"An té nach bhfuil láidir ní foláir dhó bheith glic"


Céad míle fáilte!


miércoles, 15 de septiembre de 2010

Informe sobre la muerte del lealista Billy Wright niega connivencia

Un nuevo informe ha salido a la luz recientemente, y las conclusiones apuntan a que no hubo connivencia entre los miembros del INLA que asesinaron al lider paramilitar lealista Billy Wright, de la LVF, y los servicios de prisiones y del gobierno británico.
Hay que recordar que los miembros de la LVF compartían el módulo H-Block 6, en la cárcel de Long Kesh (Maze) , con los voluntarios del INLA, los primeros ocupaban las alas C y D, en medio, la zona de guardias, y al otro lado las alas A y B, ocupadas por los prisioneros del INLA.

Según informa EFE para ABC:

El asesinato en 1997 del destacado paramilitar protestante Billy Wright en una prisión norirlandesa no fue resultado de la connivencia entre las fuerzas del orden y el Estado, sino de una cadena de negligencias y fallos de seguridad.
Así lo afirmó hoy el ministro británico para Irlanda del Norte, Owen Paterson, durante la presentación de un informe que arroja luz sobre uno de los asesinatos más controvertidos del conflicto en la provincia.
Según dijo Paterson ante el Parlamento británico, los responsables de la prisión de Maze, a las afueras de Belfast, cometieron "serios fallos", los cuales "facilitaron" la muerte de Wright, aunque éstos fueron fruto de "negligencias" no "intencionadas".
"Su asesinato en una prisión de alta seguridad nunca debería haber sucedido. Estuvo mal y lamento sinceramente que los fallos del sistema lo facilitasen", dijo el ministro al presentar el documento, resultado de cinco años de una investigación judicial valorada en 35 millones de euros.
El entonces líder de la Fuerza de Voluntarios Leales (LVF) fue tiroteado por tres presos del Ejército Irlandés de Liberación Nacional (INLA), una escisión del IRA, mientras se encontraba sentado en un furgón en el interior del Maze en diciembre de 1997.
Wright recibió siete disparos cuando esperaba en el vehículo a ser trasladado a otra sección de la cárcel para encontrarse con su novia.
Desde entonces, las sospechas de connivencia han planeado sobre la región, alimentadas por la teoría que apuntaba a que su muerte era conveniente para allanar el camino hacia la firma en 1998 del acuerdo de paz del Viernes Santo.
Paterson explicó hoy que la decisión de acomodar a Wright y otros miembros de la LVF en el mismo módulo que los prisioneros del INLA fue una "equivocación" y que ésta "facilitó directamente" el trabajo de sus asesinos.
Apodado el "Rey Rata", Wright dirigió las operaciones terroristas contra, sobre todo, la población católica de Portadown y Lurgan, en la frontera con Irlanda, desde mediados de la década de los ochenta hasta su muerte.
Aunque nunca fue condenado por asesinato, se cree que participó u ordenó la muerte de unas 20 personas, la mayoría civiles inocentes pertenecientes a la comunidad nacionalista de Irlanda del Norte.
Entre la cadena de fallos en las medidas de seguridad aludidas en el informe destaca el hecho de que los tres pistoleros del INLA fueran capaces de introducir en la prisión de alta seguridad dos pistolas semi-automáticas y una pistola Derringer del calibre 22.
Tampoco ha quedado claro por qué no funcionó una cámara en particular del circuito de televisión cerrado o por qué un vigilante no se encontraba en una de las torres de vigilancia en el momento del asesinato. También se han preguntado cómo los tres terroristas, en libertad tras la amnistía de 1998, fueron capaces de atravesar las alambradas para acceder a la zona donde Wright esperaba en el furgón.

Para los interesados en el informe completo:
The Billy Wright Inquiry

3 comentarios:

Anónimo dijo...

vamos q x mucho q digan q no, yo diria q si hubo connivencia, sobre todo viendo q no se explican mil mobidas...

Alias dijo...

Si te soy sincero, puede ser una casualidad tras otra, no digo que no, pero desde luego si a mi me ponen el caso concreto y me piden opinión, supongo que diría que hay muchos puntos "extraños" que llevan a pensar en algún tipo de permisividad para que pudieran matar a Wright...pero la verdad, tal vez sea esta...o tal vez no la sepamos nunca.

Erlantz dijo...

Mi opinión es contraria. Ya hace mucho estudié el caso de este asesino ajusticiado dentro de prisión. De hecho fue lo que me impulsó a escribir un artículo en EGIN de -para mi sorpresa- enorme divulgación. Partía, sin analizarla,de esa acción armada. El artículo está reproducido en este mismo blog.
Mi opinión: efectivamente, y aún de los muchos puntos "oscuros" (pues un punto oscuro será que una cámara estuviera apagada, pero a mí particularmente, y conociendo a los carceleros españoles, no me extraña que el susodicho estuviera fuera de su puesto de trabajo o sin los cinco sentidos en su represor trabajo), la sitúo en aquella época y en su muy especial coyuntura política. La trayectoria del INLA estaba en uno de sus peores momentos, con un conflicto interno final (de hecho el INLA que quedó en 2010 provenía de ese sector del 97) que no es de extrañar que pensara en realizar alguna acción impactante. El cómo hacerlo ni entro ni sé, pero también se fugaron 5 presos comunistas en el 79 en Zamora y eso sí tuvo que ser una preparación de meses y meses. Y desde luego no coloboró la administración carcelaria precisamente. O sea, que la acción militar en sí la pudieron preparar, es posible con los datos que se han hecho públicos. Lo de entrar armas y eso, es de risa para los seguidores y estudiantes de ésta misma página. Desde siempre han podido, entran y entrarán armas, incluso a manos de presos políticos y de guerra. Lo demás, a mi me da más o menos igual, lo técnico, digo. Sigo. Cuando la acción se dió, decenas de pintadas aparecieron inmediatamente en media irlanda apoyando la acción, realizadas por gente -joven- que volvía a considerar al INLA. Eso es un dato objetivo y que creo fundamental. Pero también, otros varios sectores, republicanos hablo, levantaron la cortina de humo de la imposibilidad de la acción en sí -se guardaron mucho de criticarla políticamente, pues dicha persona era realmente odiada por los republicanos -pues era una mezcla de Amedo y Melitón Manzanas- y de la obligatoria necesidad de la "ayuda del enemigo". Desde entonces, pues también los lealistas se dividieron en dos -los que juraban (simplemente) venganza a los autores y otros que lo mismo pero que decían que los pro-diálogo lo habían facilitado por medio de la propia administración; el caso se convirtió en asunto de estado. tanto, que se han gastado infinidad de molto económico y de "investigación" para centrar algo de discusión política en meros aspectos técnicos.