MATERIAL SOBRE EL ALZAMIENTO DE PASCUA DE 1916


"An té nach bhfuil láidir ní foláir dhó bheith glic"


Céad míle fáilte!


viernes, 10 de junio de 2016

El Ombudsman confirma la connivencia entre la policía y los asesinos lealistas en Loughinisland

Una noticia que en nada sorprende, y que vuelve a confirmar lo ya sabido, esto es, la continua connivencia entre las fuerzas de seguridad británicas y los escuadrones de la muerte lealistas.

La colusión directa entre la RUC Sección Especial y miembros de una banda de la UVF se dió en los asesinatos de los seis hombres, muertos a tiros en un bar del Condado de Down hace 22 años.

Dos de las armas utilizadas en el ataque al bar Heights habían sido puestas en el Norte por informantes de la policía en el nivel más alto dentro del lealismo.

Así como en el ataque en Loughinisland en 1994 las armas automáticas se habían utilizado en al menos otros 70 asesinatos o intentos de asesinato, según el defensor del pueblo ante la policía, el Dr. Michael Maguire.

El organismo de control policial también descubrió que una persona inicialmente sospechosa de haber participado en el ataque era un informante de la policía en el momento.

"Antes de los disparos en Loughinisland, hubo una serie de ataques terroristas que la policía debería haber reconocido en las actividades crecientes de una pequeña pero implacable unidad de la UVF que operaba en el sur de Down. En ocasiones hubo un fallo de transmitir la información pertinente a los detectives que investigaban esos incidentes con el fin de proteger a los informantes", dijo el Dr. Maguire.

El informe de 159 páginas condenatorias ha planteado serias dudas acerca de no sólo el ataque al bar Heights sino al global del comportamiento de la rama especial que daba prioridad a la protección de los informantes sobre las investigaciones criminales graves.

El defensor del pueblo, también vió el papel del ex agente del ejército británico Brian Nelson en la introducción de armas en el Norte en 1985.

Cuando las armas llegaron tres años más tardela  rama especial ocultó información a los detectives que podría haber ayudado a la policía a apoderarse de las armas de fuego. Una casa de campo en la que se almacenaban temporalmente las armas pertenecía a un reservista de la RUC, James Mitchell, que había sido condenado por 'delitos de terrorismo' en 1980.

"A pesar de estar implicados en la importación de esas armas, altos miembros de la UVF, UDA y Resistencia del Ulster no fueron objeto de investigación policial". "Dada la gravedad de la conspiración y el impacto que tuvo en la vida de numerosos ciudadanos, esta decisión ha demostrado en mi opinión, ser indefendible", dijo el Dr. Maguire.

El fusil de asalto utilizado en el ataque del bar entró en el Norte en 1987 y se utilizó también en el asesinato de Joseph Reynolds en 1992 en el este de Belfast. Una segunda arma encontrada cerca del rifle después del ataque de Loughinisland, una pistola Browning, fue utilizada anteriormente en el asesinato de Martin Lavery en el camino de Crumlin en el norte de Belfast en diciembre de 1992.

El actual jefe del PSNI, George Hamilton, dijo que los agentes que participaron en la connivencia deben ser obligados a rendir cuentas.

No hay comentarios: