MATERIAL SOBRE EL ALZAMIENTO DE PASCUA DE 1916


"An té nach bhfuil láidir ní foláir dhó bheith glic"


Céad míle fáilte!


sábado, 25 de marzo de 2017

Stormont no es la solución -Republican Sinn Féin

Debido a los acontecimientos en torno a la noticia del fallecimiento de Martin McGuinness, hemos tenido que posponer esta entrada, que sin embargo por su interés, pasamos a poner hoy.

Preas Ráitheas / Comunicado de prensa - 05/03/2017 - RSF
"Las elecciones de Stormont del 3 de marzo de 2017 vieron a los partidos unionistas perder la mayoría en la asamblea particionista por primera vez desde la partición de Irlanda impuesta por los británicos. Mientras que los comentaristas y los nacionalistas constitucionales celebran estas elecciones como un terremoto político, Stormont sigue siendo una asamblea mantenida bajo el control estricto del imperialismo británico, diseñado para dar al gobierno británico en Irlanda un manto democrático.

En estas circunstancias, los ganadores de estas elecciones son la nueva clase media nacionalista, mientras que es una derrota para la clase obrera en los seis condados ocupados, sean nacionalistas o lealistas. El siguiente comentario del Republican Sinn Féin es el Editorial del periódico republicano SAOIRSE, de marzo de 2017.

Las elecciones vieron a los unionistas perder su mayoría en la Asamblea de Belfast. Ahora superan en número a los nacionalistas con un solo puesto. El Partido Democrático Unionista (DUP) también terminó por delante del Partido Provisional por sólo un asiento, habiendo entrado en las elecciones con diez escaños por delante de este último.

El líder del Unionismo de Ulster, Mike Nesbitt, anunció su renuncia tras perder seis escaños, mientras que la líder del DUP y ex primera ministra Arlene Foster evadió a los medios de comunicación después de que su partido cayera por debajo del umbral de 30 puestos necesario para activar el veto de Stormont.

El DUP resultó con 28 escaños, los Provisionales tienen 27, SDLP 12, UUP 10, Alliance Party 8, Verdes 2, People Before Profit 1, Traditional Unionist Voice 1 y un unionista independiente. Eso deja a 40 unionistas y 39 nacionalistas, y el resto de los 90 miembros de la Asamblea no están afiliados a ninguno de los dos bloques.

La importancia de la pérdida unionista se hace evidente si se comparan las cifras con otras elecciones desde 1921. En las primeras elecciones posteriores a la partición de Irlanda en 1921, los unionistas ocuparon el 77% de los escaños en la recién formada asamblea particionista de Belfast. Esta mayoría unionista alcanzó su apogeo en 1938 cuando los unionistas ocuparon el 81% de los escaños. Los números cayeron al 71% en 1958, pero se mantuvieron estables hasta 1969. En el año en que el ejército británico fue desplegado en Irlanda, los unionistas obtuvieron el 75% de los escaños en la asamblea particionista.

Tras el estallido de la guerra, el número de escaños de los unionistas cayó ligeramente hasta el 64% en 1973, cifra que se mantuvo estable hasta 1982, cuando los unionistas ganaron un 65%. En las elecciones de 1996, los escaños unionistas volvieron a caer al 55%. Sin embargo, hasta las elecciones de 2016, el unionismo todavía obtuvo la mayoría de los escaños. El año pasado, esto significó que los unionistas tenían 56 de 108 escaños. Sólo diez meses después, esta mayoría unionista en la asamblea particionista ha desaparecido. De los 90 escaños disponibles en 2017, los candidatos unionistas sólo ganaron 40, que representan el 44%.

Mientras que los comentaristas y políticos nacionalistas constitucionales como los Provisionales y el SDLP celebran los resultados de las elecciones como una victoria, es de hecho un revés para los republicanos y la clase obrera irlandesa.

El Republican Sinn Féin pidió un boicot a las elecciones de Stormont. Nosotros, como republicanos revolucionarios, no aceptamos la partición de Irlanda ni las asambleas particionistas impuestas por el imperialismo británico en Belfast y Dublín. La naturaleza fundamentalmente antidemocrática de la asamblea de Stormont se hace evidente en el mismo hecho de que los partidos se ven obligados a administrar intereses británicos formando una coalición dentro de tres semanas, de lo contrario, el gobierno británico reintroducirá el gobierno directo. En otras palabras, los partidos de Stormont tienen que tomar la decisión entre un gobierno británico directo o un gobierno británico indirecto. En cualquier caso, el resultado será el fomento de la dominación británica, no importa si el cuerpo legislativo se encuentra en Belfast o en Londres.

El sistema establecido en virtud del Acuerdo de Belfast de 1998 no es un reparto de poder, sino uno sectario, diseñado para mantener el dominio británico. Bajo este sistema, compartir el poder significa compartir el poder entre las clases altas y medias de ambos lados de la división comunal. Este reparto de poder entre la vieja clase superior unionista y la recién establecida clase media católica / nacionalista asegura una mayor explotación de la clase obrera irlandesa y abre la región devastada por la guerra a los intereses financieros de Estados Unidos y de la UE. Mientras que los nacionalistas ganaron, los derechos civiles y políticos, la desigualdad social, la explotación económica y la pobreza aumentaron.

Mientras tanto, los antiguos republicanos se han convertido en nacionalistas constitucionales con la aceptación de la continua ocupación de los seis condados y su estatus en el Reino Unido. Sin duda, la aceptación del status quo es un abandono de los objetivos republicanos. Nosotros, como republicanos irlandeses estamos convencidos de que la justicia social y la paz duradera sólo se logrará dentro de una Irlanda unida. Nuestra solución es una República federal, democrática y socialista, tal como se describe en el programa republicano Éire Nua, redactado por primera vez a principios de la década de 1970.

Sin embargo, el número de personas que votaron en estas elecciones aumentó. El censo de 2011 realizado en los seis condados ocupados reveló que la mayoría Protestante, una vez inatacable, estaba en declive, mientras que la creciente población nacionalista era probable que se convirtiera en la comunidad más grande. Esta evolución se ha reflejado en las recientes elecciones. Tras el escándalo de RHI y los cambios demográficos en la sociedad, el declive de los partidos unionistas no es sorpresa. Sin embargo, para los republicanos los avances de los Provisionales y, simultáneamente, el estancamiento del radical People Before Profit Alliance y la pérdida del asiento a la asamblea del veterano socialista Éamonn McCann en Derry, son señales de advertencia.

Los republicanos necesitan aprender la lección de estos desarrollos. Si aprendemos las lecciones de estas elecciones, nos aseguraremos de que el republicanismo y la clase obrera irlandesa sean los verdaderos ganadores de estas elecciones. Las lecciones de estas elecciones son que, en una situación de desigualdad, pobreza masiva, desempleo y corrupción dentro de las elites políticas de Belfast y Dublín, la gente está buscando una alternativa.

El partido Provisional está sembrando la ilusión de que esta alternativa puede ser entregada en una Irlanda dividida. Y demasiadas personas compraron estas mentiras. Tenemos que proporcionar una alternativa y tenemos que hacerlo ahora!. Convenciendo a la gente de que el Estado norteño irlandés puede proporcionar un futuro mejor para la gente, los Provisionales están fortaleciendo la Unión con Gran Bretaña y, por lo tanto, son los verdaderos cheerleaders (animadores/as) del gobierno británico en Irlanda.

De hecho, sólo la plena y verdadera independencia y la unificación de Irlanda proporcionará un mejor futuro para todo el pueblo de Irlanda. El fin de la ocupación británica y la re-unificación de la isla no sólo tienen sentido económico, social y político, sino que es un derecho fundamental e innegable del pueblo irlandés decidir libremente sobre su futuro, libre de la intervención extranjera. Las lecciones de las elecciones del 3 de marzo son: ¡No importa qué partido votes para en una asamblea particionista, el resultado será el gobierno británico en Irlanda!.

El Sinn Féin Republicano celebró un exitoso piquete de línea blanca bajo el lema "Stormont Must Go" el 25 de febrero en Belfast. Los activistas de la Thomas Harte Cumann en North Armagh, además, se concentraron ante las oficinas electorales el día de las elecciones.

Estas ocasiones fueron utilizadas para promover nuestra visión de Éire Nua. Todas estas acciones fueron bien recibidas por la gente. Los republicanos necesitan construir sobre estas protestas y profundizar nuestro trabajo para una Nueva Irlanda promoviendo Éire Nua y desenmascarando la verdadera naturaleza de Stormont.

Los republicanos deben liderar con el ejemplo y mostrar a la gente que el cambio puede ser llevado a cabo por medio del trabajo duro y honesto en el terreno dentro de sus comunidades y no votando por los partidarios de la partición de Irlanda y los defensores del gobierno británico en Irlanda sentados en Stormont.

Críoch / Fin

1 comentario:

Loam dijo...

Estoy de acuerdo: Stormont es un bastión del imperialismo.