosto capitulaba la ciudad de Cork y Lynch abandonó Fermoy al día siguiente. Los Antitratadistas se dispersaron e iniciaron una guerra de guerrillas. Durante esta fase de la guerra, el principal jefe militar de los Protratadistas, Michael Collins, resultó muerto en una emboscada en Cork Occidental el 22 de agosto.

Lynch contribuyó al recrudecimiento de la guerra al ordenar "medidas de terror" contra el gobierno Provisional el 30 de noviembre de 1922. Esta orden general decretaba el asesinato de Parlamentarios y Senadores del Estado Libre, así como el de ciertos jueces y miembros de la prensa, en represalia por las ejecuciones de los republicanos capturados. El 14 de noviembre de 1922, cuatro presos del IRA habían sido ejecutados, y, tres días después, corrió la misma suerte el líder republicano Erskine Childers. Siguiendo las órdenes de Lynch, el IRA asesinó al Diputado Sean Hales e hirió a otro miembro del parlamento a la salida del Dáil. En represalia, el Estado Libre ejecutó inmediatamente a cuatro líderes republicanos, Rory O'Connor, Liam Mellows, Dick Barrett y Joe McKelvey. Esto desencadenó una espiral de violencia por ambos bandos, incluyendo la ejecución de 77 prisioneros del IRA por parte del Estado Libre y el asesinato de otros 150 de forma ilegal. Por su parte, los hombres de Lynch lanzaron una campaña contra los hogares de los diputados del Estado Libre. Quemaron la casa del parlamentario James McGarry, provocando la muerte de su hijo de siete años y asesinaron al padre de Kevin O'Higgins, ministro del gobierno e incendiaron su vivienda familiar de Stradbally a comienzos de 1923.

Lynch fue muy criticado por algunos de sus colegas republicanos, especialmente Ernie O'Malley, por su incapacidad para coordinar la resistencia y dejar que el conflicto desembocara en una guerra de guerrillas que no iba a ninguna parte. Lynch trató por todos los medios de obtener artillería de montaña de Alemania para tratar de dar la vuelta a la situación, pero sus esfuerzos resultaron infructuosos.
En marzo de 1923 la ejecutiva del IRA Antitratado se reunió en Nire Valley para estudiar la situación. Varios de sus miembros propusieron poner fin a los enfrentamientos, a lo que Lynch se opuso. Finalmente se decidió continuar con las operaciones por un estrecho margen.

Muerte

El 10 de abril de 1923, Liam y seis de sus hombres se encontraron cercados por soldados del Estado Libre en las montañas Knockmealdown. Liam era el portador de importantes documentos que sabía no debían de caer en manos del enemigo, así que él y seis de sus hombres se retiraron hacía las montañas Knockmealdown. Los republicanos contaban únicamente con pistolas de corto alcance, por lo que las posibilidades de victoria eran nulas, y Lynch recibió un disparo en el combate. Liam entregó los papeles a sus hombres y les ordenó huir. Capturado por los soldados del Estado Libre, Liam Lynch les informó de quien era y solicitó un médico y un sacerdote. Fue llevado al Pub "Nugents" de Newcastle, desde donde se le trasladó al Hospital de Clonmel, donde falleció a las 8 de la tarde.

Durante dos días, su cuerpo estuvo expuesto en el Cementerio de Kilcrumper, cerca de Fermoy, en Cork. El nuevo Jefe del IRA, Frank Aiken decretó un alto el fuego el 30 de abril y el 24 de mayo ordenó a los voluntarios del IRA la entrega de armas y regresar a sus hogares.

Referencias usadas:
http://en.wikipedia.org/wiki/Liam_Lynch_%28Irish_republican%29

-------------------------------------------------------------------------------------------------

36. Thomas MacDonagh (en irlandés: Tomás Mac Donnchadha) (1 febrero 1878-3 mayo 1916) fue un nacionalista irlandés, poeta, dramaturgo, y líder de la Rebelión de Pascua de 1916.

MacDonagh nació en Cloughjordan, condado de Tipperary. Se crió en un hogar lleno de música, poesía y aprendizaje y le inculcaron el amor por la cultura, tanto en Inglés como irlandés desde una edad temprana.

Sus padres eran maestros, fomentando en él la educación. MacDonagh asistió al Rockwell College. Si bien MagDonagh aspiraba a convertirse en un sacerdote o hermano y pasó varios años estudiando para esta vocación, sin embargo, después de algunos años se dio cuenta de que no era la vida para él.

Había abandonado su vocación para el sacerdocio, que vino con el estigma de ser "un sacerdote echado a perder". Muy poco después, publicó su primer libro de poemas, Through the Ivory Gate/A través de la puerta de marfil, en 1902. Se mudó a Dublín, donde se unió a la Liga Gaélica, y pronto estableció fuertes lazos de amistad con hombres como Eoin MacNeill y Patrick Pearse.

Su amistad con Pearse y su amor por el irlandés le llevó a formar parte del staff de la escuela bilingüe, St. Enda's School desde su creación en 1908, tomando el papel de profesor y director adjunto. También fundó el sindicatos de docentes ASTI (Association of Secondary Teachers in Ireland/Asociación de Profesores de Educación secundaria en Irlanda). Aunque MacDonagh era esencial para el éxito temprano de la escuela, pronto pasó a ocupar el cargo de profesor de Inglés en la Universidad Nacional. MacDonagh se mantuvo dedicado a la lengua irlandesa, y en 1910 se convirtió en tutor de un miembro joven de la Liga Gaélica, Joseph Plunkett. Los dos eran los dos poetas que tenían interés en el teatro irlandés, y forjaron una amistad de por vida.

En enero de 1912 se casó con Muriel Gifford, una protestante que se convirtió al catolicismo, su hijo, Donagh, nació en noviembre, y su hija, Barbara, en marzo de 1915. La hermana de Muriel, Grace Gifford, iba a casarse con José María Plunkett horas antes de su ejecución en 1916.

En 1913, tanto MacDonagh como Plunkett asistieron a la reunión inaugural de los Voluntarios Irlandeses y se posicionaron en su Comité Provisional. Más tarde MacDonagh fue nombrado comandante del 2 º Batallón de Dublín, y, finalmente, comandante de la Brigada de todo Dublín. Aunque en un principio era más constitucionalista, a través de sus tratos con hombres, como Pearse, Plunkett y Sean MacDermott, MacDonagh desarrolló fuertes creencias republicanas, uniendose a la Hermandad Republicana Irlandesa (IRB), probablemente durante el verano de 1915. Alrededor de este tiempo, Tom Clarke, le preguntó sobre planear el funeral grandioso de Jeremiah O'Donovan Rossa, que fue un rotundo éxito de propaganda, en gran parte debido a la oración junto a la tumba entregada por Pearse.

Aunque reconocido como uno de los siete líderes de la Rebelión de Pascua, MacDonagh entró tardiamente en ese grupo. Él no se unió al Consejo Militar Secreto que planificó el alzamiento hasta abril de 1916, semanas antes de lleverse a cabo. La razón de su ingreso en una fecha tan tardía es incierta. Siendo un recién llegado a la IRB, hombres, como Clarke, pudieron haber sido reticentes a elevarlo a una posición tan alta demasiado pronto. Sus estrechos vínculos con Pearse y Plunkett pueden haber sido la causa final que ayudo a vencer las posibles reticencias, así como su posición como comandante de la Brigada de Dublín (aunque su posición como tal, más tarde sería sustituida por James Connolly, como comandante general de la división de Dublín). Pese a todo, MacDonagh fue signatario de la Proclamación de la República.

Durante el levantamiento, el batallón de MacDonagh estaba estacionado en el enorme complejo de la fábrica de galletas Jacob. En el camino a este destino del batallón se encontró con el veterano Feniano, John MacBride, que en el mismo lugar se unió al batallón como segundo al mando, y de hecho se hizo cargo de parte del comando durante Semana Santa, aunque no había tenido conocimiento previo y estaba en la zona por accidente. El Segundo original de MacDonagh en el comando era Michael O'Hanrahan.

A pesar del rango de MacDonagh y el hecho de que él ordenó a uno de los batallones más fuertes, vieron muy pocos combates, ya que el ejército británico evitó la fábrica, a favor de posiciones ya adoptadas en el centro de Dublín. MacDonagh recibió la orden de rendición el 30 de abril, aunque su batallón estaba totalmente preparado para continuar la lucha. Tras la rendición, MacDonagh fue sometido a consejo de guerra y ejecutado por un pelotón de fusilamiento, el 3 de mayo de 1916, a los treinta y ocho años.

Su viuda murió de paro cardíaco mientras nadaba en Skerries, Co Dublín el 9 de julio de 1917, su hijo Donagh MacDonagh se convirtió en un destacado poeta, dramaturgo, compositor y juez, muriendo en 1968. Además, su familia se extendió por las Islas Británicas en la diáspora irlandesa.

Referencias usadas:
Thomas MacDonagh
-------------------------------------------------------------------------------------------------

37. Éamonn Ceannt -Edward Thomas Kent- (21 de septiembre de 1881 – 8 de mayo de 1916), fué un nacionalista irlandés, considerado como uno de los héroes del Alzamiento de Pascua de 1916.

Eamonn Ceannt nació en Glenmeaddy, Ballymoe, en el condado de Galway en 1881, Éamonn era el mayor de siete hermanos, y su padre era miembro de la Royal Irish Constabulary, RIC (*).
Tenía diez años cuando su familia se mudó a Dublín, al retirarse su padre de la RIC en 1892, y asistió a los Christian Brothers en North Richmond Street.

Ceannt se fue a estudiar en la University College Dublin. Al salir de la universidad, trabajó en el Departamento de Tarifas de la Corporación de Dublín y posteriormente fue promovido a la Oficina del Tesoro Municipal.

Allí fue donde el joven Edward comenzó a interesarse por el nacionalismo irlandés. Se unió a la Liga Gaélica, adoptó la versión irlandesa de su nombre (Éamonn), y llegó a ser maestro de gaita irlandesa, teniendo ocasión de tocar delante del Papa Pío X, estando acompañado para la ocasión por varios capellanes irlandeses en el exilio.

En junio de 1905, en una ceremonia realizada completamente en gaélico, se casó con Aine O`Brennan. Su hijo, Ronan, nació en Junio de 1906.

En 1913 se hizo miembro del Irish Republican Brotherhood (Hermandad Republicana Irlandesa), y más tarde fue uno de los miembros fundadores de los Voluntarios Irlandeses en la reunión de fundación .

Quizás uno de los aspectos menos conocidos de su vida, esté relacionado con sus posiciones políticas. Ceannt se enfrentó públicamente a Arthur Griffith, dirigente del Sinn Feinn, por ponerse del lado de la Federación de Empleadores durante una huelga en los muelles de Wexford, en una diatriba que fue calificada por el Presidente de la Liga Gaélica, Douglas Hyde, como “peligrosa” e “irreconciliable”. Luego, apoyó firmemente a Larkin y a los trabajadores durante la Huelga General de 1913.
En 1914, como oficial al mando del 4 ª Batallón de Dublín, siendo Director de Comunicaciones, estuvo involucrado en la operación de tráfico de armas desde Howth (Howth Gun Running) para llegar al Asgard y descargar las armas para los Voluntarios.

Durante el alzamiento de Semana Santa estaba aún al mando del 4 º Batallón en South Dublin Union, fue uno de los primeros miembros del Comité Militar que asumió la planificación del Levantamiento de Pascua y uno de los siete firmantes de la Proclamación de Pascua.

Siendo comandante del 4º Batallón del Voluntarios, durante la revuelta se mantuvó en el South Dublin Union y la destilería Marrowbone Lane, con un centenar de hombres a sus órdenes, entre los cuales destacaban sus lugartenientes Cathal Brugha y William T. Cosgrave, su segundo al mando era Cathal Brugha que resultó gravemente herido durante los combates.

Su unidad luchó intensamente durante toda la semana, pero se rindió cuando así lo ordenó su oficial superior, Patrick Pearse.
La posición de Ceannt fue una de las que no había sido derrotada en lucha, como la de Éamon de Valera en Boland's Mill.

Como el resto de los firmantes de la Proclamación de Pascua, fue detenido en Richmond Barracks (actualmente Collins Barracks, una de las sedes del Museo Nacional de Irlanda) sometido a una Corte Marcial y condenado a muerte. Su sentencia se ejecutó en la cárcel de Kilmaiham, la madrugada del 8 de mayo de 1916 a sus 34 años. Eamonn Ceannt es una de las personas asociadas al Levantamiento de Pascua menos conocidas. Sus contemporáneos lo describían como un hombre reservado, inteligente, un hábil Comandante y un líder confiable bajo presión.

(*) Royal Irish Constabulary, o Real Policía Irlandesa, fue el cuerpo de policía más importante de Irlanda durante la segunda mitad del siglo XIX y el primer cuarto del XX.
Aparte de la RIC, existían en Irlanda otros cuerpos como la Policía Metropolitana de Dublin, que actuaba en la capital e iba sin armas, y divisiones especiales de la RIC operaban separadamente en Derry y Belfast.

Tras su desaparición en 1922, la RIC fue reemplazada por dos nuevas fuerzas: en el Estado Libre Irlandés, germen de la actual República de Irlanda (los 26 condados), se creó la Garda Síochána (literalmente, Guardianes de la Paz), en tanto que la Royal Ulster Constabulary, la Real Policía del Ulster, (sustituida por el Servicio de Policía de Irlanda del Norte tras el Acuerdo de Viernes Santo) empezó a actuar en los seis condados ocupados.

Éamonn Ceannt
.

éirígí.
1916 en Español (Sol Santander).
-------------------------------------------------------------------------------------------------

38. Ruairí Ó Brádaigh (2 de octubre de 1932 - 5 de junio de 2013) fue un republicano irlandés. Calificado como jefe del Estado Mayor del Ejército Republicano Irlandés en dos ocasiones antes de la escisión de 1969, fue presidente del Sinn Féin y presidente del Republican Sinn Féin.

Falleció el miercoles 5 de junio de 2013, a la edad de 80 años.

Ó Brádaigh, nacido como Peter Roger Casement Brady, nació en una familia republicana de clase media en Longford que vivía en una casa duplex en Battery Road. Su padre, Matt Brady, era un voluntario del IRA y fue herido de gravedad en un encontronazo con la Real Policía irlandesa (RIC), en 1919. Su madre, May Caffrey, era voluntaria de Cumann na mBan, y graduada en la University College Dublin, con una licenciatura en Comercio. Su padre murió cuando él tenía diez años, y se le dió un funeral paramilitar dirigido por sus antiguos compañeros del IRA. Su madre, fue destacada como Secretaria de la Junta del Condado de Longford de Salud, y vivió hasta 1974.

Ó Brádaigh fue educado en St Mel's College, dejándolo en 1950, y el University College de Dublín, donde se graduó con un grado de comercio (BComm) y la certificación en enseñanza de lengua irlandesa, en 1954. Ese año él tomó un trabajo como profesor irlandés en el centro Roscommon de Formación Profesional, de Roscommon.

Se unió al Sinn Féin en 1950. Mientras estaba en la universidad, en 1951, se incorporó al Ejército Republicano Irlandés. En septiembre de 1951, marchó con el IRA en la inauguración del monumento a Seán Russell en el parque de Fairview, Dublin. Maestro de profesión, también era un oficial de capacitación para el IRA. En 1954, fue nombrado miembro del Consejo Militar del IRA, un subcomité creado por el Consejo del Ejército del IRA en 1950 para planificar una campaña militar contra los cuarteles de la Real Policía del Ulster en el Norte.

El 13 de agosto de 1955, Ó Brádaigh con un grupo de diez miembros del IRA participó en un ataque para incautación de armas en Hazebrouck Barracks, cerca de Arborfield, Berkshire. Era un depósito para el 5º batallón de Formación de los Reales Ingenieros Eléctricos y Mecánicos. Fue la mayor incautación de armas del IRA , con 48.000 rondas de municiones, .303, 38,000 de 9mm, 1.300 cartuchos de .380  y 1.300 rondas de .22. Además, una selección de armas, incluyendo 55 pistolas Sten, dos pistolas Bren, dos fusiles .303 y una pistola calibre 38. La mayoría, si no todas las armas se recuperaron en un período relativamente corto de tiempo. Una furgoneta, que viajaba demasiado rápido, fue detenida por la policía, arrestando a los Voluntarios del IRA que la conducían. La policía llegó tambien a las armas que habían sido transportadas en una segunda camioneta y almacenadas en Londres.

La Campaña Fronteriza del IRA, comenzó el 12 de diciembre de 1956. Como oficial de Estado Mayor del cuartel general del IRA (GHQ), Ó Brádaigh fue el responsable de la formación de la columna Teeling (una de las cuatro unidades armadas preparadas para la campaña) en el oeste de Irlanda. Durante la campaña, desempeñó labores como segundo al mando de la Columna Teeling. El 30 de diciembre de 1956, participó en el ataque de la Columna Teeling a los cuarteles de la Royal Ulster Constabulary en Derrylin, Condado de Fermanagh. John Scally del RUC fue asesinado en el ataque; Scally fue la primera víctima mortal de la nueva campaña del IRA.

Ó Brádaigh, y otros, fueron detenidos en la frontera al día siguiente del ataque, en el condado de Cavan por la Garda. Los detenidos fueron juzgados y encarcelados durante seis meses en la prisión de Mountjoy por no dar cuenta de sus actividades.

Aunque prisionero, fue elegido Teachta Dála (TD) del Sinn Féin por la circunscripción de Longford-Westmeath en las elecciones generales de los 26Condados de 1957, ganando 5.506 votos (14,1%) en un boleto abstencionista, el Sinn Féin ganó 4 asientos incluyendo Eighneachán Ó hAnnluain, John Joe McGirl y John Joe Rice. Ellos se negaron a reconocer la autoridad del Dáil Éireann y afirmaron que sólo tomarían un asiento en un parlamento de toda Irlanda. Ó Brádaigh no conservó su asiento en la elección general de 1961, y su voto se redujo a 2.598 votos (7,61%).

Al término de su pena de prisión, fue inmediatamente internado en la prisión militar de Curragh, junto con otros republicanos. El 27 de septiembre de 1958, Ó Brádaigh escapó del campo junto con Dáithí Ó Conaill. Mientras que un partido de fútbol estaba en marcha, la pareja atravesó una cerca de alambre y se arrastró desde el campamento bajo un manto de hierba de camuflaje y se fueron "a la carrera". Este fue un escape oficial, autorizado por el oficial al mando del IRA de los internados, Tomás Óg Mac Curtain. Primer TD del Sinn Féin en la carrera desde 1920.

Ese octubre, Ó Brádaigh se convirtió en el jefe de Estado Mayor del IRA, cargo que supuestamente ocupó hasta mayo de 1959, cuando la Convención del IRA elegió a Sean Cronin como C / S, Ó Brádaigh se convirtió en ayudante general de Cronin. Ó Brádaigh fue detenido en noviembre de 1959, se negó a responder a las preguntas, y fue encarcelado bajo la Ley de delitos contra el Estado en Mountjoy. Fue liberado de Mountjoy en mayo de 1960 y, tras la detención de Cronin, volvió a ser C/S. A pesar de que siempre ha hecho hincapié en que se trataba de una declaración colectiva, se presupone que fue el autor principal de la declaración del fin de la Campaña Fronteriza del IRA en 1962. En la Convención del IRA de 1962, indicó que no estaba interesado en continuar como jefe de personal.

Tras su detención en diciembre de 1956, se tomó una licencia de maestro en la escuela vocacional de Roscommon. Comenzó a enseñar de nuevo en el otoño de 1962, justo después de ser sucedido por Cathal Goulding en el cargo de Jefe de Estado Mayor del IRA. Él seguía siendo miembro activo del Sinn Féin y también miembro del Consejo del Ejército del IRA durante la década.

En elecciones generales de 1966, se presentó como candidato republicano independiente para el espacio electoral de Fermanagh y Tyrone Sur, la votación quedó con 10.370 votos, o el 19.1% de la votación válida. Él no pudo ser elegido.

En 1969, cuando las bandas unionistas comenzaron a bombardear calles 'católicas' en supuesta represalia por las concesiones de derechos civiles por parte del gobierno unionista, sólo seis armas del IRA se podían encontrar para defender las casas en llamas. El amargo lema pintado en las paredes de las zonas 'católicas' era "IRA ... I Ran Away". Ó Brádaigh, trabajó con Sean MacStiofain y Seamus Twomey  para cambiar aquello y comenzó a reclutar a gente para un nuevo IRA y buscar dinero y armas.

Ó Brádaigh se opuso a la decisión del IRA y el Sinn Féin para dejar el abstencionismo y reconocer Westminster, Stormont en Belfast y el Dáil Éireann en Leinster House en 1969/1970. El 11 de enero de 1970, junto con Seán Mac Stíofáin, lideró la protesta en el Ard Fheis del Sinn Féin (convención anual del partido) después de que la mayoría votó a favor de poner fin a la política de abstención (aunque el voto para cambiar la constitución del  Sinn Féin fracasó al ser dos tercios la mayoría que estaba obligada a hacerlo, mientras que el movimiento sólo logró el apoyo de la mayoría simple de los votos de los delegados).

Fue elegido presidente del Ejecutivo Caretaker del Sinn Féin Provisional. Ese octubre, se convirtió oficialmente en presidente del partido. Ocupó ese cargo hasta 1983. También es posible que desempeñase un cargo en el Consejo del Ejército o la ejecutiva del Ejército Republicano Irlandés Provisional hasta que fue gravemente herido en un accidente de tráfico el 1 de enero de 1984. Entre los que unieron a él en el Provisional Sinn Féin estaba su hermano Seán Ó Brádaigh, el primer Director de Publicidad de Sinn Féin Provisional. Sean Ó Brádaigh continuó en esta posición durante casi una década, cuando fue reemplazado por Danny Morrison, que había sido editor de An Phoblacht/Republican News. Sean Ó Brádaigh fue el primer director del periódico.

En su discurso presidencial de 1971 en el Ard Fheis del Sinn Féin, Ó Brádaigh dijo que el primer paso para lograr una Irlanda unida era hacer que el Norte fuese ingobernable.

El 31 de mayo 1972 fue detenido bajo la Ley de delitos contra el Estado y de inmediato comenzó una huelga de hambre. Quince días más tarde, los cargos en su contra fueron retirados y fue liberado.


Con Dáithí Ó Conaill desarrolló la política de Éire Nua, que fue lanzado el 28 de junio de 1972. La política llamada de Irlanda federal.Ó Brádaigh será recordado por muchos republicanos como un líder visionario, cuya propuesta 'Eire Nua' por una república federal de cuatro provincias de Irlanda ofrece un camino creíble para una paz duradera en la isla.

El 3 de diciembre de 1972, apareció en el programa London Weekend Television Weekend World en Londres. Fue detenido por la Garda de nuevo el 29 de diciembre de 1972 y acusado en el Tribunal Penal Especial de reciente creación por pertenencia al IRA Provisional (P.IRA). En enero de 1973 fue la primera persona condenada bajo la Ley de Delitos contra la Ley (enmienda) del Estado de 1972 y fue condenado a seis meses en la prisión militar de Curragh.

En 1974, testificó en persona ante el Comité del Senado de EE.UU. de Relaciones Exteriores sobre el trato a los presos del IRA en Irlanda. También tuvo una reunión con prominentes Irlandeses - Americanos como el congresista Tip O'Neill. El mismo año, el Departamento de Estado revocó su visa de entrada múltiple y se negaron a permitir a Ó Brádaigh entrar en el país. En 1975  la Oficina Federal de Investigación de documentos describe a Ó Brádaigh como una "amenaza a la seguridad nacional" y demostraba que la prohibición de visados ​​fue solicitada por el Ministerio de Asuntos Exteriores británico y apoyada por el Gobierno de Dublín. En 1997, las autoridades canadienses se negaron a permitirle embarcar en un vuelo charter a Toronto en el aeropuerto de Shannon.

Durante la huelga del Ulster Workers' Council de mayo de 1974, Ó Brádaigh declaró que le gustaría ver "una retirada gradual de las tropas británicas durante varios años, con el fin de evitar una situación como la del Congo".

El 10 de diciembre de 1974, participó en las negociaciones en Feakle con el Consejo del Ejército del IRA y el Sinn Féin, y el liderazgo y los líderes de las iglesias protestantes en Irlanda. Aunque la reunión fue interrumpida y por la Garda, los clérigos protestantes pasaron la propuesta de la dirección del IRA al gobierno británico. Estas propuestas solicitaban al gobierno británico declarar su compromiso de retirarse, la elección de una asamblea para toda Irlanda para redactar una nueva constitución y una amnistía para los presos políticos.

El IRA posteriormente llamó a un alto el fuego "total y completo" destinado a durar del  22 diciembre al 2 enero de 1975 para permitir que el gobierno británico respondiera a las propuestas. Funcionarios del gobierno británico también mantuvieron conversaciones con Ó Brádaigh en su cargo como presidente del Sinn Féin desde finales de diciembre al 17 de enero de 1975.

El 10 de febrero de 1975, el Consejo del Ejército del IRA, que puede haber incluido al propio Ó Brádaigh, aprobó por unanimidad el cese indefinido de "hostilidades contra las fuerzas de la Corona", que llegó a ser conocido como la tregua de 1975. El Jefe de Estado Mayor del IRA en ese momento era Seamus Twomey, de Belfast. Otro de los miembros del Consejo en este momento era probablemente Billy McKee, de Belfast. Daithi O'Connell, un prominente republicano del sur, era también un miembro. Algunos sectores dicen que los líderes del IRA habían creído erróneamente que habían persuadido al Gobierno británico para retirarse de Irlanda y que las prolongadas negociaciones entre ellos y los funcionarios británicos eran el preámbulo de una declaración pública de la intención de retirarse. Lo cierto es que, como documentos del gobierno británico mostraron, las conversaciones fueron usadas por los británicos con la esperanza de fragmentar al Movimiento, y obtener informes de 'inteligencia' durante las conversaciones. Se sostiene por algunos que en el momento en que la tregua se derrumbó a finales de 1975, el IRA Provisional había sido severamente debilitado.
Esta mala fe amargó a muchos en el movimiento republicano, y otro alto el fuego no iba a suceder hasta 1994. En 2005, Ó Brádaigh donó, a la biblioteca James Hardiman de la Universidad College de Galway, las notas que había tomado durante las reuniones secretas en 1975-1976 con los representantes británicos. Estas notas confirman que los representantes británicos estaban ofreciendo una retirada británica como un resultado realista de las reuniones. Ó Brádaigh, Billy McKee y otros sintieron la responsabilidad de aprovechar la oportunidad, pero también se mostraron escépticos de las intenciones británicas.

A finales de diciembre de 1976, junto con Joe Cahill, se encontró con dos representantes del Comité Central de Coordinación lealista del Ulster (Ulster Loyalist Central Coordinating Committee), John McKeague y John McClure, a petición de este último organismo. Su propósito era tratar de encontrar una manera de acomodar las propuestas del ULCCC para una Irlanda del Norte independiente con el programa Éire Nua del Sinn Féin. Se acordó que si esto se pudiera hacer, entonces se podría hacer un enfoque conjunto para pedir al gobierno británico abandonar Irlanda. Desmond Boal QC y Seán MacBride SC fueron solicitados y aceptados para representar las posiciones lealistas y republicanas. Desde hace meses que tenían reuniones en diversos lugares como París. El diálogo se derrumbó cuando Conor Cruise O'Brien, entonces Ministro de Correos y Telégrafos y opositor vociferante del IRA Provisional, se dio cuenta de ello y lo condenó en Radio RTÉ. Como los lealistas habían insistido en el absoluto secreto, se sintieron incapaces de continuar con las negociaciones como consecuencia de ello.

A raíz de la Tregua de 1975, el liderazgo de Ó Brádaigh / Ó Conaill fue objeto de críticas severas de una generación más joven de activistas del Norte, encabezados por Gerry Adams, que se convirtió en vice-presidente del Sinn Féin en 1978. A principios de 1980, la posición de Ó Brádaigh como presidente del Sinn Féin fue abiertamente puesta en tela de juicio y la política de 'Éire Nua' fue blanco de un intento de derrocarla. La política fue rechazada en el Add Fheis del SF en 1981 y finalmente retirada de la constitución del Sinn Féin en el Ard Fheis de 1982. En el año siguiente, en el Ard Fheis, Ó Brádaigh y Ó Conaill renunciaron a sus cargos directivos, expresando su oposición a la caída de la política 'Éire Nua'. En 1983, Gerry Adams le sucedió como presidente de Sinn Féin.

El 2 de noviembre de 1986, la mayoría de los delegados del Ard Fheis votó a favor de dejar la política de abstencionismo si eran elegidos al Dáil Éireann, pero no a la Cámara de los Comunes o el Parlamento de Stormont, poniendo así fin a la prohibición autoimpuesta en el Sinn Féin de que sus representantes electos tomasen asiento en Leinster House.

Ó Brádaigh se fue llevándose a un grupo de delegados principalmente del sur saliendo de la conferencia del partido.

Su grupo se fue porque no estaban de acuerdo con la dirección, basada en el Norte, de Gerry Adams y Martin McGuinness y las acciones que consideraron una violación de la constitución del partido.

Las raíces de esas consecuencias fueron la decisión de entrar en el parlamento de los 26Condados. Esto puso fin a la política del partido - abstención en la Dail, y, argumentaban, violaba el mandato de la Primera  Dail (de todo Irlanda) y ayudaba a legitimar la partición del país.

Para él y sus seguidores sólo ha habido un Dail Eireann válido - uno breve establecido después de las elecciones generales de 1918, cuando el pueblo de Irlanda, norte y sur, votaron en el mismo día.

Ó Brádaigh y varios simpatizantes salieron y establecieron inmediatamente el Republican Sinn Féin (RSF), más de 100 personas se reunieron en el hotel Dublin's West County y formaron la nueva organización. Como miembro corriente, había hablado antes en contra de la moción (resolución 162), en un discurso apasionado. El IRA de Continuidad se dio a conocer públicamente en 1996, pero su división se gestó con la del RSF. La relación del Republican Sinn Féin con el C.IRA era similar a la relación entre el Sinn Féin y el IRA Provisional (P.IRA).

Creía amargamente que la política de Adams y McGuinness de utilizar "la armalite y las urnas/"the armalite and the ballot box"" era perpetuar la partición y mantener los seis condados ocupados, en el interior del Reino Unido. En 1986 Ó Brádaigh dijo: "La lucha armada y sentarse en el parlamento son mutuamente excluyentes".

Ruairí Ó Brádaigh en su posición de líder del RSF, siempre pensó que eran la única continuación legítima del Sinn Féin anterior a la escisión, argumentando que el  RSF ha mantenido la constitución original del Sinn Féin.

El RSF readoptó y 'mejoró' la política de 'Éire Nua' de Ó Brádaigh. Su partido ha tenido algo de 'éxito electoral' sólo en las elecciones locales, con un concejal en Connemara, Condado de Galway.

Hasta su muerte ha sido un firme opositor de los Acuerdos de Viernes Santo, viéndolos como un programa para asimilar la partición de Irlanda y afianzar las divisiones sectarias en el Norte. Ha condenado repetidamente  a sus antiguos camaradas en el Sinn Féin Provisional y el IRA Provisional (por el desmantelamiento de los arsenales), mientras las tropas británicas permanecen en el país. En su opinión, "la claudicación de los Provos (los califica de vendidos) es lo peor - sin precedentes en la historia de Irlanda", condenado la decisión del IRA Provisional de sellar una serie de sus depósitos de armas como "un acto abierto de la traición", "traición castigado con la muerte" bajo la 'IRA General Army Order' número 11.

Según la periodista Anne McHardy, era un hombre sensible y amable, un entusiasta de la música tradicional irlandesa.
Ó Brádaigh no era inmune al horror del derramamiento de sangre. McHardy nos dice que estando ella en una conferencia anual del SF en Mansion House en Dublín en 1978, al llegar a Ó Brádaigh un mensaje que decía que dos hombres del IRA, cuyas esposas eran delegadas, habían muerto (por un artefacto propio) en Belfast la noche anterior. Vió como al tener que hablar con las mujeres se quedó en blanco y empezó a sudar. Anne McHardy afirma que lo entrevistó más tarde y él le dijo que se sentía en la edad media y que entiendía que el dolor era real para todos, incluso para los soldados británicos afectados. Esa realidad no cambió su compromiso con "la lucha armada".

En septiembre de 2009, O Brádaigh anunció su retirada como líder del Republican Sinn Féin por motivos personales y de salud. Su sucesor fue Des Dalton.

Referencias usadas:
http://www.bbc.co.uk/news/uk-northern-ireland-22787837 
http://www.guardian.co.uk/world/2013/jun/05/ruairi-o-bradaigh
http://en.wikipedia.org/wiki/Ruair%C3%AD_%C3%93_Br%C3%A1daigh
http://republican-news.org/current/news/2013/06/former_sinn_fin_president_ruai.html
------------------------------------------------------------------------------------------------- 
39 Louise Gavan
 De la mano de Sol Santander (1916 en Español) nos introducimos en la interesante biografía de  Louise Gavan – Duffy.

 Louise Gavan – Duffy nació en Niza el 17 de Julio de 1884. Su padre, Sir Charles Gavan – Duffy, había sido un conocido miembro de la organización “Joven Irlanda”, una figura destacada entre los círculos literarios, fundador del periódico “The Nation” y electo como representante a la Cámara de los Comunes. En 1856, desilusionado de las perspectivas de la independencia, emigró con su familia a Australia, donde llegó a ser Primer Ministro de Victoria. Se estableció en Francia durante su retiro por razones de salud y vivió en lo que él mismo describió como “felicidad doméstica” hasta la muerte de su joven esposa, la madre de Louise.

Charles Gavan – Duffy, por su parte, murió en 1903 y Louise, de diecinueve años, viajó hasta Irlanda para sus funerales, que se llevaron a cabo en la Catedral de Dublín. Cientos de personas acompañaron su ataúd por las calles hasta el cementerio de Glasnevin, en una experiencia que la impresionó profundamente. Poco después, ella se mudó a Dublín y siguió estudios en el University Collegue, del que fue una de las primeras mujeres graduadas en 1911. Allí, Patrick Pearse fue su profesor de irlandés y ella se convirtió en una experta en el idioma. Además, Louise compartió también el interés de Pearse en la pedagogía; ella trabajó junto a él en el colegio St. Enda’s (y donó también £100 para aliviar la hipoteca sobre el edificio) y luego fue profesora de St. Ita’s, una escuela equivalente para niñas que funcionó en Cullenswood House (la primera sede de St. Enda’s) entre 1910 y 1912.

En 1914, Louise se unió a Cummann na mBan y fue electa como miembro de su Comité Ejecutivo. En 1916, cuando estalla el Levantamiento de Pascua, ella estudiaba un Master en Artes. A pesar de no aprobar la acción armada en las circunstancias en las que se llevó a cabo, se presentó en la Oficina de Correos para unirse a la guarnición. Pero mantuvo ante Patrick Pearse su decisión de no portar armas, así que decidió trabajar en la cocina. Desmond Fitzgerald, en su crónica del Levantamiento, señaló que “ella trabajó incesantemente día y noche” a pesar de que la propia Louise admitió luego su poco conocimiento previo acerca de los asuntos de la cocina y las provisiones de alimentos.

El viernes 28 de abril, tras el devastador bombardeo al edificio de la Oficina de Correos, los líderes deciden desalojarlo y trasladar la guarnición a Moore Street, con la esperanza de unirse al grupo que resistía en las Cuatro Cortes. Ellos le piden a las mujeres presentes que se retiren, ante el peligro de la operación. Louise sale con este grupo, pero visita la guarnición apostada en la Fábrica Jacob’s ante de volver a su casa. Al día siguiente, ella vuelve y reconoce luego en sus declaraciones que “Thomas MacDonagh no estaba dispuesto a rendirse”. Permanece con las mujeres presentes en el lugar y el domingo, presencia la entrega de la guarnición del Colegio de Cirujanos, encabezada por Michael Mallin y Constance Markievicz.

Louise fue activa durante la Guerra de Independencia y apoyó el Tratado con el gobierno inglés (que fue firmado por su hermano George Gavan – Duffy, quien además fue el abogado defensor de Roger Casement). Sin embargo, ella se retiró del activismo político tras el estallido de la Guerra Civil. Se concentró en su escuela Scoil Bhríde, una escuela secundaria para niñas que retomó muchas de las ideas educativas de Pearse. La enseñanza se realizaba en irlandés y a pesar de promover la instrucción católica, las profesoras eran jóvenes laicas.

A lo largo de los años, Louise Gavan – Duffy y sus colaboradores tuvieron que superar numerosos obstáculos tanto sociales como financieros, que llegaron a amenazar la existencia misma de la escuela. En 1926, Scoil Bhríde se convirtió en una Escuela Nacional y en 1931, las autoridades del University College de Dublín la tomaron bajo su protección, como escuela modelo para el Departamento de Educación.  En 1948 Louise Gavan Duffy obtuvo un Doctorado Honoris Causa de la National University of Ireland por sus servicios a la Educación en el país. Ella murió en 1969 a la edad de ochenta y cinco años, siempre involucrada con la dirección de la escuela. Nunca se casó.
------------------------------------------------------------------------------------------------- 
40. Kathleen Florence Lynn (1874–1955)

Si hubiera que definir a Kathleen Lynn con una palabra, sería pionera. Es una de las primeras graduadas en Medicina en Irlanda, logrando ser la primera de ellas en ejercer la cirugía. Durante el Levantamiento de Pascua de 1916 actúa como oficial médico del Ejército Ciudadano Irlandés y, después de retirarse de la política, es la fundadora del primer hospital infantil del país.

Kathleen Florence Lynn nació en Mullaghfarry (condado de Mayo) el 28 de enero de 1874. Hija de un ministro anglicano de la Iglesia de Irlanda, desde niña destacó por su inteligencia precoz, que le trajo un temprano éxito académico, así como por su interés en el folklore de la zona, especialmente las canciones que interpretaba con gran habilidad. Esta afición, siendo alumna del Alexandra Collegue de Dublín, la lleva a unirse a la Liga Gaélica dirigida por Douglas Hyde. A los 19 años ingresa en la Escuela de Medicina de la Royal University, siendo una de las primeras mujeres en ser admitidas en el Colegio de Cirujanos, que le confiere el título de médico en 1899. En esta etapa de su vida lleva a cabo su primera batalla en defensa de los derechos de la mujer; y la gana, convirtiéndose en la primera mujer en obtener licencia para ejercer la cirugía en Irlanda. Posteriormente, obtiene un título de postgrado en Estados Unidos, y trabaja como la primera mujer residente del Royal Victoria Eye and Ear Hospital.

En estos años, profundiza su participación en la vida cultural de Dublín, asociada al Renacimiento Gaélico, así como su militancia en organizaciones sufragistas, relacionándose con mujeres como Constance Markievicz, Maud Gonne y Hanna Sheehy-Skeffington. La conmoción que significó el Lockout de 1913 la acerca al movimiento sindical y al concepto de lucha de clases. Durante este conflicto conoce a James Connolly y organiza, junto a Constance Markievizc, el comedor popular que funcionó en Liberty Hall (sede de los Sindicatos), así como el servicio médico. Ese año, como respuesta a la represión sufrida por los sindicalistas a manos de las fuerzas policiales británicas durante el Lockout, se funda el Ejército Ciudadano Irlandés, del que Kathleen Lynn será nombrada capitán de su Cuerpo Médico. Ella organizó la recolección de suministros médicos y capacitó a sus miembros en primeros auxilios. También hace lo propio en Cumann na mBan, la organización femenina de apoyo a los Voluntarios Irlandeses. Allí conoce a Madeleine Ffrench–Mullen, que se convertiría en su pareja y en la principal colaboradora en todas sus iniciativas hasta su muerte en 1944. Ambas participan también activamente, como otras mujeres republicanas, en el tráfico de armas a favor de la causa irlandesa.

La mañana del Lunes de Pascua, James Connolly anuncia en Liberty Hall, que las fuerzas del Ejército Ciudadano Irlandés y de los Voluntarios Irlandeses se constituían en una única fuerza: el Ejército Republicano Irlandés. Connolly escogió a Kathleen Lynn como abanderada, para que portara la bandera del arado y las estrellas (“Starry Plough”) a la Oficina de Correos, pues en su opinión ella, por ser mujer, protestante, médica, sufragista (y una discreta aunque no oculta lesbiana), representaba el no sectarismo promulgado por la nueva República. Luego, junto a Constance Markievicz, distribuye el material para primeros auxilios en todas las guarniciones, trasladándose luego hacia el Ayuntamiento, donde había sido asignada. El lunes en la tarde muere el comandante de la guarnición, Sean Connolly por un disparo proveniente de los francotiradores ubicados en la Torre Bedford, del Castillo de Dublín, adyacente al Ayuntamiento. Kathleen, como oficial presente, asume el mando de la guarnición, logrando mantenerla hasta el día siguiente. Tras la rendición de la guarnición, pasa el resto de la semana en los cuarteles de Ship Street, y después de la rendición general de la insurrección, es trasladada junto al resto de los rebeldes encarcelados a la prisión de Kilmainham. El 10 de mayo de 1916 es trasladada a la cárcel de Mountjoy, para ser deportada a Inglaterra el 17 de mayo.

La familia de Kathleen realizó numerosas gestiones para sacarla de la cárcel y, gracias a la escasez de  médicos a causa de la I Guerra Mundial, se le permitió asumir la misión médica en Bath, en el sur de Inglaterra. Más tarde se enteró de que su familia, como parte del alegato de la defensa, la había declarado loca por haber participado en el Levantamiento de Pascua, hecho que le afectó mucho en sus relaciones familiares durante un tiempo. Tras la amnistía de 1917, Kathleen volvió a la casa que ocupaba desde 1903, el número 9 de Belgrave Road, en Rathmines (por cierto, era una casa propiedad de la familia Plunkett), donde se dedicó a la práctica privada de la medicina. Ese año fue elegida miembro del Comité Ejecutivo del Sinn Féin, siendo activa en la Guerra de la Independencia. En esa época, su actividad política no se limitaba al nacionalismo, pues Kathleen encabezó una campaña nacional para la realización de pruebas de sífilis a los soldados que regresaban de la I Guerra Mundial, donde esta enfermedad tuvo alta incidencia. Dado que dicho problema, tal como argumentaba la misma Kathleen, afectaría sobre todo a las mujeres de los sectores más pobres de la ciudad, especialmente a las prostitutas, provocó un enconado enfrentamiento con las autoridades británicas. Por esa causa, fue detenida y amenazada con una nueva deportación, pero la aparición de la epidemia de la gripe española, que se cobró 18.000 muertos sólo en Dublín, hizo que el propio alcalde de la ciudad encabezara su petición de amnistía. Su familia, a pesar de no compartir sus opiniones políticas, se unió a la campaña para evitar una segunda privación de libertad. Al final, Kathleen prometió al rey no volver a involucrarse nunca en la política a cambio de su libertad. Vale decir que nunca cumplió esa promesa.

De hecho, participa en 1918 como activista en la campaña para la elección de Constance Markievicz como parlamentaria por el Sinn Féin en la primera Dáil. Junto a Hanna Sheehy-Skeffington, apoya el trabajo de Markievicz en el Ministerio del Trabajo y en el movimiento sindical. Tras participar en la Guerra de Independencia, Kathleen Lynn hizo pública su posición anti-Tratado, apoyando a las fuerzas de este bando durante la Guerra Civil. Tras la guerra, Kathleen es elegida parlamentaria de la Dáil en 1923. En 1926, cuando Eamonn de Valera abandona el Sinn Féin para fundar Fianna Fáil (un partido republicano que acepta ocupar sus escaños en la Dáil a pesar de la partición de Irlanda; ésa fue la causa de la escisión), estas tres mujeres le siguen con la intención de reivindicar los derechos de la mujer y su presencia y participación en la vida política del país. No obstante, el giro conservador del Fianna Fáil, junto a su percepción de que la visión de la mujer experimentaba un retroceso en el partido, motivó que Kathleen Lynn y Hanna Sheehy-Skeffington se retiraran del mismo. Constance Markievicz, por su parte, murió en 1927.

Abandonar Fianna Fáil significó su retirada de la vida política, como ella misma expresó en reiteradas ocasiones, aunque permaneció como miembro del Consejo Municipal de Rathmines hasta 1930. Kathleen se concentró entonces en su contribución a la medicina de su país. Fundó un hospital en 1919 con la ayuda de Madeleine Ffrench-Mullen para el tratamiento de los bebés menores de un año de edad. La tasa de mortalidad infantil en Dublín en ese momento era de 164 por cada mil nacidos, una de las más altas del mundo. Más tarde, se permitió que el hospital atendiera a niños mayores, convirtiéndose en el primer hospital infantil en Irlanda. St. Ultan´s fue un hospital revolucionario en varios sentidos: sólo contaba con personal femenino (con excepción del número de médicos consultantes necesarios para completar el staff), y en él convivían enfermeras católicas y protestantes; además, la mayoría del personal de enfermería y muchos de los médicos eran conocidos activistas republicanos. Por otra parte, el hospital fue pionero en la aplicación gratuita de la vacuna antituberculosa, la BCG, diez años antes de su aplicación extendida en Irlanda, y promovió también el trabajo de la pedagoga italiana María Montessori, que lo visitó en 1934 estableciendo una sala donde se aplicaba el “método Montessori”. También sirvió de plataforma para el trabajo de investigación de la Dra. Dorothy Pierce, especialista en tuberculosis infantil.

A pesar de la evidente importancia de estas aportaciones a la Medicina, St. Ultan´s y, por tanto, su directora Kathleen Lynn y su administradora Madeleine Ffrench–Mullen sufrieron todo tipo de ataques. Uno de los episodios más críticos fue el enfrentamiento con el obispo John Charles McQuaid, quien las acusó de “interferir con el deseo de Dios” cuando descubrió que en St. Ultan´s se explicaba a las mujeres el ciclo de la fertilidad. El obispo McQuaid también obstaculizó el uso de la vacuna BCG en este hospital. Hubo también varios litigios en relación a la administración de los recursos que el Hospital recibía a través de donativos privados, incluso desde el extranjero. Sin embargo, en 1953 el hospital es visitado por el Ministro británico de salud en un reconocimiento a la unidad de tratamiento de tuberculosis y sus avances en el logro de la disminución de la incidencia de esta enfermedad en el país.

A pesar de su participación en el Levantamiento de Pascua y en la Guerra Civil, Kathleen era esencialmente una mujer profundamente religiosa y defensora de la paz. Fue Vicepresidenta de “Save the German Children”, una organización de ayuda para los niños alemanes durante la II Guerra Mundial. Incansable, humilde y siempre humanitaria, ella continuó trabajando como médico y dirigiendo personalmente el hospital hasta su muerte en 1955, cuando contaba 81 años.

Referencias usadas:
http://innisfree1916.wordpress.com/
http://1916enespanol.wordpress.com/ 

------------------------------------------------------------------------------------------------- 

41. Elizabeth O’Farrell (1884-1957)

Elizabeth O’Farrell nació en Dublín en 1884. Su madre atendía una tienda y su padre, empleado de la compañía de puertos, murió mientras ella todavía se encontraba en la escuela. Tal situación familiar, trajo como consecuencia que ella abandonara su sueño de estudiar enfermería para dedicarse a trabajar en una imprenta en Amiens Street.

Elizabeth se interesó en la causa nacionalista desde sus dieciséis años y en 1906 se unió a la organización fundada por Maud Gonne: Inghinidhe na hÉireann (las hijas de Irlanda). Dentro de la misma, ella destacó por su entrega a la causa y por seguir estrictamente una de las banderas de su militancia: vestir siempre ropa de tweed, de manufactura irlandesa (como apoyo a la industria textil nacional, desplazada por las manufacturas inglesas). Luego se unió, junto con su amiga Julia Grenan, a Cumann na mBan, fuerza auxiliar femenina de los Voluntarios Irlandeses, donde aprendió primeros auxilios con la Dra. Kathleen Lynn y fue entrenada en el uso de armamento por la Condesa Markiewicz.

A través de esta organización ambas se involucraron en los preparativos del Levantamiento. Elizabeth fue una de las mujeres enviadas como mensajeras al resto del país por el Consejo Militar de los Voluntarios Irlandeses, tras el cambio de fecha que se produjo como consecuencia de desavenencias internas. Ella hizo llegar las nuevas órdenes a Athenry, en el condado de Galway.

A finales de la tarde del lunes 24 de abril, Elizabeth se unió a la guarnición que había ocupado la Oficina de Correos (GPO) y allí continuó actuando como enfermera y como mensajera, entregando boletines e instrucciones a los puestos de avanzada. Como otras mujeres de Cumann na mBan, efectuó traslados de armas desde la Oficina de Correos a las guarniciones circundantes. Actuó como emisaria ante un oficial británico para protestar contra el ataque a una base médica y, cuando Patrick Pearse terminó la redacción del boletín llamado “War News”, ella llevó el original mecanografiado por Winnie Carney hasta la impresora clandestina que operaba en las cercanías de Liberty Hall (donde se había culminado la impresión de la Proclamación de la República la madrugada anterior).

En la noche del viernes 28 de abril, Winnie, Julia y Elizabeth se negaron a abandonar la Oficina de Correos junto al resto de las mujeres después del cruento bombardeo a este edificio. En cambio, acompañaron a los hombres en su desalojo y posterior salida hacia Moore Street. En esta operación hubo numerosos heridos, que fueron cuidados por las tres. En la noche del viernes y la mañana del sábado, los enfrentamientos en las proximidades de la Oficina de Correos y las Cuatro Cortes tuvieron una gran incidencia sobre la población civil. Elizabeth escribió al respecto:

“Al entrar en uno de los edificios en el centro de Moore Street, fuimos recibidos por una familia pequeña: un anciano, una joven mujer y sus hijos. Acurrucados en el rincón de una habitación, aterrados, intentamos tranquilizar a estas personas, asegurándoles que estaban a salvo. El viejo dijo que estaba muy ansioso para garantizar la seguridad de sus hijos, y que tenía la intención de hacer un esfuerzo para garantizar otro alojamiento.

Su intención era salir de la casa con una bandera de tregua, que, según dijo, estaba seguro de que sería respetada. Hice lo que pude para disuadirlo de ello, especialmente durante las horas de oscuridad. Él, sin embargo, parecía muy confiado. Insistí a su hija para que no lo permitiera. Parece ser que finalmente ignoró el consejo que le di, porque cuando los hombres se estaban formando en Moore Street para la entrega, vi el cuerpo del anciano tendido a un lado de la calle casi envuelto en una sábana blanca, que al parecer fue utilizando como bandera de tregua.”

Eventos como este lamentablemente no fueron raros durante las horas que la guarnición del GPO permaneció en Moore Street. La crudeza del ataque británico y subsiguiente respuesta de los rebeldes provocaron un número elevado de muertos y heridos en la población civil. El sábado 29 de abril, tras presenciar un episodio similar, esta vez contra una familia entera que había salido a la calle bajo una bandera blanca, Patrick Pearse, junto al resto de los miembros del Gobierno Provisional presentes, tomó la decisión de negociar la rendición y Elizabeth fue elegida como portavoz de la misma.

Eran las 12.45 p.m. cuando salió del numero 16 de Moore Street con una insignia de la Cruz Roja y una bandera blanca, a pesar de los incesantes disparos. No obstante, afortunadamente esta vez el símbolo de tregua fue respetado. Después de la incredulidad e incluso la burla de algunos militares fue trasladada a la esquina de Parnell Street para que comunicara su mensaje al General Lowe, responsable de la operación militar británica, quien dijo a su vez que solo aceptaría la rendición si esta era incondicional. De vuelta al 16 de Moore Street el Gobierno Provisional decidió que no existía otra salida viable y a las 2.30 p.m. Patrick Pearse acompañó de vuelta a Elizabeth, para entregarse en persona a Lowe. Sorprendentemente, existe una foto de este momento histórico, pero resulta aún más extraordinario que Elizabeth O’Farrell fuera eliminada de la misma.

Elizabeth se encontraba a la derecha de Pearse en ese momento, pero en la fotografía solo permanecen sus pies y parte de su abrigo. Se han tejido algunas especulaciones acerca de las razones de la mutilación de esta imagen, sin existir hasta ahora una explicación satisfactoria.

Después de que Pearse firmara la rendición incondicional y que esta fuera refrendada por James Connolly, Elizabeth, junto a tres soldados británicos y un sacerdote visitó a los comandantes de las guarniciones distantes (Thomas MacDonagh en Jacobs Factory, Eamonn Ceannt en South Dublin Union y Michael Mallin y Constance Markiewicz en el Colegio de Cirujanos), bajo un persistente fuego cruzado, para gestionar su entrega. A pesar de la resistencia que se presentó en cada caso, pues todos se consideraban en capacidad de mantener sus posiciones, ella logró transmitir el mensaje de Pearse y Connolly de acordar la entrega: “Con la finalidad de prevenir una masacre mayor de los ciudadanos de Dublín, y con la esperanza de salvar las vidas de nuestros seguidores, que han sido desesperanzadamente sobrepasados en número”.

Posteriormente, ella fue arrestada y enviada a la cárcel de Kilmainham, donde fue obligada a desnudarse para una requisa. Pasó varios meses en esta prisión en los que el propio General Lowe abogó por ella, solicitando clemencia debido a su “gran ayuda en la gestión de las últimas horas de la insurrección”.

Tras su liberación, Elizabeth se comprometió con Eamonn Kelly, propietario de una mina de plata en Chile, pero el matrimonio no llegó a efectuarse pues ella no estaba dispuesta a dejar su país. Mantuvo su espíritu republicano durante toda su vida, y nunca renunció a su ideal de una república independiente de 32 condados. Como miembro del Sinn Féin, no aceptó unirse a Fianna Fáil de De Valera.

Ella se formó como comadrona en la Maternidad Nacional en Holles Street y luego trabajó como enfermera. Murió en Bray, condado de Wicklow, el 25 de junio de 1957 y fue enterrada en el área republicana del cementerio de Glasnevin, junto a Julia Greenan.

En 1967, se constituyó la Fundación Enfermera Elizabeth O’Farrell con el fin de otorgar becas para estudios de postgrado en el campo de la enfermería. También se develó una placa conmemorativa en el Hospital de Holles Street. Dado el especial papel que Elizabeth tuvo en la rendición de los rebeldes, ha sido representada en varias obras de teatro y series de televisión, incluida la reconocida “Insurrection” (RTÉ, 1966) y la muy reciente “Seatchar na Cásca 1916” (TG4, 2010). Sin embargo, fue omitida en la película de gran proyección internacional “Michael Collins” (1996), donde el director Neil Jordan decidió sustituirla por un hombre en la escena de la rendición.

[Texto de Sol Santander, editora del blog 1916 en español.]
-------------------------------------------------------------------------------------------------