"An té nach bhfuil láidir ní foláir dhó bheith glic"


Céad míle fáilte!


NO AL SECTARISMO NI AL LEALISMO PARAMILITAR EN BENIDORM

NO AL SECTARISMO NI AL LEALISMO PARAMILITAR EN BENIDORM
PINCHAD EN LA IMAGEN PARA VER EL CONTENIDO

jueves, 8 de marzo de 2018

En este 8 de marzo seguimos recordando a Rosaleen Sands


Falleció el 12 de enero de 2018, a la edad de 95 años.

Ella era una de las madres más famosas del mundo, pero nadie que representó a Rosaleen Sands en decenas de películas, documentales y libros conocía a la mujer real, dijeron personas cercanas en su funeral.

Su hija, Bernadette Sands-McKevitt, dijo en su funeral (el 15 de enero de 2018) que "eran una familia común, cuya vida fue remodelada por eventos extraordinarios".

Rosaleen nació en el área de los Markets del sur de Belfast en 1922. "Ella era una chica de clase trabajadora, de un área de clase trabajadora y, nunca olvidó sus raíces. Ella era una persona de principios que tenía momentos de problemas", dijo su hija Bernadette.

La joven Rosaleen Kelly se preparaba para emigrar a Nueva Zelanda con un trabajo concertado en el otro extremo del largo viaje, cuando conoció a su esposo John Sands. La pareja se casaría y criaría a cuatro hijos.

De fuertes creencias religiosas, a ninguno de los niños se les permitia salir de la casa sin decir primero sus oraciones, bendiciéndoles con agua bendita.

Cuando nació Bobby Sands, la familia vivía en Rathcoole, un distrito de clase trabajadora predominantemente unionista/lealista en el norte de Belfast, pero ya en 1962 la familia de Bobby tuvo que abandonar la zona por motivos sectarios.

Cuando su hijo Bobby fue encarcelado, Rosaleen y su marido nunca se perdieron una visita y cuando comenzaron las huelgas de hambre ella "se dispuso a hacer todo lo que estaba a su alcance para resaltar" la protesta.

Bernadette relata así aquella época : "De repente se vieron arrojados al escenario mundial mientras trataban desesperadamente de salvar a su hijo. Con el corazón roto, ella le suplicó a Bobby. Él le hizo una simple petición: estar con él y no en su contra''.

"Fue una elección que ninguna madre podía contemplar, pero era una que tenía que hacer. Dejó su vida en las manos de Dios y depositó su confianza en otros para enterrar a su hijo".

Bernadette dijo que en los años que siguieron, Rosaleen Sands "siguió apoyando a los presos y sus familias" y siempre estuvo allí "cuando cada uno de sus hijos sufrió".

"Ella fue una inspiración para todos nosotros y un gran ejemplo para sus hijos, nietos y bisnietos".

Un poema escrito por Bobby Sands refleja lo que para él era su madre;

Cómo encontraste fuerza, no sé

Cómo lo manejaste Nunca lo sabré,

Luchando y esforzándote sin descanso

Siempre allí y nunca tarde.

Tú oraste por mí y me amaste más

¿Cómo puedo pedir más?

Y me crie para ser como tú

Pero no tengo un corazón tan amable como tú.

Rosaleen Sands fue enterrada en privado en el cementerio de la ciudad de Belfast. Le sobreviven sus hijos Marcella, Bernadette y John.

No hay comentarios: