"An té nach bhfuil láidir ní foláir dhó bheith glic"


Céad míle fáilte!


sábado, 24 de diciembre de 2016

El 2017 esperamos que sea un año muy viajero - hacia Irlanda - para todos

En un empeño personal de 'El norte de Irlanda', nos gustaria que el mayor número posible de personas visiten Irlanda el próximo año, en concreto, como es evidente, nos centraremos en desarrollar la belleza de Ulster, en sus nueve
Condados. Este empeño se basa en algo tan simple como el deseo de que podáis disfrutar de momentos inigualables y de bellos paisajes, tanto como lo llevamos haciendo desde hace muchos años nosotros.

Para ir abriendo boca, hoy, de la mano de diariodelviajero, nos adentramos en el Condado de Donegal (un lugar que nos hemos marcado también como objetivo en un futuro viaje personal a Irlanda):

El condado de Donegal es una de las regiones más hermosas de toda Irlanda. Colocado en el extremo noroeste de la isla, alberga maravillas como los acantilados de Slieve League y el Parque Nacional de Glenveagh. Esta zona es el final de Irlanda: la hermosa región de Donegal.

Donegal está situada al final de Irlanda. En la contigua ciudad de Derry, termina la Wild Atlantic Way, la carretera costera más larga del mundo, de la cual hablamos hace unos meses. En ese sentido puede parecer algo inaccesible y recóndito, porque está lejos de Dublín y de Belfast, las dos ciudades más importantes de la isla irlandesa. No obstante, como veréis ahora, merece mucho la pena acercarse a conocerlo.

Donegal town

El condado de Donegal recibe su nombre de la ciudad de Donegal, que antiguamente era la más importante de la zona. Significa “fortaleza de los extranjeros”, ya que esta ciudad, a fuerza de aceptar extranjeros en su territorio, se convirtió en la ciudad más importante del noroeste de Irlanda.

Su monumento más impresionante es el Castillo de Donegal, del siglo XV. Este castillo fue colocado estratégicamente para defender la bahía de Donegal. Y la defendió muy bien. Los ingleses tardaron nada menos que 9 años en capturarlo en el siglo XVII.

Otros monumentos interesantes de Donegal Town son la Abadía de Donegal o las casas de las orillas del río Eske, el río que atraviesa Donegal. En estas casas hay pequeñas galerías de arte, tiendas de música y pubs típicos irlandeses con música irlandesa en directo. Si escucháis un idioma muy raro que no entendéis, no os preocupéis, es gaélico, y eso quiere decir que es un sitio muy muy irlandés.

Glenveagh National Park

Es el segundo Parque Nacional más grande de Irlanda. Alberga una gran cantidad de terreno alrededor del lago Veagh y del Castillo de Glenveagh. Casi toda su extensión son pequeñas colinas y valles llenos de riachuelos y saltos de agua.

El Castillo de Glenveagh no está nada mal. Es menos impresionante que el de Donegal Town, pero no os dejará indiferentes tampoco. Por otro lado, el Lago Veagh es enorme, el paseo alrededor de él dura una hora. Podéis alquilar barcas e incluso cañas de pescar, y a lo mejor así os ahorráis el gasto de la cena.

Slieve League

Lo más impactante de Donegal y por lo que la gente va realmente a visitarlo es Slieve League. Slieve League es un conjunto de acantilados que superan los 600 metros de altura. Esto son 3 veces los famosos Acantilados de Moher, de los que ya os contamos que fueron escenario en el rodaje en numerosas películas de cine. Slieve League son los segundos acantilados más altos del mundo, y los más altos de Irlanda.

Estos acantilados suben en inclinado desde el mar. Si sois aficionados a la escalada, existen unas cuantas empresas allí que os facilitarán el equipo para escalar el acantilado. En cualquier caso, aunque no lo escaléis, la vista de Slieve League será suficiente para justificar vuestra visita a Donegal.

Muy cerquita además, tenéis playas preciosas, como la Silver Beach, a la que podéis ir incluso andando desde Slieve League, aunque si podéis id en coche. En las playas de Donegal es muy típica la práctica del surf, por las grandes olas que vienen del Atlántico.

El Condado de Donegal alberga playas de arena fina, acantilados altísimos, paisajes impresionantes llenos de vegetación y saltos de agua, castillos históricos, se puede practicar el senderismo, la escalada o el surf. Es mucho para una región tan pequeña. Por todo ello os recomendamos acercaros al final de Irlanda: a la hermosa región de Donegal.