MATERIAL SOBRE EL ALZAMIENTO DE PASCUA DE 1916


"An té nach bhfuil láidir ní foláir dhó bheith glic"


Céad míle fáilte!


jueves, 30 de marzo de 2017

Martin McGuinness

James Martin Pacelli McGuinness, ex ministro principal adjunto del Norte y antiguo Voluntario del Ejército Republicano Irlandés (P.IRA), murió el martes 21 de marzo a los 66 años. Unas semanas antes salió a la luz que sufría una enfermedad cardiaca - posiblemente por una alteración genética de las consideradas, ''raras'' (amiloidosis) -, que le forzó a pasar dos semanas hospitalizado.

Casado y padre de cuatro hijos, Martin McGuinness nació el 23 de mayo de 1950 en el Bogside, de Derry, una ciudad donde el gerrymandering significaba que los ''protestantes'' siempre controlaban el ayuntamiento, a pesar de que los ''católicos'' eran la mayoría de la población. Creció en el seno de una familia numerosa humilde en Derry, siendo el segundo de siete hijos.

La familia McGuinness no era una familia republicana conocida ni una familia política en ningún sentido militante. Como una familia grande - seis chicos y una chica - fueron criados en una casa de dos dormitorios sin cuarto de baño y solamente con una especie de lavadero - para ropas y platos y utensilios de cocina -, ni siquiera una cocina propiamente dicha. La familia era de arrodillarse todas las noches y rezar el rosario. La religión era su política, a diferencia de muchas familias, por ejemplo de West Belfast, que mantenían la llama de 1916.

Hijo de un empleado de una fundición, William y de su mujer Peggy, creció en le seno de una familia de una gran piedad católica. El nombre intermedio de Pacelli se lo pusieron por el papa de ese apellido, Pío XII.

El que algún día sería ministro de Educación en el Norte apenas tenía estudios. Dejó la escuela a los 15 años tras fallar en los exámenes 11-Plus y comenzó a trabajar, al salir de la universidad técnica de los Hermanos Cristianos él fue rechazado para un trabajo como mecánico de coches porque era un católico. Él aceptó lo inevitable y buscó un trabajo abierto a los católicos. El hecho de que se convirtiera en ayudante de un carnicero fue utilizado burlonamente contra él durante los Troubles. Pronto el IRA se convirtió en su vida.

Desde muy joven militó en organizaciones armadas republicanas, en principio se interesó por el O.IRA (IRA Oficial), pero muy brevemente, siendo con posterioridad líder relevante del P.IRA (IRA Provisional) en la Brigada de Derry, condición que no le impidió iniciar en 1972 negociaciones secretas con el Gobierno británico para lograr un alto el fuego definitivo del grupo armado, que llegaría en 1997.

McGuinness se habría convertido en el 'número dos' del P.IRA con tan sólo 21 años, cuando tuvo lugar el Domingo Sangriento, en 1972, en el que murieron asesinados 14 civiles desarmados, a manos de los paracas británicos.

McGuinness se unió al movimiento motivado por la brutal respuesta que recibieron los grupos pro derechos civiles a manos de las fuerzas de seguridad a finales de la década de los años 60 y, en concreto, se dice que abrazó el activismo en 1968, entre otras cosas, tras ver las fotos del diputado ''católico'' Gerry Fitt, ensangrentado, tras ser apaleado brutalmente por la policía en una manifestación pro derechos civiles. Su habilidad política y su carisma entre los voluntarios del IRA le convirtieron pronto en uno de los máximos exponentes de la doble estrategia de los "votos y el armalite": la mezcla de política y lucha armada como única vía para la reunificación de la isla.

Cuentan algunos de sus biógrafos que, cuando ya era una figura política destacada, alojó en una ocasión a una unidad de Voluntarios del IRA en fuga en el fronterizo condado irlandés de Donegal, después de que Adams se negase a hacerlo. No obstante, su reputación como estratega político y militar choca con controvertidas decisiones que tomó en momentos clave para el secreto proceso de paz, antes de la firma del acuerdo del Viernes Santo (1998), cuando el IRA todavía ejercía considerable influencia sobre Sinn Féin y no al revés.

A los 22 años, se embarcó con Gerry Adams en un vuelo a Londres para entablar conversaciones secretas con el Gobierno británico. Aquella iniciativa fracasó, pero McGuinness no perdió el contacto con Londres y, al llegar el delicado proceso en los noventa, sería una de las piezas clave en el Acuerdo de Viernes Santo que, el 10 de abril de 1998, dejó un nuevo horizonte abierto en los Seis Condados ocupados.

Los agentes del MI5 lo describieron por aquél entonces como “un hombre serio con visión estratégica”.

Fue condenado dos veces en Dublín (ninguna en los Seis Condados ocupados), la primera vez en 1973 en el tribunal penal especial creado para tratar casos de ''terrorismo''. Siguiendo la política del Sinn Féin de la época, se negó a reconocer a la Corte y recibió una condena de seis meses: la política fue modificada para evitar que altos cargos cumplieran condena.

La condena de 1973 se debió a fue sorprendido cerca de un coche que llevaba municiones y explosivos (250 libras de explosivos y casi 5.000 cartuchos de munición). Visitó menos la prisión que su compañero Adams, que se pasó los setenta entrando y saliendo.

"Estoy muy, muy orgulloso de ello", dijo en 1973 al ser condenado. Con la voz quebrada por la emoción, vino a decir lo mismo en 2007 durante una conferencia especial de Sinn Féin, aunque en esa ocasión tiró de sus credenciales republicanas para pedir a su gente que aceptase, por primera vez en su historia, la autoridad de la Policía (PSNI, antes RUC) y la Justicia norirlandesas.

Meses después, Sinn Fein volvía a entrar en el Gobierno norirlandés de poder compartido entre ''católicos y protestantes'', aunque, en esta ocasión, junto al mayoritario Partido Democrático Unionista (DUP) liderado por el también fallecido reverendo Ian Paisley, con el que trabaría una amistad que fue ampliamente reflejada por los medios y a nivel popular.

Formalmente dejó el P.IRA en 1974 para incorporarse al Sinn Féin. Esta puede ser una de las partes más discutidas de su biografía. Algunos investigadores del conflicto“The Troubles”, sostienen que todavía formaba parte del mando militar del P.IRA (Consejo del Ejército) cuando lanzó una mortífera oleada de ataques en los años ochenta. Se le ha relacionado con la bomba de Enniskillen, que provocó once muertos. Se alegó que McGuinness había autorizado igualmente los ataques que, el mismo día de agosto de 1979, acabaron con el tío de la reina, Lord Mountbatten, su nieto y  otros miembros de su familia en Sligo, y con 18 soldados británicos en Warrenpoint, Condado de Down. Así como la autorización de ataques posteriores del P.IRA.

McGuinness descartó las acusaciones, viendo en ello una provocación por parte de personas hostiles al proceso. Adams fue arrestado e interrogado varias veces, pero no se presentaron cargos. McGuinness no fue arrestado.Él siempre se desvinculó de esas acciones violentas de manera enfática y también de la acusación de que estaba presente en el interrogatorio de un colaborador del P.IRA al que el grupo asesino de un tiro en la cabeza. La familia del hombre de Derry, muerto a tiros bajo la acusación de ser un informante en 1986, ha afirmado constantemente que Martin McGuinness fue responsable de atraerlo a su muerte.

Frank Hegarty había huido a Inglaterra después de darse cuenta de que el P.IRA creía que era un informante.

Su madre y otros miembros de la familia han dicho que Martin McGuinness más tarde visitó su casa y les dio una garantía personal de que estarían a salvo si volvía y se reunía con el IRA. Poco tiempo después de la reunión fue encontrado con un tiro en la parte posterior de la cabeza. Una cinta contenía sus interrogatorios y admisiones de que había trabajado como informante.

Martin McGuinness rechazó consistentemente la versión de los acontecimientos dada por la familia.

En 1974, después de su puesta en libertad, se casó con Bernie (Bernadette) Canning, con quien tuvo dos hijos y dos hijas. Hablando de esos años, McGuinness dijo: "Preocupé a mis padres enfermos. A menudo, la casa fue atacada por el ejército británico, y en muchos casos me llevaron a centros de interrogatorios en Belfast ... Fue traumático para mis hijos ver al ejército británico en masa entrando en nuestra casa".

En la década de 1980 su enfoque se convirtió en el destino de los prisioneros republicanos. En la década anterior, el gobierno británico había dejado de internar a los sospechosos sin juicio en favor de la condena bajo la Ley de Poderes Especiales a través de los tribunales de Diplock (sin jurado). Los condenados, sin embargo, continuaron teniendo el estatus político dentro del ''laberinto'' (Long Kesh) hasta 1976, cuando toda la violencia de corte paramilitar fue declarada criminal, una política continuada por el gobierno conservador de Margaret Thatcher. También se comenzó a trabajar en una nueva prisión, con bloques de celdas en forma de H. Los presos alojados en esas celdas comenzaron las protestas sucias de los H-Block, negándose a lavarse, y el Sinn Féin fuera, instigó una campaña internacional por los derechos humanos de los prisioneros.

La muerte de Bobby Sands les dio una base de poder electoral desde la cual podrían arriesgar una iniciativa de paz.

Los prisioneros comenzaron una huelga de hambre en 1980, que resultó al año siguiente en 10 muertes, la primera de Bobby Sands, que fue elegido al parlamento de Westminster como diputado por Fermanagh y South Tyrone mientras moría. McGuinness y Adams, en contacto con los líderes de la iglesia católica, incluido el arzobispo de Armagh, el cardenal Tomás Ó Fiaich y Daly en Derry, fueron decisivos tanto en la huelga de hambre como en la campaña política.Desde sectores como el IRSP se les acusa de haber podido evitar la muerte de varios huelguistas, pero no haber parado la huelga por motivos de rédito político.

En 1988 Adams aceptó diversos enfoques del líder del SDLP John Hume. Como siempre, Adams no se movió sin McGuinness, quien, a medida que las conversaciones de paz avanzaban, se convirtió en el principal negociador de Sinn Féin.

El papel central de McGuinness en las discusiones fue ampliamente reconocido. Jonathan Powell, negociador jefe de Tony Blair como primer ministro, señaló la cuidadosa preparación de McGuinness. Los políticos unionistas con los que estaba negociando incluían a Trimble y Robinson, quienes dijeron sobre Martin: "Vinimos de orígenes polares opuestos, pero construimos una relación basada en hacer lo mejor que pudimos para toda nuestra gente. Compartimos las dificultades de asumir riesgos para el progreso y, la alegría de ver tantas mejoras en la vida de nuestros conciudadanos".

En su asociación política, Adams durante décadas el frente público, a menudo representado en fotos de publicidad de Sinn Féin. McGuinness fue frecuentemente, y equivocadamente, descrito como el segundo de Adams. Eran una doble cara, trabajando por consenso. Su determinación de ganar el apoyo de la mayoría para cada paso del proceso político significó, a veces, que el acuerdo se lograse con una lentitud agonizante, pero argumentaron que la lentitud produjo un resultado más seguro.

La manera en que gradualmente desmantelaron la política de Sinn Féin de boicotear todas las elecciones constitucionales, acabando por Westminster, y la división en la decisión de tomar asientos o boicotearlos, dependiendo de si reconocían las instituciones como legítimas, era intrincada (la aceptación provocó la escisión del RSF). McGuinness fue diputado abstencionista de Mid-Ulster desde 1997 hasta 2013; Un giro que indignó a los diputados británicos llegó durante las negociaciones hacia los acuerdos de paz en 2002, cuando McGuinness y Adams aceptaron oficinas dentro de las Cámaras del Parlamento, a pesar de que siguieron boicoteando a los Comunes.

Durante las negociaciones de paz se hicieron repetidas denuncias, y las conversaciones casi se rompieron en 1999 cuando se descubrió un dispositivo de escucha en el auto que Adams y McGuinness estaban usando. La secretaria de Estado, la Laborista Mo Mowlam, se disculpó con ellos después de que ella admitiera que había autorizado el dispositivo de escuchas para tratar de descubrir quién estaba dentro del consejo del ejército, algo de lo que McGuinness y Adams, al parecer, estaban hablando.

Mientras progresaba el Proceso, McGuinness era cada vez más el portavoz de las emisiones de televisión, en una de las cuales él y el vocero de seguridad del partido unionista del Ulster, Ken Maginnis, un ex oficial del Regimiento de Defensa del Ulster compartieron plataforma. Maginnis llamó entonces a McGuinness "el padrino de padrinos".

Otros tuvieron juicios mucho más duros, algunos de los cuales fueron contestados por McGuinness en un mitin de Dublín en octubre de 2002, cuando las conversaciones de paz se estancaron. "Les encantaría que el IRA regresase a la guerra. Estoy encantado de que no hayamos caído en esta trampa. Estoy encantado de que tengamos una organización que comprenda la dinámica política [del proceso] ... Es un ... tonto el que cree que no conseguiremos lograr una Irlanda independiente soberana ".

McGuinness continuó justificando la "lucha armada" de aquellos primeros años, diciendo que un "niño" del católico Bogside no era más culpable que un pequeño negro de Soweto. Pero con el paso de los años, su compromiso se centró en las palabras, no en las balas. Él dijo: "La lección del conflicto aquí es la misma para todas las partes. No hay soluciones militares: el diálogo y la diplomacia son la única garantía de una paz duradera ".

Su evolución al respecto de la lucha armada hizo que en 2009, cuando una facción del IRA, que aún seguía con la lucha armada, asesinó a un policía, llagase a calificarlos de "traidores a Irlanda", una declaración que sorprendió tanto a su comunidad como a la Unionista/lealista. Desde ese momento las críticas de los republicanos opuestos a la estrategia de Sinn Féin fueron constantes hacia su figura (llegando a calificarlo como chivato,  informante y traidor), y él, de igual modo, no escatimó en reproches sonados contra dichos grupos.

McGuinness persistió en trabajar en su idea de la reconciliación con las víctimas de la violencia de todos lados, en 2013 aceptó una invitación de Colin y Wendy Parry para hablar en una conferencia de paz en Warrington, 20 años después de que las bombas del IRA hubiesen matado a Tim, su hijo de 12 años y a otro chico, de tres años de edad, Johnathan Ball. "Pensé que era importante ir, reconocer el daño y el dolor", dijo.

Anteriormente, en 1997, fue elegido diputado en la Cámara de los Comunes, puesto para el que sería reelegido en 2001, 2004 y 2010, mientras en 1998 logró un escaño en la Asamblea norirlandesa, que mantuvo hasta las elecciones autonómicas de mayo de 2016. Tras la breve restauración de la autonomía norirlandesa, entre 1999 y 2002, McGuinness sirvió como ministro de Educación en el Gobierno de poder compartido entre ''católicos y protestantes''. La transformación no sólo del currículo educativo, sino también del patrimonio escolar fue la más extensa de la historia del departamento. Los niños de todo el Norte están estudiando en un ambiente escolar más moderno debido en parte al programa de construcción de escuelas iniciado por Martin McGuinness y progresado por sus sucesores, Caitríona Ruane y John O'Dowd.

En 2007 le llegó el turno de regir los destinos de la provincia junto a su eterno enemigo, Ian Paisley, con quien llegó a mantener una cálida relación profesional y personal, lo que les valió el apodo de los "Hermanos Risitas" (Chuckle Brothers - personajes de una serie de la BBC) y molestó a no pocos unionistas.

El día antes de que iniciara su andadura política de gobierno junto al Reverendo radical Paisley en 2007, dijo: "Siempre he creído que la manera de diluir el sectarismo es mediante una combinación de enfoques. Lo realmente importante es que las personas de diferentes convicciones políticas trabajen juntas de manera positiva y constructiva. Espero que Ian Paisley y yo hayamos comenzado a mostrar a la gente que eso es posible".

Con el sucesor del reverendo en el Gobierno y en el DUP, Peter Robinson, no existió el mismo "feeling" (pese a que lograron llegar a un entendimiento y a una posterior cordialidad) y las tensiones entre sus respectivos partidos desde 2011 han marcado su convivencia en el Ejecutivo, hasta provocar la dimisión de McGuinness el pasado 9 de enero de 2017.

El "número dos" de Sinn Féin abandonó el cargo de ministro principal adjunto en protesta por la gestión de un escándalo financiero detectado en la política de energías alternativas del Gobierno norirlandés, encabezado por la líder del DUP, Arlene Foster (con la que nunca tuvo ningún trato amistoso), aunque ya en esos momentos su salud era muy delicada.

En su carta de renuncia del 9 de enero, McGuinness habló de sus aspiraciones: "He buscado con toda mi energía y determinación servir a toda la gente del norte y la isla de Irlanda, haciendo que el gobierno de poder compartido funcione. A lo largo de ese tiempo, he trabajado con los primeros ministros del DUP y, aunque nuestros partidos son diametralmente opuestos ideológicamente y políticamente, siempre he buscado ejercer mis responsabilidades de buena fe y buscar resoluciones en lugar de recriminación. Lamento que la igualdad, el respeto mutuo y todos los enfoques irlandeses consagrados en el acuerdo del Viernes Santo nunca han sido plenamente aceptados por el DUP".

Este, su último acto como primer ministro, fue un movimiento típicamente dramático diseñado, como el Sinn Féin del pasado, para colisionar con un callejón sin salida en un intento por rescatar el proceso. La situación amenazó con derrumbar al ejecutivo de poder compartido, pero en esta ocasión no fue posible un compromiso. El Sinn Féin declinó nombrar un reemplazo para McGuinness, y unas elecciones a la Asamblea se produjeron, sando un nuevo impulso a la trayectoria de SF.

McGuinness estaba ya entonces recibiendo tratamiento para una rara enfermedad genética, la amiloidosis. Poco después de las elecciones se anunció que se retiraba de la vida política porque estaba demasiado enfermo para soportar la presión.

En sus últimos años, McGuinness cultivaba la imagen de un abuelo amable, profundo creyente católico, aficionado al ajedrez, la pesca y a jugar con sus nietos. Un hombre frugal, que casi nunca bebió ni fumó (en parte porque formaba parte de una asociación católica pro temperancia, Pioneer, pero también porque de joven llegó a la conclusión de que esos hábitos podían debilitarlo en los interrogatorios de las fuerzas británicas). Pero su perfil no se agota ahí, se da casi por probado que fue uno de los cinco jefes del P.IRA en los días tempranos de un conflicto que entre 1969 y 1998 costó unas 3.592 vidas en el Norte (por ataques republicanos, lealistas, y militares y policías británicos).

Uno de sus momentos más recordados y polémicos de su trayectoria fue, sin duda, el producido en Belfast en 2012, cuando la Reina inglesa Isabel II y McGuinness se dieron la mano con sonrisas de ambas partes. “Admiro su coraje por reunirse conmigo, porque sabe que he estado enfrentado a sus soldados, pero ambos estamos preparados para situarnos por encima de eso”, declaró McGuinness.

La Reina inglesa y McGuinness volvieron a verse aquel año en un brindis en el castillo de Windsor. Su último encuentro fue en el castillo de Hillsborough en 2016. Fue sonada entonces la irónica salida de Isabel II cuando el entonces primer ministro principal adjunto norirlandés le preguntó por su salud: “Bueno, todavía estoy viva” contesto la Reina inglesa. En dicho encuentro,
después de una reunión privada de 20 minutos, McGuinness dijo: "Soy un republicano irlandés sin confusión y valoro mucho la contribución que la Reina Isabel ha hecho al proceso de paz y a la reconciliación".

Edward Daly, obispo católico de Derry, dijo de él una vez: "En muchos sentidos Martin McGuinness es un hombre ejemplar. Es un buen padre, un buen esposo, un buen fiel, creo que es honesto y recto en su conducta personal. No, mi única pelea con Martin fue sobre la legitimidad y la moralidad de usar la violencia con fines políticos".

A Martin McGuinness le sobreviven Bernie y sus hijos, Gráinne, Fionnuala, Emmet y Fiachra.


Referencias usadas:

http://www.anphoblacht.com/contents/26651

https://www.theguardian.com/uk-news/2017/mar/21/martin-mcguinness-obituary

http://www.irishtimes.com/news/politics/martin-mcguinness-and-i-two-lives-two-different-paths-1.2946534

http://internacional.elpais.com/internacional/2017/03/21/actualidad/1490077348_825228.html

http://www.abc.es/internacional/abci-muere-historico-jefe-martin-mcguinness-201703210802_noticia.html

http://www.publico.es/internacional/muere-66-anos-martin-mcguiness.html

http://www.bbc.co.uk/news/uk-northern-ireland-39341862

No hay comentarios: