MATERIAL SOBRE EL ALZAMIENTO DE PASCUA DE 1916


"An té nach bhfuil láidir ní foláir dhó bheith glic"


Céad míle fáilte!


martes, 21 de marzo de 2017

Muere a los 66 años Martin McGuinness

Martin McGuinness, ex ministro principal adjunto del Norte y antiguo Voluntario del Ejército Republicano Irlandés (P.IRA), ha muerto este martes a los 66 años, según ha informado Sinn Féin en un comunicado.

"Es con profundo pesar y tristeza que hemos sabido de la muerte de nuestro amigo y camarada Martin McGuinness, que falleció en la madrugada en Derry", indica la nota. Recientemente salió a la luz que sufría una enfermedad cardiaca de la que no se han dado detalles, que le forzó a pasar dos semanas hospitalizado.

Casado y padre de cuatro hijos, Martin McGuinness nació el 23 de mayo de 1950 en el Bogside, de Derry. James Martin Pacelli McGuinness –su tercer nombre es en honor al papa Pío XII- creció en el seno de una familia numerosa humilde en Derry, militó en organizaciones armadas republicanas, en principio se interesó por el O.IRA (IRA Oficial), pero muy brevemente, siendo con posterioridad líder relevante del P.IRA (IRA Provisional) en Derry, condición que no le impidió iniciar en 1972 negociaciones secretas con el Gobierno británico para lograr un alto el fuego definitivo del grupo armado, que llegaría en 1997.

McGuinness se habría convertido en el 'número dos' del P.IRA con tan sólo 21 años, cuando tuvo lugar el Domingo Sangriento, en 1972, en el que murieron asesinados 14 civiles desarmados, a manos de los paracas británicos.

Fue condenado por un tribunal especial después de haber sido detenido cerca de un vehículo en el que había explosivos y munición, por lo que cumplió dos sentencias de prisión, y también fue condenado por formar parte del IRA.

"Estoy muy, muy orgulloso de ello", dijo en 1973 al ser condenado. Con la voz quebrada por la emoción, vino a decir lo mismo en 2007 durante una conferencia especial de Sinn Féin, aunque en esa ocasión tiró de sus credenciales republicanas para pedir a su gente que aceptase, por primera vez en su historia, la autoridad de la Policía (PSNI, antes RUC) y la Justicia norirlandesas.

Meses después, Sinn Fein volvía a entrar en el Gobierno norirlandés de poder compartido entre ''católicos y protestantes'', aunque, en esta ocasión, junto al mayoritario Partido Democrático Unionista (DUP) liderado por el también fallecido reverendo Ian Paisley, con el que trabaría una amistad que fue ampliamente reflejada por los medios y a nivel popular.

Cuando en 2009 una facción del IRA que aún seguía con la lucha armada, asesinó a un policía, McGuinness llegó a calificarlos de "traidores a Irlanda", una declaración que sorprendió tanto a su comunidad como a la Unionista/lealista. Desde ese momento las críticas de los republicanos opuestos a la estrategia de Sinn Féin fueron constantes hacia su figura (llegando a calificarlo como chivato,  informante y traidor), y él, de igual modo, no escatimó en reproches sonados contra dichos grupos.

McGuinness se unió al movimiento motivado por la brutal respuesta que recibieron los grupos pro derechos civiles a manos de las fuerzas de seguridad a finales de la década de los años 60 y, en concreto, se dice que abrazó el activismo en 1968, tras ver las fotos del diputado ''católico'' Gerry Fitt, ensangrentado, tiroteado por la policía en una manifestación pro derechos civiles. Su habilidad política y su carisma entre los voluntarios del IRA le convirtieron pronto en uno de los máximos exponentes de la doble estrategia de los "votos y el armalite": la mezcla de política y lucha armada como única vía para la reunificación de la isla.

Cuentan algunos de sus biógrafos que, cuando ya era una figura política destacada, alojó en una ocasión a una unidad de Voluntarios del IRA en fuga en el fronterizo condado irlandés de Donegal, después de que Adams se negase a hacerlo. No obstante, su reputación como estratega político y militar choca con controvertidas decisiones que tomó en momentos clave para el secreto proceso de paz, antes de la firma del acuerdo del Viernes Santo (1998), cuando el IRA todavía ejercía considerable influencia sobre Sinn Féin y no al revés.

En 1997 fue elegido diputado en la Cámara de los Comunes, puesto para el que sería reelegido en 2001, 2004 y 2010, mientras en 1998 logró un escaño en la Asamblea norirlandesa, que ha mantenido hasta las elecciones autonómicas del pasado mayo. Tras la breve restauración de la autonomía norirlandesa, entre 1999 y 2002, McGuinness sirvió como ministro de Educación en el Gobierno de poder compartido entre ''católicos y protestantes''.

En 2007 le llegó el turno de regir los destinos de la provincia junto a su eterno enemigo, Ian Paisley, con quien llegó a mantener una cálida relación profesional y personal, lo que les valió el apodo de los "Hermanos Risitas" y molestó a no pocos unionistas. Con el sucesor del reverendo en el Gobierno y en el DUP, Peter Robinson, no existió el mismo "feeling" y las tensiones entre sus respectivos partidos desde 2011 han marcado su convivencia en el Ejecutivo, hasta provocar la dimisión de McGuinness el pasado 9 de enero.

El "número dos" de Sinn Féin abandonó el cargo de ministro principal adjunto en protesta por la gestión de un escándalo financiero detectado en la política de energías alternativas del Gobierno norirlandés, encabezado por la actual líder del DUP, Arlene Foster, aunque ya en esos momentos su salud era muy delicada.

La primera ministra británica, Theresa May, ha recordado esta mañana a McGuinness en un comunicado: "Así como no puedo aprobar el camino que tomó en la primera parte de su vida, Martin McGuinness finalmente desempeñó un papel decisivo en alejar al movimiento republicano de la violencia. Al hacerlo, tuvo una contribución esencial e histórica en el extraordinario viaje de Irlanda del Norte del conflicto a la paz. Pese a que nuestra visión no coincidía, ni siquiera en los últimos años, como vice ministro principal durante casi una década fue uno de los pioneros en implementar el poder compartido entre comunidades en Irlanda del Norte. Comprendió su fragilidad y su valioso significado. En el corazón de todo estaba su profundo optimismo por el futuro de Irlanda del Norte, y creo que todos debemos agarrarnos a ese optimismo hoy".

1 comentario:

Mikel dijo...

Agur era ohore,McGuinness.Euskal Herria era Irlanda askatu!!!