"An té nach bhfuil láidir ní foláir dhó bheith glic"


Céad míle fáilte!


sábado, 4 de agosto de 2018

Mary Lou McDonald: “Si se estrella el Brexit, el referéndum de unificación de Irlanda será inaplazable”

Mary Lou McDonald (Foto de Carlos Fresneda)
Desde Innisfree vía El Mundo informan de la siguiente manera (sin editar):

[El pasado 21 de julio El Mundo publicó una entrevista de Carlos Fresneda a la nueva presidenta del Sinn Féin, Mary Lou McDonald, en la que repasa la actualidad de la isla de Irlanda, norte y sur].

Carlos Fresneda | El Mundo |21/07/2018.
Mary Lou McDonald nos enseña de entrada sus zapatos de tacón, con los que lleva pisando fuerte desde que recogió hace cinco meses el testigo de Sinn Féin de las manos de su mentor, Gerry Adams. Nacida en un suburbio acomodado de Dublín hace 49 años, educada en colegios privados y en el Trinity College, bautizada en política en las filas del partido centrista Fianna Fáil, McDonald es la antítesis de los líderes republicanos curtidos en la era de la lucha armada. A caballo entre las dos Irlandas, McDonald viene precisamente de pisar los rescoldos de los recientes disturbios en Derry y de palpar las tensiones reactivadas en los barrios católicos de Belfast. El vacío de Gobierno y la incertidumbre del Brexit han creado una situación preocupante, advierte. Aunque desde su luminoso despacho parlamentario en Dublín, las cosas se ven más claras, o eso parece. Su ambición es seguir viajando por la isla sin barreras y a ser posible en el tren de la unificación.

El espectro del ‘no acuerdo’ entre Londres y Bruselas planea sobre el Brexit ¿Qué puede suponer para Irlanda?
Si el Brexit se estrella o acaba derivando en un Brexit ‘duro’, será un desastre. La primera consecuencia sería la vuelta a la frontera dura, y saltarían por los aires las condiciones del proceso de paz. Un Brexit caótico haría sin duda inaplazable el referéndum de unificación de Irlanda. Eso es algo que está previsto en el Acuerdo del Viernes Santo. El Gobierno británico no podría negar a los irlandeses el derecho a pronunciarse ante una decisión tan vital para nuestro futuro.

Les acusan de usar el Brexit como coartada para la unificación…
Nosotros no hemos pedido el Brexit. Somos europeos y queremos seguir siéndolo. Somos una pequeña isla, pero no creemos en el espléndido aislamiento. La mayoría de los norirlandeses votaron contra, y el rechazo que existe en la República es total. El Brexit es una decisión tomada por el Reino Unido con profundas consecuencias para Irlanda, por más que hayan querido ignorarnos.

¿Celebrar un referéndum de unificación en cinco años es una propuesta realista? ¿No hay aún un abismo norte/sur ante la gran pregunta?
Yo no he querido poner una fecha en el horizonte, pero mi preferencia sería un referéndum en una situación estable. Una consulta que podamos ganar además con una mayoría amplia, no por la mínima… Creo sinceramente que estamos en el principio del fin de la partición de Irlanda. Pero para llegar hasta allí nos gustaría abrir una gran conversación nacional, y construir algo parecido a un consenso, sin excluir a los unionistas. Todo está cambiando muy rápido, y no solo en la República, donde hemos pasado por una ‘revolución invisible’ en tres años. En el norte se está produciendo también un gran cambio generacional: por primera vez los unionistas han quedado por debajo del 50%. La gente va casi siempre por delante de los políticos.

Pero Irlanda del Norte lleva un año y medio en el limbo y sin Gobierno ¿Cuánto tiempo más puede durar esa situación?
Todo estaba listo para llegar a acuerdo en febrero, pero al final saltó por los aires. La excusa que puso el Partido Unionista Democrático (DUP) fue la Ley de normalización de la lengua irlandesa. Pero hay más puntos de fricción, empezando por el escándalo de corrupción que ha sacudido al partido, y ahora su negativa a reconocer a los noirlandeses derechos como el matrimonio del mismo sexo y el aborto, que ya están reconocidos tanto en Dublín como en Londres. Pero el problema de fondo es la relación tóxica que Theresa May mantiene con el DUP. Necesita sus votos en Westminster para sacar adelante el Brexit. Cada vez que May viene a Irlanda del Norte no sirve para arreglar nada, sino más bien para enturbiar la situación.

¿Y esa falta de Gobierno en Belfast no está provocando un peligroso vacío político y alentando un rebrote de la violencia?
Todo influye: la falta de Gobierno, la incertidumbre creada por el Brexit, las tensiones no resueltas dentro de las propias comunidades republicanas y unionistas…

¿Qué es el Nuevo IRA? ¿Qué está pasando realmente en Irlanda del Norte?Antes que nada, quiero dejar claro que no hay razones para estar alarmados, aunque sí preocupados. Detrás de todo lo que ha pasado estos días está la misma gente que se opuso al proceso de paz y al cauce democrático abierto hace 20 años. El IRA ya no existe. Quienes hostigan la violencia se hacen llamar disidentes y se venden como algo “nuevo”, pero yo diría que son criminales y gánsteres. Están usando a niños para lanzar bombas de petróleo a la policía y están sembrando el terror en la comunidades. Tampoco podemos olvidar que el Ulster Volunteer Force y otros grupos paramilitares unionistas siguen activos. Pero son una minoría muy marginal en las dos comunidades, la mayoría de la gente ha pasado página.

¿Y no ha llegado tal vez el momento en que Sinn Féin condene abiertamente la violencia, incluida la perpetrada en el pasado por el IRA?
Es lo que estamos haciendo. Yo estuve personalmente en Derry durante los disturbios, junto a la líder de Sinn Féin en Irlanda del Norte, Michelle O’Neil. Y luego en Belfast, mostrando mi apoyo a Gerry Adams tras el ataque con explosivos contra su casa y la de Bobby StOrey. Quiero decirlo muy claro: el proceso de paz es muy robusto y nadie va a cuestionarlo a estas alturas. Y el proceso incluye sanar las heridas causadas por la violencia, a manos del IRA o a manos de los paramilitares “lealistas” o de las fuerzas británicas.

¿Su llegada al liderazgo de Sinn Féin es una ruptura o una continuidad, teniendo en cuenta sus lazos con Gerry Adams?
Unos me critican por no ser suficientemente republicana, otros precisamente por todo lo contrario. Recogí el testigo de Gerry, a quien debemos (junto a Martin McGuinness) lo mucho que ha avanzado Sinn Féin hasta convertirse en el único partido político con una fuerte presencia en el norte y en el sur. No aspiro a llenar el vacío de Gerry Adams. Yo llego con mis propios zapatos (los enseña), que representan también a la nuevas generaciones de mujeres que están transformando la política en la isla. Todo está cambiando muy rápido en Irlanda, y nuestro partido se está adaptando a esos cambios.

¿Hasta qué punto el primer ministro Leo Varadkar es un reflejo de esos cambios?
Yo tengo mis discrepancias con el ‘taoiseach’, sobre todo por sus políticas sociales y económicas. En el tema del Brexit creo que ha sido también demasiado condescendiente, consintiendo que el tema se arrastrara durante meses. Creo que tendría que haber sido más firme y más hábil a la hora de lograr una solidaridad europea sobre la cuestión de Irlanda. Ahora bien, tener un primer ministro hijo de inmigrantes y abiertamente gay dice mucho sobre los cambios. Como también lo dice el empoderamiento creciente de las mujeres. Vivimos tiempos muy excitantes en Irlanda.

Ya tuvieron dos presidentas (Mary Robinson y Mary McAleese). ¿Para cuándo una mujer como primera ministra?
Espero que no tengamos que esperar demasiado. Cruzo los dedos… y me dejo los zapatos puestos.

Mary Lou McDonald mantiene lazos muy estrechos con España desde su juventud. A finales de los ochenta pasó varios veranos como profesora en la Costa del Sol y estuvo un año en Adra (Almería).

    Veranos en España
   
“Me encanta Andalucía y también viajamos mucho a las Islas Canarias [está casada y tiene dos hijos]. Me gusta España por su clima, su gente, su comida y la variedad. Me gustan también mucho el País Vasco y Cataluña.
    Conflicto secesionista
   
“Tiene que haber una solución democrática a la cuestión catalana. Espero que con el cambio de Gobierno haya un punto de encuentro. Sé que hay problemas constitucionales, pero se tiene que encontrar una salida. No se puede intentar solucionar el conflicto a base de encarcelaciones”.
    Cataluña no es Irlanda
   
“Cada caso es distinto.No podemos comparar a Irlanda ni con el País Vasco ni con Cataluña. Pero Sinn Féin apoya a los pueblos que quieren conseguir la autodeterminación. No podemos devolver el genio a la botella. Mi consejo sería: confiad en el pueblo. La gente suele ir por delante de los políticos”.

No hay comentarios: