"An té nach bhfuil láidir ní foláir dhó bheith glic"


Céad míle fáilte!


NO AL SECTARISMO NI AL LEALISMO PARAMILITAR EN BENIDORM

NO AL SECTARISMO NI AL LEALISMO PARAMILITAR EN BENIDORM
PINCHAD EN LA IMAGEN PARA VER EL CONTENIDO

domingo, 24 de abril de 2016

Polémica por un mural sobre tabla que insta a no hablar para no filtrar información

El mural, que muestra a un hombre enmascarado con una metralleta Thompson, es una replica de un conocido poster Provisional de la década de los 70 y principios de los 80, que advierte sobre los peligros de hablar a la ligera e insta a la población a evitar hacer según que comentarios en espacios públicos.

Hasta el momento nadie ha reivindicado la colocación del mural de tabla (colocado encima del antiguo mural de Otegi que ha permanecido hasta su puesta en libertad), pero desde diversos grupos que piden su eliminación se apunta a los "disidentes republicanos".

Se ha criticado por el SDLP como un retroceso a la década de los 1970, y Tim Attwood ha dicho que debe quitarse inmediatamente.

"Esto es profundamente intimidante y abiertamente siniestro. Hay una sombra de un hombre armado que cuelga por encima de cualquier persona que habla. Era una imagen y un mensaje común hace años, cuando no era menos ofensivo o malicioso", dijo.

"Que sea replicado en los tiempos que corren no es menos ofensivo o malicioso, y los que lo colocaron deben ponerse ellos mismos a retirarlo".

"Las personas deben ser alentadas a dar información a la policía en el esfuerzo para abordar el terror. Ese es el mensaje del pueblo de Falls Road."

Mairia Cahill por su parte ha dicho que la sociedad ha cambiado y que estos mensajes sólo disuaden de denunciar delitos a la policía.

"La gente que lo erigió no tienen idea de lo difícil que es conseguir que las víctimas de abuso vayan a la policía, llegar a las víctimas de violencia doméstica para informar de su abuso, obtener información de víctimas de asalto, robo, robo de automóviles y tentativa de asesinato, tener la suficiente confianza para sentirse seguros de reportar crímenes contra ellos ", dijo.

"Asustar a la gente, o intentar controlarlos, es lo que el IRA hizo cuando se erigieron los mismos carteles en los años setenta, ochenta y noventa. No tiene lugar en la sociedad y que no debería haber tenido lugar".

"Este tipo de miedo es exactamente lo que contribuyó a la cuestión del crimen real que el oeste de Belfast tiene hoy en día".

No hay comentarios: